Zacarías 11:12-13 El Precio de un Esclavo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Zacarías 11:12-13 

El Precio de un Esclavo

Traidor. Es una palabra horrible, vulgar y detestable. Es la "más negra ingratitud" de supremo desprecio por los demás. En el pasaje que tenemos ante nosotros es un insulto aún mayor es el "pago" del traidor.

En una de las visiones proféticas más notables de la Biblia, el profeta hebreo Zacarías  se ve en  sí mismo tomando el papel del Buen Pastor. Los pastores malvados habían descuidado y oprimido las  pobres ovejas de Israel. Los fieles Pastores consideran como su deber sagrado  apacentar a sus ovejas. Dios en su gracia trató de reunir a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Con dos bastones, el Mesías, representado por Zacarías, comenzó su trabajo en los vv. 8,11.

Los dos cayados  se llaman "favor" y "Unión" (v. 7). El hermoso cayado llamado "favor" en la NASB, es lleno de gracia, bondad, amabilidad y simpatía. Dios hizo un pacto con Israel, de su amor. El otro cayado "Unión" significa cuerdas o la unión nos recuerda la hermandad entre Judá e Israel (v. 14).

A causa de su obstinada rebelión en el v. 9, el Pastor, simbolizado por el profeta, ya no " las apacentaré "Tomo luego su cayado  y lo quebró  "favor." Él  retira su gracia y las dirige a las manos de sus  enemigos.

El paralelo del Nuevo Testamento se encuentra en Lucas 19:41-44 cuando Cristo lloró sobre Jerusalén diciendo: "Vendrán días sobre ti cuando tus enemigos te rodearán con cerca, te sitiarán y por todas partes te estrecharán; te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación" (vv. 43-44). Un poco más tarde Jesús dijo, ". . . Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan" (21:24).

EL RECHAZO DEL PASTOR

En los versículos que siguen, vemos la justicia de Dios sobre la nación. Se presenta en castigo de su ingratitud y el tratamiento despectivo del Buen Pastor (vv. 12-14). En lugar de humildad, arrepentimiento, fe, amor y obediencia lo trataron  con desprecio y odio. El profeta le preguntó por su salario por un pastor fiel. El "salario" el deseo de  Dios era un corazón humilde de arrepentimiento y  fe. Ese es el digno regreso del Buen Pastor. Con "ingenuidad diabólica" que le ofrecen un salario y, al mismo tiempo agregan insulto a su odiado  rechazo.

 Con cuidado, pesaron  las  treinta piezas de plata, la suma exacta fijada en la Ley de Dios como forma de pago al propietario de un esclavo corneado a muerte por un buey (Éxodo 21:32). Imagínese a los fieles Pastores, Jehová su justicia (Jeremías 23:6), no vale más para ellos que el precio de un esclavo humilde (Hechos 3:13-15). Jehová es uno con sus mensajeros y el que insulta al Mensajero insulta a Jehová.

Hengstenberg nos recuerda el Señor en busca de higos en la higuera de la nación judía, en un momento en que ha perdido su capacidad de producir lo que Dios desea (Mateo 21:19). El pasaje paralelo en Marcos nos dice que Jesús fue al templo y lo limpió (11:12-18).

En el versículo 12 vemos a Zacarías actuando  el papel de la venida del Mesías. Debido a que el pueblo rechazó el ministerio del Buen Pastor, le pidió como sus salarios sólo el precio de un esclavo. "La buena suma," fue, literalmente, "la magnificencia de aquel valor al que estaba valorado por ellos."

Los líderes religiosos y civiles negociaron  el precio, no como pastores, sino como parte de la propia grey.

En su visión el profeta echó la plata en la casa del Señor. El profeta escribe con palabras vívidas: "Yo les dije: 'Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo.' Entonces pesaron mi salario: treinta piezas de plata como mi salario. Jehová me dijo: 'Échalo al tesoro. ¡Hermoso precio con que me han apreciado!' Tomé entonces las treinta piezas de plata y las eché en el tesoro de la casa de Jehová."

Treinta piezas de plata

Ellos "pesaron treinta piezas de plata" que es el precio de un esclavo. Antes de que el dinero fue anillos o barras de plata fueron utilizados para el dinero. La plata fue pesado en una balanza y por lo tanto la unidad de peso fue llamado un siclo.

