Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Eterno Cristo-céntrico Posición del Creyente

El apóstol Pablo escribió en 2 Corintios 5:17-18, "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación."

El creyente en Jesucristo  viene a ver a su eterna posición centrada en Cristo en el Señor Jesús comienza a experimentar el beneficio de todos que él es "en Cristo." Llegamos a ser como la persona con quien nos asociamos.

Cuando el cristiano comienza a odiar la vida centrada en sí mismo por lo que es y comienza a ver y amar al Señor Jesús por quien  Él es, entonces se estará  dispuesto para que el Espíritu Santo lo tome a la muerte para que Cristo sea formado en nosotros. No hay más que un lugar donde nuestra fe puede descansar, y que es en Cristo donde el Padre nos ha colocado.

Somos perfectos para siempre en nuestra posición "en Cristo." Hebreos 10:14 dice: "Y así, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados." Jesucristo lo  llevó  a cabo con un sacrificio de lo que decenas de miles de sacrificios de animales nunca alcanzaron. La repetición constante de los sacrificios de animales es una prueba de que los sacrificios de animales no podían quitar los pecados. El hecho de que Jesús "se sentó" después de haber subido al Padre es la prueba de que su obra se completó (Hebreos 1:3, 13; 8:1).

"Santificado" en Hebreos 10:14 es en el tiempo perfecto y significa un acto consumado en el pasado con los resultados actuales y duraderos. Esta santificación posicional está asegurada por la elección del Padre (1 Pedro 1:2; Hebreos 10:10), nuestra unión vital con Cristo (1 Corintios 1:2, 30), la obra del Espíritu Santo en nosotros (2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2), es instantánea, con la justificación (1 Corintios 6:11; Hechos 26:18), cubre todos los creyentes colectivamente (Hechos 20:32; 26:18), es de una vez por todas, perfecto y para siempre (Hebreos 10:10; 2 Tesalonicenses 2:13).

Aquellos que han confiado en Cristo no debemos temer, porque han sido "perfeccionado para siempre" (Hebreos 10:14). Los creyentes son "completos en él" (Colosenses 2:10). Tenemos una posición perfecta delante de Dios por la obra terminada de Jesucristo, y esta posición  no cambia   con las circunstancias de la vida. El creyente puede decir que sus pecados e iniquidades no son recordados "no más." "No hay más ofrenda por el pecado" (Hebreos 10:18), porque ya no hay más memoria del pecado. Cada uno de nuestros pecados está bajo la sangre del sacrificio perfecto. Cuando un pecador confía en Cristo, sus pecados son perdonados, la culpa se ha ido, y el asunto está completamente resuelto para siempre. Ahora es la responsabilidad del creyente de descansar en ese gran hecho (Romanos 6:11).

Nuestra vida cotidiana y caminar cristiano, o el progreso hacia la madurez espiritual se podría describir como nuestra actual condición de creyentes. Es variable, a veces nos sentimos arriba  y en otras ocasiones nos sentimos espiritualmente abajo. A veces, parece que estamos progresando muy bien y otras veces, tropezamos y fallamos  miserablemente (1 Juan 1:8; Filipenses 3:12-16). El apóstol Pablo describe en Romanos capítulo siete de la realidad que encontramos en la vida cristiana.

La brecha entre nuestra propia vida y la vida de Cristo es salvado por la defensa de Jesucristo (1 Juan 1:9; 2:2). Nuestra comunión con Él se ve afectada por nuestra vida diaria, sin embargo, nuestra posición es totalmente aceptado, y sigue siendo la  misma en Cristo (Colosenses 1:12-14; 1 Juan 1:7; Efesios 2:13-14; Colosenses 1:20-22). Nuestros pecados no pueden de ninguna manera afectar nuestra posición. Sí, afectan nuestra comunión en la familia, pero no a nuestros hijos (Juan 10:27-30).

La Biblia también describe nuestra posición en Cristo como inmutable. No se ve afectado por las posibilidades, los cambios y las circunstancias en nuestra vida diaria. Al ejercer la fe en Cristo, nuestra posición eterna afecta nuestra condición física diaria, pero de ninguna manera nuestra vida diaria afecta a nuestra posición celestial. La posición eterna trae un cambio en nuestra vida cotidiana, no al revés. Esto se ve claramente en Colosenses 3:1; Efesios 1:3, 17-18; 2:6, 10; 6:10; 2 Corintios 3:18; 5:17; Hechos 17:28; 1 Corintios 2:5.

