Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

Juan 5:1-18

¿Quién es Jesús?

Imprimir Ahora

Jesús vio un hombre de treinta y ocho años de edad que estaba al lado de un estanque de agua en Betesda. Jesús se interesó en aquel hombre, Jesús estaba dispuesto a pagar un alto precio personal para curarlo. Jesús realizó un milagro o “señal” como los llamaba el apóstol Juan. Estas “señales” siempre mostraban el poder sobrenatural de Dios en Su gracia compensatoria. Desde la perspectiva de Juan siempre había un significado más profundo detrás del acto sobrenatural de la curación. El acto de la curación era de una importancia secundaria. El propósito era ayudar a la gente a reconocer que Jesús era el Dios. Aquí se revela una verdad profunda más profunda acerca de la persona de Jesucristo. Atrás de las  señales estaba el Hijo de Dios.

En la curación del hombre  parapléjico nosotros vemos un signo con respecto a Jesús como soberano sobre el reino moral del hombre.

G. Campbell Morgan escribe: “Sobre el nivel humano, qué Jesús hizo ese día, y lo que El dijo ese día, Le costó Su vida. Ellos nunca Lo perdonaron. Jesús” cuidó, y El pagó el precio.

LAS SEÑALES (5:1-9, 14)

Jesús estaba en Jerusalén en un banquete religioso. El fue a la sección del noreste de la ciudad cerca del portón de las ovejas, y de un estanque que se llama Betesda con sus cinco pórticos alrededor de él (V. 2). Cerca de este estanque se encontraba una multitud de gente que eran “enfermos, ciegos, cojos, paralíticos” (V. 3). El estanque de agua tenía una tradición y una superstición interesantes conectadas con el. Había un nacimiento de agua en el fondo que burbujeaba como una percoladora por ratos y producía una burbuja de aire que subiera a la superficie. Los supersticiosos judíos creían que esta burbuja de las aguas acontecía porque un ángel bajaba al agua y traía con él la curación necesaria para curar a la primera persona que era capaz de entrar al estanque después que las aguas burbujeaban. Sin embargo, solo había suficiente poder de curar a una persona a la vez. Era una superstición ridícula y cruel, pero cuando usted está terminado buscando su última oportunidad es que usted hace cualquier cosa. Solo en su desesperación es que usted puede ver con los ojos de su  mente el agua que se mueve, o salir a chorros, y la gente que trepa y empuja para ser los primeros en entrar y ser curados. Quizás esto es donde obtenemos la idea pagana de que Dios haya dicho: “ayudate que te ayudaré.”

Jesús parece acercarse deliberadamente a un cierto hombre que había estado inválido por treinta y ocho años y preguntarle: “¿Quieres ser sano?” (Juan 5:5-6). Entre todo ese grupo de gente enferma El escogió uno que tenía la mayor necesidad del más grande Médico. Jesús no esperó al hombre para acercársele. El tomó la iniciativa para ayudar al hombre impotente.

No hay Nadie que me ayude

¿Puede imaginarse usted los efectos de treinta y ocho años de  impotencia sin ningún bienestar físico, emocional, psicológico y espiritual de una persona? ¿Cómo piensa usted que le habría afectado tanto tiempo? Lo qué puede aparecer como una pregunta tonta trae después de pensarlo una respuesta muy penetrante. Hay  beneficios “secundarios” para quien está enfermo. Muchas personas no quieren obtener buenos resultados. Es más fácil de obtener mucha atención y compasión de los demás. La autocompasión y el “pobre de mi” toma cuerpo mas fácilmente. La derrota de todo es el beneficio de no tener que asumir ninguna responsabilidad para solucionar el problema ni la solución. Las personas aflojan la esperanza sobre un espacio de tiempo bastante largo. Eso es el por qué nosotros a menudo oímos a la gente decir: “Dios ayuda los que se ayudan a sí mismos.”

La respuesta del hombre cojo fue: “Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo” (V. 7).

Este hombre estaba absolutamente abandonado. ¿Qué hace usted cuando usted “no tiene a nadie que lo ayude?” Si usted solo mira a los hombres usted estará desesperado.

