Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

Imprimir Ahora 

Mateo 27:51

¿Sintió Usted el Terremoto?

"Mami, tengo sed. Quiero algo de  beber."

Susanna Petroysan oyó las súplicas de su hija, pero no había nada que ella pudiera hacer. Ella y Gayaney de cuatro años quedaron atraparon bajo toneladas de cemento y acero que se habían desplomado. Al lado de ellos en la oscuridad estaba el cuerpo de su cuñada Susanna, Karine, uno de los cincuenta y cinco mil víctimas del peor terremoto en la historia de Armenia soviética.

Susana había ido a la casa de Karine a probarse un vestido. Era el 7 de diciembre de 1988, a las 11:30 de la mañana. El terremoto los sacudió a las 11:41. Ella acaba de quitarse el vestido y estaba vestida a medias y vino un tropiezo cuando el apartamento del quinto piso comenzó a sacudirse. Susanna asió a su hija pero había tomado sólo unos pocos pasos antes que el piso se abriera y ellos se derribaron. Susanna, Gayaney, y Karine cayeron en el sótano con el desmenuzar de nueve pisos del edificio de apartamentos alrededor de ellos.

"Mami, yo necesito una bebida. Dame algo por favor."

Susana no encontró nada para darle.

Ella estaba atrapada completamente en su espalda. Un pedazo de concreto de dieciocho pulgadas estaba encima de su cabeza y un tubo arrugado de agua encima de sus hombros la mantenían quieta. Tocando todo alrededor en la oscuridad, ella encontró un frasco de veinticuatro onza de mermelada de zarzamora que había caído en el sótano. Ella le dio el frasco entero a su hija para comer. Así  pasó hasta el segundo día.

"Mami, yo estoy tan sedienta."

Susanna supo que ella moriría, pero ella quería que su hija viviera. Ella encontró un vestido, quizás el que ella había estado probándose, e hizo una cama para Gayaney. Aunque habia un frío terrible, ella se quitó sus medias y los envolvió alrededor del niño para mantenerlo tibio.

Los dos estuvieron atrapados allí por ocho días.

A causa de la oscuridad, Susanna perdió la idea del tiempo. A causa del frio, ella perdió el sentimiento del tacto en sus dedos. A causa de su incapacidad para moverse, ella perdió la esperanza. "Acabo esperando por su muerte."

"Mami, yo tengo sed."

En un momento en esa horrible noche eterna, Susanna tuvo una idea. Ella recordó un programa de  televisión acerca de un explorador en el Ártico que moría de sed. Su compañero se cortó en la mano y le dio de beber sangre a su amigo.

"No tenia agua, ni jugo de frutas, ni ningún líquido. Entonces me recordé que tenía mi propia sangre."

Con los dedos a tientas, entumecidos por el frío, encontró un pedazo de vidrio quebrado. Ella cortó el dedo índice izquierdo y se lo da a su hija para que chupara.

Las gotas de sangre no eran suficiente. "Por favor,  Mami, dame más. Me corté otro dedo." Susanna no tuvo la menor idea de cuánto tiempo ella estuvo cortada. Ella sólo sabe que sin eso, Gayaney habría muerto. La sangre era la única esperanza para su hija  (Lucado Máx, El Aplauso del Cielo, las págs. 91-93.

Pienso en ese otro terremoto y la sangre que se vertió voluntariamente para dar vida. Era un terremoto que había sacudido al Calvario en  el momento en que Cristo murió. Era como un punto gigantesco de la exclamación escrita por el dedo de Dios. Señalaba  la importancia de la muerte de Jesucristo. Era como si Dios dijera, “¡Pongan mucha atención!”

El sacudir repentino de la tierra fue en el momento exacto en que Jesús exclamó el grito de  victoria: “Consumado es!” y entregó su espíritu al Padre.

El TERREMOTO PODEROSO EN EL CALVARIO  

El Evangelio de Mateo dice: “Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;” (27:51).

La ubicación del terremoto

La tierra “tembló” no nos dice la extensión del terremoto ese día. No puede significar más que la tierra y puede haber sido limitado a Jerusalén y Judea. Pero en la cruz el suelo se sacudió y espantó a los soldados. Estamos creyendo por el contexto que el centro épico estaba en la cruz. La ubicación del temblor era el Calvario. Nuestro texto dice simplemente, la tierra “tembló y las rocas se partieron.”

