Amós 9:11-15 El Reino Restaurado

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Amós 9:11-15 

El Reino  Restaurado

 

Contra un telón de fondo del juicio divino (Amós 1:2) el profeta hebreo Amos da un mensaje de esperanza en Amós 9:11-15.

La sentencia viene, pero más allá de ese día de juicio es un día de bendición para Israel.

Un remanente de los creyentes fieles se salva del juicio destructivo de Yahvé. El capítulo nueve se abre con una visión del templo sacudido por el Ángel del Señor, que cae y  entierra a Judá y a  Israel bajo sus ruinas. Sin embargo, en lugar de ser tragado por las naciones gentiles de Israel sería zarandeado  por el familiar de un lado a otro con un  movimiento de un temblor de un tamiz (Amós 9:7-10). Dios va a sacudir a Israel como una mujer sacudiendo un tamiz. El resultado sería un tipo de purga de sentencia, y a través de ella un remanente purificado  se conserva. El polvo y la suciedad se caen al suelo, y el núcleo del grano será dejado. Ella será purificada de todo desperdicio y de la impureza.

El profeta Amós hebreo vivió alrededor del 760 AC durante los reinados de Uzías de Judá y Jeroboam II de Israel. Isaías fue contemporáneo de Amós. Fue una época de enorme prosperidad en el reino del norte de Israel. Los hijos del rey Salomón gobernaron  en el sur del reino de Judá en Jerusalén.

Amos tiene dos temas que contrastan con el tema dominante de los pecados de Israel y de la sentencia venida en los primeros ocho capítulos. Sin embargo, con 9:11 hay expectativas de un reino restaurado. Cf. Amós 5:3, 14-15. Dios prometió levantar de la nación caída  un nuevo pueblo para sí mismo (Amós 9:11-12) y volver al pueblo a la tierra (9:13-15).

Tomo estas palabras como palabras genuinas de Amós. John R. Sampey escribió: "Cuando volvió a Judá y escribió sus profecías, estas palabras de promesa y esperanza de formar una conclusión adecuada a su amarga denuncia de los pecados de Israel." Si tomamos estas Escrituras literalmente que obviamente se refieren a un tiempo de bendición nacional de Israel. En el contexto del pasaje no hay razón para llevarlos de otra manera. No hay razón para obligarlos a tomar en sentido figurado.

Amos es probablemente el primero de los profetas hebreos para relacionar el reino al "día del Señor" (Amos 5:18). El  espera que la salvación prometida a Israel de ser el fenómeno climático en la final de la historia.

LA RESTAURACIÓN DEL REINO DE DAVID (9:11-12)

La promesa de Dios a David en 2 Samuel 7:16 sigue siendo cierto incluso en la más desolada de las veces. "Tu casa y tu reino permanecerán siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente" (2 Samuel 7:16).  El juicio prepara el camino para que la misericordia de Dios y la salvación venga sólo a través de la casa de David.  En este tiempo en la historia se estaba convirtiendo más claro a los profetas que la promesa dada a David sólo puede ser cumplida en el Mesías Amós declara en los versículos 11-12:

"En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David: cerraré sus portillos, levantaré sus ruinas y lo edificaré como en el tiempo pasado,  para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom y todas las naciones, dice Jehová, que hace esto."

La reconstrucción del reino de David (Amos 9:11-12)

Este será un día de bendición muy especial a Israel.

Ningún rey, pasado o presente, ha rivalizado al  rey David durante la época de oro del reino. Era un símbolo de unas cosas grandes en el futuro. Profetas hebreos tenían un mensaje de esperanza  futura en tiempos turbulentos (Sal. 2; 72; Amós 5:18), aunque por el momento de la restauración no quedará nada del reino, sino una "casetilla", "tabernáculo" o cabaña hecha de ramas utilizadas como refugio temporal por los soldados en batalla. Fue un cobertizo o cabaña de pastor. Ellos fueron puestos  y construidos de ramas y hojas para ocultar las inclemencias del tiempo. Amos ve la reparación y reconstrucción de la casa de David como símbolo de la mayor restauración de Israel. Los rabinos judíos antiguos adoptaron "el Hijo de los caídos", como uno de los títulos del Mesías. A pesar de que no utiliza la terminología aquí el reino de David sólo podía ser planteado a través de una rama de la familia de David. Esto no  puede ser otro más que el Mesías.