Las palabras curativas de Jesús

Jesús no le puso ninguna atención a lo dicho por aquel hombre. El le dijo al hombre que hiciera lo imposible. ¡“Levántate, toma tu lecho, y anda.” (V. 8).

La cama del hombre era una estera o una espátula de paja, enrollada fácilmente al hombro. Jesús le dijo para que él escogiera levantarse y caminar. F. F. Bruce dice: la sucesión “De los verbos es significativa; por supuesto el hombre tenía que ser ‘hecho mejor' antes que él pudiera levantar su lecho y caminar. ¿Qué lo hizo mejor, entonces? Nada excepto la orden de Cristo, que fue respondida obedientemente. Así él recibió el poder de hacer lo que en ningún momento había sido posible por estar más allá de su capacidad. ”

Marcus Dodd dijo: “Camine. No espere ser llevado. ”

Jesús dijo al hombre que hiciera la cosa que él no podía hacer. El dijo al hombre hacer el imposible. Eso es lo que El siempre dice. El trae la cara del alma para encararla con una cosa que parezca imposible y le ordena actuar en ese punto. El nos trae a una cosa que nos paraliza, y entonces nos permite a hacer esa cosa que nosotros no podemos hacer. Esto es la manera que Dios hace las cosas. Vaya adelante, haga la cosa usted mismo.

¿Cual es la cosa imposible que usted encara hoy? ¿Le ha dado el Maestro una orden imposible a usted? ¿Se siente usted cojo? ¿Se siente usted paralizado en la idea de hacer lo imposible?

El apóstol Juan nos dice, “Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.” (V. 9). Inmediatamente el hombre fue curado. La curación “era instantánea y completa dice  Leon Morris. “Este hombre fue curado permanentemente. “

El verso catorce nos dice que el hombre fue restaurado físicamente y espiritualmente. Jesús posteriormente encontró al hombre en el templo y dijo a él: “Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor” “No más pecar.” Goodspeed  traduce: “Renuncia a ese pecado.”

Morris observa: la implicación es que “el hombre ha pecado, y continúa en su pecado. Jesús le impone romper consigo mismo y ser reconciliado con Dios. . . En este verso está presente que El parece indicar que el pecado del hombre había producido su enfermedad. Pecar otra vez puede traer un destino peor. Jesús puede significar un destino físico peor. Pero es más probable que El se refiere a las consecuencias eternas del pecado. Ellos son mas bien ‘a la peor cosa' que una desventaja física” (NIC, el Comentario en el Evangelio de Juan, p. 307).

El hombre con esta enfermedad la percibió por algún estilo de vida pecaminosa. “No peques más." Montgomery lo  traduce: “Deja de pecar, por temor a que una cosa peor te acontezca." Phillips dice: “Ojalá que ninguna cosa peor te suceda." Morgan escribe sinceramente, "la continuidad  del pecado era el  sufrimiento.”

Note muy detenidamente que este hombre no podría ayudarse. Sólo el poder divino de Jesucristo permitió al hombre levantarse y caminar. Esto era un milagro que Jesús realizó en el estanque de Betesda.

Este milagro es una ilustración notable de la condición espiritual de cada individuo. Usted y yo no podemos ayudarnos espiritualmente; nuestra salvación depende solamente de la gracia de Dios. Así como este hombre físicamente cojo no podría ayudarse nosotros estamos totalmente impotentes en nuestra condición pecadora y no podemos influir en nuestra salvación de ninguna manera.

Esos individuos incapacitados que estaban en el estanque no tenían ninguna fuerza para ayudarse a sí mismos. Juan describe que ellos estaban como ciegos, cojos y paralíticos. Aquel pobre  hombre dijo a Jesús: “no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo” (V. 7). Que triste es el hombre que depende sólo los hombres.

Esto es una descripción vívida y válida de nuestra depravación humana sin Jesucristo. Espiritualmente, estamos enfermos, cegados, cojos y paralíticos.

