Génesis 49:8-12 Hasta que venga El Siloh

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Génesis 49:8-12

Hasta que venga El  Siloh

Jacob dio una "bendición profética" a sus hijos, esa imagen representa en grandes rasgos la historia futura de una nación por venir. En su bendición, él vio cómo cada hijo y sus descendientes serían una parte de la nación "redimida." La bendición abraza la historia entera de Israel a partir del tiempo de Jacob hasta su culminación.

Ante él está un gran lienzo. ¿Qué pintará? El patriarca Jacob primero esbozo a su hijo mayor, Rubén, que debe haber sido el líder y el receptor natural de una parte doble de la herencia. Sin embargo, Rubén estaba moralmente arruinado e indigno de convertirse en líder de la nueva nación. Él era imprudente, incluso caracterizado por una lujuria y un libertinaje desenfrenado.

Judá es el hijo en quien el papel de líder nacional falla. Su nombre significa: "El Señor de los cuales se alaba" (Génesis 49:8). El pueblo de Israel alabará al SEÑOR Dios por lo que Él hará a través de la tribu de Judá. Su madre estaba alabando a Dios, cuando ella le nombro a su hijo Judá (Gen. 29:35). En esta profecía, Judá recibirá alabanza de sus hermanos para la supremacía de Israel. De la línea de Judá vendrá el Rey David, el más grande de todos los reyes. Además, cualquiera que sea la preeminencia de Judá, podría haber sido eclipsada por Cristo el Mesías Jesús.

El Linaje de Judá

Esta bendición a Judá enfatizo la capacidad superior de liderazgo y triunfo sobre sus enemigos (v. 8). "Judá, te alabarán tus hermanos;  tu mano estará sobre el cuello de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán a ti." El amigo y el enemigo reconocerán tu eficacia como líder. El emblema del león simboliza la fuerza de los líderes de esta tribu. "Judá es un cachorro de león" (v. 9).

"No será quitado el cetro de Judá, ni el bastón de mando de entre sus pies" (v.10). El "cetro" es el símbolo de la autoridad real, la orden y el dominio. Simboliza su capacidad para gobernar. Originalmente era un largo bastón, luego se convirtió en una vara corta. La idea es que nadie será capaz de quitar la soberanía de Judá, o el dominio.

De hecho, el dominio de los gobernantes terrenales de Judá será protegido hasta que un cierto punto culminante es alcanzado. Es establecido por las expresiones, "hasta que venga Siloh;" y por la obediencia del "pueblo." Este "pueblo" son los no judíos que se someten a Sus órdenes. El nombre "Siloh" es un nombre para el Mesías.

Más tarde en la historia, las tribus de Israel fueron a David y expresaron su reconocimiento de él como la persona que Dios había escogido. Ellos dijeron: " Aun antes de ahora, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú quien sacabas a Israel a la guerra, y lo volvías a traer. Además, Jehová te ha dicho: "Tú apacentarás a mi pueblo Israel, y tú serás quien gobierne a Israel" Vinieron, pues, todos los ancianos de Israel ante el rey en Hebrón. El rey David hizo un pacto con ellos allí delante de Jehová; y ungieron a David como rey de Israel" (2 Samuel 5:1-3).

En la persona del Rey David, Judá creció fuerte y se convirtió en un león conquistador. El recibió la promesa que el "león del tribu de Judá" cumpliría las mayores aspiraciones de la profecía (Samuel 5:10-12ff II;  Apocalipsis 5:5). La gente hizo la elección equivocada cuando ellos escogieron a Saúl de la tribu de Benjamín. Dios lo hizo para que ellos esperaran hasta que David, de la tribu de Judá, se coronara como rey. La tribu de la familia real de Israel era Judá  (Hebreos 7:14; Lucas 3:33; 1 Crónicas 28:4).

El énfasis importante es que el reinado de la tribu de Judá se extendería por la eternidad a través del imperio del Mesías. En 2 de Samuel 7:13 Jehová, explica a David que Él establecerá a uno de los descendientes de David como rey. "El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino." Alcanzaría la duración y la soberanía eterna sobre todas las naciones sólo por alcanzar más allá de las reglas terrenales, en la tribu de Judá a Siloh-Mesías. El dominio de Judá debía ser perfectamente cumplido con la aparición de Siloh. El Señor Jesucristo cumplió  todas estas profecías Mesiánicas.

El Dador del Descanso

El cumplimiento de la promesa a Judá es cuando venga Siloh (Génesis 49:10c-12). Siloh es el hombre de descanso, el dador del descanso o "portador del descanso." La palabra Siloh podrían derivarse de la misma raíz que la palabra Salem o Shalom, , que significa "descansar". Jesús es el dador de la paz que hizo la reconciliación entre Dios y el hombre pecador por medio de Su muerte en la cruz.

La interpretación más antigua de este pasaje era mesiánica. El judío antiguo Tárgum de Onkelos lee: "hasta que el Mesías venga, del cual es el reino." Existen "las implicaciones mesiánicas más fuertes" del tiempo desde la Septuagésima hacia adelante.