Por otra parte, sólo Dios podría provocar el resurgimiento de la nación según lo descrito por Amós (9:11-15). Él habla de él "tabernáculo caído de David" (v. 11). Ningún descendiente de David había  reinado  en el Norte desde 931 AC cuando Jeroboam I llevó a la rebelión.

La "tienda" o literalmente "casetilla " está en contraste con "la casa de Jacob" (9:8) y "casa de Israel" (9:9; cf. 5:2; 8:14). Dios promete en el versículo once restaurar la nación como su edad de oro. Los movimientos sionistas no se ajustan a la descripción. Amós habla de algo más grande. Dios va a restablecer la "tienda" de David en los dos puntos en el norte y el sur del Reinos.

Un descendiente de David sería humilde y establecería  un reino en todo el mundo (Isaías 9:6-7; Mica 5:1-5a). Los apóstoles lo identificaron  como Jesús de Nazaret (Hechos 2:22-36; cf. Mt 1:1; 2:6). Jesús comenzó su ministerio llamando a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mateo 10:6; 15:24; Lucas 24:47; Hechos 1:8ff 2:5; 13:46; 14:1). El palacio real tenía que convertirse en la cabaña de Nazaret antes de que el Redentor del mundo pudiera  nacer. Su gloria y su reino no era de este mundo, sino eterno.

El tiempo de la restauración sería "en aquel día" (Amós 9:11; 5:18-20). Sería un día en que Dios purgaría  a la nación por su devastación. Sería un día de juicio. Esto ocurrió en el año 722 A. C. y en el 586 A. C. El remanente de "José" en el Sur (5:15) sobrevivió hasta el año 586 AC.

Todos los profetas anticipan el Mesías, que aparece en un momento de profunda degradación de la dinastía davídica y la pérdida total de la dignidad real.

Sin embargo, "el día del Señor", también sería el  día de la salvación y restauración. Hubo una restauración limitada cuando los exiliados  regresaron de Babilonia bajo Zorobabel y Nehemías 538-430 AC Sin embargo, esta restauración no cumplía con las expectativas altas predichas por los profetas.

En Hechos 15:13-18 Santiago  en la Conferencia de Jerusalén interpreta la predicción de Amós de un reino nuevo que se cumple en la predicación del Evangelio. Hizo un llamamiento a Amos 9:11-12 para mostrar que todos los gentiles son salvos que han creído en Jesús como el ungido de Dios.

Santiago habla como un típico hebreo que afirma a partir de las Escrituras Hebreas que Dios estaba tomando de los gentiles un pueblo para sí mismo. Santiago  estaba citando a Amos de la traducción griega llamada Septuaginta (LXX). En la traducción griega de "naciones" o "gentiles" (ethne) contrastan con el "pueblo " (laos), que usualmente se refiere al pueblo judío. Dios llamó a los descendientes de Abraham para ser su pueblo elegido (Deut. 14:2). "Porque eres pueblo (LXX, laos) santo a Jehová, tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único entre todos los pueblos (LXX, etne) que están sobre la tierra. "Dios restablecer su rey para todas las naciones (" humanidad") tendremos  salvación. Jesús trajo la salvación a los Judíos y gentiles por igual.

Dios escogió a Israel para ser su pueblo especial. En el Concilio de Jerusalén Santiago declara que el Señor ha elegido un pueblo para sí mismo de entre los gentiles! Santiago usa las Escrituras Hebreas para enseñar que Él ha llamado también a los gentiles a ser Su pueblo elegido en todo el sentido de que Israel es. Dios reveló al apóstol Pedro que los gentiles son personas  iguales en el reino (Hechos 10-11).