Usted y yo podemos compartir la imagen de Jesucristo e ir "de gloria en gloria" a través del ministerio del Espíritu de Dios! Cuando nuestras mentes están preocupadas por nuestra situación actual, no estamos viviendo por la fe, sino por nuestros sentimientos y las apariencias. Esto resulta en nosotros cada vez más consciente de sí mismo y centrado en sí mismo. Sin embargo, nuestra responsabilidad principal es la de centrar nuestra atención en el Señor Jesucristo (2 Corintios 3:18; Josué 1:8). Así como vemos en una libertad continua por  la interrupción del Señor Jesús, el Espíritu Santo nos transforma en la misma imagen de gloria en gloria en la semejanza de Dios en Cristo (1 Corintios 15:48-53; Romanos 8:17, 29; Colosenses 3:4; 1 Juan 3:2). Es por eso que la memorización y la meditación de los grandes pasajes de la Escritura es tan importante (Santiago 1:22-25). Al mirar hacia la Palabra de Dios y ver al Hijo de Dios, el Espíritu nos transforma en la imagen misma de Dios. Como creyentes manifestar el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23), son cada vez " transformados" (la misma palabra que Pablo usó en Rom. 12:2) "a su semejanza." Semejanza de Cristo es la meta de la vida cristiana (Efesios 4:23-24; Colosenses 3:10).

Tenemos que afianzar nuestra fe en la obra terminada de Jesucristo. Esa es nuestra posición constante en Cristo. No hay ninguna base para la fe en nuestra condición cambiante, sin terminar (1 Corintios 2:5). Sólo Cristo puede afectar a cualquier cambio permanente en nuestras vidas. Tenemos que sacar fuerza de Él y su obra terminada.

Nuestro nacimiento espiritual, o la regeneración, nos coloca en nuestra posición aceptada por Dios y es a partir de que nuestra  condición espiritual está siendo completada y perfeccionada por la fe. Efesios 2:10 dice que somos hechura suya, creados para buenas obras. El Espíritu Santo toma nuestra realidad centrada en la fe en Cristo y nutre nuestra vida nueva.

El gran principio de la obra del Espíritu Santo de la santificación es Él usa su Palabra para  traer cambios a las  necesidades  en la vida del creyente. Es fundamental que estudiemos y llegamos  a entender las grandes enseñanzas de la Biblia.

Es la fe en los hechos de nuestra posición constante que nos da los beneficios diarios de crecimiento en nuestra vida cristiana cotidiana. Romanos 8:29 y 1 Juan 3:2 son grandes verdades eternas para nosotros  que fijemos nuestra atención en ella.

La fe en nuestra posición en Cristo traerá el crecimiento en la semejanza de Cristo. Nuestra actitud es: "Veo a mi posición en el Señor Jesús y permaneceré allí, yo descanso en Él." Cf. Romanos 6:6, 11; Colosenses 3:9; Efesios 4:22; Gálatas 3:27; 5:16; Colosenses 3:3-4, 10; Juan 15:5; Efesios 5:18.

Por la fe, estamos seguros de la posición que Dios ya nos ha dado (Efesios 6:14). Nosotros permanecemos en Cristo al descansar en el hecho de que Él ya ha provisto en Cristo nuestra vida. Todo lo necesario para nuestra vida cristiana  el tiempo y la eternidad es nuestra. Él está pacientemente  enseñándonos  a no tener fe en el viejo (yo), y ejercer toda nuestra fe en el nuevo hombre (Cristo). Vamos a hacer por la fe lo que nuestro Padre ya ha hecho en realidad. Posicionalmente, nos separamos de la vieja naturaleza adámica en nuestra identificación con Cristo en la cruz (Rom. 6:6, 11; Colosenses 3:9; Efesios 4:22, 24). Vamos a actuar en lo que sabemos que es  verdad.

El cristiano se ve en Cristo como justos, y es tratado como tal por Dios. Esta posición justa  es cada vez más manifiesta en nuestra vida cotidiana (2 Pedro 3:18; 1 Corintios 1:30). Mientras descansamos en nuestra justificación, nuestra condición espiritual se ve afectada.

Nuestra vida actual es infinitamente inferior a nuestra posición eterna, pero nuestro Padre nos acepta, no en nosotros mismos, sino en su Hijo (2 Corintios 5:18, 21).

El cristiano que no entiende estas verdades bíblicas se ocupa de tratar de mejorar para ser agradable a Dios, y que es totalmente imposible. El creyente que no es consciente de su posición de aceptación en Cristo se ve atrapado en el legalismo. Cristo ha establecido a los cristianos la libertad de vivir la vida cristiana. Cuando descansamos seguros en nuestra posición confiamos en Cristo para manifestarse cada vez más en nuestra vida diaria. El creyente no tiene que tratar de ser aprobado delante de Dios porque Él ya está. Cristo nos hace justos ante Dios, es por eso que Él murió por nosotros. Él ya ha hecho lo que nunca pudimos hacer por nosotros mismos.

En nuestra carne,  no mora el bien (Romanos 7:18). Permanecer en Cristo es dar su consentimiento para ser amado al mismo tiempo completamente indigno de ese amor. Podemos descansar en nuestra posición de total aceptación en Cristo. Nosotros no trabajamos para mejorar esa relación, no puede cambiar porque estamos Es una relación eterna inmutable "en Cristo." Somos aceptos en el Amado ahora. Todo depende de esa relación.

Si usted está constantemente tratando de ganar su aceptación con Dios,  será lanzado en una derrota total. Juan 15:5 deja esto en claro. Jesús dijo: "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer."

Nuestra fuente de fortaleza se encuentra en Gálatas 2:20. "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí." Podemos y debemos cambiar nuestra dependencia de nuestro  propio esfuerzo a lo que somos en Cristo.

