Miqueas El Príncipe de Paz que Nació en Belén

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Miqueas 

El Príncipe de Paz que Nació en Belén

Las imágenes mesiánicas de Miqueas son extraordinariamente llamativas. El Mesías va a nacer en Belén y la paz universal llegará cuando los hombres de todas las naciones aprendan en  sus pies.

Destellos de ira justa, imágenes vivas, bellas promesas, siguen una tras otra  en rápida sucesión en esta profecía.

Los pecados de las personas están puestos  delante de nosotros en la franqueza contundente y es en este contexto que el profeta creía  que la gente vendría  a sentarse a los pies del Mesías. Miqueas nos recuerda que Dios nunca está en un apuro y Él es soberano en la vida de las personas. Él hace que todas las cosas funcionen, para su honra y gloria.

El conquistador divino vino como un humilde bebé de Belén para traer la salvación a un mundo perdido. No era Jerusalén o Roma, sino  un pueblo insignificante pequeño y campesino que Dios vino a cumplir su propósito eterno. Los sabios fueron a Jerusalén en busca del  recién nacido Rey de los Judíos que. Se les envió a Belén en los  700 años de la antigua profecía de Miqueas. Para que este pequeño pueblo viniera a tener el  acontecimiento más importante en la historia de Israel. La paz universal vendrá cuando la gente de la tierra se siente a los pies del Mesías y el arbitre las disputas internacionales.

EL QUE ABRE

Si no tenemos cuidado, vamos a perder la primera palabra de  promesa para el remanente. Dios envió a su interruptor para abrir un camino para sus redimidos (2:12-13). Dios reunirá a las ovejas perdidas y reunirá a su remanente.

"De cierto te juntaré todo, Jacob,
 
recogeré ciertamente el resto de Israel;
 
lo reuniré como ovejas de Bosra,
 
como un rebaño en medio de su aprisco,
 
y harán el estruendo de una multitud.

 Subirá el que abre caminos delante de ellos;
 
abrirán camino, pasarán la puerta
 
y saldrán por ella.
 
¡Su rey pasará delante de ellos,
 
y Jehová a su cabeza!"

La figura es la de los hijos de Dios siendo encerrados  en una prisión y que serán entregados por la poderosa mano del Señor.

En el sentido más elevado Cristo abre las puertas de la cárcel y redime a los cautivos de Sión. Él rompe las paredes de la prisión y conduce a su pueblo por la puerta hacia la libertad. Ningún poder humano puede detenerlo. Jehová está a la  cabeza. "El interruptor" se abre paso, va delante de ellos, pasa a través de la puerta y sale. El que los va guiando es el rey Yahveh. Así como el ángel del Señor se presentó ante el pueblo en el desierto, por lo que el Mesías encabezará la procesión en la futura redención del pueblo de Dios.

Keil dice: "El futuro de esta profecía se inició con la reunión de Israel a su Dios y al Rey por la predicación del evangelio, y se completará en algún momento futuro, cuando el Señor redimirá a Israel, que ahora se añora en la dispersión, de las cadenas de su falta de fe y la vida de pecado. "Es una bella imagen de "la redención que hayan de efectuarse por Cristo fuera de la Babilonia espiritual de este mundo." Jesucristo libera a los cautivos y libera a los oprimidos.      

La infidelidad del pueblo de Dios no puede hacer nulo y sin efecto sus promesas de redención. El tiempo de la paz universal no tendrá lugar antes de que el palacio real y el templo sean destruidos por completo. Ezequiel vio a Shekinah que salen ante los babilonios destruyeron el templo (Ezequiel 10:18; 12:22). Sin embargo, nuestro profeta dice que Sión eventualmente será exaltado desde lo más profundo de la degradación a  la más alta gloria. Sion se describe en la gloria como la corriente de las naciones paganas para oír la ley de Jehová. El dominio de Sión será restaurado a partir de su condición caída en un futuro lejano.

LA RESTAURACIÓN DE SION

Los primeros versículos del capítulo cuatro son casi duplicado exacto de Isaías 2:2-4. El Señor ha dado la misma promesa de la bendición milenaria a Miqueas e Isaías. Ambos hombres fueron movidos por el Espíritu Santo para escribir estas palabras. Eso no impide el pensamiento de su conocimiento y la idea de predicación del uno y  del otro.

"En los últimos días" (4:1) siempre denota la era mesiánica de los profetas. Jesucristo divide el tiempo. La línea de demarcación es dibujada por la encarnación del Hijo de Dios, el Mesías. ¿Cuánto durará el reinado de Dios sobre los pueblos del mundo? El versículo siete dice: "El Señor reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre." El profeta levanta la mirada a lo lejos. El trono de David se establecerá  firmemente ante el Señor para siempre (2 Sam. 7:12, 13).

