Mateo 5:9 Pacificadores llamados Hijos de Dios

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Mateo 5:9 los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios

Pacificadores

Un investigador ha señalado recientemente que en los últimos 4.000 años ha habido menos de 300 años de paz en el mundo.

¿Por qué hay guerras en el mundo? ¿Por qué la paz del mundo parecen eludir los líderes del gobierno? ¿Por qué hay por lo menos cincuenta guerras civiles que van todo el tiempo en diversas partes del mundo?

Jesús no se refiere al mantenimiento de la paz, sino a los responsables de la paz en Mateo 5:9. Él dijo: "Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios." La diferencia es que un pacificador activo vence al mal con el bien. Algunas personas nunca están felices a menos que estén peleando con alguien. Un pacificador en el otro lado  encuentra gran satisfacción en la eliminación de las hostilidades y efectuar la reconciliación entre los enemigos.

La mayoría de los líderes del mundo no lo reconocen, pero la Biblia nos dice que la respuesta es el pecado - el egoísmo pasado de moda. Nuestro problema es la codicia humana, la lujuria y el egoísmo, no político, económico o social. Esos son síntomas de un problema más profundo. Es el pecado y la depravación en el corazón del hombre. Hasta que no haya un cambio en el corazón nunca habrá ninguna solución a los problemas en la superficie. El origen del problema está dentro del hombre. Nada más que un corazón nuevo, y el hombre nuevo, traerá la paz. Lo que está en el corazón del hombre, inevitablemente, sale de él.

Como hemos visto no se trata de disposiciones naturales, pero dinámicos cambios espirituales en los corazones de los hombres. La persona espiritualmente próspera ha tenido un encuentro que cambia la vida con Dios. Esa experiencia que cambia la vida afecta la manera en que nos acercamos a todas las relaciones en nuestras vidas.

LAS PERSONAS PRÓSPERAS ESPIRITUALMENTE  SON PACIFICADORES

Prósperos espiritualmente

Los prósperos espiritual no tienen  en absoluto parentesco con el "evangelio de la prosperidad" de culto en nuestros días, sino que  son las personas que tienen una buena relación con Dios basada en una relación íntima y personal con Jesucristo. Por la fe que viven por encima de las posibilidades, los cambios y las circunstancias de la vida. "Paz" es el más alto bien de Dios para el hombre. En el sentido del Nuevo Testamento "paz" no es sólo la ausencia de problemas, sino que es todo lo que hace lo mejor que Dios en su gracia, da al hombre. Las palabras "la gracia y la paz" se asocian juntos muchas veces en el Nuevo Testamento. Tenemos lo mejor en la vida porque Dios nos ha honrado. Es la cosa mas buena que solo el alto y  buen Dios puede dar al hombre. Llosa pacificadores son los  mensajero de Dios para traer esa paz con Dios en el mundo.

El "Dios de paz" es la fuente de esta nueva vida. En lo profundo, su nombre es Jehová-shalom - "el Señor nuestra paz" (Jueces 6:24), y nuestro Señor Jesucristo es el Príncipe de Paz. Es pacificador de Dios. "Él es nuestra paz" (Ef. 2:14). Él nos ha acercado con su propia sangre (v. 15) y tomado de la mano con nosotros y nos trajo a la presencia del Padre y nos presentó a Él (v. 18). Jesús nos da su paz (Juan 14:27; 16:33). Por otra parte, el Espíritu Santo es el Espíritu de paz.  aplica y proporciona la paz de Dios a nuestros corazones (Gálatas 5:22). El pacificador se basa en esta fuente constante de la paz de Dios.

Sólo un hombre "en Cristo"  puede vivir este tipo de vida. Se trata de uno de clase; no hay nadie como ellos. Son diferentes porque son los hijos de Dios. El claro objetivo de la paz es que el Señor Dios sea glorificado en todo lo que hace. Cada creyente se espera que sea un pacificador. Ha dejado a un lado sus propias ambiciones egoístas y trata de glorificar a Dios en todo lo que hace.

Jesús es nuestro mejor modelo para un pacificador. Su preocupación era para glorificar al Padre en todo momento (Juan 17).

