Éxodo 12:1-51 Cristo Nuestra Pascua es Sacrificado por Nosotros

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 12:1-51

Cristo Nuestra Pascua  es Sacrificado por Nosotros

Éxodo capítulo doce registra la última de las diez plagas, que fue la muerte de todos los primogénitos en Egipto. En el caso de los primogénitos de Israel, la justicia fue satisfecha con cada demanda de justicia siendo totalmente encontrada por la muerte del sustituto de Cordero de Pascua. La sangre del Cordero Pascual era un tipo del Cordero de Dios - Cristo, nuestra Pascua.

La palabra "Pascua" (pasach) significa "pasar sobre; extender las alas, salvar; protección." Se refiere a un momento específico y a un lugar en la historia de Israel cuando el juicio de Dios paso y el Señor está listo para proteger a los que confían en El. La Pascua Judía es un bello tipo de la salvación que Dios ha proporcionado. Era una profesión de fe en Jehová para salvar a Su pueblo del ángel de venganza de la muerte

En el día de Cristo, como en los nuestros, dos días fueron requeridos para celebrar la Pascua. Jesús, con Sus discípulos, observó la primera noche, La Pascua y era el Mismo, la segunda noche, el Cordero de la Pascua.

Si "para los egipcios es abominación todo pastor de ovejas" ¿qué haría por ellos un cordero en el sacrificio de la Pascua? (Génesis 46:34). Este tema sigue siendo una abominación para mucha gente.

Cristo nuestra Pascua es sacrificado para nosotros. El Cordero de Pascua era un sacrificio sustitutivo. En cada casa judía en Egipto el cordero de pascua, debía morir en el lugar del primogénito. De la misma manera, Cristo nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros.

Comparemos el cordero de Pascua original con la Pascua del Cordero de Dios que vino para quitar el pecado del mundo.

      El Cordero de Pascua debe ser un cordero macho en la flor de su vida.

"El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. " (Éxodo 12:5). Iba a morir en la plenitud de su vida.

Jesucristo comenzó Su ministerio, en la flor de su vida, alrededor de los 30 años de edad. "Jesús, al comenzar su ministerio, era como de treinta años" (Lucas 3:23). Aquí hay un cordero que esta en la flor de Su vida.

      El Cordero de Pascua tenía que ser sin mancha.

El Cordero de la Pascua debe ser perfecto, sin defecto o  falta de cualquier tipo (Éxodo 12:5). Nada más que un sacrificio perfecto podría satisfacer las exigencias de un Dios santo y justo (Lev. 22:21, 22). Tiene que ser perfecto para ser aceptado.

El apóstol Pedro conoció el Cordero perfecto en vida, y el escribió: "pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir la cual recibisteis de vuestros padres no con cosas corruptibles, como oro o plata,  sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación" (1 Pedro 1:18-19). Se nos habla del inicio de Su ministerio que "Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado y, mientras oraba, el cielo se abrió  y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma; y vino una voz del cielo que decía: «Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia»" (Lucas 3:21-22). Dios el Padre testificó a su impecabilidad, por lo tanto dio su aceptación. Cualquier persona que tiene pecado en su vida, no podía hacer expiación por los pecados. Dios sólo puede ser satisfecho con un sacrificio santo y puro. La palabra "impecable" o "sin mancha" es usado de un sacrificio sin mancha, ni defecto y moral de una persona que está sin mancha, irreprensible, impecable (cf. Mateo 27:4, 19, 24; Juan 18:38; Lucas 23:41; Marcos 15:39).

      El Cordero de Pascua debe ser mantenido bajo vigilancia

"Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes"  (Éxodo 12:6).

Lucas 11:53-54 nos dice que  los escribas y los fariseos se pusieron  muy hostiles hacia Jesús y se "conspirar contra él, para sorprenderle en alguna palabra. Todos los días los líderes judíos analizaron la enseñanza de Jesús en el Templo y en las sinagogas locales. ¿Qué podemos decir acerca de Jesús después de todo, que esa intensa observación durante tres años? "Él no cometió pecado ni se halló engaño en su boca. Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente. Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados!" (1 Pedro 2:22-24, cf. Isaías 5:9). Jesús "no cometió pecado," ya sea antes o durante Su sufrimiento (cf. 2 Cor. 5:21; Heb. 4:15; 1 Juan 3:5). Él era completamente inocente en ambos, tanto en obras y palabras, porque "no se halló engaño en Su boca."

      Es necesario que el cordero de pascua sea sacrificado

"Y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes" (12:6). La muerte debe ser causada a cualquiera de los pecadores culpables o inocentes sobre un sustituto. La sangre de la víctima fue tomada y rociada sobre el marco de las  puertas y dintel de la casa donde habitaban los israelitas. Sin el derramamiento de sangre no había salvación esa noche. Los corderos fueron asesinados entre las 3 y 5 p.m. de la tarde, antes de la Pascua que se inició cuando el primer rayo de luz de las estrellas se veía en el cielo. El jefe de la familia represento y actuó en nombre de cada miembro de la familia.         