"La montaña de la casa de Jehová" es el templo de montaña, el monte. Moría, que será exaltado por encima de todas las montañas y las colinas en  gloria (v. 2). Los gentiles están viendo vapor por  la montaña para recibir las bendiciones de Dios. A los ojos del profeta  Sión se convierte en la montaña más alta y más grande en el mundo debido al flujo de las naciones para escuchar la Palabra de Dios. Yahvé es entronizado allí y le da instrucciones continuas a las naciones. "Vendrán muchas naciones, y dirán: "Venid, subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; él nos enseñará en sus caminos y andaremos por sus veredas" (v. 2).

Keil toma nota de la "elevación del terreno es un símbolo de uno espiritual." El Señor Dios está entronizado allí. Será una corriente de gentiles dirigiéndose a Él por el deseo de salvación. "La palabra del Señor" es el mensaje de la salvación. Esta manifestación tiene lugar en Cristo y será exaltado en el tiempo mesiánico. Antiguamente el pueblo de Israel fue a la montaña a la adoración, ahora es un desborde  de muchos allí para adorar al Señor de la gloria. Sión es glorificado por la aparición del Mesías.

Esta es la predicación del Evangelio, que se inició en Jerusalén, y de ahí fluía sobre toda la tierra, ofreciendo  agua viva a los que vinieron a él por  la fe en Jesucristo.

El Mesías juzgará entre las naciones. Lo que la Sociedad de Naciones y las Naciones Unidas no pudieron hacer esta persona lo logrará. El Príncipe de la paz es el portador de la paz. Él actúa como un juez, literalmente. "Para establecer lo correcto," instalarse y poner un alto a la controversias. Muchas naciones reconocerán  como Rey y Juez.

"Ellos convertirán sus espadas en azadones y sus lanzas en hoces. Ninguna nación alzará la espada contra otra nación  ni se preparará más para la guerra" (v. 3). Las armas de guerra se convertirán en maquinarias agrícolas. No más escuelas de guerra! El versículo cuatro describe ese estado feliz de la paz perfecta. No se llevará a cabo por el humanismo, sino en la fuerza del Señor para siempre (v. 5).

Todo esto se llevará a cabo en un momento de humillación y cuando prevalezca una condiciones de miseria en Israel (vv. 6-7). El Señor inflige esta miseria en el castigo de los pecados. La restauración de los restos que se convertirán  en una nación fuerte en que el Señor reina en una monarquía perfecta. Calvin dijo, "Dios demostrará  que Él era el autor de aquel reino, y que todo el poder es suyo... El profeta por lo tanto indica una cierta diferencia entre que el reino de sombras [de David], y el nuevo reino que Dios manifiesta abiertamente en el advenimiento del Mesías."

Keil y Delitzsch explica, "El principio de la promesa en sí apunta a la época de la realización del reino mesiánico, es decir, el establecimiento del reino de la gloria (Mateo 19:28). El templo del monte es un tipo del reino de Dios en su forma del Nuevo Testamento, que es descrita por todos los profetas después de las formas del reino de Dios del Antiguo Testamento. De acuerdo al curso de las naciones a la montaña de la casa de Jehová, es cuestión de hecho, la entrada de las naciones que han sido traídos a la fe en el reino de Cristo. Esta se inició con la difusión del Evangelio entre los gentiles, y ha continuado a través de todas las edades de la iglesia cristiana. Pero sin embargo, muchas naciones hasta ahora han entrado en las Iglesia cristiana, el tiempo aún no ha llegado a ser tan totalmente impregnado con el espíritu de Cristo, en cuanto a permitir que sus disputas se resuelvan por el Señor como su Rey, o renunciar a la guerra, y vivir en la paz eterna... El cese de la guerra y el establecimiento de la paz eterna sólo puede tener lugar después de la destrucción de todos los poderes malvados de la tierra, en el regreso de Cristo para juicio y para el perfeccionamiento de su reino (cf. Rom. 11:25 )... El reino de gloria, se creará en la nueva tierra, en la Jerusalén la cual se  mostró  al santo vidente de Patmos en el Espíritu, en una gran montaña (Apocalipsis 21:10; 21:22). "Ellos lo ven como "el momento de la realización del reino de Dios en  gloria."

