Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

 

Juan 6:32-33, 41-59
Éxodo 16:1-19

Jesús es el Pan de la Vida

Imprimir Ahora

Había hace muchos años un escocés que viajó a América. El tomó casi todo su dinero y compró un pasaje en un magnífico trasatlántico para viajar a América. En la preparación de su viaje él compró muchas galletas,  queso y  frutas, antes de salir  él ya tendía un escondijo bueno a bordo para el viaje. Después que el barco zarpó él se mantuvo bastante bien por los primeros cuatro o cinco días. Sin embargo, las galletas comenzaron a arruinarse, el queso se volvió suave y mohoso y la fruta comenzó a estropearse. Finalmente, el viejo Escocés estuvo tan hambriento que él tomó algo de su dinero y se dirigió al comedor para darse una buena comida. Imagínese su sorpresa cuando él se dio cuenta que todo el gasto en el comedor estaba incluido en el costo del boleto. Todo lo que él podría haber comido jamás estaba incluido ya en el precio de su boleto de Escocia a América. Para sostener la vida nosotros necesitamos una dieta equilibrada.

 El pan se llama la base de la vida. Los hombres mueren si no lo comen.

¿Qué es lo esencial en su vida? ¿Qué necesita usted para existir realmente? ¿Qué piensa usted que necesita para ser una persona feliz, saludable y significativa? Jesús hizo una observación interesante: “Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre” (Juan 6:27). El alimento que Jesús da permanece para siempre y tiene el efecto de producir la vida eterna.

¿Es Jesucristo tan verdadero para usted espiritualmente como algo que usted puede probar? ¿El es parte de usted así como lo que usted come?

El PAN ES EL SIMBOLO ESENCIAL EN LA VIDA

El Dios que nos creó a nosotros es capaz de satisfacer nuestras más grandes y la mayoría de las necesidades importantes de nuestra vida. El es capaz de satisfacer, y siempre satisfacer los anhelos más profundos del alma.

Necesitad de pan (Éxodo 16)

Dios liberó milagrosamente a los Israelitas de la esclavitud en Egipto. Ellos no habían terminado de alabar a Dios por su liberación soberana cuado empezaron a quejarse delante de Moisés. Ellos se encontraron con el agua amarga y Dios mostró a Moisés una rama de  árbol y le instruyó para tirarlo en las aguas y las aguas se convirtieran de amargas a dulces. DIOS se mostró como, “YO, Jehová, soy tu sanador” (Éxodo 15:22-26).

Ellos estuvieron vagando perdidos en el desierto y después cerca de quince días ellos empezaron a protestar, “Se acuerdan como era antes? ” y La gente comenzó a quejarse contra Moisés y contra DIOS porque sus suministros de alimento se acababan. DIOS hizo llover “pan del cielo. ” Y Moisés escuchó la voz de Dios que decia: “Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios ” (Ex 16:11-12). Dios les proporcionaba carne de codornices por la tarde y en la mañana había una capa de rocío alrededor del campo, y  Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra.” (V. 14). Por los siguientes cuarenta años Dios los alimentó tanto como ellos podrían comer (V. 35). Moisés  dijo: “Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel” (V. 31). Podía ser como escamas de maíz, o de azúcar cubierto de escarcha como las escamas.

Ellos podrían haber dicho la misma cosa que el apóstol Pablo dijo: “Y mi Dios pues suministrará todas tus necesidades conforme Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19). Jesús dijo, Buscad primeramente el reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas os serán dadas por añadidura” (Mat. 6:33). Hanna Amada dice, “Cuando Dios tiene Su mano en tu boca tu eres alimentado generosamente. ”

Jesús alimentó 5,000 (Juan 6:1-15)

Una multitud seguía a  Jesús porque ellos andaban continuamente buscando las señales que El realizaba con los  enfermos (Juan 6:1-15). 5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? 6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. 7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. 8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: 9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?” Mateo 14:21 dice que había cerca de 5,000 hombres que comieron, sin tomar en cuenta las mujeres y los niños. 11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. 12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. 13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. Juan nos dice que ellos comieron “tanto como quisieron.” El les proporcionó todo lo que ellos podrían comer. “Cuando ellos se llenaron” satisfechos de comer bastante, recogieron doce cestas de sobras. Estos no eran pedacitos caídos al suelo, sino pedazos, rotos por Jesús en las cestas. El siempre proporciona más de lo necesario. Yo me pregunto ¿quién comió las sobras?.

