Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

 

Juan 17:9-12

¿Cómo Puedo Saber que estoy Salvado?

Imprimir Ahora

Basado en la Palabra de Dios, nosotros podemos saber que tenemos la vida eterna. No hay nada que hacer con nuestros sentimientos, pero si todo el que hacer con la integridad de Dios. El quiere salvarnos y El es confiable. El ha hecho todo lo posible para salvarnos por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo. Al momento en que comenzamos a creer en Cristo y lo recibimos como nuestro Salvador, nosotros podemos descansar en Su Palabra y ser testigos del Espíritu Santo. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. (El conocimiento de la vida eterna)
13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.” (1 Juan 5:12-13).

En la mente de Dios, hay un hijo, siempre hay un hijo. Dios nos escogió para adoptarnos, y eso es una relación permanente con El. Una vez que usted es un hijo de Dios, usted siempre es  Su hijo. Una vez que usted está en la familia de Dios por la fe en Su Hijo, usted está de allí permanentemente y para siempre.

En esta oración majestuosa  Jesús nos recuerda que cada creyente ha sido “dado” a Cristo por el Padre. Es  apenas una ligera descripción de cada hijo de Dios. El Padre por el Espíritu Santo nos ha introducido a Cristo. Nuestro Sumo Sacerdote Magnífico va ante el trono de Dios llevando los nombres de Su pueblo sobre Su pecho. Ninguno de Sus hijos son omitidos. Somos recordados continuamente antes el trono.

Ambos el Padre y el Hijo igualmente estiman a los creyentes. Los creyentes son propiedad del Padre. El los ha hecho Suyos por la adopción; El ha confirmado Su interés en ellos por regeneración; El los estima como Su preciado tesoro. Además, Jesús tiene una conveniencia igual en el creyente.

ESTAMOS ETERNAMENTE SEGUROS EN EL HIJO

Jesús oraba por Sus discípulos la noche antes que El fuera a la cruz. Jesús no oraba por los perdidos en esta ocasión. El alcanzará el mundo por Sus discípulos. El dependerá de ellos después que El suba al cielo. Esto es un momento de crisis en el alba del fin del mundo. El propósito eterno del Dios está en juego. La hora crucial ha llegado.

 El Padre y el Hijo están interesados mutuamente y están implicados para redimir al mundo perdido. “y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos.” (V. 10). Albert Barnes nos da el sentido de este pasaje, “Aquellos que son mis discípulos son Tuyos. Lo que promueve Mi honor promoverá también el Tuyo. Oro, por lo tanto, para que ellos puedan tener la gracia necesaria para honorar Mi evangelio, y para proclamarlo entre los hombres. ”

“Todo que tengo” se refiere a “aquellos que Tu Me diste” . En el verso nueve los discípulos son una posesión mutua del Padre y el Hijo. “Todo lo que es Tuyo es Mío, y lo Mío es Tuyo.” “Yo oro por ellos porque ellos te pertenecen a Ti.”  Jesús  reafirma repetidas veces: “Ellos son Tuyos.”

“Yo he sido glorificado en ellos” (V. 10). La gloria de Jesús ha brillado ya en las caras de los discípulos, imperfectos como ellos son. ¿Eso nos ofrece una esperanza, ¿no es cierto? No sólo es la reflexión vista, sino que Jesús está usando una frase en el idioma original que dice y esto permanecerá (pretérito perfecto). Su meta será glorificar a Cristo. “Yo he sido glorificado en ellos. ” Y cuando El glorifica al Padre El también es glorificado.

Ahora es verdad que cuándo Jesús oraba, “ya no estoy más en este mundo” El estaba en  medio de Sus discípulos, probablemente en el Monte de los Olivos, y quizás antes que El orara la oración agonizante: “No Mi voluntad; sino la Tuya. ” Quizás la paradoja mejor pudiera ser expresada así: “Yo estoy, como antes, ya no más en este mundo, ” o “pronto ya no estaré en éste mundo. ” La salida de Jesús es tan cerca de que El puede usar el presente para expresar el futuro. Aunque Su trabajo se completará mañana en la cruz cuando El declare: “Consumado es.”  El puede orar esta noche con la convicción que Su trabajo en el mundo se hizo. Jesús habla como si el Calvario haya sucedido ya. Es una certeza hecha en Su mente. Está en su pensamiento que su trabajo está terminado y que El está en Su espalda a la manera del Padre?.