En los versículos 8-10 el reino de Jehová sobre el monte Sión es aún más definido como un  efecto  a través del Mesías. El profeta no menciona aquí  al descendiente de David, pero Yahweh mismo. Hengstenberg notas, "Porque aunque Cristo fue la verdadera simiente de David, sin embargo, Él también fue, al mismo tiempo, Jehová. Dios se hizo manifiesto  en la carne. Con respecto a esta promesa, sin embargo, también debe tenerse en cuenta que será finalmente cumplido sólo en el futuro, cuando el reino y el trono de  gloria (Mateo 19:28) se establecerá."

"La torre del rebaño" (v. 8) se refiere a los descendientes de David. "Se pone de pie y se alimenta en la fuerza del Señor, con la majestad del nombre del Señor su Dios." Incluso ven, Pastor de Israel y pastoreé  a su pueblo.

EL NACIMIENTO DEL REY

Este rey pastor vendrá de la acción humilde en circunstancias extremadamente humilde.

El juez de Israel en 5:1 está en su más profunda humillación, y en contraste con la regla de Israel en su divina gloria. La humilde aldea de Belén se contrasta con la grandeza de lo que se convertiría  en cuando Dios lo conceda con la gloria. Desde Belén viene  un gobernante glorioso hacia Israel. El dominio volverá a la casa de David. La insignificancia de Belén es vista de las circunstancias de haber sido dejado fuera de la lista de ciudades de la tribu de Judá. "El nacimiento del Mesías en Belén, y no en Jerusalén, la ciudad de David, presupone que la familia de David, de los cuales es la primavera, habrá perdido el trono, y han caído en la pobreza. Esto sólo podría surgir del abandono de Israel en el poder de sus enemigos," escriben Keil y Delitzsch.

La sinagoga judía antigua unánimemente consideraba  este pasaje como que contiene una profecía del nacimiento del Mesías en Belén.

"Pero tú, Belén Efrata,
tan pequeña entre las familias de Judá,
de ti ha de salir el que será Señor en Israel;
sus orígenes se remontan al inicio de los tiempos,
a los días de la eternidad" (5:2).

El cumplimiento por el hecho de que Cristo nació en Belén no puede ser considerado como una circunstancia accidental, porque sus padres no eran residentes de Belén, sino Nazaret.

En los días de José era poco más que un simple pueblo. Era demasiado pequeño como para ser contados entre los jefes de Judá. Era de rango humilde. Así como el  joven David había sido un pastor insignificante en este pequeño pueblo y Dios lo exaltó a ser rey de Israel, así que desde esta aldea insignificante el Mesías iba a nacer y  ser coronado de gloria. Dios le levantó de ser un pastor de corderos a ser pastor de naciones. El gobernador procedente  de Belén es el Mesías.

Cuando examinamos esta profecía se nos recuerda cómo Dios hizo que José y María fueran  a Belén en su cumplimiento. Mateo 2:1-11 simplemente se refiere a la llegada de los Magos de Oriente para adorar al Rey de los Judíos. La familia de David se había reducido al mínimo  de la degradación. Un impostor se sentó en el trono en Jerusalén, un idumeo por nacimiento que no tenía la sangre de David corriendo por sus venas.  Extranjeros que gobernaron  la nación a través de un rey títere  que no tenía sangre de judíos.

Este gobernador será el Buen Pastor (v. 4) y el Príncipe de la paz (v. 5). "Y éste será nuestra paz." Aquel que es la paz le dará paz a su pueblo (cf. Ef. 2:14). El Príncipe de Paz es el Mesías (Isaías 9:6). Keil señala: "Para las naciones Cristo es establecido para el ascenso y descenso de muchos (Lucas 2:34; Rom. 9:33; Isaías 8:14; 28:16). 

Hengstenberg nos da un buen resumen de la evidencia acerca de la antigua  interpretación judía de este pasaje.

"La referencia al Mesías era, en todo momento, no la opinión particular de algunos eruditos, pero fue recibido en público y reconocido por unanimidad perfecta. Como respeta a los tiempos de Cristo, esto es obvio de Mateo 2:5. De acuerdo con el pasaje, todo el Sanedrín, fueron oficialmente interrogado sobre el lugar de nacimiento del Mesías, que se supone que esta explicación sea la única correcta (cf. Juan 7:42). Belén es señalado como el lugar de nacimiento del Mesías, es celebrada como una verdad, sin duda, por los Judíos antiguos. Esto parece constituir la respuesta de confianza del Sanedrín a la pregunta de Herodes en cuanto al lugar de nacimiento de Cristo. Su interpretación fue modificada después de los hechos. Todos los intérpretes judíos antiguos se adhieren a la interpretación mesiánica.

Es mi oración que usted se someterá a Jesucristo, el Hijo del Dios vivo, el Mesías.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org