¿Por qué los "pacificadores" son prósperos espiritualmente? ¿Cómo son bienaventurados? El sistema del mundo no conoce este tipo de paz. Es la paz profunda, profunda de Dios en el alma del hombre.       

Dios esta perpetuamente en guerra con el pecado-es decir, el mundo, la carne y el diablo (Santiago 4:1, 4, 7). El pecado es el enemigo de la paz, por lo tanto, los creyentes que viven en el pecado son una gran fuente de perturbación que. Tenemos que mantener cuentas claras con el pecado. Tan pronto como el Espíritu Santo o la Palabra de Dios nos convence debemos confesar y apartarnos  de él. El pacificador revela la guerra espiritual, pasando por el mundo. Es la sal y la luz que apunta a la justicia de Cristo. Sólo los puros de corazón pueden ser agentes de paz verdaderas en un mundo de maldad.

Pacificadores

"Pacificadores" son los discípulos que se esfuerzan por evitar la controversia y conflictos. Sin embargo, no son fuerzas de paz, pero son los responsables activos de la paz. Ellos usan su influencia para reconciliar opuestas lucha partidista entre los individuos, familias, iglesias y la comunidad. Ellos cambian las actitudes hostiles a las actitudes que buscan el mejor interés de todos.

La pacificación es la obra de Dios. La historia está llena de los fracasos de los acuerdos de paz hechas por el hombre. La verdadera paz se logra sólo por la sangre de Jesucristo que se entregó para que los pecadores puedan tener paz con Dios. Los Pacificadores traen a los pecadores a Cristo para que puedan tener paz con Dios. Cuando los corazones se cambian y la enemistad se retira el hombre puede tener un objetivo común que trae la paz.

Hay que tener en cuenta que "la paz de Dios no es la paz a cualquier precio." Dios trajo el pecado a la intemperie y se ocupó de él. Dios hizo las paces con el hombre depravado y el pecado en el "costo inmenso." Sólo la sangre de Jesucristo puede hacer propiciación por nosotros (Romanos 3:24-25). "Jesucristo el justo... es la propiciación por nuestros pecados" (1 Juan 2:2). "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados" (4:10). La palabra propiciar significa "e Alejamiento de la ira por una ofrenda." La ira de Dios es  estableció controlado, por un  antagonismo santo contra todo pecado. Propiciar el apaciguamiento de la ira de Dios por el amor de Dios   por la muerte de Cristo. Cristo es el sacerdote al ofrecerse a sí mismo como el sacrificio perfecto por el pecado (Rom. 3:25). Dios mismo toma la iniciativa en el amor inmerecido puro.  Cambia su ira propia por su propia sangre. La justicia de Dios ha sido satisfecha. Nuestra deuda del pecado ha sido pagada en su totalidad. Su santidad está satisfecha. La ira de Dios se ha apartado de nosotros a su Hijo quien murió en nuestro lugar. Cualquier otro concepto de la paz es una "paz económica". La verdadera paz con Dios es un tesoro caro. No debemos comprometernos  con la verdad sólo para lograr una "falsa"  paz. En el momento que lo hacemos. Una paz falsa es más peligrosa que una guerra abierta. Lo único que hace es ocultar los síntomas. Santiago escribió: "Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía" (3:17). Disfrutamos de la paz con Dios, a un precio muy alto.

¿Son estos pacificadores los que trabajan por la paz que hacen la paz entre el hombre y Dios o entre hombre y hombre? Probablemente cualquiera que sea la interpretación es posible, sin embargo, nunca se puede lograr la paz entre los hombres hasta que están en paz con Dios. Su paz es la base sólida para todas las demás relaciones.

 Paz con Dios

Los pacificadores están en paz con Dios (Rom. 5:1, 11). Se trata de una observación válida  que todas las otras bienaventuranzas  actúan en consecuencia. A la Gente pendenciera que no trabajan por la paz. Ellos no han encontrado la paz con Dios, ni la paz dentro de sus propios corazones. No se puede ser un fabricante activo de la paz hasta que no haya encontrado la paz. La paz con Dios implica una nueva naturaleza, y un corazón puro. Sólo la persona que es puro de corazón puede llegar a ser un pacificador. No debe haber agendas ocultas,  ambiciones egoístas, y no tiene  doble ánimo el pacificador. La persona que  se llena de envidia,  celos, codicia,  hostilidad, etc. nunca puede ser un pacificador.