El salía de los discípulos para volver al cielo. Ellos serían dejados en un sistema hostil de mundo que fue opuesto al reino de Dios. El énfasis que Jesús hizo en Su oración de sumo sacerdote magnífica que todo el que el Padre le ha dado a El vendría a El; ninguno se perderá. “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. 12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (Juan 17:11-12).

Jesús ora por la seguridad de los discípulos

“Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son” (V. 9), significa los que están en  oposición a Dios. Aquí El ora específicamente por ésos quienes el Padre le  ha confiado a El para guardarlos. ¿Qué esperaríamos de El al pedirle nosotros sobre las  necesidades futuras? ¿Pedirá El la seguridad financiera, el honor personal, un lugar especial en el cielo, o en la influencia política? No. El ora “que ellos se mantengan lejos del mal, separados del mundo, calificados para el deber, y para traerlos seguramente al cielo. La prosperidad del alma es la mejor prosperidad. . . Es sólo verdadero cuando está en proporción con la prosperidad del alma, ” dice Marcus Rainsford. El apóstol Juan lo sumarió sabiamente: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.”
 (3 Juan 2). Este es el énfasis que se necesita en nuestros días. ¿Prospera usted espiritualmente así como también prospera financieramente?

Jesús guardaba a los discípulos

“Mientras estaba con ellos, yo los guardaba en Tu Nombre. ”

F. F. Bruce dice, “En sí mismos ellos eran débiles verdaderamente, pero con la gracia habilitadora del Padre, y la guía y la iluminación de Su Espíritu, ellos cumplirían la misión que a ellos ahora le eran confiada y Le traerían la gloria a su Maestro en satisfacción de su promesa. Así que es seguro que esto es lo que El habla en el perfecto sentido: ‘El se ha glorificado en ellos' ” (Juan, P. 331).

Jesús dice en Su oración, “yo los guardaba en tu nombre” (V. 12). El “Nombre” es el nombre del pacto de  Jehová o Yahweh. En el Antiguo Testamento el “Nombre” de Dios denota Su carácter y Su poder. El Nombre se refiere a todo lo que está en Su relación del pacto con Su pueblo. Jesús había protegido a los discípulos como un tesorero que el Padre había confiado a él. El guardó a los discípulos que habían estado con El por tres años en la autoridad y poder del Padre.

“Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” (V. 12).

¿Recuerda estas palabras de Jesús en Juan 6:37, 39-40? “Todo lo que el Padre da Mí vendrá a Mí, y al que a mi viene no le echo fuera. . . Y esta es la voluntad del Padre, que me envió, que de todo que me diere no pierdo yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna y yo le resucitaré en el día postrero.”

“Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en Tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.” (V. 12). Jesús dijo literalmente, “Yo los guardé continuamente. ” yo me mantuve continuamente vigilándolos, protegiéndolos, y los protegí (cf. versos. 6, 11, 12, 15).

Imagínese la magnitud con qué Jesús ora. El futuro de la iglesia cristiana dependió de a esos once hombres para ser mantenidos fijo en la fe. Este ministerio de Jesús pasó de día a día. Jesús los mantuvo verdaderamente en el nombre del Padre.

“Vigilarlos, ” y “protegerlos” es sinónimo de reforzar la protección de los discípulos. Quizás la alegoría del Pastor está en la mente (10:28).

¿Que tal Judas?

¿El caso de Judas nos enseña que un nacido de nuevo puede ser perdido eternamente? No. Judas nunca perteneció a Jesús. “He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. 7 Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; 8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.” (Juan 17:6, 8). Judas no era uno de los que creyeron.

Jesús llamó Judas el “hijo de perdición.” La palabra “perdición” significa la ruina, la pérdida, no la extinción. Jesús se refiere al carácter de  Judas más bien y no a  su destino. Judas está caracterizado como “perdido,” no que él fue predestinado para ser “perdido,” tome el juego de palabras en el idioma original en el verso doce. Los discípulos verdaderos están seguros porque ellos están en Cristo. Ellos tienen el temor de estar perdidos. Phillips trata de agarrar este juego de palabras con respecto a Judas cuando él traduce, “ninguno de ellos fue destruido, solo el hijo de la destrucción. ” La Nueva Biblia Inglesa también se refiere a esto mismo, “Ninguno de ellos se perdió excepto el hombre que debe ser perdido. ”

E. W. Bullinger dice: “el hijo de perdición” se refiere a la persona como “perteneciendo muy enfáticamente a que ellos son hijos ‘de'. . .” Aquí la frase “el que debe ser  perdido está en un sentido muy enfático y terrible. Raymond Borwn dice: “el hijo  de perdición” se refiere “a uno que pertenece al reino de la condenación y es destinado a la destrucción final. Judas ” tuvo el carácter de un “destructor.” El era un traidor y asesino, totalmente perdido y dado al mal. La cosa terrible acerca del carácter de  Judas era su engaño. El podría besar y podía matar al mismo tiempo.