Nuestro propio esfuerzo de vivir la vida cristiana produce una abundancia de las obras de la carne (Gálatas 5:19-21), mientras que nuestra posición en Cristo fomenta el fruto del Espíritu (vv. 22, 23).

Jesús dijo: "Permaneced en Mí, y Yo en vosotros." "Permaneced en mí" es nuestra posición en él.

Hemos permanecido en una posición en una persona que está completamente y para siempre aceptada por Dios (Juan 17:5, 11; 14:9-11). La relación con el Padre y el Hijo nunca cambia, es uno de los cuales no hay una mejora porque no es necesario o posible. Hemos cambiado nuestro ser inmejorable para el perfecto ser en Cristo. El resultado es el crecimiento en la semejanza de Cristo. El resultado de esta relación con Él es un cambio en nuestra vida diaria.

Dios el Padre ya nos hizo completos en Cristo (Colosenses 2:6, 7, 9, 10). En Cristo, somos ya una nueva creación, nacimos  de nuevo y completos en él. Debemos descansar en la integridad (Efesios 4:24; Colosenses 3:10, 27; Romanos 13:14; Gálatas 4:19).

Mientras descansamos confiadamente  en el Señor Jesús, nuestra vida cotidiana comienza a reflejar que ya estamos en la posición. Descansando en nuestra posición eterna nos libera de lo fútil y lo pecaminoso de nuestro propio esfuerzo o tratando  de hacer que nuestra condición sea la  base de nuestra seguridad. Condicionar la vida centrada no es un ejercicio de fe. Es esfuerzo egocéntrico  (Gálatas 3:26; Romanos 8:17; 1 Juan 3:2).  Produce una gran cantidad de actividades y utiliza una gran cantidad de energía, pero es en la carne. El creyente que confía en Cristo no se basa en las apariencias externas (1 Corintios 1:7-8, 30; Colosenses 3:3-4; Romanos 3:26; 5:11; 8:1-2, 29-30, 35-39; Judas 24; 1 Pedro 3:18; Juan 15:16).

Tenga muy presente que Dios el Padre ya ha hecho la obra de santificación en nosotros (1 Corintios 1:2; 1 Tesalonicenses 4:3; 5:23, 24). Él nos ha santificado posicionalmente, porque lo hemos buscado a Él para la salvación, Él nos santifica por experiencia cuando miramos a Dios para crecer en la semejanza de Cristo. Cada creyente está ya separado para Dios en Cristo (1 Corintios 1:30; Colosenses 2:10 y Hechos 26:18). Nuestra santificación es perfecta, de una vez por todas, completa y eterna (Hebreos 10:10, 14; 2 Corintios 5:17). A medida que nos basamos en él, y permanecemos  en la santificación posicional, hay un crecimiento en nuestra santificación progresiva actual.

El Espíritu Santo está obrando en nuestras vidas para conformarnos a Cristo (1 Pedro 1:2; 2 Tesalonicenses 2:13; Juan 17:7). Vamos a cooperar con Él todos los días.

Cuando nos convertimos en creyentes en Cristo Jesús, nos convertimos en miembros de la familia de Dios, y herederos  con Cristo. Todo lo que Él es y todo lo que tiene también es  nuestro  (Romanos 4:25; 6:5; 2 Corintios 5:21; Romanos 6:4, 8, 6, 11).

Desde el momento en que ponemos nuestra fe en Jesucristo como nuestro Salvador personal  "nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús" (Efe. 2:6).

Ahora estamos en Cristo, y cómo podemos estar en Cristo, y sin embargo no ser santificado perfectamente.

Cuando "contamos" con Cristo, lo vemos claramente, creemos, y contamos con él, que lo recibimos y nos apropiamos de la realidad práctica de el con acción de gracias (Colosenses 2:7). Con el cual  contamos y se convierte en el nuestro por experiencia. Al ejercer la fe en el trabajo completo de nuestro Salvador, el Espíritu Santo que se aplica a nuestra propia vida pecaminosa. Al ejercer la fe en la obra terminada de nuestro Señor, el Espíritu Santo se aplica a nuestra vida diaria, y vence el pecado, y son conformes a la imagen de Cristo.

Escrituras clave

2 Corintios 5:17-18, 21; Hebreos 10:14; Colosenses 2:6, 9-10; 3:10; Romanos 6:1-11; Gálatas 2:16, 20; 2 Corintios 3:18; Efesios 2:10; 3:14-21; Filipenses 3:10-16

Principios Permanentes y Aplicaciones Prácticas

1. Somos perfectos para siempre en nuestra posición eterna "en Cristo." Por lo tanto, sólo hay un lugar donde nuestra fe puede descansar, y que es en Cristo donde el Padre nos ha colocado.
2. Tenemos una posición perfecta delante de Jehová Dios por la obra terminada de Jesucristo. Nuestros pecados no pueden de ninguna manera afectar nuestra posición o estar delante de Dios. Ellos  afectan a nuestra relación, pero no nuestra filiación.
3. Los creyentes en Jesucristo están siendo progresivamente transformados a su semejanza. Nuestro trabajo es clamar  a la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.