Del corazón sale una lista de cosas que impiden a los individuos ser constructores de paz (Marcos 7:20-23). "Pero decía que lo que sale del hombre, eso contamina al hombre,  porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,  los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lujuria, la envidia, la calumnia, el orgullo y la insensatez.  Todas estas maldades salen de dentro y contaminan al hombre.  "El corazón debe ser purificado de este mal antes de que el hombre pueda  hacer la paz. El cambio se debe realizar desde el interior.

"Paz" es un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22; Fil. 4:7). Tenemos más se asemejan a nuestro Padre celestial cuando nos llenamos de paz. El pacificador perfecto es el Hijo de Dios. "Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación" (Efesios 2:14).

Estos "pacificadores" demuestran  en sus propias vidas como tener paz interior con Dios y la forma de ser instrumentos de paz en el mundo. Nunca podemos ser constructores de paz hasta que Jesucristo es el Señor de nuestras vidas y el pecado es condenado a muerte por la obra del Espíritu Santo. Hemos sido llamados a ser ministros de reconciliación, porque "tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). Por lo tanto, porque ya no estamos en guerra con Dios ya no estamos en guerra con nosotros mismos. "Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús." Y el  gobierna nuestras vidas como un rey (Fil. 4:7).

Paz con otras personas

John Broadus dijo: "No hay trabajo más semejante al de  Dios que hacer en este mundo la paz."

Pacificadores demuestran que son "hijos de Dios" mediante el uso de todas las oportunidades para lograr la reconciliación con los demás. Dios es un pacificador  y los que son pacificadores son como su padre. "Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación: Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios" (2 Corintios 5:18-20).

Los pacificadores tratan de vivir en paz con los demás porque están en paz con Dios y  sí mismos (Romanos 12:17-21; 14:1, 13, 15-20; 15:1-2, 5-7; 1 Tes. 5:13; 2 Timoteo 3:16; Hebreos 12:14, 1 Cor. 7:15; 1 Pedro 3:11).

Ministerio de la reconciliación

Los Pacificadores utilizan su influencia para lograr la reconciliación entre Dios y los demás (2 Corintios 5:18-20; Gálatas 6:1). Fundamentalmente  los pacificadores están preocupados de que todos los hombres, estén en paz con Dios. Eso es esencialmente el papel del pacificador. Él sale de su camino para reconciliar al hombre perdido con Dios. Sólo puede llevarse a cabo a través de la paz que Jesucristo ofrece.

Un gran ejemplo de un pacificador es el apóstol Pablo. Si alguien se transformó de perturbador a pacificador era Saulo de Tarso. ¿Cómo te ha gustado como a un amigo antes de su conversión a Cristo? Lucas nos dice el mismo aire que respiraba era "amenazas y asesinatos" en contra de los creyentes en Cristo (Hechos 9:1). Luego conoció a Cristo en el camino a Damasco y se convirtió en un "hombre en Cristo." La muerte de Esteban fue un testimonio para  Saúl de la paz de Dios en su corazón. Mientras  los secuaces de Saúl lo apedreaban hasta la muerte  Esteban oró: "«Señor Jesús, recibe mi espíritu.»  . . . «Señor, no les tomes en cuenta este pecado»"(7:59-60). No se puede matar a un constructor de paz, porque la fuente de su paz es un Dios eterno que no morirá jamás. Incluso hoy en día en muchas partes del mundo los pacificadores dan sus vidas por la paz. Los hombres todavía los tratan como si lo hizo nuestro Señor.

Si usted está dispuesto a ser un pacificador usted debe estar dispuesto a pagar el precio.

LO CONTRARIO  DE LOS PASIFICADORES  

El mundo tiene su parte de los alborotadores. También se llaman agitadores, agitadores  chusma,  disidentes, herejes, insurgentes, descontentos, inconformistas, inadaptados, rebeldes, renegados, tránsfugas, etc., etc.

No estoy hablando de esos agentes de cambio que necesitamos en cada organización, incluyendo la iglesia local. Necesitamos esas  personas que nos hacen pensar, evaluar, y no siempre pensar en la manera de hacer, o ver las cosas como las vemos.