Algunas de las Escrituras que podrían estar refiriéndose posiblemente al cumplimiento en este pasaje son Salmos 41:9, 10; 109:4-13; 69:25; 55:12-15; Isaías 57:12, 13.

Leon Morris enfatiza que Jesús no dice que Judas era un “autómata.” “El era una persona responsable y actuaba libremente. Pero Dios usó su acto malo para producir Su propósito. Esto es la combinación de lo humano y lo divino, ” pero aquí el énfasis está en lo divino. “La voluntad de Dios era entregar a Cristo para ser crucificado” (Morris, NIC, Juan, P.728).

John Calvin dijo: “Sería erróneo para cualquiera inferir que la caída de Judas debe ser imputada a Dios antes que a él mismo, en esa necesidad fue colocado en él por la profecía. ”

F. F. Bruce escribe: “Judas no se perdió contra su voluntad pero si con su consentimiento. . . Él escogió atender al gran adversario. Jesús no tiene ninguna responsabilidad por la  decisión fatal de Judas. Judas, como los otros discípulos, había sido dado por el Padre al Hijo, pero aún entre esos dados la apostasía  es una dura posibilidad” (P. 332).

Sin embargo, “Eso enseña lo que acontecería si Dios no regenera a una persona muerta por sus delitos y pecados y manteniéndose regenerado,” dice Boice: ¿Si no fuere para Dios, para quién podría serlo? ¿Quién puede soportar contra el ataque violento del mundo si Dios no nos mantiene? Note el uso de “hijo de la destrucción” en 2 Tesalonicenses 2:3.

¿Está usted en Cristo? ¿Ha creído usted en El como su Salvador? El apóstol Pablo escribió: estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;” (Fil. 1:6). ¿Ha comenzado él la buena obra de la salvación en su vida? Si usted no está en Cristo ahora es el tiempo de confiarlo como su Salvador personal. El murió para usted en la cruz para darle vida eterna con el Padre.

ESTAMOS ETERNAMENTE SEGUROS EN EL PADRE

Lo qué Jesús ofrecía a aquellos discípulos y a nosotros ahora mismo es la doble seguridad. Ninguno de los discípulos fue perdido. Jesús mantuvo a aquellos quienes el Padre le dio. Ahora Jesús refuerza a los discípulos a creer que el Padre los guarda seguros.

Jesús se los regresa  al Padre

Ahora de morir Jesús oró asi: “Padre Santo, guárdalos en Tu Nombre” (V. 11). Fuera del cuidado del Padre todos ellos se perderían, pero Dios los cuida. Qué gran alivio saber que nuestra salvación no depende de nosotros para salvarse ni para mantenerse.

Jesús ora: “Padre Santo ” Godet dice que la santidad en Dios el Padre es la “libertad, entrega, calma e inmutable afirmación de El Mismo que es bueno, o de lo bueno que El es. ” “marca una línea profunda de demarcación entre nosotros  Y el mundo.” Dios es mencionado frecuentemente  como el Santo. El es exaltado por sobre todas las criaturas. Contrasta con el mundo que es impío. Lenski lo dice: “Dios es santo en que El está separado absolutamente de y opuso activamente a todo pecado. ”  El es totalmente lo contrario de cualquier cosa que se asocie con Satán y su sistema de mundo.

 “Padre Santo, guárdalos. ” La palabra tereo se traduce, “guardar,  asir, reservar, preservar a alguien” o “algo” ileso o tranquilo por o por algo. Aquí significa probablemente mantenerlos apartados de mal, aunque el objeto no se expresa. George Turner sugirió mantener apartados los discípulos “del” el pecado y “en” la confraternidad con Dios. Jesús quiere que el Padre sea un guardia sobre los discípulos y los proteja con Su poder. El creyente vive en una esfera del poder efectivo para su protección y guarda. Somos mantenidos bajo la protección personal del Padre.