En el final de los tiempos el pueblo de Dios estará formado por un Israel restaurado de el "tabernáculo" de David y un grupo de gentiles que compartirán  las bendiciones mesiánicas de la misma manera, sin embargo, serán  gentiles étnicos sin llegar a ser judíos prosélitos. De suma importancia es el hecho de la preservación de la salvación por gracia mediante la fe en Cristo solamente.

Dios extiende su gracia a todas las naciones y, a continuación, una vez más Se vuelve hacia Israel y plantea de nuevo el tabernáculo de David. "Después de esto volveré  y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;  y repararé sus ruinas,  y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor,  y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre" (Hechos 15:16-17).

Las Escrituras son abundantes y hablan con fuerza de un papel futuro de Israel.

Es importante recordar que Dios no ha abandonado a su pueblo escogido de  Israel. "No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.

 Luego todo Israel será salvo, como está escrito: "Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad" (Romanos 11:25-26).

¿Tiene Dios un tiempo futuro de bendición para Israel después que la edad  de los gentiles se cumple? Vivimos en la era de los gentiles. No es un día en que la "plenitud de los gentiles ha llegado" y todos los gentiles que serán salvos están salvos. Hay un "endurecimiento en parte" de Israel "hasta la plenitud de que los gentiles lleguen" en el reino de Dios. Entonces el enfoque de Dios será de nuevo a Israel y muchos recurrirán  a Dios a través del Mesías, Jesucristo. Dios no ha desechado a su pueblo. Dios obra a través de los remanentes. Hay un remanente de Israel en tiempos pasados. Él tiene un remanente de gentiles en nuestros días. No todos los Judíos se guardan en los tiempos del Antiguo Testamento. No todos los gentiles, ni-Judíos, son salvos  en la era del Nuevo Testamento de la gracia. Hay un remanente escogido por gracia. ¿Si eres parte de ella? ¿Ha puesto su confianza en Jesucristo como su Salvador y Señor? Dios está en el trabajo entre los gentiles en nuestra época. Por otra parte, Dios comenzará a trabajar con Israel como una nación de nuevo. Amos 9:11-15 mira más allá del momento de la bendición de Dios a la iglesia a un día futuro de la bendición judía. Todavía hay un tiempo futuro de bendiciones sobre  Israel.

La magnitud del reinado de David (9:12)

"Para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom y todas las naciones, dice Jehová, que hace esto" (Amos 9:12).

¿Por qué "Edom"? Edom había sido un enemigo tradicional de Israel. Ningún edomita existe en el mundo de hoy. No se nos dice cómo Dios va a incluir un remanente de creyentes de Edom, en el reino de David en el  final de los tiempos. Aquí Edom es, probablemente, representante de los gentiles, en general, en la expresión paralela "a todas las naciones." Tal vez es representante de las naciones gentiles, especialmente todas las naciones que son hostiles a Israel. No hay registro de los edomitas que confiaron en el Señor. Santiago  utiliza una traducción de Amos que usó la palabra "humanidad" en el lugar de "Edom." la dinastía de David se incluyen a personas de toda raza y nación. Todas las naciones serán colocadas bajo el dominio del rey davídico.

Israel nunca ha poseído toda la tierra que Dios prometió a Abraham en Génesis 15:18-21. Ese día está por venir, y creo que será durante el milenio. El pueblo judío conquista parte de la tierra, pero no todo. Independientemente de lo que la gente políticamente correcta y los políticos del mundo declaren día a día, seamos claros: la tierra pertenece a Israel. Tenga mucho cuidado de cómo tratar a Israel. Ella sigue siendo el pueblo elegido de Dios. La tierra pertenece a Israel. Vivimos en un día en que los políticos no va a aceptar la verdad bíblica.