Sin embargo, lo contrario de un pacificador es aquel que tiene actitudes que son hostiles, indiferentes, enojado, amargado, crítico, obsesivamente crítica puntillosa. Incluso el apóstol Juan tuvo sus Diótrefes, "al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, "Gracias al Señor Demetrio, que "recibió un buen testimonio de todos" y Gayo (cf. 3 Juan 9-11).

Al igual que los apóstoles Juan y Pablo advirtieron, hay accesos directos a la paz que no nos atrevemos a tomar. No sólo la paz para abaratar, sino que también abaratar la gracia. Nunca debemos sacrificar la verdad bíblica y la doctrina sólida por un momento de  tranquilidad. Hay algunas cosas que nunca deben ser comprometidas.

¿CÓMO NOS CONVERTIMOS EN PASIFICADORES?

Vamos a tomar tiempo para examinar nuestras actitudes y comportamientos. Observe su propio comportamiento y  actitudes hacia los demás creyentes, la iglesia, y su liderazgo. Si somos propensos a ser un portador de chismes,  malas noticias, actitudes negativas, amargura,  resentimiento, hostilidad hacia los demás, entonces vamos a empezar a trabajar en el cambio de actitudes hacia nosotros mismos y a los demás. Vamos a decidir ahora a hacer del amor una prioridad en nuestras vidas. Vamos a hacer la construcción de relaciones basadas en el amor y la gracia de un énfasis en nuestras vidas.

Tómese un tiempo para hacer un estudio en profundidad de los principios de las relaciones interpersonales en la Biblia. Estudie  Romanos capítulos 12-16. Usted se sorprenderá de la forma en que muchos pasajes se dirigen a las relaciones interpersonales. Estos capítulos "destacan las buenas relaciones en el cuerpo de Cristo.

Filipenses 4:1-9 nos da un excelente modelo de convertirse en "pacificadores." Había dos mujeres que se encontraban destacadas y dirigentes de la iglesia en Filipos. Sus nombres eran Evodia y Síntique. Pablo les pidió a los líderes en la iglesia para ayudarlos. Pueden haber tenido una fuerte personalidad y quería hacer las cosas a su manera. Tome un pedazo de papel y responda a algunas preguntas y aplique estos versículos a su propia Evodia y Síntique.

¿Cuáles son mis actitudes hacia Evodia y Síntique?

¿Cuáles son mis sentimientos acerca de Evodia y Síntique?

¿Qué estoy diciendo a mí mismo acerca de Evodia y Síntique? Utilize la analogía de la grabadora. Si tuviéramos que poner una grabadora en contra de su cerebro y  registramos todo lo que se dice a sí mismo acerca de estas dos damas y le damos ore  de nuevo para que todo el mundo  escuche,  que escucharemos decir? Sí, esas cosas! ¿Qué estoy diciendo a mí mismo en silencio acerca de ellos?

El pacificador  también  aprende a ser tranquilo. "Sé pronto para oír, lento al hablar, tardo para la ira", es el comportamiento de un pacificador. Hay veces en que es mejor no contestar, no hacer comentarios, y no reaccionar con sus instintos naturales. No repita lo que escucha. No tomar partido. Deja a un lado sus prejuicios personales en la toma de decisiones. Esfuérzate por ser objetivo. Sepa cuándo no hablar. Humíllate ante el hombre y Dios y píde  sabiduría a Dios.

Ora con acción de gracias por Evodia y Síntique (v. 6). ¿Qué es lo que honestamente podemos  agradecer a Dios por la vida de Evodia y Síntique? Comience con una cosa, pero no se detenga  ahí. Escríbalas y óre por ellos a diario.

"Dejen de inquietarse" acerca de Evodia y Síntique "Deja de preocuparte!" "No seas ansioso por completo de la atención" sobre esta situación Tú te has comprometido con Dios en la oración;.. Ahora vamos a ir!

Pablo dice: "En toda oración y ruego, con acción de gracias" (v. 6b). ¿Ha orado sinceramente para que la  voluntad de Dios se puede hacer? ¿Has orado  para que Dios bendiga a tu enemigo? "Señor, te agradezco por Evodia. Síntique Señor  bendígalos." Sea específico en sus gracias y bendiciones.

