El Propósito Eterno De Dios: Redimido por el Cordero

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)       El Propósito Eterno De Dios: Redimido por el Cordero

Como un pedazo hermoso de hilo carmesí tejido por una tapicería es el tema del Cordero de Dios en la Biblia.

El mensaje de la redención comienza en el corazón de un Dios cariñoso, incluso antes de que la primera pareja fuera creada. La cruz estaba allí en el corazón de Dios antes de que la historia humana comenzara. La cruz de Cristo no fue una idea de último momento dentro del plan de Dios  para la redención.

La Perspectiva de un Cordero para la Redención comienza como una idea incipiente en Génesis 4:3-7 y crece por el resto de la Biblia. El concepto de un cordero requerido es plantado desde el primer acto de adoración. Abel evidentemente trajo un cordero debido a la instrucción divina previamente dada.

"Pasado un tiempo, Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de la grasa de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín ni a su ofrenda, por lo cual Caín se enojó en gran manera y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has enojado y por qué ha decaído tu semblante?  Si hicieras lo bueno, ¿no serías enaltecido? Pero si no lo haces, el pecado está a la puerta, acechando. Con todo, tú lo dominarás" (Génesis 4:3-7, RV 1995).

El comentario sobre Abel en el Nuevo Testamento es encontrado en Hebreos 11:4. "Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella". Ciertamente Caín tuvo un problema de actitud, este pudo haber incluido sus ideas en la adoración, y la manera de acercarse a Dios separado de Su revelación. Cuando adoramos a Dios, siempre venimos por el cordero de Dios sacrificado como propiciación. Claramente después del sacrificio de Abel, el hombre siempre es visto trayendo el animal como un sacrificio. "Y sin derramamiento de sangre no hay remisión" (Hebreos 9:22).

La Provisión del Cordero para la Redención es claramente vista en Génesis 22:6-8. Dios proveyó un cordero sustituto para Isaac.

"Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; luego tomó en su mano el fuego y el cuchillo y se fueron los dos juntos.  Después dijo Isaac a Abraham, su padre: Padre mío. Él respondió: Aquí estoy, hijo mío.  Isaac le dijo: Tenemos el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?  Abraham respondió: Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos" (Génesis 22:6-8).

La idea dominante en la experiencia entera es resumida en las palabras, "Dios mismo proveerá el cordero." Después de ver a Dios proveyendo el cordero requerido, Abraham nombro el lugar Jehová-Jireh, "Jehová proveerá." El SEÑOR Dios hizo eso mismo en el Calvario.

"Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados" (Hebreos 10:4). El carnero fue un tipo de la muerte sustituta de Cristo que fue ofrecida como una ofrenda quemada en nuestro lugar (Heb. 10:5-10; Juan 1:29; 36, Hechos 2:23-24; Apocalipsis 13:8).

La Protección Provista por el Cordero Redimido es evidente en el Cordero de Pascua. El cordero tuvo que ser apropiado por fe. Tuvo que ser sacrificado y la sangre aplicada a cada hogar. El padre de cada familia estaba obligado a tomar un cordero sin mancha de un año de edad y matarlo. "Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer" (Éxodo 12:7). Moisés explica la razón de este sacrificio. "Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto" (vv. 12–13). Con la aplicación de la sangre del cordero en el dintel y en los marcos de las puertas, las casas quedaron protegidas. "Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir" (v. 23). Para recibir la protección, el cordero tuvo que ser sacrificado y ser apropiado por la fe.

El comentario sobre Abel en el Nuevo Testamento es encontrado en Hebreos 11:4. "Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella". Ciertamente Caín tuvo un problema de actitud, este pudo haber incluido sus ideas en la adoración, y la manera de acercarse a Dios separado de Su revelación. Cuando adoramos a Dios, siempre venimos por el cordero de Dios sacrificado como propiciación. Claramente después del sacrificio de Abel, el hombre siempre es visto trayendo el animal como un sacrificio. "Y sin derramamiento de sangre no hay remisión" (Hebreos 9:22).

