Indice

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

Juan 20:4-8

¿Qué Vio Juan en la Tumba Vacía?

Imprimir Ahora

La creencia del apóstol Juan en la resurrección no era tan "ciega como si fuera de la fe" cuando él vio que la tumba estaba vacía. Jesús había estado enseñando a los discípulos que El íba a ser rechazado por los líderes religiosos, que iba a ser crucificado y enterrado por tres días, y entonces resucitaría de los muertos. Juan fue conducido a una luz más completa acerca de la comprensión y la experiencia más profunda con su Maestro tal como él lo escuchó y obedeció las enseñanzas de Jesús.

El crecimiento espiritual de Juan es un ejemplo de ánimo a nosotros. Con cada experiencia nueva nosotros vemos a Juan que crece en la fe y la convicción acerca de quién es Cristo. Cada respuesta ilumina y amplia nuestra capacidad para una revelación adicional. Cuando Juan recibió una visión nueva del Señor en Su gloria, él fue utilizado para confiar Su Maestro y crecer espiritualmente y personalmente.

La comprensión de Juan de las cosas espirituales creció junto con su fe en el Señor Jesús como el Hijo de Dios. Los milagros en Canaan de Galilea, el levantar la hija de  Jairo y Lázaro que habían muerto, la Transfiguración de Jesús y los misterios que rodean Su muerte formaban parte de las influencias espirituales que lo llevó hasta los acontecimientos en la tumba vacía. ¿Qué "vio" Juan en la tumba vacía?

Juan 20:4-8 da el testimonio de Juan y Pedro después que María Magdalena informó muy temprano en la mañana que la puerta de piedra en la tumba de Jesús de dos mil libras de peso había sido arrollado hasta abrir la tumba. Ella corrió a Pedro y Juan diciéndoles “ Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto” (20:2). Pedro y Juan se dirigieron a la tumba. Juan, uno de los dos testigos oculares, nos dice lo que aconteció:

1 El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. 2 Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto. 3 Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. 5 Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. 6 Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, 7 y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.

Estoy convencido de que "el otro discípulo" y "el discípulo a quien Jesús amó" es uno y la misma persona que conocemos como el apóstol Juan, uno de los doce discípulos de Jesús.

Los acontecimientos que nos llevan hasta las palabras que acabamos de leer en el capítulo 20 de Juan ocurrieron tres días después de la crucifixión. Nicodemo y José de Arimatea obtuvieron el permiso de Pilatos, después que él había certificado que Jesús estaba muerto, para tomar el cuerpo y bajarlo de la cruz y de darle un entierro judío apropiado. Ellos siguieron la costumbre judía tradicional de envolver el cuerpo en telas de lino fino lleno con especias. Ellos ponen las vendas de lino alrededor de Su cuerpo, rocían las espías y perfumes en polvo engomados y pegajosos en los dobleces del lino y así ellos continuaron envolviendo Su cuerpo. Ellos usaron sin duda una tela separada para la cabeza y lo enrollaron alrededor de la cabeza. La palabra usada para referirse a la tela sobre la cara se usa como “un sudario”, una tela se usó para quitar el sudor, probablemente del tamaño de una toalla pequeña o una servilleta grande. Entonces ellos colocaron el cuerpo en el trozo de piedra que se había labrado fuera del lado de la tumba de la cueva.

¿Qué fue lo que Juan "vio" en la tumba para "creer" que Jesús estaba vivo?

Juan llama especialmente nuestra atención a "el sudario," turbante o ropa de la cara que había sido enrollado alrededor de la cabeza de Cristo. ¿Por qué esto resalta nuestra atención? Es la prueba convincente que lanza la fe de Juan en la resurrección de Cristo, aún antes él hubiera tenido la oportunidad de ver que Jesús estaba vivo con sus propios ojos.

El sudario o el turbante fue enrollado alrededor de la cabeza de Jesús a semejanza de las vendas envueltas alrededor de una persona que ha tenido una herida severa en la cabeza. La cabeza entera fue enrollada con lino así como también el resto de Su cuerpo. La referencia a "un lugar separado" simplemente significa separado del resto de las telas de lino que se usaron para envolver el cuerpo. Qué fue lo que Pedro y Juan vieron cuando ellos continuaron mirando las telas de lino en la forma verdadera del cuerpo de Jesús?. El envoltorio alrededor de la cabeza de Jesús era naturalmente donde la cabeza había estado. Las otras telas permanecían todavía en el lugar y en la forma exactos del cuerpo de Jesús.