La alusión es a la suma de la compensación por un esclavo que había muerto (Éxodo 21:32) y el precio al que podría ser un esclavo comprado (Oseas 3:2). Así, cuando se pesaron treinta siclos que le hizo comprender claramente que no estimó su servicio más alto que el trabajo de un esclavo de la casa. Hengstenberg dice a dicha oferta un salario, de hecho el, más ofensivo que una negativa directa.  La Respuesta de Yahvé fue un irónico "un valor espléndido que ha sido puesto sobre mí." ¡Fue un insulto a Dios! Yahvé considera los salarios pagados a su pastor como pagado a sí mismo. Esto es lo mucho que valora su trabajo en su nombre como nación. Por lo tanto, Dios manda al profeta a lanzar esta miserable suma de plata al alfarero Él fue y echó  el dinero.

Laetsch trata de llevar a cabo el juego de palabras en los vv. 12, 13. "Ellos pesaron, echada  lejos! Yo echo, y de nuevo, el precio Yo tenía un precio."

"La insignificante remuneración pagada a el traidor era en realidad una expresión de desprecio hacia el pastor", señala acertadamente Hengstenberg. El insulto parecía evidente que la intención era de tomar la vida del Buen Pastor (cf. 12:10; 13:7)

Keil y Delitzsch concluye: "Jehová mismo habla de estos salarios como el precio al que fue valorado por la gente, y es sólo desde la historia del Evangelio que nos enteramos de que no fue Jehová el súper-terrestre de Dios, pero el Hijo del Dios, que se encarnó en Cristo, es decir, el Mesías, que fue traicionado y vendido por un precio como éste."

El cumplimiento histórico

La frase "Yo tomé las treinta piezas de plata y las arrojé sobre el alfarero en la casa del Señor" ha desconcertado a los estudiosos que se han negado a aceptar el cumplimiento histórico en el Nuevo Testamento. Mateo 27:3-10 da el registro histórico de la regla omnisciente del universo en el control de los acontecimientos. Las mismas treinta piezas de plata pagada a Judas Iscariote por los sumos sacerdotes para la entrega de Jesús a ellos (Mateo 26:15) fueron lanzados en la casa del Señor por Judas (27:5). Los principales sacerdotes, tomaron las piezas de plata, y compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros  (vv. 6-7).

Mateo 27:9-10 dice: "Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: 'Tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel, y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.'"  

Keil y Delitzsch hacen esta observación: "El pago de los salarios a los pastores en el anuncio profético es simplemente la forma simbólica en la que el país manifiesta su ingratitud por el amor y la fidelidad mostrada hacia él por el pastor, y la señal es que ya no lo tendrán como su pastor, y por lo tanto es una señal  de la más negra ingratitud, y de la dureza de corazón a cambio del amor mostrado por el pastor. La ingratitud misma y la misma dureza de corazón se manifiestan en la resolución de los representantes de la nación judía, los sumos sacerdotes y los ancianos, para poner a Jesús su Salvador a la muerte, y para  tomarlo prisionero siendo  sobornados por el traidor. El pago  fue de treinta piezas de plata para el traidor, de hecho,  son los salarios con los que la nación judía devuelve a Jesús por lo que Él había hecho por la salvación de Israel,.... y la suma despreciable que se paga al traidor era una expresión del profundo desprecio que sentía por Jesús Los sumos sacerdotes no ponen el dinero en el tesoro divino, porque era dinero de sangre, sino que fue aplicado a la compra de campo de un alfarero, que recibió el nombre de un campo de sangre La profecía era casi literalmente cumplida.... pero, por lo que se trate el  sentido , así fue exactamente cumplido, que cada uno podía ver que el mismo Dios que había hablado por medio,  del profeta, tenía  la operación secreta de su poder omnipotente, que se extiende incluso a los impíos, por lo que arregló el asunto que Judas arrojó el dinero en el templo, para traerlo  a la cara de Dios, como dinero de sangre, y para llamar a la venganza de Dios sobre la nación, y que el sumo sacerdote, mediante la compra de campo del alfarero con  este dinero, que recibió el nombre de "campo de sangre" en consecuencia "hasta este día " (Mateo 27:8), Perpetuada la memoria de los pecados cometidos contra su Mesías."

Todo lo que pasó ese fatídico día fue "de conformidad con el propósito de Dios." No debemos ser sorprendidos en cómo exactamente la profecía se cumplió. ¡Dios lo hizo!