¿Era esto un accidente natural?

Los terremotos son frecuentes en el medio Oriente. ¿Por qué debemos poner nosotros la atención particular a este sacudir repentino en el Calvario? El cronometrar del acontecimiento es lo que nos llama nuestra atención y el hecho que habían testigos oculares “que se espantaron.” no era ningún temblor pequeño, pero si habían extensos daños por todas partes.

Mateo nos sugiere que este era otro acontecimiento sobrenatural. Dios estaba implicado; Dios sacudió la tierra. Por un hecho de Su voluntad, en una sincronización precisa,  Dios tocó la tierra y la sacudió.

El terremoto era milagroso. Era el resultado de interferencia divina. Esto no era una ocurrencia natural normal. Este terremoto era independiente del movimiento natural de las placas en la tierra. Era un hecho de la naturaleza que la tierra se sacudió realmente a la muerte de Cristo.

Cuándo nosotros pensamos en los otros acontecimientos milagrosos que sucedieron en la sincronización precisa esa tarde uno llega a la conclusión razonada que este terremoto es una parte del retrato más grande de ese acontecimiento cósmico. La sobrenatural oscuridad de tres horas, el romper de la cortina inmensa que dividía el Lugar Santo del Santo Santísimo, el grito victorioso y la manera en la cuál Cristo murió, el partir de las piedras y abrir de tumbas escogidas, todo refuerza la convicción sana que todo eso  Dios lo hizo.

Las piedras en las tumbas se abrieron. Pero la cosa importante que debemos tener presente es que sólo ciertas tumbas fueron abiertas por la sacudida de la tierra . Este terremoto violento extraño no perturbó nada más ese día. En resumen, todos estos acontecimientos, fueron producto de la poderosa mano de Dios, como si aquel poder tremendo hubiera oscurecido al sol, roto la cortina o velo, abiertas las rocas y penetrado hasta el sepulcro y llegado hasta donde estaban los muertos y tocándoles les dio vida.

La respuesta de los testigos

La tierra temblorosa llamó la atención del centurión romano en el pie de la cruz de Jesús y aquello “lo espantó”.dicen los registros de Mateo, “El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios.” (Mat. 27:54).

Lucas nos dice que el centurión comenzó a alabar a Dios. ‘Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo'” (Lc. 23:47).

Nuestra respuesta a la muerte de Jesús por nuestros pecados debería ser de elogio, de acción de gracias, de confianza, veneración y amor a El.

Nosotros no sabemos el efecto completo de todos estos milagros combinados en el Calvario a la gente que los experimentó y sus familias hasta quizás el día de Pentecostés cuando mas de 3,000 personas creyeron en Cristo como su Salvador. Ellos deben haber sido un testigo poderoso al acto de la redención de Dios en el Calvario.

DIOS HABLO Y LA TIERRA TEMBLÓ

El Calvario nos recuerda de otro terremoto poderoso. Dios habló en el Monte. Sinaí y la tierra se sacudió en la manera que Moisés nos dice: “Los montes temblaron delante de Jehová, Aquel Sinaí, delante de Jehová Dios de Israel” (Jueces. 5:5). Dios habló en esa ocasión y comunicó Su ley al pueblo caído y depravado.

Dios contestó en Sinaí

Cuándo Dios hizo Su pacto con Su pueblo escogido El bajó del Monte. Sinaí y habló en una manera impresionante.

Aconteció que al tercer día, cuando vino la mañana, vinieron truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento.  Y Moisés sacó del campamento al pueblo para recibir a Dios; y se detuvieron al pie del monte.  Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera.  El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisés hablaba, y Dios le respondía con voz tronante.  Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió (Éxodo 19:16-20).

En esa reunión con Su Dios dio a su pueblo detalles específicos de lo que El requería de Su pueblo. El único problema es que nadie podía vivir de acuerdo a las demandas exigentes de la ley a causa de la depravación del hombre como resultado de la Caída. La ley señala con su dedo y dice usted es culpable. Usted debe pagar la pena por su pecado. Sí, Dios habló en Sinaí.