Jesús había sido levantado evidentemente de la muerte por el poder de Dios durante la noche, y había dejado las telas de lino exactamente como José y Nicodemo habían colocado el cuerpo en la tumba nueva.

Juan vio la posición y la condición del envoltorio del entierro en la forma del cuerpo en la tumba donde Jesús había sido colocado. El envoltorio estaba en la forma verdadera en que ellos habían estado acerca de Su cuerpo. El sudario no se desenvolvió y fue doblado cuidadosamente y colocado aparte. Era exactamente dónde había estado la cabeza. Cada doblez de Su ropa estaba impasible, cuando estaba alrededor Su cuerpo. Juan vio la ropa envuelta cuando ellos habían estado cerca del cuerpo, todavía allí en el lugar, pero el cuerpo ya no estaba alli. Esa era toda la evidencia que Juan vio de la resurrección, pero lo dirigió para ser el primer discípulo en creer que nuestro Señor había sido levantado de la muerte. Su mente rápidamente procesó que Jesús estaba vivo.

Juan vio el envoltorio del entierro y su mente intuitiva aguda llegó a la conclusión que nadie había hurtado el cuerpo de Jesús. Era imposible porque el envoltorio estaba todavía intacto así como ellos lo dejaron antes. Un ladrón habría tenido que desenrollar todo esas tiras de especia pegajosa de las vendas. Era obvio que nadie había hecho eso. El sudario estaba demostrando que Jesús había subido por y a través de ellos. El sudario estaba así como había sido puesto alrededor la cabeza de Jesús. Juan estaba también claro que los enemigos no habían hurtado el cuerpo de Jesús.

Juan "vio" la serpenteante envoltura sin un cuerpo. La envoltura estaba en la forma de una cabeza, pero no había cabeza dentro de ella. La envoltura de los hombros hacia abajo hacia los pies estaba intacto, pero no había un cuerpo adentro.

Pedro y Juan nunca antes habían visto algo como eso. Eso era algo completamente más allá de comprensión humana. Dios utilizó su poder enorme para  levantar a Jesús de la muerte. No había trompetas, ni fanfarrias, y ningún ángeles alabando. Jesús instantáneamente se levantó vivo en una dimensión nueva resplandeciente de la manera sobrenatural de la vida. Ningún hombre fue necesario para  desenvolver esas vendas gruesas y pesadas de especias de Su cuerpo. Nadie quitó las envolturas de alrededor de Su cara, o lo aflojó y permitió que El saliera como con Lázaro. Jesús no fue resucitado. El subió de la muerte. ¡Dios lo hizo! La vida habia vuelto a Jesús y nadie estuvo en allí para verlo. El pasó por la envoltura y por la puerta de piedra de la cueva. ¡El estaba vivo!

Nadie tuvo que arrollar aún la piedra redonda de la puerta para permitir que saliera. Los ángeles arrollaron luego la puerta para permitir la mirada de los hombres y de las mujeres para ver que la tumba era vacía no para que saliera Jesús.

"Ellos miraron las vendas que estaban allí. . ." Las vendas de lino para la cara estaban así como ellos las habían dejado alrededor de la cabeza de Jesús en el lugar apropiado donde la cabeza habría estado. Jesús pasó a través de ellas.

Juan miró adentro, lo vio, y de repente todo cambió. Todo lo que Jesús le había enseñado a Juan acerca de Su muerte y la resurrección vino junto en un destello de su mente en un momento. Si usted es un Juan a semejanza de un pensador intuitivo, usted entiende muy bien cómo fue que esto aconteció.

Mas tarde esa misma noche Juan vería con sus propios ojos el cuerpo resucitado de Jesús. En las semanas mas adelante los discípulos nunca supieron cuando ellos lo iban a ver. Imagínese que de repente Jesús se aparece en su medio, que ninguna puerta se abra, ningún cerrojo se mueva, que ninguna preparación sea hecha, pero El estaban allí con ellos. Con la misma brusquedad, El desapareció. Jesús entrenaba todavía a Juan para "ver" Su presencia constantemente. En cualquier momento Jesús quizás aparezca. ¿Veré al señor Jesús hoy?