Sin Cristo estamos cojos espiritualmente

Así como el hombre cojo nosotros somos débiles, impotentes, como se describe en Romanos 5:6. “Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.” “Débiles.” El significado original de la palabra, “débiles, es incapaz de lograr algo grande, indigente de poder entre los hombres, lento en hacer lo correcto”

Cuándo Jesús llegó al estanque nadie subió para saludarlo porque ellos eran impotentes. Nadie extendió su mano para saludar a Jesús porque ellos estaban paralizados. Sin embargo, nosotros vemos moverse a Jesús entre ellos y curar al pecador más impotente y cojo.

La Biblia nos dice con énfasis que Dios no ayuda los que se ayudan a sí mismo. El ayuda al impotente. El proporciona ayuda para el impotente.

Somos impotentes en parar de pecar sin el obrar del Espíritu Santo que mora en nosotros (2 Pedro. 2:1-6). Somos cojos espiritualmente sin la gracia de Dios que salva.

Dios demostró Su amor hacia nosotros en el Calvario cuando éramos enteramente feos. Cristo murió por nosotros cuando estábamos totalmente impotentes. Cuándo era imposible que nosotros hiciéramos algo por nosotros mismos Cristo vino y murió por nosotros en la cruz. No hay nada que podemos hacer por nosotros mismos en satisfacer a un Dios justo.

En Marcos 2:1-5 nosotros tenemos a un hombre impotente que no podría venir solo. Sus amigos rompieron un techo y lo bajaron a los pies de Jesús. El necesitó que alguien lo trajese a Jesús.

Qué comentario tan poderoso para nuestra depravación humana cuando Jesús explicó: “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:44).

Sin Cristo estamos espiritualmente ciegos

Los hombres y las mujeres sin la iluminación del Espíritu Santo no pueden entender la verdad de Dios (1 Cor. 2:14). La palabra de Dios, y de la salvación por la gracia sólo por fe sólo en la muerte de Cristo, es una tontería para los que están espiritualmente ciegos. Ellos están espiritualmente ciegos a la verdad de Dios en Cristo.

Además, somos espiritualmente sordos hasta que el Espíritu de Dios nos permita a oír la verdad de Dios. Eso es el trabajo del Espíritu Santo en nuestros corazones (Juan 8:43).

Jesús dijo a un grande líder religioso judío, “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). El reino de Dios es un reino espiritual. No se puede ver con los ojos físicos. Pero al regeneró espiritualmente El da la vista.

En otra ocasión Jesús curó a un hombre que había nacido ciego y entonces explicó a los líderes religiosos hostiles que ellos estaban espiritualmente ciegos a las cosas espirituales como evidenciado su negativa para creer que ese Jesucristo era el Hijo de Dios (Juan 9:39-41). El hombre ciego curado vio a Jesús, creyó y Le adoró (versos. 37-38).

¿Cómo podemos caminar nosotros en el sendero espiritual estrecho de rectitud si estamos ciegos? Y si nuestro amigo está espiritualmente ciego entonces ambos caemos en la zanja. La gente espiritualmente ciega sigue toda recomendación de los guías ciegos espirituales que se disfrazan a sí mismo como ángeles de la luz.

Los hombres están espiritualmente ciegos hasta que el Espíritu Santo les abra los ojos. El ciego no Lo podía ver para moverse entre ellos hasta que El los tocara.

Somos espiritualmente cojos porque somos espiritualmente ciegos.

Sin Cristo estamos paralizados espiritualmente

Además, hay una parálisis espiritual que agarra a las personas que nunca han venido a Cristo. Sabemos como hacer lo justo, pero nos encontramos estar paralizados, e imposibilitados para hacer lo que es correcto hacer (Rom. 7:18). Sabemos que hacer para estar como Cristo en nuestra conducta, nuestras emociones y acciones, pero somos impotentes hasta que Cristo nos libere de nuestra esclavitud. Está como alguien o algo que tiene un asidero extraño sobre nosotros.

¿Qué es la solución tal enfermedad terrible? Cristo vino a traer cura al ciego, al cojo y al paralítico espiritualmente.