Judá continuará gobernando sobre Israel "hasta que el descanso venga." Lo mejor es lo que se refiere a Siloh como un nombre propio de una persona. La capacidad de Judá para gobernar vendrá a un punto culminante en un gobernante tan competente, que Él será capaz de lograr el descanso perfecto y Él será llamado, "el descanso," o "dador del descanso." El Mesías es el portador del descanso. Él es el dador de la paz y el descanso. Por lo tanto, la soberanía del gobierno de Judá alcanza su punto más alto en el Mesías. Cf. Isaías 61:1-2; Lucas 4:16-21.

¿Quién es este dador del descanso? Las Escrituras son consistentes en su énfasis en el Príncipe de Paz que da Su descanso al pueblo. Él es el "Príncipe de Paz" en Isaías 9:6. Josué no pudo conducir a la gente en el descanso del sábado, la paz perfecta. . "Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia" (Hebreos 4:9-11). La salvación en Cristo Jesús es el descanso perfecto de Dios. Él puede darnos su paz perfecta. Debido a que hemos sido "justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1).    

Una multitud de ángeles saludó Su nacimiento cantando, "¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!" (Lucas 2:14).

El Dador del descanso esta frente a cada persona herida hoy y dice: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11:28-30). Él da su perfecta paz: "La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo" (Juan 14:27; cf. Juan 16:33; 20:19, 21, 26).

¿Recuerda la promesa a Abraham? "y serán benditas en ti todas las familias de la tierra" (Génesis 12:3). Jacobo dijo: "Y a él se congregarán los pueblos" (Génesis 49:10). De nuevo, es la forma plural refiriéndose a los no judíos. Las naciones del mundo se someterán con gusto a Su gobierno.  "Acontecerá que al final de los tiempos será confirmado el monte de la casa de Jehová como, cabeza de los montes;  será exaltado sobre los collados  y correrán a él todas las naciones. Vendrán muchos pueblos y dirán: «Venid, subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob. Él nos enseñará sus caminos y caminaremos por sus sendas» Porque de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén la palabra de Jehová. Él juzgará entre las naciones y reprenderá a muchos pueblos. Convertirán sus espadas en rejas de arado  y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra. Venid, casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Jehová" (Isaías 2:2-5).

El énfasis está en Siloh, el dador del descanso. El será un líder tan efectivo que hombres prontamente le rendirán obediencia. Un día viene, cuándo los hombres de todas partes del mundo se inclinarán con sumisión, con voluntad, y alegría ante el Mesías. Muchos han hecho una decisión personal, para hacer precisamente eso, dar su vida a Jesucristo en fe simple como un niño.

La Venida de Siloh

Es el juicio de los traductores más modernos de derivar "Siloh" de la partícula hebrea de relación, Sher (o incinerador), traducida como "cuyo" o "quién", y yo, que significa "a" El significado es "aquel a quien." La NVI hace que, «hasta que él venga a la cual pertenece." La NASB prefiere utilizar "Siloh" como un nombre para el Mesías, "Hasta que venga Siloh", y le da el sentido al margen, "hasta que Él venga al que pertenece."

Siloh se refiere a Jesús, el verdadero gobernador y la autoridad. Sólo puede haber un Siloh que cumple el significado. Él vino como el gobernante eterno en la línea de Judá. Si Jesús no ha cumplido la profecía, nunca habrá otra persona que pueda hacerlo.

Los gobernantes de Israel descendieron a través de la línea de Judá, por medio del Rey David hasta José, el padre adoptivo de Jesús. Mateo 1:13-16 pone a Jesús en la línea real de David, a través de su hijo Salomón.

Él vino la primera vez como un humilde servidor-rey. “Atando a la vid su pollino,

Y a la cepa el hijo de su asna, lavó en el vino su vestido,

Y en la sangre de uvas su manto. Sus ojos, son más rojos que el vino,

Y sus dientes más blancos que la leche" (Génesis 49:11-12).

Sin embargo, cuando venga por segunda vez, Él reinará como rey soberano del universo. Por lo tanto, la otra cara de esta gran bendición profética. Génesis 49:11-12 se refiere al juicio y la salvación en la Segunda Venida de Cristo. El Príncipe de paz reinará como Rey de Reyes por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11:15; 5:5-14). El profeta hebreo Ezequiel gritó: " ¡A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel a quien corresponde el derecho, y yo se lo entregaré!"  (Ezequiel 21:27). La referencia es el Mesías.

Apocalipsis 5:5 ve al Señor resucitado y ascendido Jesucristo como el "león de la tribu de Judá." Uno de los ancianos en la visión de Juan del cielo, dijo: "Entonces uno de los ancianos me dijo: «No llores, porque el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos»." (Apocalipsis 5:5) El rey mesiánico soberano gobernará con el rugido de un león fuerte y poderoso.

Jesús nos ha liberado del antiguo "león rugiente", el diablo, que anda alrededor buscando a quien devorar (1 Ped. 5:8). Hoy Jesús es  Rey de Reyes y Señor de Señores.

"Tenemos la elección de humillarnos y de inclinarnos a Su reinado hoy. Allí viene un día, sin embargo, cuando todos a pesar de sus deseos se inclinarán y lo adorarán. "Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" (Filipenses 2:9-11).

El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo es también el león de la tribu de Judá que reina como Rey de Reyes.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org