A. T. Robertson dijo una vez,  “Si Jesús es el realidad el Señor del universo como dice Juan (Jn. 1:1-18) y lo confirma Pablo (Col. 1:15-20), por qué nosotros debemos negar este milagro? El que creó el universo tiene seguramente  poder hacer lo que El quiera hacer. ”

Después de alimentar a la gente Jesús se retiró al monte lejos de la gente porque ellos estaban listos para agarrarlo y hacerlo rey (V. 15). El día siguiente Jesús usó este milagro para enseñar una verdad espiritual magnífica acerca de El Mismo.

JESUS ES EL PAN VERDADERO DEL CIELO

Todos sabemos que ese pan es necesario para la vida. En el tiempo de Cristo el pan era la única comida en la mayoría de las dietas del pueblo. Sin pan, los hombres morían.

Jesús ahora expone claramente que El es el Uno de quién hombres y mujeres no podrían prescindir. Usted no puede prescindir de El. Usted permanece espiritualmente muerto sin El. El es la vida, y El en verdad es todo lo que usted necesita.

Jesús es el pan que satisface (Juan 6:32-33)

El día siguiente cuando la gente encontró a Jesús ellos querían otra comida como aquella. Si lo hizo El una vez, no lo va a poder  hacer dos veces? ¡Prosiga y muéstrenos! Los rabinos habían enseñado que cuando el Mesías viniera El duplicaría el milagro de dar el maná. ¿Les enseñaron el Midrash Rabba, “Que es lo  primero que el  redentor hizo? El hizo llover maná. El postrer redentor hará llover también maná. ”

Jesús sabia que ellos pretendían manipularlo, así que El les ofreció “no la comida que perece, sino la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre” (V. 27). Ellos entonces insistieron en otra “señal” para probar Su credencial. “Nuestros padres comieron el maná en el desierto; como está escrito: ‘El les dio pan CAIDO deL cielo PARA QUE comIerAN ” (V. 31).

¿Quién les dio el maná? No fue Moisés, fue Dios. Además, el maná no era el verdadero pan del cielo. Era pan terrenal de un cielo visible que Dios les habia proporcionado. “Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. 33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.” (versos. 32-33).

Su respuesta inmediata les hacía pedir que El les diera más de este pan. Jesús entonces clarifica la clase de pan que El ofrece y que es pan de verdad que solo satisface el hambre genuina del alma humana.

 “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. 36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis. 37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. 38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. 39 Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. 40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” (versos. 35-40).

Eso era un pedazo de pan que ya estaba duro para comer. Ellos querían pez ahora, no la vida eterna.

“Yo soy el pan de vida que se bajó del  cielo,”. “Yo soy el pan de la vida. ” En el capítulo cuatro El dijo que El era el agua “viva; ” ahora El es el pan vivo.

Esto es el primero de los siete “Yo soy” dichos en el evangelio de Juan. En siete pasajes Jesús proporciona un nombre claro para describirse a si mismo en estas declaraciones solemnes:

·        · Soy el pan de la vida (6:35; cf. versos. 41, 48, 51)

·        · Soy la luz del mundo (8:12; cf. versos. 18, 23)

·        · Soy puerta para las ovejas (10:7, 9)

·        · Soy el buen pastor (10:11, 14)

·        · Soy la resurrección y la vida (11:25)

·        · Soy el camino, la verdad y la vida (14:6)

·        · Soy la vid verdadera (15:1, 5)

La multitud querían el pan celestial deseado como los rabinos habían interpretado. Jesús es el obsequio precioso de la vida eterna. “Yo soy el pan de vida” (V. 48). “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.” (V. 51).