La Provisión del Cordero para la Redención es claramente vista en Génesis 22:6-8. Dios proveyó un cordero sustituto para Isaac.

"Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; luego tomó en su mano el fuego y el cuchillo y se fueron los dos juntos.  Después dijo Isaac a Abraham, su padre: Padre mío. Él respondió: Aquí estoy, hijo mío.  Isaac le dijo: Tenemos el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?  Abraham respondió: Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos" (Génesis 22:6-8).

La idea dominante en la experiencia entera es resumida en las palabras, "Dios mismo proveerá el cordero." Después de ver a Dios proveyendo el cordero requerido, Abraham nombro el lugar Jehová-Jireh, "Jehová proveerá." El SEÑOR Dios hizo eso mismo en el Calvario.

"Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados" (Hebreos 10:4). El carnero fue un tipo de la muerte sustituta de Cristo que fue ofrecida como una ofrenda quemada en nuestro lugar (Heb. 10:5-10; Juan 1:29; 36, Hechos 2:23-24; Apocalipsis 13:8).

La Protección Provista por el Cordero Redimido es evidente en el Cordero de Pascua. El cordero tuvo que ser apropiado por fe. Tuvo que ser sacrificado y la sangre aplicada a cada hogar. El padre de cada familia estaba obligado a tomar un cordero sin mancha de un año de edad y matarlo. "Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer" (Éxodo 12:7). Moisés explica la razón de este sacrificio. "Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto" (vv. 12–13). Con la aplicación de la sangre del cordero en el dintel y en los marcos de las puertas, las casas quedaron protegidas. "Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir" (v. 23). Para recibir la protección, el cordero tuvo que ser sacrificado y ser apropiado por la fe.

Cristo es nuestra sacrificio de Pascua (Juan 1:19; 1 Cor. 5:6-7; 1 Pedro 1:18-19; Juan 12:24; Hebreos 9:22). Jesús fue sin mancha (Lucas 11:53-54; Juan 8:46; 18:38). Dios todavía viene en nuestro camino y en efecto nos dice, "y veré la sangre y pasaré de vosotros", (v. 13). El cordero tuvo que ser sacrificado, y el hombre tuvo que confiar en la provisión de Dios de ese cordero. El sacrificio de Pascua tiene que ser aplicado por la fe (Ex. 12:7; Juan 3:36). Cristo es nuestra protección perfecta de la ira de Dios (Heb. 10:10, 14; 1 Juan 1:7). Él también es el Pan de Vida provisto para nosotros para que festejemos diariamente (Mateo 26:26-28; 1 Cor. 11:23-26).

El Cordero Perfecto para la Redención es enfatizado a través del libro de Levítico. El cordero debe ser siempre un cordero "sin  defecto." Debe ser perfecto en su carácter para quitar el pecado y la culpabilidad. La escritura hace esto claro, "para que sea aceptado será sin defecto" (Levítico 22:21b).

Cada sacrificio en el Antiguo Testamento anticipó el sacrificio verdadero y perfecto que el cordero de Dios un día ofrecería. Eran sombras del sacrificio perfecto que venía para el pecado. Cristo es el final de todos estos sacrificios. Estos sacrificios fueron un testigo a la gente que eran pecadores y podrían ser salvos solamente por la muerte sustituta ofrecida en su favor. El adorador testificó que él vivió solamente en virtud de la víctima sacrificada en su favor. El continuo sacrificio de animales testificó que la sangre de animales no podía quitar el pecado. Era una promesa, una profecía que Dios lo lograría con Su propio cordero. "Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados" (Hebreos 9:22) es un comentario en Lev 17:11."Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona."