Jesús tomó Su cuerpo fuera de la tumba, dejó la ropa arreglada absolutamente tranquilo, y atravesó aquella puerta de piedra de  dos mil libras. Su cuerpo de resurrección ya no estaba más sujeto a las leyes de esta naturaleza física material. Jesús conquistó la muerte aún en el plano físico con Su propia resurrección.

Juan R. W. Stott nos alienta preguntándonos lo que habríamos visto si hubiéramos estado allí. "Supongamos que nosotros habíamos sido presentes en la tumba cuando Jesús se levantó de la muerte. ¿Qué habríamos visto nosotros?" ¿Lo habríamos visto que se retuerce, bosteza, se mueve, se estira y se para? No. Jesús no se recuperó de un desmayo. El murió, y volvió otra vez. Era Su resurrección. Creo que Jesús pasó milagrosamente por muerte en una esfera enteramente nueva de la existencia.

Juan vio que el cuerpo de Jesús había desaparecido. Cambió, vaporizado, trasmutado en algo nuevo diferente y maravilloso. "Habría pasado por la ropa gruesa, despues pasó por las puertas cerradas, sin haberlas tocado y casi tranquilo. Casi, pero no calmado. La ropa del cuerpo, con un peso de mas de 100 libras de especias, una vez que el apoyo del cuerpo se había quitado, habrían bajado o se habrían desplomado, y ahora estaría mintiendo completamente. Un espacio habría aparecido entre la ropa del cuerpo y el sudario de cabeza, donde Su cara y cuello habían estado. Todas sus vendas y el sudario con el complicado envoltorio con que fueron puestas habían retenido bien su forma cóncava, un turbante arrugado sin cabeza dentro de ella" (Stott).

El cuerpo de la resurrección tiene su estructura molecular entera cambiada. El cuerpo de Jesús resucitado pasó por el espacio sin ninguna fricción o dificultad. Por cuarenta días después de Su resurrección y antes de Su ascensión, Jesús se hizo visible en Su cuerpo de resurrección y así también se hizo rápidamente invisible. Nosotros nunca habríamos sabido que la tumba estaba vacía si no es porque el ángel arrolló la puerta de piedra y anunció una tumba vacía.

El envoltorio estaba intacto, como la envoltura de una momia, pero no había cuerpo adentro. Había una venda envolviendo alrededor de la cabeza, pero alrededor de ninguna cabeza. Ningún cuerpo.

"¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado," eran las palabras del ángel a las mujeres.

El sudario todavía estaba allí junto a las otras vendas, envuelto, redondeando la forma de la cabeza. La ropa pesada no se había tocado, ni había sido doblada, ni había sido manipulada por nadie. No había simplemente nada en ella. Estaba vacía.

"Ellos estaban como una crisálida, la mariposa había surgido."

Un Obsequio Gratis para Usted. Dice cómo usted puede venir a una relación íntima de amor con Jesucristo.


El mensaje por Wil Pounds (c) 1999, 2003. Traducida por Victor Manuel Castro. Toda persona es libre de usar este material y de distribuirlo, pero no lo puede vender bajo ninguna circunstancia sin el permiso escrito del autor. Las citas de la escritura de la Biblia son de la versión 1960 de Reina Valera.

Wil es un graduado del Colegio William Carey, B. A.; Nueva Orleáns  Seminario Teológico Bautista, Th. M.; y  de Azusa Universidad Pacífica, M. A. El ha pastoreado en Panamá, Ecuador y Estados Unidos. El tuvo la dirección diaria del ministerio de enseñar la Biblia en mas de 100 países por mas de nueve años. El continúa buscando las oportunidades de implicarse personalmente en misiones a nivel mundial. Wil y su esposa Ann tienen a tres hijas crecidas.


Haga click aqui para imprimir la página amistosa

Cristo en Índice de Antiguo Testamento

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

clear.gif (43 bytes)ABIDE IN CHRIST

¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
   Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.abideinchrist.com           www.AbideInChrist.org