Así como Jesús ofrece el agua que satisface toda sed, así también el pan que El ofrece satisface toda hambre.

Desde que Dios es definitivamente la fuente del pan celestial verdadero, y desde que Dios ha mandado a Jesús, por lo tanto el pan de Dios es una persona , el Jesucristo de Dios. El es el que descendió del cielo.

La gente judía entendió que Cristo decía El era de origen divino. “Yo soy el pan que descendió del cielo. ” que Su “Yo soy” es una declaración solemnemente enfática. Jesús tomó el nombre de Dios en la zarza ardiente y lo tomó como el símbolo de sustento perfecto para la vida humana. Nadie sino Jesucristo puede hacer ese reclamo. El se identifica como Jehová o DIOS en el Antiguo Testamento. El demuestra la deidad absoluta. El dice, “Yo soy lo que cada pecador necesita, y sin eso que yo proporciono él perecerá eternamente. Estoy solo que El puede satisfacer el alma y traer la vida eterna. Nuestros padres comieron maná en el desierto, y están muertos. ” por contraste, “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo. ” La inferencia es que debemos alimentar de El y crecer. El es todo lo que es necesario para nuestra vida espiritual.

Las  palabras de Jesús  son fuertes y enfáticas. “No se deja ningún lugar para el hambre y la sed espirituales después de recibir a Cristo. Jesús ” dijo, “Yo soy el pan de la vida; él que viene a mi a tendrá hambre, y él que cree en Mí nunca tendrá sed” (V. 35). Weymouth traduce el doble negativo, “nunca tendrá, nunca tendrá sed. ” Que no excluye la realidad de las  cosas espirituales, Ya que Jesús es el pan de de vida se invita a los hombres a venir a El, y a creer en El” (Morris).

La vida eterna

La vida eterna es la vida de Dios. No tiene fin porque El no tiene fin. Es Su clase de vida. Nada separará jamás al creyente Dios una vez que nosotros lo recibimos por fe en Cristo. Cuándo nosotros somos salvados entramos en una transformación de la vida, la unión esencial con Cristo. Esta vida nueva que Cristo nos da nos proporciona Su vida y nosotros pasamos a recibirla  en abundancia aumentada desde el momento que nosotros somos regenerados a través de la eternidad. Somos llenados con “toda la plenitud de Dios. ” según las promesas  en Efesios 3 19 “y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.. ” En la manera que nosotros nos alimentamos de Cristo, así nosotros recibimos la fuerza para la vida diaria. Nuestra vida diaria deberá ser vivida en el poder de Cristo después que nosotros Lo recibimos como nuestro Salvador.

Jesús dijo, “Todo lo que el Padre me da vendrá a Mí, y al que a Mi viene yo no le echo afuera” (V. 37). Las notas de Gary Burge, “Es un error de ver esto como una promesa que señala que Jesús va a recibir a cualquiera que viene a El. El verbo aquí es “echar afuera” (Gk. ekballo), Y se refiere regularmente a algo que ya está ‘adentro' (ver 2:15; 9:35; 12:31). Por lo tanto la idea no está acerca de que Jesús acoge a la gente, sino acerca de la gente que el Padre ha dado a Su cuidado. Juan 6:37b habla acerca del proteger, la capacidad de Jesús para nutrir. Jesús ” agrega, “Porque he descendido del cielo, no para hacer Mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (V. 38). Jesús nunca perderá uno solo de los que han venido a El (cf. 10:1-18). Luego El dijo, “Mi Padre que me los dió, es mayor que todos,  y nadie los arrebatará de la mano de Mi Padre” (10:29; cf. 17:2, 4, 6, 9).

El énfasis que Jesús hace es que todo los que han venido a Jesús y creído en El nunca serán perdidos. Dios el Padre es el que da el pan divino, y quienquiera que come de ello vivirá para siempre. “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” (V. 40).