Es la gracia soberana de Dios la que salva a los pecadores que están ciegos, impotentes y paralíticos. Si dependiera nuestra salvación eterna de nosotros no podríamos ser salvados jamás.  Seguramente no. Lo qué yo necesito es su gracia que salva. Nosotros no tenemos la fuerza para salvarnos. Nosotros no podemos salvarnos. En vez de esperarnos para que subamos a El para la salvación El viene a nosotros, nos abre los ojos, nos libera de Satanás, y nos levanta para estar junto con El (Efe. 2:5-7). El “Hijo del Hombre vino a buscar y salvar que se habia  perdido” (Lc. 19:10).

Doy gracias a Dios todos los días porque Jesús vino a buscarme cuando estaba ciego, cojo y paralítico. Sería un insulto a Dios si yo ahora digo que Su gracia ha intervenido en mi vida para pararme y jactarme acerca de lo que he hecho. El que se sienta espiritualmente suficiente nunca será salvado. Usted y yo nunca podemos cambiar nuestra condición espiritual, solo Dios en Cristo lo puede hacer.

Mis pecados  han sido tratados con la sangre de Jesucristo, y El amablemente me ha dado vida nueva por la fe en El. ¿Ha hecho Jesucristo algo  imposible en su vida?

¿Por qué este milagro es tan importante? Porque atrás el milagro está la señal. Este milagro sucedió en el Sabbath (V. 9, 16). Nos fuerza pedir quién es este Jesús que curó al hombre y lo salvó. ¿Quién es el que nos dice a nosotros hacer lo imposible?

EL SABBATH (5:9b-16)

El apóstol Juan nos dice que Jesús tenía el hábito de curar en el Sabbath. El único problema es que usted no lo haría en Israel durante el tiempo de Cristo. Había centenares de regulaciones que gobernaban el día de Sabbath para ayuda a la gente a mantenerse santa. La curación del enfermo, aún hecha por una palabra fue considerada como trabajo por los Escribas y Fariseos.

No pierda el cuadro. Una de las condiciones del hombre para se curado era recoger su espátula e irse a su casa lo cual era una infracción de la ley del Sabbath. El hombre enfermo “inmediatamente” llegó a estar bien, “y tomó su espátula y comenzó a caminar” (V. 9). El asió esa cosa y se apartó. ¿No lo puede ver usted saltando de alegría y saltando con ese petate bajo el brazo? ¿Le ha sucedido a usted algo como eso recientemente?

Había un grupo de líderes religiosos que se paraban alrededor para mirar si Jesús curaría en el Sabbath. Ellos se acercaron al hombre que lleva su petate y dijeron: “es día de reposo, no te es licito llevar tu lecho” (V. 10). ¡La única cosa que estos Fariseos podrían ver era el colchón! Ellos nunca vieron al hombre curado que había estado cojo por treinta y ocho años. Ellos aun no lo verían. Ellos ven todavía la ley, pero nunca gracia.

Usted escogió el día equivocado para hacer el bien

La pandilla religiosa de líderes grita al pobre hombre. “es el Sabbath; usted no puede hacerlo en el Sabbath. Usted no puede llevar su petate en el Sabbath. ”

Eso no era el verdadero problema. El Señor del Sabbath era el problema para ellos.

El hombre curado respondido a los interrogadores, “El que me sanó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda.” (V. 11). ¿Qué más diría usted a un hombre que ha sido cojo por tanto tiempo? Oye, hombre esto es el Sabbath. Arrepiéntete, pero tú no puedes gozar este grande día por la curación en tu vida. Tú debiste esperar allí hasta mañana.

¿Quién hizo este acto de misericordia?