En los juicios de Jesús la gente gritó: "¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!" Ese fue el consenso común de toda la congregación de Israel (Mateo 27:22-23). Jesús estuvo de manera representativa en el lugar de cada pecador creyente. Jesús murió en el momento en que los corderos  de pascua eran sacrificados en el templo de Jerusalén. Miles de corderos fueron sacrificados aquella primera noche de Pascua en Egipto, pero es interesante que a lo largo de este capítulo sea usado el singular, cuando se refiere al Cordero. Israel le matará "él, no ellos". Sólo había un Cordero que está en la mente de Yahvé esa noche - el Cordero de Dios en el Calvario. "Al que no conoció pecado (Jesús), por nosotros lo hizo pecado (Jesucristo), para que nosotros seamos  justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

El azote y la muerte de Jesús, lograron "la curación" espiritual o la salvación de cada individuo que confía en Él como su Salvador. "Y según la Ley, casi todo es purificado con sangre; y sin derramamiento de sangre no hay remisión" (Hebreos 9:22; cf. Marcos15:6-15; John 1:29, 36; 12:24).

"Porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros" (1 Corintios 5:7 b). Jesús se dio como rescate por nuestros pecados. "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos" (Marcos 10:45). La palabra "redimir" significa "poner en libertad mediante el pago de un rescate." Se trata de un rescate por la vida  de un esclavo, (Mt. 20:28), y por lo tanto, a poner en libertad mediante el pago de un rescate. El rescate es la preciosa sangre de Jesús. La sangre de Jesús es la sangre de Dios (Hechos 20:28). La Deidad se encarnó en la humanidad. ¡Cuán preciosa y costosa es la redención de Dios, provista en el sacrificio expiatorio de Su propio Hijo! Más literalmente, somos redimidos "con sangre costosa, muy alta, la sangre de un cordero que es sin mancha, la sangre de Cristo." Fue por la sangre de Cristo que somos redimidos del pecado. Es una imagen fea la sangre derramada, porque el pecado es feo. Somos totalmente depravados y en la necesidad del sacrificio perfecto de Dios por el pecado. "La Redención" es una compra en el mercado del pecado con la sangre costosa de un cordero perfecto (Cf. Hebreos 10:1-7, 10-14, 19-22, 29; 1 Juan 1:7; Lucas 22:19-22).

      Los huesos del Cordero de Pascua no deben ser rotos.

"Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella ni le quebraréis ningún hueso" (Éxodo 12:46).

Los soldados romanos vinieron "Pero cuando llegaron a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis,  pues estas cosas sucedieron para que se cumpliera la Escritura: «No será quebrado hueso suyo»" (Juan 19:33-36). cf. Salmo 34:20, "El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrado."

      La  sangre del cordero de la pascua tenía  que ser aplicado de manera correcta.

"Tomarán de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer" (Éxodo 12:7).

Tenemos que apropiarnos por la fe de la muerte de Jesús por nuestros pecados. Juan 3:36 dice, "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Juan 3:36; cf. Romanos 3:24-26; 2 Corintios 5:21; Gálatas 3:13-14; Hebreos 11:28).

      La carne del Cordero de la  Pascua debe ser consumido en el hogar.

"Esa noche comerán la carne asada al fuego y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. Ninguna cosa comeréis de él cruda ni cocida en agua, sino asada al fuego; comeréis también su cabeza, sus patas y sus entrañas. Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quede hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová" (Éxodo 12:8-11; cf. 1 Corintios 5:7-8).

El Espíritu Santo despierta nuestro corazón pecaminoso, depravados, "muertos en vuestros delitos y pecados." "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20). El Cordero de Dios murió como mi sustituto. Él murió en mi lugar. Él murió en mi nombre. Yo me apropio por la fe, por el hecho de que Él murió por mis pecados. Un Salvador proveyó no es suficiente, él tiene que ser recibido. Debe haber "fe en su sangre" (Rom. 3:25), y la fe es una cosa personal. Es mi responsabilidad personal ejercer la fe en Jesucristo que murió por mí. Debo tomar por fe la sangre y refugiarme bajo ella. Tengo que colocarlo entre mis pecados y un Dios Santo. Ser salvos por la fe es confiar en el Cordero de Dios como el único motivo de mi aceptación con Él. La justicia de un Dios santo demanda absolución de cada creyente en Cristo.

Dios no sólo proveyó para la salvación el ángel de la muerte, sino que Él también proveyó alimento para el viaje. Jesús no sólo nos salva del pecado, sino que también proporciona pan cada día para nuestra vida espiritual. Debemos venir a Él para nuestra alimentación todos los días. Lo que comimos el alimento espiritual de ayer no transferirá para hoy o mañana. Es una fiesta diaria en Cristo. Cambiar la metáfora y la necesidad de sustento diario se vuelve perfectamente claro. "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer" (Juan 15:5).

      El Cordero de Pascua de Dios, provee protección perfecta del juicio de Dios.

"Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto" (Éxodo 12:12-13). La muerte del Cordero y el esparcimiento de esa sangre proveyó el único refugio seguro del juicio de Dios, Cada primogénito, que no estaba cubierto por la Pascua del Cordero fue sacrificado esa noche.