Jesús no perderá uno solo de los que el Padre le da. “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (V. 44). Porque somos muertos en nuestras acciones ilegales y pecamos nosotros y no podemos venir a El a menos que el Padre nos lleve. Es el trabajo del Espíritu Santo de cambiar los corazones y producir el nacimiento espiritual para que  nosotros podemos venir a El. El Padre nos lleva al Hijo para ser salvados en ese orden. Nadie puede influir en Dios en ninguna manera, o merecer una relación correcta con El. Todos somos esclavos del pecado, incitando a la ira de Dios. Nuestra única esperanza está en Dios. Necesitamos Su ayuda. A menos que El tome la iniciativa nosotros nunca nos podemos salvar. “El pecador no regenerado es tan depravado en su corazón que el él nunca vendrá a Cristo. Y en cambio, que es absolutamente esencial, es uno, que solo Dios puede producir. Es, por lo tanto, por divino ‘deseo' que uno viene a Cristo. . . . Es el poder del Espíritu Santo que despierta dentro de él un sentido de la necesidad. Es el poder del Espíritu Santo que vence el orgullo del hombre natural, para que esté listo para venir a Cristo como un mendigo entregado vacío. Es el Espíritu Santo que crea dentro de él una hambre para el pan de la vida, ” escribe A. W. Rose.

Ningún individuo puede venir a Jesús a menos que el Padre lo lleve. “Yo pienso que la iniciativa divina en la salvación es una de las doctrinas magníficas de este Evangelio, y verdaderamente de la fe cristiana, ” observa Leon Morris. El problema de que el hombre debe sentirse independiente es que ellos piensan que ellos vienen o que ellos pueden Venir a Jesús enteramente por su propia voluntad. Jesús nos asegura que esto es una imposibilidad total. Ningún hombre, ningún hombre puede venir a menos que el Padre lo lleve.

Bernard dijo, “Esta es una doctrina fundamental del Cuarto Evangelio, visto que la aproximación del alma a Dios o Cristo no es iniciado por el hombre mismo, sino por un movimiento de la gracia Divina.  Morris agrega, “Dios trae a los hombres a El Mismo aunque por cerca de ellos prolifere el pecado” habla de “un movimiento eficaz del Espíritu Santo, hombres que giran de está no dispuestos y reacio en dispuesto. Godet ” dijo, Dios “the que manda a Jesús para almas, por otro lado, las almas de atracciones a Jesús. Los dos trabajo divinos, externo e interno, la respuesta a y completa uno al otro. El momento feliz cuando ellos reúnen en el corazón, y en que el hace así es ganado, es que del el obsequio en la parte de Dios, de la fe En la parte de hombre. ” En la fe de la realidad es también de Dios.

Desde que Jesús es el pan verdadero. Quien esté espiritualmente hambriento debe consumir este pan.

APROPIARSE EL VERDADERO PAN DEL CIELO

Este pan vivo se tiene que comer. Jesús explica:

“De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. 48 Yo soy el pan de vida. 49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (versos. 47-51).

Jesús acentúa en el verso cincuenta que este “comer” es un acontecimiento singular, una decisión de creer y apropiarse el obsequio de la vida eterna. Jesús es el pan vivo que descendió para Su encarnación, y el pecador debe comer este pan que en el momento decisivo que es cuando él cree. Es una vez para toda decisión. “comer” se refiere a apropiarse de Cristo. Creer en El como su Salvador. Cualquier persona que toma esta acción decisiva vivirá para siempre.

Así que Jesús dijo a ellos, “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. 55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. 57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. 58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente” (versos. 53-58).

Refiriéndose a Su encarnación, Jesús dijo Es el pan vivo que bajó del cielo, y es la sangre que bebemos. El se refiere a Su muerte. Jesús es la carne que se ofreció en el sacrificio. Jesús se da para el mundo. El se ofrece como un sacrificio (10:11, 15; 11:51-52; 15:13; 17:19; 18:14). Su “regalo” es un sacrificio, un sacrificio de sangre que expiará para siempre los pecados del mundo. Jesús primero fue descrito como el “Cordero de Dios” que quita el pecado del mundo. Nuestra salvación depende de la muerte sacrificatoria de Jesús. Eso es el pan vivo.