Los Fariseos supieron hacia donde ellos estaban siendo  dirigidos con su inquisición. “¿Quién es el que te dijo: Toma tu lecho y anda? 13 Y el que había sido sanado no sabía quién fuese, porque Jesús se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar.” (versos. 12-13). Después que Jesús lo encontró en el templo es que el hombre se fue y les dijo a los judíos que era Jesús quien lo había curado (V. 15). ¿Los asesinos de la gracia se aprovecharon y lo manipularon? ¿Estaba él aún enterado de quién era Jesús antes de ese día? Me doy cuenta que había una batalla espiritual pasando, y él probablemente no estaba aún enterado de ello.

Al principio era una persona desconocida y anónima que curó al hombre. El hombre “cojo no sabe quién era” (V. 13). Hay algo absolutamente hermoso acerca de la declaración. Jesús no se puso a dar una grande exposición curativa para la gente en la audiencia. De hecho, sólo una persona fue curada ese día. ¿Allí no estaban los otros que yacían cerca de la orilla del estaque “enfermos, ciegos, cojos, paralíticos”?

EL HIJO (5:17-18)

Jesús invadió el reino moral cuando El dijo al hombre, “Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.” (V. 14).

¿Quién dijo al hombre cojo, ve y no peques más? Era el Salvador. Yahweh es la salvación. No solo es la curación física, sino la curación espiritual que había sucedido. “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mateo 1:21). Eso es lo que El vino a hacer. Eso es lo que El hacía ese día en el estanque. Que triste si solo vemos una curación física nada más. Cuánto peor si solo vemos a un hombre que rompe algunas reglas de líderes religiosos.

Los líderes religiosos estaban encolerizados. Se despertó un odio asesino en sus corazones contra Es. “por esta razón que los judíos perseguían a Jesús, porque El hacía estas cosas en el Sabbath” (V. 16). Jesús tenía la costumbre de hacer estas cosas en el Sabbath. El persistió en hacer estas cosas en el día equivocado. Ellos siguieron a Jesús con la intención hostil de molestarlo, acosarlo, cazarlo como un animal silvestre, para encerrarlo y matarlo. Era una persecución constante y continua a Jesús. Esto no era un incidente aislado. Ellos Lo seguirían hasta matarlo en el Calvario.

A este Jesús curativo le reclamaban por ser igual a Dios el Padre. Jesús les decía que El era el Señor del Sabbath. Los líderes religiosos entendieron claramente y reclamaron a Jesús por creer ser  igual a Dios.

La defensa de Jesús descansa en Su relación íntima con Su Padre. Como W. E. Vine observa: “Romper la ley de Sabbath era imposible. Al censurar al Hijo ellos censuraban al Padre. ”

Leon Morris explica:

El pensaba habitualmente de Dios como en una relación más cercana a El Mismo. La expresión implica un reclamo que los judíos no perdieron. Jesús señala a la actividad incesante del Padre. . . Y a causa de Su relación cercana con el Padre Jesús trabaja en la misma manera. El Sabbath no puede intervenir con el trabajo de uno. . . . Los judíos no perdieron el significado de las palabras de Jesús. El llamaba a Dios ‘su Padre', y esto significaba que El se hacía ‘ser él mismo igual con Dios' (cf. 10:33). . . Jesús no le enseñaba a la gente que ese Dios es el Padre de todos. Los judíos habrían aceptado esto. El reclamaba que ese Dios era Su Padre en un sentido especial. El reclamaba que El tomó parte de la misma naturaleza de Su Padre. Esta era una igualdad implicada. Así que los judíos pensaban que El era culpable de la blasfemia así como de romper el Sabbath. Los judíos miraron a la actitud habitual, no un acto y palabra aislados (Págs. 309-10).

Hago lo que Mi Padre hace

Cara a cara Jesús contestó a los líderes religiosos: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (V. 17). Acabo de hacer lo que Mi Padre hizo. Mi trabajo es hacer lo que mi Padre hace. Hago lo que Mi Padre hace. Hago lo que El Me dice que haga. La relación entre Dios y Jesús es una relación de Hijo y Padre. El amor del Padre y la obediencia del Hijo son perfectos. El Hijo de Dios fue controlado completamente por el amor del Padre para El.