Todos los discípulos murieron como mártires, con la excepción del apóstol Juan que fue exiliado a la isla de Patmos. Pero ninguno de ellos fue perdido.

El escritor de Proverbios describe nuestra seguridad en el Padre como estando en una fortaleza muy fuerte. “El nombre de Dios es una fuerte torre; a El correrá el justo y será levantado” (Prov. 18:10). ¿Puede tocarnos algo cuando estamos seguros en la fortaleza de Dios? ¿Nos puede tocar algo cuando estamos seguros en El? Durante los cursos de posgraduado Ann y yo vivimos en Nueva Orleáns. Nos gustaba ir los sábados por la tarde y gozarnos visitando una vieja fortaleza española de la isla con sus calabozos, los pozos de fusil, las torres, etc. Era muy divertido imaginarse lo que los soldados debieron haber experimentado en esas torres fuertes de piedra. Nada nos puede tocar cuando estamos seguros en los armamentos del Padre.

Raymond Brown sugiere que los discípulos deberían haber estado “marcados y protegidos por el nombre divino que ha sido dado a Jesús. . . . Jesús pide que Dios mantenga seguros a los discípulos con el nombre divino que les ha sido dado a.ellos.  Si tenemos la razón en nuestra apreciación que para Juan   el nombre es ego eimi, ‘YO SOY', tenemos un ejemplo de cómo este nombre protege a los discípulos en Juan 18:5-8; para cuándo Jesús dice  ego eimi, aquellos que han venido a arrestarlo  caen impotentes a tierra, y Jesús les ordena que ellos permitan que Sus discípulos salgan ilesos. ” El gran YO SOY entonces actuó permitiéndole a El mismo ser arrestado y conducido (Cf. Juan 10:17, 18).

G.  Campbell Morgan pregunta: “Cual nombre? ” “Dios tiene sólo un nombre según la revelación Bíblica. Dios, no es un nombre. Es una designación. El Señor no es un nombre; es un título. El tiene sólo un nombre, y Su nombre es Yahweh (Jehovah como nosotros ahora lo conocemos). Jesús había tenido ese nombre, enlazado con el plan de la salvación; Jesús en griego Jehoshua, Jehová-Salvador, unidos en uno. ‘Yo he manifestado Tu nombre.' El primer grupo de hombres, como Hebreos, supieron que ese Dios tenia un nombre. Dios había dicho este es Mi nombre, Mi nombre conmemorativo a todas las generaciones. Ahora Jesús dijo: ‘Yo he manifestado Tu nombre a ellos. ”

El propósito de este compromiso de salvaguarda es “que ellos puedan ser uno, ” o “que ellos pueden mantenerse como uno.” Esa unidad es demostrada por su amor común para Cristo y para el uno con el otro. El apóstol Pablo enfatizó que esta unidad puede ser posible sólo como creyentes que son morada y son controlados por el Espíritu Santo (Efe. 4:3). Es producido cuándo el pueblo de Dios permanece en la verdad de Su Palabra y el Espíritu llena ambos individual y corporativamente.

Nuestra seguridad está con Dios

Harry Ironside dijo cándidamente: “Usted puede estar seguro que cuando el Padre entrega alguien a Jesús, El se lo da por todo el tiempo y toda la eternidad. Esa persona nunca se perderá. La gente podría llamar esta doctrina como la perseverancia de los santos, pero yo más bien quiero pensar en la perseverancia del Salvador.  El dice: ‘Los que Tu Me diste he guardado.' Si yo hubiera tenido que guardarme yo solo, yo estaría desesperado por lo que estoy atravesando. . . . Algo acontecería en mí que perdería mi dependencia de Cristo y estaría perdido. Pero es Su protección hacia mi en la cual yo confío. Nadie podrá separar al creyente de Su mano. Yo recibo gran consuelo con esas palabras. ”

Cuándo todos los santos escogidos de Dios lleguen al cielo, Jesús será capaz de decir al Padre: “Aquellos que Me diste he guardado, y ninguno de ellos se ha perdido. Ironside ” agrega, “Usted puede pensar que usted conoce excepciones a esto; pero se hará el manifiesto en ese día que estas excepciones aparentes estaban como el mismo Judas, nunca realmente nacido de Dios. ”

James Boice escribe: “Nosotros estamos seguros, no a causa de nosotros mismos (somos débiles), sino porque somos guardados por el Señor Jesucristo y el Padre. ”

Siempre habrán cuestionamientos de que esto es solo una excusa para seguir pecando. “Usted solamente le está diciendo a la gente una excusa para pecar, ” ese es el grito usual de los legalistas.