Dios quiere ampliar la "cabaña de David" para incluir a las naciones gentiles. El plan de Dios siempre ha sido proporcionar la salvación a las naciones gentiles. Es a través de Abraham que "todos los pueblos de la tierra" serían bendecidos. Cf. Génesis 12:1-3; 18:18; 22:17-18; 26:3-4; 28:13-14; Isa. 9:1-7; 11:1-13; 42:1-7; 45:22-25; 49:5-7; 55:1-5). Cuando Dios restaure el reino bajo su más grande  Hijo  David, ambos Judíos y Gentiles llevarán el nombre del Señor.

Las personas que se sometieron al rey ungido del Señor se convertiría en una parte del reino. Por lo tanto, la principal característica de la reconstrucción del reino es la salvación siempre a través del linaje de David en un momento de profunda humillación.

RESTAURACIÓN DE LA GENTE DE LA TIERRA (9:13-15)

Dios bendecirá a su pueblo de nuevo con la misma intensidad con que los ha castigado. Antes de que fuera la ira de Jehová de fusión de las montañas, Pero ahora esas mismas montañas fluye con el vino de los viñedos. Este será un tiempo de gran riqueza y éxito.

Los campos de plantación (9:13)

“Ciertamente vienen días, dice Jehová, cuando el que ara alcanzará al segador, y el que pisa las uvas al que lleve la simiente; los montes destilarán mosto y todos los collados se derretirán."

La futura restauración incluyó la tierra, sus ciudades, y el regreso del pueblo de Dios. Dios prometió bendecir la tierra con una prosperidad sin precedentes. Dios invertiría la calamidad. La promesa está en contraste con la pérdida descrito en 5:11, 16-17; 3:9. Es una época de gran prosperidad como algo que Israel nunca ha conocido antes. Será un tiempo de bendiciones material sobrenatural a Israel. Estas bendiciones  superarán cualquier experiencia pasada.

No habrá más hambre (1:2; 4:6-8), porque Dios proveerá la abundancia sin fin (9:13). La tierra será tan productiva los  granjero tendrán que esperar a que el segador de termine para que pueda sembrar de nuevo. "Días vendrán cuando Jacob echará raíces,  florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo llenará de fruto" (Isaías 27:6).

No habrá más guerras (Amós 2:13-16; 3:11, 15; 4:10-11; 5:2-3; 6:9-10; 7:17; 9:1, 10) porque Dios establecerá la paz (v. 14). Habrá seguridad y paz (Amós 4:2-3; 5:5, 27; 6:7; 7:11, 17; 9:4) porque Dios vigilará y protegerá a su pueblo Israel (v. 15).

No se puede dejar de pensar en la palabra de Pablo en Romanos 8:19-25 cuando dice que Dios a prometido  redimir a su creación. La tierra será restaurada a la imagen de la creación original. Pablo describe algunas de las maravillas de la redención de la tierra.

Plantando  Ciudades (9:14)

Después de la liberación desde el exilio ellos  reconstruirían las paredes en ruinas y ciudades. Pero esto podría ser sólo una reconstrucción y un cumplimiento  parcial de la profecía de Amós. Esta es una imagen de restauración permanente del reino de David. Bendiciones han ido y venido en el pasado, pero esto será interminable. Esto no va a ser una bendición temporal. Esta bendición no depende del hombre, sino que es algo que sólo Dios puede lograr. La transición sólo será en la eternidad.

"Traeré del cautiverio a mi pueblo Israel: ellos edificarán las ciudades asoladas y las habitarán; plantarán viñas y beberán de su vino, y harán huertos y comerán de su fruto."

El labrador se pondrá al día con la parca. El labrador en Israel comienza en octubre tendrá que esperar a que el segador, debería haber terminado en mayo. La cosecha de uva en julio se encuentra el viticultor plantar nuevas vides en el suelo roto por el que arar es  largo retraso. Habrá una continua  productividad en el campo. Las uvas colgaran y serán  tan pesado en los viñedos de las colinas de las montañas que goteará y sera un escurrimiento de vino nuevo (cf. Joel 3:18). Así que mucho jugo por goteo de las viñas será un  desbordamiento de las tinas. ¡Es una cosecha sobreabundante!