Tenemos la esperanza porque Jesucristo murió por nuestro pecado. “En Su resurrección nosotros ahora tenemos la vida. En Su rectitud, por Su muerte, nosotros ahora somos considerados justos en la vista de un Dios santo y amoroso,” anota  Boice.

Cuándo nosotros comemos la carne y bebemos la sangre, nosotros asimilamos por la fe la magnífica  provisión que Dios nos ha dado en la muerte de Cristo. El no se refiere a “sacramentos,” sino a los que lo ve y cree en El. F. F. Bruce dice, “En Sus palabras extrañas, entonces, nosotros reconocemos una metáfora poderosa y vívida para denotar que estamos viniendo a El, creyendo en El (cf. V. 35), apropiándonos por fe. ” que Su muerte es mía cuando creo en El. El llega a ser la vida en mí. Yo Lo hago mío para siempre por un acto de fe. Yo no Lo puedo recibir por segunda vez porque El nunca sale de mí.

¿Ha comido usted?

A. W. Rose hizo varias aplicaciones prácticas de este tropo.

Comer es necesario si debemos aprovecharnos del pan que El ofreció gratuitamente. Si no como el pan no me alimentará. Yo lo puedo examinar, estudiar, oler, etc. pero todo es inútil a menos que yo lo coma. Yo no seré alimentado a menos que yo lo haya comido. Todo el conocimiento en el mundo acerca de Jesucristo no me servirá para nada hasta que yo me lo “coma” a El. Conocer la verdad acerca de El, especular y discutir acerca de El, hablar acerca de El no me hará nada bueno hasta que crea en Cristo.

La apropiación significa que comió. Yo no asimilo el pan en mi cuerpo hasta que lo coma. Debo hacer mío el alimento. Cuándo llega a ser una parte de mí por el proceso digestivo yo gano la fuerza. Cristo puede ser hermoso, atractivo, y atrayente a mí, pero hasta que yo me humille y Lo reciba como mío, no estaré tranquilo sin la vida espiritual que El da. “No hasta que yo lo apropie, no hasta que yo lo reciba como mío, hasta entonces seré salvado. Entonces, El que antes estaba afuera, ahora morará dentro de mi. ” Hasta entonces yo conoceré como el pan de la vida, ha alimentando mi alma.

Comer es un acto personal. Es algo que nadie puede hacer por mí. Si miro a otros que comen una comida nutritiva eso no hará nada para mí. Nadie puede recibir a Jesucristo por usted y por mí. Es un acto personal. “A menos que usted haya ‘comido' el Pan de la vida, a menos que usted haya recibido personalmente a Cristo como suyo, todo no ha servido para nada. Jesús” dijo, “cualquiera que come este pan, vivirá para siempre”

“Hay muchos creyentes fuertes en el infierno, y en el camino al infierno; pero ellos son los que creen una mentira, y no la verdad como está en Cristo Jesús.” Cristo es el que fue crucificado, el que está ahora vivo eternamente, el único que puede salvarlo a usted. “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (los Actos 4:12).

Si usted es sólo comer alimento físico lo que usted hace es sólo prolongar su vida terrenal y luego muere. Sin embargo, cuando usted come el pan de la vida usted obtiene el pan de Dios y usted nunca morirá espiritualmente. En el verso cincuenta Jesús acentuó el una vez por todas la acción recipiente de Cristo. Yo como la carne y bebo la sangre cuando creo que Su muerte es el sacrificio perfecto para mis pecados. Creo en Su expiación por referencias de sustitución para mis pecados. En ese momento que El me salva por toda eternidad. En ese momento en que creo lo qué Jesús hizo por mí yo como espiritualmente la carne y bebo la sangre. En ese momento Dios nos da vida eterna y nosotros somos regenerados espiritualmente.

Así que Jesús les dijo: a “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.” (V. 53). Cristo se refiere a Si por referencias, el sacrificio de sustituto de El Mismo por nosotros que recibimos por la fe.