Otra vez, el cronometrar exacto del terremoto que llama nuestra atención a los detalles. El juicio se ejecutó con Coré a la orden de Dios y la tierra se abrió y se tragó a los rebeldes (Num. 16:31-32). “Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.  Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes. ”

William Nicolson sugiere: “El Calvario estaba contestándole al  Sinaí. Había habido un terremoto en el Sinaí; ahora había otro terremoto en el Calvario, y en la ira del primero ahora fue callado con misericordia el postrero. ”

La Ley en Sinaí aumentó nuestra depravación humana. Señaló su dedo y dijo todo han pecado y la paga del pecado es la muerte. El Calvario contestó esa condenación y declaró públicamente que Dios ha pagado la pena en repleto colocando todos nuestros pecados en Su substituto divino y agonizante. El apóstol Pablo dijo: “Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero ” (Gal. 3:11-13). Entonces Pablo agrega: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos” (Gal. 4:4-5).

El terremoto en el Calvario decía: el Cordero de Dios ha muerto y ha pagado las deudas completamente en nuestro beneficio. Cristo aseguró nuestra liberación de las demandas de la pena de la muerte por Su muerte. Era una muerte substitutiva, para el injusto.

Otra vez Nicolson expresa hermosamente: “El Sinai era la profecía del Calvario; El Calvario era el cumplimiento del Sinai. Sinai era la vergüenza y la ruina del pecador; El Calvario es la recuperación y bendición del pecador. Sinai era la voz inexorable de la condenación de Dios; El Calvario, es la voz paternal de Dios otorgando el perdón y la paz.”

Dios habla en la resurrección de Cristo

La tierra tembló en la resurrección de Jesús. “Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.” (Mat. 28:2).

Una vez más, el cronometrar del acontecimiento es crucial. Dios estaba implicado. Dios hacía algo esa mañana en la tumba. El llamaba la atención de los soldados a la puerta de la tumba.

Pablo y Silas oraban y cantaban

Pablo y Silas habían caído presos a causa de haber expulsado un demonio de adivinación de una muchacha que producía muchas ganancias a sus amos, ambos estaban encadenados en una celda especial en la cárcel, y mientras entonaban himnos a Dios, dice el libro de los Hechos 16:26: “Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.”

Note el significado del cronometrar del acontecimiento. Los misioneros oran y cantan los himnos de alabanza a Dios “Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron” Este no era un terremoto ordinario en la naturaleza. Era sobrenatural porque Dios lo hizo según Su voluntad. Aconteció en Su sincronización específica para un propósito específico. Dios les mandaba un mensaje a esos presos escuchando el Evangelio en sus celdas. Hay una liberación y la liberación más grande se encuentra en la muerte de Jesucristo.

EL ANHELO ARDIENTE DE LA CREACIÓN

El apóstol Pablo nos sugiere también a nosotros en Romanos 8:19-22 que la tierra temblaba en respuesta al grito de victoria de Jesús. El sugiere que la creación es un explorador ansioso que escudriña con ansia de penetrante en el horizonte distante, con la satisfacción vívida de que algo maravilloso será cumplido.

Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.  Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;  porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.  Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora.

Anhelo ansioso de la creación

Pablo se refiere a la creación no racional, animada e inanimada. Los cielos y la tierra materiales andan de puntillas en la esperanza de la libertad gloriosa de los hijos de Dios. “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col. 3:4).

Jesús dijo, “De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (Mat. 19:28). Otra vez El dijo, “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria” (25:31).

Esta creación fue estropeada por la rebelión de Adán y de las consecuencias terribles sufridas como resultado de la desobediencia del hombre. La crucifixión de Cristo en el Calvario tuvo su efecto compensatorio sobre toda Creación. Desde la caída de Adán hubo un afecto desastroso en toda la creación La caída de Adán tuvo un efecto cósmico en toda la creación aunque nosotros no entendemos todas las implicaciones que ha habido en la creación. Es obvio que toda creación se afectó.

Entonces Dios le dijo a Adán: “Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.  Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.  Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” (Gen. 3:17-19).