La doctrina de Jesucristo como el Mesías incluye la renovación y restauración asociadas a la verdadera redención porque el Jesús histórico es verdaderamente el "Hijo del Hombre." Habrá un tiempo de restauración mesiánica y bendición. Amos infunde esperanza en el remanente justo, recordándoles la  misericordia de Dios.

Plantando gente (9:15)

"Pues los plantaré sobre su tierra y nunca más serán arrancados de la tierra que yo les di, ha dicho Jehová, tu Dios" (v. 15).

Dios  prometió  "plantar" el pueblo en su tierra natal. Prometió  prosperar la tierra y el pueblo. Sería un país seguro en el que la bendición sería  para siempre. Es un evento que dura en la que nunca serán arrancados de la tierra de nuevo. El pueblo de Dios morará por siempre en la tierra que Él les ha dado. Cf. Deut. 34:4; Josué 21:43-45. "Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por todas las generaciones" (Joel 3:20).

Hay muchas Escrituras que dicen que Israel será reunido en su propia tierra. Israel fue llevado al exilio y 47.000 regresaron a la tierra bajo Esdras y Zerrubbabel, sólo para ser esparcidos hasta los confines de la tierra después de la destrucción de Jerusalén y el año 70.

Los muchos pasajes en el Antiguo Testamento hablan de un mayor recogimiento del pueblo judío a la tierra de Israel. "Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres. En ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David los gobernará para siempre"(Ezequiel 37:25). "Y yo os tomaré de las naciones, os recogeré de todos los países y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de todas vuestras impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré.  Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios" (Ezequiel 36:24-28). "No serán más por presa de las naciones ni las fieras del país las devorarán, sino que habitarán con seguridad y no habrá quien las espante" (Ezequiel 34:28). "Morarán en ella y no habrá nunca más maldición, sino que morarán confiadamente en Jerusalén" (Zacarías 14:11). "No obstante, vienen días, dice Jehová, en que no se dirá más: ¡Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de tierra de Egipto!" sino: "¡Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del norte y de todas las tierras adonde los había arrojado!" Pues yo los volveré a su tierra, la cual di a sus padres" (Jeremías 16:14-15). "Asimismo, acontecerá en aquel tiempo que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el resto de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat,y en las costas del mar.  Levantará pendón a las naciones, juntará los desterrados de Israel y desde los cuatro confines de la tierra  reunirá a los esparcidos de Judá" (Isaías 11:11-12). "Todo tu pueblo, todos ellos, serán justos.  Para siempre heredarán la tierra; serán los renuevos de mi plantío,  obra de mis manos, para glorificarme" (Isaías 60:21).

Cuando miramos hacia atrás en la historia, es evidente que estos versículos y muchos otros pasajes no se han cumplido para  Israel. Las bendiciones en estos versos no se han producido. Describen un futuro de Israel. Después de la cautividad babilónica Israel nunca vivió su gloria de nuevo como bajo el reinado de David. Amos está escribiendo mucho tiempo después de David y Salomón. Él no está mirando hacia atrás en David, sino  hacia adelante a un día de bendición y prosperidad futuras. Él junto con otros profetas de su tiempo esperamos la bendición a Israel como nunca se a cumplido.

Esto sólo sucederá cuando Dios establezca el reino eterno su gran  Hijo  David. El restablecimiento del trono de David se cumplió cuando Jesús vino. La regla de la casa de David era un brillo tanto del dominio eterno y universal de Dios en Cristo. Segundo Samuel 7:13-16; Lucas 1:32-33.

¿Cuándo sucedió la restauración de Israel?

Algunos sugieren que se cumplió en el año 538 AC, 200 años después de que  Amós profetizó. Zorobabel regresó a la tierra de Babilonia con un grupo para  reconstruir los muros de Jerusalén (Esdras 1-6).