Todos los sacrificios eran simples sombras y tipos del sacrificio de Cristo y lo esperaban con impaciencia. Estos sacrificios del Antiguo Testamento no tenían ningún valor, pero fueron aceptados en el tiempo como las señales del sacrificio futuro del Cordero de Dios (Hebreos 10:10.14). Todos apuntan a Cristo y fueron cumplidos por todo Su sacrificio suficiente. Una vez que el sacrificio de Cristo fue ofrecido todo los otros sacrificios perdieron su significado, y dejaron de ser. El valor infinito de la muerte del salvador fue suficiente para pagar la pena de los pecados de todos los hombres por todo el tiempo. Hebreos 10:19-20 "Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,  por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne…"

El Perfecto Cordero Redentor que Dios Proveerá es una Persona que fue "herido por nuestras transgresiones... Jehová ha puesto en él toda la iniquidad de nosotros. . . Lo llevan como cordero al matadero." Isaías 52:13.53:12 nos dice que el cordero será una persona escogida por Dios, quién morirá una muerte sustituta por nuestros pecados. Usted puede encontrar casi todo de Isaías 53 citado en alguna parte en el Nuevo Testamento.

El sacrificio de Cristo es vicario (Isaías 53:4-6, 7-9) y victorioso (vv. 10-12). Cristo cargo nuestros pecados en la cruz (Isa. 53:5-6; 1 Pedro 2:24-25). Su muerte fue un sacrificio expiatorio sustituto (Rom. 3:25-26).

El Cordero de Dios es Identificado como la Persona de Jesucristo por Juan el Bautista. Todos los corderos del Antiguo Testamento tipificaron el Cordero de Dios, Jesucristo. Juan vio a Jesús y declaró, "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). El siguiente día Juan lo vio nuevamente y declaro: "He aquí el Cordero de Dios." Nuestros pecados son quitados únicamente por el sacrificio del Cordero (1 Cor. 6:20; 7:23; 2 Ped. 2:1; Apoc. 5:9; 14:3-4; Gál. 3:13; 4:5; Efe. 5:16; Col. 4:5; 1 Ped. 1:18; Heb. 9:5, 11-15).

La Prueba del Cordero Redentor Precioso de Dios es vista en Su resurrección de los muertos. (1 Cor. 6:14; Hechos 2:31-36; 3:15; 5:31; Fil. 2:9-11; Rom. 10:9; 14:9). El apóstol Pedro resume el mensaje entero del cordero con estas palabras: "sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,  y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios" (1 Pedro 1:18-21).

El Cordero de Dios es Proclamado como nuestro Redentor en Hechos 8. Un oficial del gobierno Etíope apresuraba su paso a casa después de haber estado en Jerusalén en adoración. En su regazo estaba una copia del libro de Isaías. Mientras avanzaba, él reflexionó, "Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca.  En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida" (Hechos 8:32-33 citando Isaías 53:7-8). Dios envió a Felipe el evangelista para que le interpretara el texto de la escritura. Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús (v. 35). El etíope se apropió de la provisión del Cordero de Dios creyendo en Cristo. "Yo creo que Jesucristo es el Hijo de Dios" fue su respuesta.

La Preeminencia del Cordero de Dios como Nuestro Redentor es el mensaje del libro de Apocalipsis. Él recibirá la adoración eterna. El Cordero de Dios es el León de la tribu de Judá, que reina como el soberano Rey de Reyes y Señor de Señores por toda la eternidad. El libro entero centra nuestra atención en "El Cordero de pie, como si estuviera sacrificado" en el trono de Dios. Las ancianos se postran delante del Cordero y le adoran cantándole una nueva canción, "digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra ... que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 5:9.10, 12, 13). ¡Hable de la adoración! El libro termina en la presencia del trono de Dios y el Cordero. El Cordero es la gloria de la Shekinah de Dios que ilumina el cielo. Por favor, no pierda el mensaje. Esta  claramente enseñado "solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero" están presentes en el cielo adorándole (Apoc. 21:27; 22:16; 19:1-20:6; cf. Lucas 1:32-33).

(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org