Permita que yo le exprese muy claramente asi como el apóstol Pablo que si usted está eternamente seguro, es porque usted ha nacido de nuevo, porque usted realmente ama a Dios con todo su corazón. La última cosa que usted quiere hacer es usar la gracia como una excusa para pecar. Cuándo nosotros sabemos que el Padre es todo para nosotros entonces queremos proteger el corazón de todo mal. Queremos complacerlo con todo nuestro corazón porque El nos ama tanto.

No existen los casos desesperados con Dios. El no permitirá estemos desesperados. Nuestro Padre celestial es fiel. Nosotros podemos estar confiados con nuestro vivir por ahora y la eternidad. El es nuestro guarda, y El nos mantendrá seguros.

CUANDO NOSOTROS SOMOS ESPIRITUALMENTE INSEGUROS

¿Por qué duda la gente de su salvación?

Hay pecado en su vida

El pecado en la vida de los creyentes siempre produce sentimientos de separación de Dios. Nos hace sentirnos aislados, enajenados y fuera de confraternidad con El. “Si el pecado es la constante de su vida, usted si debe preguntarse acerca de su salvación, ” escribe Stanley. El apóstol Juan dijo: “Todo aquel que es nacido de Dios no comete pecado, porque la simiente de Dios permanece en El; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Juan 3:9).

Si usted peca y se siente absolutamente miserable eso es un signo bueno que dice que usted pertenece a Cristo. Ello debe causar que usted pare inmediatamente de pecar y le pida a Dios que lo perdone y se arrepienta. El verdadero hijo de Dios experimenta una pérdida de la confraternidad con Dios cuando él peca. Dios nos ha proporcionado un jabón espiritual que siempre restaura la confraternidad con El. Uselo frecuentemente. “Si nosotros confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y para limpiarnos de todo injusticia. ” (1 Juan 1:9).

Hay una sobre enfatización en las apariencias y desempeños

 Generalmente existe un énfasis en el desempeño de mantener su salvación. Usted no está trabajando suficientemente duro, ni largamente, ni suficientemente bueno, ni hace las cosas correctas para mantener su salvación. Usted no es suficientemente perfecto. ¿Cómo sabrá  usted cuando ha trabajado duro suficientemente o hecho la clase correcta de trabajo? Usted no puede. Algunos lideres religiosos usan esto para controlar y manipular a su gente.

Hay una sobre enfatización en las emociones

Usted no tiene los suficientes sentimientos o la clase correcta de emociones. Si usted coloca el énfasis en las emociones antes que en las enseñanzas de la Palabra de Dios, usted no tendrá la certeza de la salvación. Usted no puede vivir en base de las emociones. Usted vive por la verdad.

Ellos no permanecen en la Palabra de Dios

¿La Biblia dice, “Cree en el Señor Jesús y serás salvo. ” Por qué quiere usted añadir o cambiar esto? ¿Es Dios confiable? ¿Acepta usted Su integridad? Entonces tome toda Su Palabra seriamente.

Los ataques satánicas

Satanás estará más que feliz de cuchichear en su oído, o tener otra persona que lo haga por él, “Usted realmente no es suficiente y verdadero buen cristiano. ” “Mírese usted, usted no es digno de ser llamado cristiano. ” El señala constantemente con el dedo y nos acusa. ¿Quién es el acusador de los hermanos? El Espíritu Santo no lo es.

ALGUNOS PRINCIPIOS DURADEROS Y APLICACIONES PRACTICAS

Cuándo nosotros aceptamos la promesa del Salvador nosotros tenemos la doble seguridad en el Padre y el Hijo.