El apóstol Juan reconoció esa gran verdad, Cuando Él escribió que Cristo, "Y él es la propiciación por nuestros pecados" (1 Juan 2:2). "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados" (1 Juan 4:10). Romanos 3:25 habla de Cristo, "a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre." Cristo es el medio por el que nuestro pecado es cubierto y remitido. La propiciación correctamente es el alejamiento de la ira de un Dios santo por una ofrenda. La ira de Dios es Su antagonismo reiterado, controlado, santo contra todo pecado. La propiciación es el apaciguamiento de la ira de Dios, por el amor de Dios, por el  regalo del sacrificio de Dios. Cristo es el Sacerdote y el sacrificio por nuestros pecados (Romanos 3:25). La iniciativa  es tomada por el mismo Dios, en el amor puro inmerecido. Él quita su propia ira por Su propia sangre. La justicia de Dios ha sido satisfecha. Nuestra deuda de pecado ha sido pagada. Su santidad está satisfecho y la ira de Dios es apartada. Juan el Bautista vio a Jesús y él declaró: "!He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29, 36). "La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado" (I Juan 1:7). "En esto hemos sido santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre" (Hebreos 10:10). "Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados" (Hebreos 10:12-14; cf. Heb. 9:27).

La muerte de Jesucristo es la propiciación por todos nuestros pecados. El sacrificio de sí mismo aparta la ira de Dios. Dios es el que es propiciado por Su propia provisión  hecha vicaria, sustituto, sacrificio expiatorio de Cristo. El hombre pecó. Cristo anula el poder del pecado  que separa a Dios y el hombre. Nuestra Pascua no sólo cubre nuestros pecados, sino que vuelve  la ira de Dios, que merecemos y que Dios puede mirar hacia nosotros con Su favor.

      La cena de la pascua era una  cena  conmemorativa.

La Pascua debía ser celebrada cada año como recuerdo de lo que había hecho Jehová en liberar a Israel de Egipto (Ex 12:42). Cada año, cada familia se concentraría en esta comida y el significado de cada uno de los elementos de la comida. Por lo menos una vez al año cada familia en Israel sabría lo qué Dios hizo en la Pascua en Egipto. Fue un método de enseñanza a las personas acerca de la redención.

Jesús celebró la Pascua con Sus discípulos (Mateo 26:26-32; 1 Corintios 11:23-34). En la última Pascua fue hecha la transición a la cena conmemorativa del Cordero de Dios, que quitó nuestros pecados. Correctamente se ofició la ordenanza de la Santa Cena es un recordatorio de lo que Jesús logró en nuestro nombre. Es un mensaje de la salvación de la familia de Dios. "Haga esto en  memoria de mí." Llegamos a la mesa y celebramos la comunión sobre la base de la redención realizada. El sacrificio expiatorio de Cristo ha sido logrado; ¡ahora es el momento para recordar y celebrar! Eso, también, es un gran método de enseñar y predicar el significado de la muerte del sacrificio de Jesús en nombre del creyente.

      La sangre del cordero  de la Pascua no debe ser pisoteada.

"Pues Jehová pasará hiriendo a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová de largo por aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir" (Ex. 12:23; cf. v. 7). La sangre del cordero no debe ser puesta en el umbral. No debe ser pisoteada. No pisotee la sangre del cordero de Dios. Que trágico cuando los hombres menosprecian la sangre de Dios.

El apreciado escritor griego A. T. Robertson refiriéndose en 1 Juan 1:7 enuncia: "Caminar en la luz de Dios hace posible la comunión unos con otros y ha sido posible también por la sangre de Jesús (sangre real y no mera ilusión, la sangre expiatoria del Hijo de Dios sin pecado por nuestros pecados). Juan no está avergonzado de utilizar esta palabra. No hay mejor ejemplo de Jesús que ese, que nos "limpió" de pecado. Limpia la conciencia y la vida y nada más (Heb. 9:13; Tito 2:14). Vea en verso 9, ambos el perdón y la limpieza. Cf. 1 Juan 3:3 (Imágenes de Palabras en el Nuevo Testamento).

La gran aplicación viene del sacrificio de la Pascua, es la certeza y la seguridad de nuestra salvación a través del Cordero de Dios. El apóstol Pedro predicó: "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

La seguridad del creyente es encontrada solamente en la sangre aplicada del Cordero de Dios. No puede haber otra base para la seguridad eterna. Los sentimientos no tienen nada que ver con nuestra seguridad. Al igual que el pueblo de Israel, hace mucho tiempo, debemos confiar en el Cordero solo para cubrir todos nuestros pecados. Cuando Jesús exclamó, "¡Consumado es!" fuimos liberados una vez por todas de toda condenación. Solamente la sangre puede cubrir sus pecados.

¿Has puesto su confianza en Cristo solamente para salvarle por toda la eternidad? Este es el regalo gratuito de Dios a todos los que claman a su nombre.

Jesucristo es el Cordero de Pascua sacrificado. Ven  a comer.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org