Salmos 2:1-12 El Reinado del Hijo Soberano

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Salmos 2:1-12

El Reinado del Hijo Soberano

¡Con el pasar silencioso del tiempo, usted puede aún oír el débil canto creciendo más y más ruidosamente diciendo, "crucifíquelo!" "¡Crucifíquelo!" "¡Crucifíquelo!"

El segundo Salmo comienza con los enemigos de Dios en una rebelión abierta contra él y su Ungido. También describe la última victoria del Señor sobre sus enemigos rebeldes. Alcanza más allá del rey David a un glorioso reinado en donde puede satisfacer cada aspecto del reino eterno según lo prometido a David en 2 Samuel 7:13, 16. "Él edificará una casa para mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Tu casa y tu reino permanecerán siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente."

Solo cuando se ve a la familia de David como centrándose en Cristo, es que las palabras pueden adquirir su verdad completa. En este el salmo el Ungido del Señor viene adelante con el poder y la gloria divinas que se atribuye al Mesías en las escrituras de los profetas. Alcanza su clímax en el verso 11, "servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor."

No hay evidencia interna en este salmo que nos diga quién es el autor. Sin embargo, los Hechos 4:25 nos dicen que el rey David bajo el poder del Espíritu Santo fue el autor del salmo.

 El soberano del universo

El salmo tiene cuatro voces. La primera voz que oímos son los enemigos que hablan contra el SEÑOR Dios y su Ungido. La segunda estrofa registra las palabras tranquilas del aseguramiento del Adonai, el Señor soberano de todos en el grueso de la oposición. Entonces el rey Ungido habla. Finalmente, el salmista habla con exaltación porque el Señor ungido viene adelante con poder y gloria divina.

Nuestro salmo se abre con los Gentiles en un amotinamiento. Quizás 2 Samuel 8 o 10 cabrían bajo el reinado del rey David. La hostilidad de las naciones vecinas se había exhibido. Sin embargo, la rebelión no es justa contra David. "Las naciones" y "la gente" se refieren a las naciones de Gentiles que están en "un amotinamiento" contra el Señor Dios y el Ungido (v. 1). Es "un alboroto ruidoso que termina en el antagonismo" contra Dios. El enlace común entre las naciones es odio contra el Señor. Ellas meditaban en cómo podrían derrocar a Dios (2:1, 2).

La historia está llena de oposición a Dios. Sin embargo, el plan de derrocar a Dios no tiene ningún sustento. Adán primero lo cansó en el jardín de Edén (Génesis 3). Antes del diluvio el corazón del hombre era solamente y continuamente lleno de rebelión (Génesis 6:5). Incluso después de la inundación los hombres volvieron a su egoísmo (Génesis 11:4). Genocidio e infanticidio fueron intentados por Faraón. Finalmente, "Jesús vino a los suyos y los suyos no lo recibieron" (cf. Mateo 21:33-42). El canto sigue más ruidosamente y más ruidosamente. "¡Crucifíquelo!" "¡Crucifíquelo!" La cosa más vana fue la crucifixión de Cristo (Mateo 26:3-5; 27:1).

Su meta había llegado a la nada. Pedro estaba parado y predicó su sermón más fino usando pasajes del Antiguo Testamento incluyendo el Salmo dos.

"Israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios,
prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándolo.  Y Dios lo levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella,
(Hechos 2:22-24).

El hombre todavía está en su rebelión (2 Pedro 3:3-4; Isaías 1:18; Romanos 3:23; 6:23). ¡Todavía suena el mismo cuerno, y canta la misma canción, "rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas!" (Salmos 2:3).

El Señor Dios es soberano y él está en control completo. El Señor "ríe" (v. 4) en desatención a sus amenazas impotentes. Él las "ignora" a ellas. Alguien dijo, "él que se sienta es el trono en los cielos." Todas las actitudes hacia él son absurdas y ridículas.

Sin embargo, Dios no será siempre paciente con su rebelión. "Ira" en vv. 5, 12 describe la indignación justa de Dios.

El plan del Dios no será derrotado jamás. Escuche la voz firme enfática de Dios (v. 6). "Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi monte santo." Fija al rey ungido firmemente en el lugar (cf. 2 Samuel 7:13, 16; cf. Hebreos 1:3-5). Sion es la colina de santidad de Dios. Él sostiene su oficina por la cita directa con Dios. La historia nunca menciona a un rey de Israel que sea ungido en Sion. Se menciona Sion como el asiento real de ungido. Él está allí donde él será instalado, y él puede reinar y gobernar desde allí.