¿Quién sujetó la creación a esta “esclavitud de corrupción”? Dios hizo. Y sólo Dios podría dar a la creación “esperanza” porque sólo Dios tiene el poder de afectar esta clase de cambio en el mundo que El ha creado. La sujeción de la creación no racional a la corrupción mala era una parte del diseño de Dios. El estado presente del universo no es permanente. No todo se destruirá. Dios traerá un cambio cósmico en la revelación de los hijos de Dios en la gloria. La “esperanza” es esa creación que él mismo se entregará.

Las Escrituras nunca dan al hombre ni a Satanás el poder de producir los cambios transcendentales que el mundo experimentó desde la Caída. Sólo Dios podría producir esta sujeción. El hombre y la creación no cayeron hacia arriba; simplemente se cayó cuándo Adán desobedeció a Dios.

¿Qué tal si la creación pudiera hablar por si misma? ¿Qué diría? ¿Qué tal si las piedras pudieran gritar? ¿Qué dirían ellas? A la entrada triunfal de Jesús en la multitud de Jerusalén “Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto,  diciendo: !!Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!” (Lc. 19:37-38). Algunos de los Fariseos comenzaron inmediatamente a decirle a Jesús que calmara la muchedumbre. Jesús les dijo: “Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían ” (Luc. 19:40).

Dios debe recibir el honor. ¡Si hombre no lo alaba las montañas lo hacen! ¡Es como si en Calvario ellas gritaran en el momento en que Cristo murió!

La creación se impregna con una esperanza seria del revelador de los hijos de Dios porque su libertad de la esclavitud viene cuando recibimos también nuestro “libertad del ensangrentado de los hijos de Dios. ” El apóstol Pablo dice: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.  Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;  porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.  Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;” (Rom. 8:19, 21-22).

La creación se implica en ambas cosas, nuestra esclavitud para pecar y nuestra esperanza en la salvación. La creación aguarda con ansia la revelación de los hijos de Dios en la gloria (V. 19). Es sujetado por el deseo de Dios (V. 20). Será libre y compartida en la gloria de los hijos de Dios (V. 21), y crece todavía por ese día glorioso (V. 22).

La creación compartirá  la gloria que se concederá a los hijos de Dios. William Barclay dijo: “El mundo es uno donde la belleza destiñe y decae; es un mundo agonizante; pero espera su liberación de todo esto y la venida del estado de la gloria. ” Pablo piensa que el anhelo de naturaleza por el día cuando el dominio del pecado se rompa, y la muerte y el decaimiento se vayan, y la gloria de Dios venga. Con un poco de imaginación, él dice que el estado de la naturaleza era aún peor que el estado de los hombres. El hombre había pecado deliberadamente; pero la naturaleza involuntariamente quedó sujeta. Sin querer ella fue implicada en las consecuencias del pecado del hombre. . . . Así que aquí, con un ojo de poeta, Pablo ve la liberación de la naturaleza de, de la tierra y el decaimiento de ese pecado del hombre que ha traído en el mundo” (romanos, DSB, P.109-10).

La hora viene cuando el efecto total del pecado se alejará y la creación tendrá  todo la gloria de Dios destinada asi desde que El la creó. Será como Pablo declara, sea puesta la libertad en la esclavitud de la corrupción. Pero viene un día cuándo la creación “se liberará en la gloria que entonces tendrá (para la gloria venidera de la creación (cf. Isa. 11:6; 32:15-16; 35:1-2, 6 siguientes; Col. 1:20; 2; Apo. 21; 22)” (Morris, P. 322).

Así como la creación entera se afectó a causa de la Caída, la creación entera se implica en los afectos de la resurrección. Rom. 8:21, “porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios ” Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; V. 22,

Sacudida final del juicio

El sacudid del Calvario es también un presagio de otro día cuando Dios “Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca” (Hageo 2:6). El total de la creación, se sacudirá en ese día venidero. Será el sacudir final terrible con el juicio y la consumación de nuestra salvación.