Jesús dijo ustedes deben comerme. Nosotros lo comemos creyendo en El, entregando nuestra vida a El, le comemos para que El llegue a ser una parte de usted y de mí. Comemos y bebemos a Cristo cuando decimos, “Señor Jesús “.  “Te quiero como mi Salvador. Yo me doy cuenta que tu entregaste tu vida por mí en la cruz y yo quiero que Tu muerte sea para reemplazar mi muerte. Yo me doy a Ti. Recíbeme como Tu seguidor.

NUESTRO PAN DIARIO

Cuándo nosotros nos apropiamos de Jesucristo por la fe como nuestro Salvador, El nos da la certeza que El nos resucitará en el último día (V. 54). “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” Cuando usted confió en Cristo, Dios colocó Su vida eterna dentro de usted y lo mantendrá así hasta el último día. Pero Jesús acentúa también que este pan “hace celestial esa vida en el tiempo por venir como su herencia para ser gozada con anticipación ahora mismo. El sustento y el refresco verdaderos de nuestra vida espiritual deberán ser fundados sólo en El que murió por nosotros para que vivamos.” que nos alimentamos en El por la fe en la lectura y el oír de la Palabra de Dios. “Solo como el Hijo encarnado, cuando vivió en la tierra, en la dependencia humilde con el Padre, así que ahora el creyente deberá vivir su vida diaria en suma humildad y en  dependencia en Cristo. ”

La cosa maravillosa acerca de la vida en Cristo es que El es mas que suficiente y glorioso como para que usted nunca lo agote en esta vida ni en la próxima. Hay  poder en el nombre de Jesucristo. Es Su vida la que nos sostiene en la mayoría de los viajes difíciles de nuestra vida. Vayamos a El cuando nosotros estemos cansados, fatigados y agotados y El nos dará nuestra fuerza diaria. “Venid a Mí, todos los que estéis fatigados y cansados, y yo los haré descansar” (Mat. 11:28). Solo Cristo nos da este suministro diariamente. Venga y coma a Cristo en Su gloria magnífica.

James Óbice preguntó: Es Cristo algo verdadero para usted espiritualmente como algo que usted puede saborear o agarrar? ¿Es El una parte de usted como lo que usted come? ¿Piensa usted que yo blasfemo cuando digo que El debe ser tan verdadero y útil para usted como una hamburguesa y papas fritas? Digo este porque, aunque El es obviamente MUCHO MAS verdadero y útil que éstos; la cosa desgraciada es que para muchas personas El es mucho menos. ” Hay muy pocos cristianos que realmente comen a Cristo. El es el único que puede hacer que nosotros crezcamos espiritualmente.

¿Cómo comemos nosotros y bebemos a Cristo diariamente?

Jesús enseñó a Sus discípulos a orar, “Danos hoy nuestro pan de cada día. ” Cuando usted cree en Cristo como su Salvador, ese es el comienzo de una vida nueva que produce una relación viva con Jesucristo.  Dios sabe que usted deberá crecer siendo alimentado de El todos los días. Danos “hoy” y lo hace “diariamente” enfatiza la idea de pedidos repetidos. El nos puede dar “nuestro pan diario” porque El es “el pan de la vida.” que El nos invita a venir diariamente con la mayoría de nuestras  necesidades mas importantes. ¿Ora a diario: “Señor, dame el pan espiritual que viene del cielo y satisface mi alma”?

“El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en Mí, y en yo en él” (V. 56). No hay un poder místico, ni algo meritorio en el acto de comer. El poder nutritivo de la comida espiritual está en el alimento comido. El apóstol Pablo dice la misma cosa cuando él usa las frases “en Cristo” o “Cristo en mí.” En 1 Juan 2:24 el apóstol Juan nos dice “Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.”
 “No hay fe verdadera sin  obediencia, ninguna obediencia verdadera sin  fe”. Juan coloca un énfasis magnífico en este morar mutuo de Cristo y el creyente en 13:31-16:33.