La respuesta de los líderes religiosos era, “Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, [4] * sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.” (V. 18). ¿No es eso asombroso? Ellos entendieron claramente que Jesús reclamaba una igualdad con Dios el Padre. Jesús siguió diciendo que ese Dios era Su propio Padre y ellos en cambio estaban aún más ansiosos de matarlo.

Donald Barnhouse Gris pregunta:

¿Por qué toda esta brutalidad? ¿Por qué este deseo de destruir este manso y humilde Jesús? ¿Por qué mantener esta tentativa asesina a Dios? La respuesta está aquí en la pregunta del Sabbath. Ellos querían cumplir las reglas, ellos no querían la gracia de Dios. Ellos quisieron el mérito de lo humano. Ellos no quisieron la sencillez del perdón divino. Ellos quisieron hacer algo para sí mismos... Ellos harían una exposición para mantener ese día como sagrado, mientras sus corazones se revolcaban en la lujuria y sus mentes concebían la avaricia. Su avaricia podría hincharse en proporciones atroces, pero el Sabbath sería su cubierta. Mantener un día sería su mascara de cristiano (“The Sabbath, Comentario” en romanos 14:5-6).

¿Qué estaba haciendo el Padre? El estaba dando la vida eterna. “21 Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. 22 Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, 23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.
24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.” (versos. 21-24). Jesús promete darles la vida eterna a los que creen en El.

R. V. G. Tasker hace un buen resumen:

Las acciones de Dios que son las expresiones más completas de Su soberanía son el levantar al hombre de la muerte a la vida, y pasarlos al juicio final sobre ellos. Para matar y hacer vivo, y para ser un juez justo e imparcial son las prerrogativas de Dios Todopoderoso (Deu. 32:39; Gen. 18:25). La resurrección y el juicio son de hecho las cosas finales, y son estas cosas finales con las cuales los hombres y las mujeres son confrontadas con Jesús. Esta es la razón por qué la revelación de Dios es tan determinativo para la humanidad. . . . Jesús ha sido dado como obsequio divino de la vida eterna para conceder a todos. El ha sido dado también como Hijo del Hombre que tiene el derecho de pasar el juicio; y Su presente el ejercicio casi inconsciente de ese derecho es un preludio al juicio final que él pronunciará sobre toda humanidad después de la resurrección general en el último día. Aceptando a Jesús, y dándole el honor debido a Dios, los hombres pueden evitar ahora mismo un juicio de la condenación cuando el juicio final se de. . . (Comentario de la Biblia deTyndale, el Evangelio de Juan, pp 87-88).

Mi Padre

Eso es el asunto verdadero. “Mi” Padre  no “nuestro” Padre

Esto es de quien escribió Isaías, “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isa. 9:6).

Jesús dijo a Sus discípulos: “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10 ¿No crees que yo sea en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.” (Jn. 14:9-10; cf. 5:18-23; 10:29-30, 37-38; 14:8-11).

El mensaje poderoso que Jesús les hacía era que El solo demuestra las características extraordinarias de Dios. Esto despertó un odio asesino por parte de Sus enemigos. Aun todavía en nuestros días. Usted puede decir que Jesús es uno de muchos salvadores, o un maestro moral bueno, o uno de muchas maneras de llegar al cielo, y nadie se desagradará, pero esa no es la opción que El nos da. De este punto en la vida de Jesús es que ellos determinaron llevarlo a la muerte.

El mundo lo odia cuando usted les dice: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Nada ha cambiado desde ese día que Jesús proclamó por la curación del hombre cojo que El es el Hijo de Dios, y del único salvador de la humanidad. El mundo incrédulo grita: “! Sea tolerante!” Sin embargo, la verdad es que no hay ningún otro nombre que traerá la vida eterna. Todos los otros nombres cuchicheados en la oreja lo mandarán a un infierno eterno.

Jesús y el Padre nunca podrán estar uno contra el otro. Ellos son perfectamente uno en actitud, deseo, metas, motivos, volición y propósito. Es un Padre extraordinario en la relación con el hijo. El amor del Padre y la obediencia del Hijo están en lo perfecto.