Todo lo que es temporal y transitorio será quitado, pero el inquebrantable  reino de Dios, permanecerá. Dios establecerá lo permanente, el cielo nuevo y la tierra nueva. Será una respuesta a la Caída en el Jardín de Edén. En aquel momento todos los propósitos eternos de Dios en la creación serán traídos a su cumplimiento eterno. Nuestra redención comprada por Jesús en la cruz se consumará en la gloria en Cristo (Apo. 21:1ff; 2 Pedro 3:10-13). Cristo volverá en Su majestad, poder y gloria (Apo 19:11ff). Es el sacudir de la segunda venida de Cristo y el universo entero se transformará.

La sangre de Abel a semejanza de Ley clamó a Dios apelando por un juicio, pero la sangre de Jesucristo nos trae un mensaje de limpieza, perdón y de conciliación con Dios para todo que cree en El (Heb. 12:24). En vez de maldecirnos y en vez de clamar por un juicio la sangre de Jesús implora nuestro caso y nos limpia (1 Juan 1:7-9; Col. 1:20). La sangre de Abel lloró; la sangre de Jesús nos limpió.

La sangre de Jesús es la sangre de un mejor convenio. La sangre habla de nuestra redención eterna (Heb. 9:12) en vez de la condenación y el juicio. La sangre es olvido final de nuestros pecados (V. 26) que purga la conciencia (10:22 mala), santifica todo lo que cree en El (10:10, 14). En vez de rechazarnos lo reconciliamos nosotros y en vez de arruinarnos traemos las bendiciones. La sangre trae limpieza en vez de maldición.

Así como en los tiempos Moisés, la gente falla todavía en poner la atención a la Palabra del Dios y ellos sufren de su desobediencia. Cuándo Dios habló en Sinai, “las montañas enteras temblaron” (Ex. 19:18; cf. P. 68:7f). Y cuándo Jesucristo venga en su segunda vez será como Isaías habló de la venida del día del SEÑOR. “Cuando El venga sacudirá poderosamente la tierra”. Pero El no sólo sacudirá la tierra, sino los cielos, también. El lo dice en Isaías 13:13,

Porque haré estremecer los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la indignación de Jehová de los ejércitos, y en el día del ardor de su ira.

Dios sacudirá los cielos y la tierra al final de la orden del mundo actual (Apo. 20:11; 21:1; 6:12ff; 16:18f; 2 Pedro. 3:10). El escritor de Hebreos dijo, “La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo” (12:26).

Dios revela Su propósito, como bien dice F. F. Bruce: “En el día cuando El venga en la justificación de Su causa para destronar todo dominio Gentil, para exaltar el trono de David, y para hacer de Jerusalén y su templo el centro del culto y la lealtad para todas las naciones. El Cielo  y la tierra huirán lejos de la cara del Juez en el gran trono (Apo. 20:11; 21:1). Entonces él agrega, “todo el universo material será sacudido a pedazos, y las únicas cosas para sobrevivirán serán aquellas  que son inquebrantables. A esta orden inquebrantable, sin embargo, pertenece el reino de los creyentes en la fé de Cristo, porque su sumo sacerdotes un sacerdote real . ” es una orden eterna que el Hijo de Dios ha traído a Su pueblo. Qué contraste la del “esclavo de la corrupción” (Hebreos, las páginas, 382-83). Todas las cosas creadas morirán (P. 102:25), pero el reino de Dios será eterno.

El propósito de este último sacudir es revelar lo inquebrantable. El pueblo de Dios, que pertenece a El, que ha sido redimido por la sangre de Jesucristo, es inquebrantable. ¿Cuándo El venga todo será purgando por el fuego y así lo hace es inquebrantable. El Cordero ha purificado el reino inquebrantable.

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,  esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!  Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.. ”

¿Invierte usted en el reino que es inquebrantable?  Nuestro Dios “es un fuego que consume” (Heb. 12:29);.

“El descendió en el Monte Sinaí en el fuego y habló a Su pueblo del medio de ese fuego que consume todavía en el calor blanco de pureza todo lo que es indigno de El Mismo, ” dice Bruce.

Si usted necesita ayuda para ser un cristiano aquí está Un Obsequio gratis para Usted.


(c) 2003 Mensaje por Wil Pounds. Traducida por Victor Manuel Castro. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Reina Valera 1960.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

Cristo en Índice de Antiguo Testamento

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

clear.gif (43 bytes)ABIDE IN CHRIST

¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
   Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.abideinchrist.com           www.AbideInChrist.org