El pecador salvado es traído en una unión esencial con Cristo por lo cual nosotros podemos gozar la confraternidad más íntima con El. Solamente el que “come” y “bebe” constantemente permanece en la confraternidad intacta con Cristo.

El pan verdadero de la vida alimenta nuestras almas eternamente. El nos da alimento “sobrenatural” (1 Cor. 10:3). Siempre señala a Cristo. Cada vez nosotros recordamos que Cristo murió por nosotros, nos alimentamos de El en el corazón por fe con la acción de gracias. Jesús enfatiza la apropiación continua de Su carne y sangre. El comer y beber para una persona judía significaba compartir en y para formar parte de los privilegios de la amistad. Es nuestra responsabilidad diaria comer, apropiarnos del alimento espiritual que Jesús proporciona por Su sacrificio en la cruz. El ha hecho una provisión diaria perfecta para cubrir cada necesidad espiritual nuestra. El nos invita a venir diariamente y a banquetear sobre Su provisión maravillosa.

¿Cómo hago yo para “comer” mi pan diario?

Usted no puede apropiarse de Cristo diariamente hasta que usted sepa como hacerlo diariamente. Usted tiene que entrar en las Escrituras y leer lo que dicen acerca de El. ¿Ha llegado a ser Jesucristo su pan diario? Nosotros nos alimentamos de Cristo diariamente abrigando y obedeciendo Su Palabra. Sus palabras son alimento dando la vida espiritual.

Lea los Evangelios escuchando usted mismo. Léalo repetidas veces. Léalo con énfasis y sentimiento. Deténgase y piense acerca de lo que usted acaba de leer. Ore sobre lo que usted ha leído. Pida que el Espíritu Santo haga su mente receptiva a la palabra de Dios. Ponga mucha atención a las palabras. Nunca pierda los significados. Use su diccionario si usted no sabe lo que significa. Anote el significado de las palabras claves con las referencias marginales y su concordancia. Hable la palabra; piense en la palabra. Si usted es extrovertido exteriorice su discurso fuerte a usted mismo. Compare una palabra con otra. Busquelo en otro lugar en las Escrituras hasta que  usted puede comenzar a ver el significado del pasaje. Vuelva y lea el pasaje repetidamente hasta que el foco de su concentración esté sobre Cristo y las Escrituras. Llegue a estar tan familiarizado con el pasaje hasta que usted lo pueda “ver” con los  ojos de mente. No olvídese de rendirse a El y hacer lo que usted cree es la cosa correcta de hacer.

Necesitamos meditar a menudo en el significado de Su muerte y la resurrección para nosotros.

Necesitamos entrar en Su Palabra diariamente y  hallar a Cristo en la lectura. Busque  “Cristo en el Antiguo Testamento en este sitio web que son estudios cortos sobre la persona y el trabajo de Cristo. “Caminando con los Gigantes” y “Selah” son  principios buenos también.

Desarrolle una íntima y personal comunicación con Jesús en una base diaria. Aprenda a hablar a él durante todo el día. Vea a su persona permaneciendo en El.

La  vida que vivo ahora la vivo por la fe en Cristo. Es Su vida en mí. El apóstol Pablo escribió, “Yo estoy crucificado con Cristo; y ya no vivo yo, sino Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en persona la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se dio por mí” (Galatas 2:20). Pablo banqueteaba en Cristo.

¿Cómo está su apetito espiritual? ¿Se encuentra usted quejándose o banquetea en Cristo? ¿Se encuentra usted quejándose en un desierto espiritual de su propio hacer? Nosotros “comemos” la carne y “bebemos” la sangre meditando en El, morando en Su Palabra, y descansando nuestra fe en El.

Si usted necesita ayuda para ser un buen cristiano aquí está Un Obsequio Gratis para Usted.


(c) 2002 Mensaje por Wil Pounds. Traducida por Victor Manuel Castro. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

Cristo en Índice de Antiguo Testamento

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

clear.gif (43 bytes)ABIDE IN CHRIST

¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
   Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.abideinchrist.org           www.AbideInChrist.org