ALGUNOS PRINCIPIOS DURADEROS Y APLICACIONES PRÁCTICAS

Desde que Dios está trabajando acerca de nosotros, necesitamos obtener una visión de Dios en Su gloria.

Que triste es  esa gente religiosa que se pueden perder con hombres que lleva su lecho y no ven la gloria de Dios alrededor de ellos. Aquí estaba un hombre que sufría por treinta y ocho años, y todo ellos podrían ver a alguien romper una regla religiosa. No se deje manipular por un asesino de la gracia. Ellos están muy ocupados acerca del trabajo de Satanás hoy así como aquellos estaban en los días de Jesús. Cuándo usted ve a Dios que hace algo en la vida de una persona, salgase del camino y permita obtener sólo la gloria. Todo lo que El hace se basa sobre Su gracia solamente, y por lo tanto El obtiene solamente toda la gloria. ¿Afirmamos nosotros la gracia de Dios, o la hacemos sea estrecha, con enemigos intolerantes y puntillosos de la gracia?

¿Cómo podemos estar nosotros parados cuando todo alrededor nuestro es sufrimiento de la gente a causa de sus pecados?

Jesús vio la humanidad herida, y El estaba dispuesto a pagar el precio por verse implicado. ¿Le da gracias usted todos los días y le pide  Su consentimiento para ir a la cruz y pagar nuestra deuda del pecado? El cuidó para obtener bastante implicación en nuestro problema del pecado.

Cuándo vemos a Dios el Hijo hemos visto también a Dios el Padre.

Ver a uno es ver el otro. Nuestro Padre celestial es un Dios compasivo que tiene interés en usted y en mí. El ha demostrado Su amor mandando a Su Hijo para morir por nuestros pecados mientras éramos todavía ciegos espiritualmente, cojos e impotentes. El extiende Su gracia y la misericordia a cada uno de nosotros hoy.

Jesús tiene la autoridad del Padre para ejecutar el juicio y para dar la vida porque El es el Hijo de Dios.

Jesucristo reclama la autoridad para dar la vida eterna a todo el que Lo invoca. Pero El tiene también la autoridad para juzgar todo aquel que lo rechaza como su Salvador. “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; 27 y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre” (versos. 26-27).

Cuándo usted se ve como ciego espiritualmente, cojo y paralítico es calificado para encontrar la curación en el Hijo.

Dos clases de gente se ven en este pasaje de la Escritura. Un grupo era tan dueño de sí mismo que ellos se tomaron la decisión de matar a Jesús. Ellos eran profundamente religiosos. Ellos pensaron que ellos hacían la cosa correcta. Ellos pensaron aún que ellos hacían a Dios un favor matando a Su Hijo.

De toda la gente allí ese día sólo un hombre fue curado. El no podría salvarse. Dios no ayuda los que se ayudan a sí mismo. El ayuda los que no pueden ayudarse  a sí mismo. Demasiadas gentes tratan de salvarse a sí mismo. Muchos tratan de agregar algo a su vida religiosa para que ellos sean aceptables a Dios. Nunca podemos trabajar porque somos cojos espiritualmente, ciegos espiritualmente y espiritualmente paralíticos por nuestro pecado y la depravación.

¿Reconocerá usted su necesidad hoy y se lanzará sobre la gracia de Dios que salva en Jesucristo? El da la vida, la vida eterna a todo el que venga a El. “De verdad, sinceramente, yo os digo, la hora viene y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyen vivirán” (V. 25). ¿Le habla El a usted en este momento? Pida a Jesucristo que lo  salve en este momento mientras el Espíritu habla a su corazón.

 Si usted necesita ayuda en ser un cristiano aquí está Un Obsequio para Usted.

Esta Serie en la Gente en la Vida de Cristo


(c) 2003 Mensaje por Wil Pounds. Traducida por Victor Manuel Castro. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Reina Valera 1960.  

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

Cristo en Índice de Antiguo Testamento

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

clear.gif (43 bytes)ABIDE IN CHRIST

¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
   Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.abideinchrist.com           www.AbideInChrist.org