Un pequeño remanente se devuelve del  exilio a  reconstruir los muros de la ciudad y el templo y fue próspero en tiempos de Jesús, pero el gobierno civil fue ejercido por Roma y la dirección espiritual era una familia de depravados saduceos y los fariseos santurrones. Sin embargo, fue destruida otra vez por los romanos en el año 70 y por lo tanto no fue una restauración eterna.

Otros estudiosos sugieren que el estado moderno de Israel es el cumplimiento de Amós. Esto ha ocurrido en la restauración del Estado de Israel en 1948. Ellos creen que Dios está comprometido con la tierra y el pueblo. Sin embargo, el moderno Estado de Israel es un movimiento laico, políticos no religiosos. Hay mucho en las noticias de hoy de que Israel está en posesión de la antigua Jerusalén, que es el más santo de los santos lugares. Sin embargo, el pueblo judío en el tiempo perfecto de Dios reconstruirá  el Templo en Jerusalén. Hay muchos pasajes de las Escrituras que predicen el Templo de Jerusalén en el momento del regreso de Cristo. Judíos no cristianos  reconstruirán  el templo y restablecerán  los sacrificios. Si esto parece difícil para los cristianos a aceptar recordar que estos no son cristianos, pero Judíos religiosos que están a la vista. Ellos  todavía esperan la venida del Mesías.

Sin embargo otros ven el cumplimiento en la iglesia de Jesucristo. Ellos ven el remanente que  se transforman en  cristiano "remanente." El verdadero Israel se compone de todos los creyentes fieles desde el exilio a través de los tiempos modernos y en el futuro.

Todas estas sugerencias tienen algo de verdad en ellos, pero son sólo una sombra del último cumplimiento de la promesa del Mesías. En la segunda venida de Jesús el establecerá su reino y reinará   triunfante sobre toda la tierra. Los creyentes podrán disfrutar de la regla eterna de Dios.

Los eruditos hebreos Keil y Delitzsch escribieron: 

"El levantar de la choza caída de David comenzó con la venida de Cristo y la fundación de la iglesia cristiana por los apóstoles, y la posesión del reino y todas las demás naciones a quienes el Señor revela su nombre, tomo su origen en la  recepción de los gentiles en el reino del cielo por Cristo. La fundación y la creación de este reino continúa a través de todas las edades de la iglesia cristiana, y se completará cuando la plenitud de los gentiles un día entren  en el reino de Dios, y el todavía incrédulo de Israel se han convertido a Cristo....  Entonces la tierra se  convertirá en una Canaán, donde el Señor habitará en su reino glorificado en medio de su pueblo santificado."

Los últimos tres versículos nos recuerdan de los capítulos de Isaías 2, 4 y 11. El Señor Jesucristo será entronizado como rey en el trono de David. Dios va a establecer el reino eterno de su gran Hijo David. La regla de la casa de David era un brillo tanto de lo eterno, el dominio universal de Dios en Cristo. El cumplimiento final de todos estos pasajes se encuentra sólo en el Mesías, Jesucristo, el Hijo eterno de Dios.

Así como estamos viendo a Dios reuniendo  de entre las naciones del mundo un pueblo de su propio nombre  viene un día en que volverá a trabajar en los corazones de piedra de su propio pueblo de Israel (Romanos 11:25-29). Nuestro Dios soberano no es a través con  Israel. Llegará un día cuando Su Espíritu atraerá a muchos del pueblo judío para responder a su gracia salvadora. Aun así, ven, Señor Jesús.

Cuando Cristo regrese, reinará como Rey de Reyes en toda la tierra. ¿Va a gobernar con él en ese reino eterno?

El todo-suficiente trabajo de Jesucristo incluye el don del Espíritu Santo. ¿Ha recibido su regalo de vida eterna por la gracia mediante la fe en Cristo?


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org