Los sacerdotes llevaron el dinero del templo, como impuros, y compraron un pedazo de tierra miserable en el valle del mismo, que había sido una vez contaminado por la sangre inocente y había llamado a la venganza de Dios sobre Jerusalén, según lo predicho por Jeremías, y en el mismo lugar donde Jeremías había proclamado con anterioridad a la gente su rechazo por el Señor. Aquí, entonces, era la sangre-el dinero depositado (Mateo 27:6), la recompensa por haber traicionado la sangre inocente (v. 4), de la que el campo recibió el nombre de "campo de sangre" (v. 8, Hechos 1:19), y aquí dijeron mentiras  en calidad de testigo en contra de Israel, la promesa de que la nación había obligado a someter al castigo de Dios. . . . La tradición también  coloca el campo de sangre en el valle de Hinom, en perfecto acuerdo con los resultados al comparar las palabras de Jeremías y Zacarías, con los relatos del Nuevo Testamento (Hengstenberg, Cristología del Antiguo Testamento).

¿Mateo comete un error llamando a Zacarías Jeremías en 27:9? ¿Se confunden y escribe Jeremías cuando estaba citando a Zacarías? Mateo dice que la palabra dicha por el profeta fue cumplido por la compra de campo del alfarero por treinta piezas de plata, el precio del Mesías. Sin embargo, Jeremías no dice nada de la traición, pero dice el Señor "le ordenó" para comprar el campo (v. 10; Jeremías 32:6-8). Zacarías menciona el precio. Parece razonable que Mateo combina dos de estas profecías y le da crédito al principal profeta Jeremías cuya información se destaca en la compra del terreno. Mateo hace lo mismo en 21:5 donde combina dos profecías de Isaías y Zacarías y le da el crédito a él famosa "profeta." Marcos 1:2 hace lo mismo con Isaías y Malaquías da crédito a Isaías. Los Profetas Menores rara vez se citan por su nombre aunque su información es de uso frecuente en todo el Nuevo Testamento. Oseas, Joel y Jonás son los únicos con nombre, pero otros se citan sin citarlas. Mateo tenía las palabras de nuestro verso en la mente durante mucho tiempo antes de que él las escribiera en este momento de su Evangelio.

LOS  CAYADOS ROTOS

En el versículo catorce como resultado del pago de vergüenza por su servicio, el Pastor rompe su  segundo cayado como señal de que ya no alimentará a la nación ingrata y dejará a su amargo destino. El  rompe o destruye la relación entre Judá e Israel. Es un decreto divino. Ellos están completamente maduros para el juicio.

Los líderes religiosos que no tienen más rey que César (Juan 19:15). Por eso Dios los entregó en manos de su rey escogido, el emperador romano. Esto hace que sea conveniente para los soldados romanos llevar a cabo la destrucción profetizada. Ese fue el juicio sobre Judá como nación (1 Tesalonicenses 2:16; Isa. 6:1-13; 65:1-14, Hechos 28:23-28; Romanos 9:22-23; 11:7 f). Dios no  envió a ningún libertador.

Pero incluso este castigo funciona para el propósito eterno de Dios con Israel como se ve en Romanos 11:1-36. Sus corazones estaban endurecidos por un tiempo "hasta que la plenitud entro en los gentiles" cuando la iglesia sea completada "todo Israel será salvo." Esto no significa necesariamente cada Judío sin una sola excepción, sino Israel en su conjunto, el país, quienes son los objetos eternos del amor electivo de Dios. Esto ya no será sólo un remanente salvo, sino una masa guardada de la gente. El endurecimiento se ha terminado y los incendios forestales de evangelización estallará entre el pueblo judío. No hay motivo de espiritualización aquí porque es la referencia al pueblo judío como una nación entera. El rechazo de Israel no es permanente.

Como hemos visto el contexto se refiere a los días del Mesías, por lo que la referencia al asedio y la destrucción de Jerusalén que se esperaría en el mismo escenario. Los ejércitos invasores de Roma 70-71 DC devastaron toda la tierra de Judá y de Jerusalén. Debido a su rechazo de Él, la nación judía sería rechazada por su Señor y su Pastor (vv. 4-14). El versículo nueve se cumplió literalmente en la invasión romana de Jerusalén, cuando los Judíos se destruyeron unos a otros en furia de su espíritu polémico. En su desesperación, se quedaron sin otra opción que, literalmente, "a comerse unos a otros la carne."

El esfuerzo del Buen Pastor no fue en vano. No había un remanente de judíos que discerniera  al Mesías en el Pastor y creer en Jesucristo como el ungido del Señor y fueran salvos. La ruina de la nación por la guerra romana se aceleró poco después del rechazo de Cristo por la mayoría.

Es mi oración que deje  que Jesucristo, el Hijo del Dios vivo, el Mesías se  convierta  en el deseo de tu corazón. Él le dará su perfecta paz ahora  mismo si usted cree en él.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org