Cambie lo que están diciendo acerca de estos individuos. Aplique  los versos ocho y nueve a esta situación: "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.  Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. ".

Haz lo que sabes que es lo correcto hacer. En lugar de expresar su amargura, haz una pausa y no digas  una palabra, sólo piensa en la situación. Encuentra  algo alentador que decir, o no decir nada. Comience a quitarse sus propias máscaras. Recuérdese a sí mismo en voz alta que así como usted es  también ellos son pecadores  salvados por la gracia! En sus momentos de ocio escribe las cosas que te gustan de Evodia y Síntique, lo que le gusta de su iglesia, Jesucristo, etc. Revise su lista de por lo menos una vez al día y recuerde las cosas buenas de la vida. Puede convertirse en un pacificador en esta situación.

Haz lo que sabes que es lo que hay que hacer en este momento por ellos. Practicar  el gesto de amor es una elección voluntaria;. Es algo que hacemos. Puede ser para hornear un pastel, o llevarlos a almorzar. Tengo un amigo que dice: "Los amo hasta que me babeo todo sobre ellos!"

 ¿CUÁL ES LA RECOMPENSA DEL PACIFICADOR?

El  pacificador disfruta de la paz interior y la seguridad en las relaciones con Dios, con los demás y a sí mismo.

Dios es el actor, Él llamará a sus propios hijos.  "ser llamado" significa "convertirse." "Ellos serán llamados hijos de Dios" significa "dueños". "Hijos" en este versículo es figurativo para  hijos de Dios. Esto incluye hijos e hijas que han nacido de Dios a través de la obra regeneradora de Dios, el Espíritu de Dios tiene una relación con los creyentes como un padre hace con sus hijos "Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán propiedad de los hijos de Dios." Dios es el dueño como sus hijos desde que somos. Sus hijos, debemos actuar como nuestro Padre. Tenemos su carácter. Cuando nos convertimos en pacificadores  nos parecemos más a nuestro Padre en el cielo.

Dios ha hecho las paces con el hombre a través de Su Hijo Jesucristo. Cristo es nuestra paz. Los Pacificadores hacen lo que su Padre  ha hecho. ¿Con qué frecuencia en nuestro egoísmo, queremos defender nuestros derechos y realizar una protesta. Si Dios hizo eso  todos pasaríamos  una eternidad en el infierno. Pero Dios en su misericordia y gracia envió a su Hijo para hacer las paces con nosotros a través de su propia sangre. El Príncipe de Paz  se entregó a sí mismo para hacer la paz con nosotros.

Los pacificadores se conocerán como "hijos de Dios", porque eso es lo que son.

La Biblia trata referencia a las personas como "hijos de Dios" o "niños  de Dios" con gran reserva. Siempre es un acto de misericordia y gracia de Dios.

"Porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz" (Colosenses 1:19-20). Él es nuestra paz, porque él mismo constituyó a que podamos estar en paz con Dios.

La promesa es que serán "llamados hijos  (e hijas) de Dios." Si usted quiere parecerse a Dios, debe ser un pacificador. El pacificador es llamado "hijos de Dios." hay  algo que a Dios le gusta es  traer la reconciliación entre los hombres y Dios. Todos los creyentes son hijos de Dios, pero hay un sentido en el que los pacificadores  están cumpliendo plenamente lo que Dios quiso que fueran como sus hijos. Esta persona es realmente lo que su nombre lo indica, los hijos de Dios.

Cada vez que llevamos a alguien a Cristo podemos cambiar el rumbo de la historia del mundo. No se puede legislar, no se puede socializar, y no se puede educar. El problema es tan profundo en el corazón de la humanidad que tiene que haber un cambio radical. Sólo Dios puede hacer eso. Lo hace uno a uno. Engañoso es el corazón más allá de toda imaginación,  sólo Dios puede limpiar el corazón y hacer al hombre nuevo.

¿Le  escribí a alguien hoy que anhela este tipo de profunda paz interior? Usted puede tenerla en   estos momentos por confesar a Dios sus necesidades y pidiéndole que te dé la paz que sólo viene de Jesucristo.


Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2012 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission.Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org