La descendencia implica el dominio del mundo (v. 7). Estas palabras encuentran su verdad completa solamente cuando ven a la familia de David como centrándose en Cristo. El Ungido del Señor viene adelante con el poder y la gloria divinas, con las cuales el Mesías aparece en los profetas. El Antiguo Testamento no conoce a ningún otro reinado al cual se le prometa el dominio del poder del mundo. Apocalipsis 19:15 describe a Cristo cuando él vuelve. Solamente con las palabras de Apocalipsis 11:15-18 encuentra la resolución. "El reino del mundo se ha convertido en el reino de nuestro Señor y de su Cristo (Messiah); y él reinará por siempre y para siempre."

Rendir homenaje al hijo

¿Dónde está la evidencia que Jesucristo es el cumplimiento de este pasaje?

En tres ocasiones, el Evangelio registra estas palabras del cielo, "éste es mi hijo amado en quien tengo complacencia." No dice "uno de mis hijos," sino "mi hijo, mi único."

La prueba de esa declaración es la resurrección de Cristo de los muertos (Hebreos 1:5; cf. Hechos 13:33-37; Romanos 1:3-4).

El salmo dos se cita más con frecuencia en el Nuevo Testamento que cualquier otro. Los Apóstoles  vieron lo que se cumplió en Jesucristo y en ninguna otra persona. Jesús aparece exactamente tal como que este salmo lo presenta.

El SEÑOR Dios ha designado el dominio del mundo a su hijo (v. 9). No se ha prometido a ningún otro rey el dominio del mundo. Se satisface solamente en Cristo.

En su segundo venir de Cristo manifestará su autoridad y poder soberanos. En un momento en el futuro él demostrará su control soberano para el mundo entero por venir. Él volverá en el juicio y establecerá la justicia en la tierra. Cf. Apocalipsis 11:15-17; 19:11-16. Él volverá y reinará como rey de reyes. Calvin dijo: " El significado es que el padre no niega al hijo nada sobre la extensión de su reino incluso a las partes ultimas de la tierra. "

Jesús vino la primera vez como el sufrido de Dios, y él volverá como el Dios soberano al reinado en triunfo sobre sus enemigos (Filipenses 2:10, 11). Luther nos recuerda, "porque él mata nuestra voluntad para establecer su propia voluntad en nosotros. Él pone la muerte en la carne y sus lujurias para hacer vivo en nosotros el espíritu y las cosas que él desea."

Los usos en el Salmo van más allá de David o posiblemente de Salomón. Los versos 7, 8, 12 no se pueden satisfacer posiblemente por un rey terrenal y deben referirse al rey Mesías, Jesucristo. El Rey David mira a uno quién es mayor que el mismo.

"Sed prudentes" (v. 10). "Tome advertencia" es la forma más alta de la sabiduría. Gire de su propia voluntad y ponga su fe en el Señor Jesucristo.

"Regocíjate con temblor" (v. 11) es el grito de exaltación y de júbilo en la adoración. Es la manifestación entusiasta de alegría en la felicidad y el honor de ser los hijos de Dios. ¿Está Usted emocionado sobre la perspectiva de su venida?¡Oh, Señor Jesús te veré hoy? Aun así, ven Señor Jesús, ven!

"Haga un homenaje al Hijo" es literalmente, "beso." Cf. Hebreos 10:12, 13; 1 Corintios 15:25. "Benditos los que ponen su confianza en él." Ése es el beso verdadero. Es el beso de la reconciliación. No es ningún beso de Judas. Éramos todos rebeldes a Dios por naturaleza. El mensaje del Evangelio es el mensaje de la reconciliación. Deponga sus armas de la rebelión y confíe en él, confiar en él, ese es el trabajo acabado de Jesús. "Crea en el Señor Jesucristo, y él le salvará." No hay otra manera.

Sin embargo, hay también una advertencia seria en v. 12. La posición del Mesías es no solamente la del salvador, sino también del juez divino. Nuestro Dios es también "un fuego que consume." (Cf. Apocalipsis 6:16-17).

Por otra parte, también existe la imagen mayor de personas  que se reunieron de todo el mundo a adorar al Hijo de Dios en Apocalipsis 7:9-12. ¡Oh, ser parte de esa gran multitud que se inclinan en humilde sumisión al Rey de Reyes!


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org