Las palabras de Jesús en Juan 10:26-30 resumen hermosamente lo que El oró la noche antes de que El muriera. El comienza refiriéndose a los Fariseos, “Pero vosotros no creeis porque no sois de Mis ovejas.” Entonces Jesús da varias características de creyentes verdaderos. “Mis ovejas oyen Mi voz, y yo las conozco, y Me siguen; y yo les doy la vida eterna  y no perecerán jamás; y nadie las arrebatará de Mi mano. Mi Padre, que las dio, es mayor que todos; y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos. ”

Sus oveja tienen el hábito de escuchar Su voz porque El las conoce personalmente y ellas están en el hábito de seguirle  Cuándo el Buen Pastor da a  Sus oveja la vida eterna  ellos nunca perecerán jamás. Jesús puso un énfasis fuerte en lo negativo cuando El dijo: “ellas nunca perecerán. ” es un doble negativo en el griego. Además, El dijo: “No es que uno los arrebatará de la mano de mi Padre.” “El que me los ha dado a Mí, es mayor que todos; y nadie es capaz de arrebatarlos de la mano de mi Padre. ” Y si eso es no suficiente Jesús agrega, “Yo y el Padre uno somos” en la esencia y naturaleza.

Cuándo usted escoge tomar a Dios en Su palabra usted tendrá un sentido de paz perfecta con Dios y seguridad.

Dios ha demostrado Su rectitud y su integridad repetidamente una y otra vez por los siglos. “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9). Eso es por qué Jesucristo dio Su vida como un rescate para los pecadores (Mat. 20:28). “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (1 Pedro 2:24). Jesucristo murió en nuestro lugar para que nosotros pudiéramos pasar la eternidad con El. El Padre desea que todos hombres sean salvados por la fe en Cristo. El “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9). El ha proporcionado todo lo que necesitamos para El salvarnos. Todo lo que nosotros debemos hacer es creer. Eso es nuestra responsabilidad. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1:12-13). Dijo el apóstol Juan: “El que cree en el Hijo tiene la vida eterna. ” Cree usted? ¿Le ha pedido usted a El ser su Salvador? “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24).

Ponga su propio nombre en Juan 3:16. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, (             )que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.. ”

Qué impresionante como pensó Dios que sabe todo acerca de mí y quiere que yo me pase toda la eternidad en el cielo con El.

Charles Stanley escribe: “Basado en Su Palabra maravillosa—toda ella—podemos saber que tenemos la vida eterna. No tiene nada que ver con el sentir. Pero tiene todo que hacer con la veracidad de Dios. El quiere que nos salvemos. El ha hecho todo lo posible por medio de  Cristo para hacer que eso acontezca. Una vez que nosotros Lo recibimos como nuestro, podemos descansar en la Palabra de Dios y en el testigo que es el  Espíritu. Una vez que usted está en la familia de Dios, por la fe en Su Hijo, su nombre se escribe en el Libro de la Vida” (El Viaje Glorioso, las págs. 143).

Tres preguntas sinceras

Pregúntese estas tres cosas:

¿Creo yo en la Palabra de Dios? ¿Usted está dispuesto a tomar a Dios en Su Palabra—toda ella?

¿Tengo yo al testigo interior del Espíritu Santo asegurándome que yo estoy salvado? El apóstol Pablo enfatizó que el Espíritu Santo testificaría que somos creyentes. “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Rom. 8:16).

¿Camino yo como un creyente en Cristo? ¿Ha hecho Cristo una diferencia en mi vida? Nuestra salvación no es un sentimiento, ni un estado emocional; es un hecho basado en el trabajo terminado de Jesucristo en el Calvario. “Una vez que sea un miembro de la familia, siempre seré un miembro de familia. ” “Una vez que sea  un hijo, siempre seré un hijo. ” Entonces viva como un miembro de Su familia.

“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (romanos 8:38-39).

Volvamos a nuestros  versos que abren de la Primera Epístola de Juan. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. 13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.” (1 Juan 5:12-13). ¿Ha nacido usted otra vez? ¿ Sabe usted que usted tiene la vida eterna?. Deténgase un poco y póngase de rodillas y ore acerca de esta cosa con Dios. Confiésele a El su inseguridad, Confiésele todo pecado conocido a El, reclama la sangre derramada de Jesucristo para limpiarlo de todo pecado, y si usted nunca lo ha hecho así pide que Jesucristo sea su Salvador. El lo salvará ahora mismo si usted se lo pide.


(c) 2002 Mensaje por Wil Pounds. Traducida por Victor Manuel Castro. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

Cristo en Índice de Antiguo Testamento

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

clear.gif (43 bytes)ABIDE IN CHRIST

¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
   Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.abideinchrist.com           www.AbideInChrist.org