Evangelismo en Profundidad

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

Evangelismo en ProfundidadAquí es un ejemplo de nuestra presentación de evangelismo personal en las iglesias y asociaciones de iglesias. Si usted desea mas información para un conferencia de evangelismo en su iglesia o asociación escribanos para un copia de nuestra manual de los estudiantes. Estamos buscando la dirección del Señor para servirle.

 

 

Bienvenidos a Evangelismo en Profundidad

Bienvenidos a este estudio práctico sobre evangelismo personal.

Evangelismo, simplemente es decir a otras personas, las buenas noticias en Jesucristo.

Los participantes de este taller sobre evangelismo aprenderán a preparar y compartir su testimonio personal, cómo ganar el derecho de ser oídos, y cómo compartir el plan de salvación con una persona incrédula. 

Es el privilegio y la responsabilidad de cada cristiano porque nos todos han llamado para ser un testigo a Jesucristo (Juan 17:18).

Dios utiliza su palabra para traer gente a Él mismo. Romanos 10:17 dice, “Así que la fe es por el oir, y el oir, por la palabra de Dios.” De acuerdo a la palabra de Dios, pediremos a la gente que ponga su confianza en Jesucristo.

¡El evangelismo es una obra grande de Dios! Él nos invita a que vengamos a ensamblarnos en lo que él está haciendo. Incluso ahora Él está preparando personas para oír las buenas noticias de Jesucristo así como Él prepara a otros para compartir su testimonio y el plan de salvación.

Las cosas de Dios se disciernen espiritualmente, por lo tanto el Espíritu Santo debe dar el discernimiento espiritual. “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14). El Espíritu Santo debe dar entendimiento. Ore con migo para que Dios se mueva sobre las personas que escucharán la presentación del evangelio, el que debe hacerse con autoridad y con su Espíritu; o de lo contrario será ineficaz e impotente. Debemos reconocer que nuestra dependencia total está sobre él y su palabra. No me mire a mí. ¡Mirémosle a él!

Dios nos da la confianza para tener el poder y la dirección del Espíritu Santo según nos pongamos a la disposición de Él. El testigo no tiene ningún poder aparte del Espíritu Santo. Él no debe buscar ninguna gloria y ningún fruto aparte de los frutos con las cuales Dios bendice a su testigo.

Nuestra meta es traer las personas cara a cara con Jesucristo.

El apóstol Pablo nos recuerda que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4). Estoy tan alegre que Él nos incluye a usted y a mí. "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Quiero que las bendiciones más ricas del Señor sean suyas, pues usted estudia con nosotros hoy.

Introducción a Atestiguar Personal


No hay mayor alegría en la vida cristiana que compartir el testimonio de la gracia de Dios con otras personas. En nuestro estudio acentuaremos tres factores importantes en atestiguar: la palabra de Dios, el Espíritu Santo y nuestro testimonio personal. La palabra de Dios nos da confianza a hablar acerca de Cristo. La palabra del Dios nunca volverá a Él vacía. Logrará siempre su propósito de traer a hombres perdidos. El testigo eficaz debe siempre estar bajo la dirección y el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros. Todos los que atestiguan en la carne bajarán a la tierra como fruta putrefacta. Pero cuando el Espíritu Santo nos da poder, nuestro testimonio dará fruto eterno. 

¿Por qué debemos ser testigos personales?

La respuesta más simple es que Jesús nos llamó a ser sus testigos. Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20).

  • Es el privilegio y responsabilidad de cada creyente de ser un testigo personal.

  • La condición espiritual de la humanidad exige que atestigüemos a los individuos perdidos.

  • El valor eterno del alma humana exige que compartamos a Jesucristo con ellos.

  • Los más eficaces de alcanzar el mundo perdido es un testigo personal.

  • La mayoría de la gente sin iglesia están también intimidados o asustados como para ir a la iglesia por sí mismos.

  • Jesús nos llama para ser sus testigos. Él dijo, “Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres” (Marcos 1:17).

  • Porque nos han reconciliado con Dios a través de Jesucristo, ahora somos sus embajadores.

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación: Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios” (2 Corintios 5:17-20). 

Dios nos autoriza a que seamos un equipo equipado por el Espíritu Santo.

Dios nos ha prometido su presencia y su poder durante nosotros estamos compartiendo a Jesucristo con otras personas. Jesús dijo, “yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).  No hay excepciones; ponga su propio nombre en este verso. “Estoy con usted____________ siempre, hasta el fin del mundo.”

Momentos antes de su ascensión Jesús dijo, “pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). 

Nosotros nunca salimos a compartir a Cristo por nosotros mismos, porque nuestra confianza está en Cristo. Él está siempre con usted en cada situación. El Espíritu Santo es nuestra gran ayuda. Él nos capacita para ser testigos eficaces de él. Su trabajo es revelar a Cristo (Juan 15:26), condenar el pecado y la injusticia (Juan 16:8) y para traerles a ellos la regeneración espiritual (Juan 3:3; 1 Pedro 1:23).



Discipulado personal

Cada cristiano verdadero que está creciendo en el Señor siempre siente el deseo de compartir con otras personas acerca de lo más valioso de su vida Usted no puede callar ante las personas lo que Jesucristo ha hecho en su vida, porque para usted la persona más importante es Cristo. Si usted se ha enamorado de Jesucristo, usted les dirá a otros sobre Él. Es imposible ocultar eso.

Los discípulos habían visto a Cristo ascender y ningún poder podría pararles de decir a otros sobre Jesús (Hechos 4:12, 18-20, 31-33). ¡Lo mismo sucederá con usted y conmigo si hemos tenido una relación íntima con el amor de Cristo resucitado!  

El misterio más grande del mundo entero es que Dios ha elegido vivir en usted y en mí. El apóstol Pablo dijo que es el misterio, “Cristo en vosotros, esperanza de gloria.” Ahora porque Cristo vive en usted, “Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, esperanza de gloria. Nosotros anunciamos a Cristo, amonestando y enseñando en toda sabiduría, a fin de presentar a Cristo Jesús a todo hombre. Para esto también trabajo, luchando según la fuerza de él, la cual actúa poderosamente en mí” (Colosenses 1:27-29). 

Eso es en lo que está haciendo Dios y a través de cada creyente.  

Una iglesia sana tendrá un ministerio equilibrado según se describe en Hechos 2:42-47. "Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas: vendían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Perseveraban unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:42-47). 

¿Podría usted hacer un énfasis de su iglesia? ¿Cuál es su fuerza más grande que está enfrentando su iglesia? ¿Cuál es la debilidad más grande que está enfrentando su iglesia? ¿Por qué? ¿Qué piensa usted de esto? Escriba aquí sus respuestas



Adoración –



Instrucción –



Confraternidad –



Evangelismo –



¿Qué debería usted hacer para tener un ministerio equilibrado?




Vaya hacer discípulos

El proceso de hacer discípulos comienza conduciendo a las personas a tener fe en Cristo, y continúa hasta el día que él está afirmado completamente en el carácter y la semejanza de Cristo. Tenemos la alegría de ser una parte de ese proceso porque él nos llamó a ser sus testigos.

Haga el contacto con el perdido.

Para llegar a tener contacto con los perdidos, tenemos que establecer una relación sana con los incrédulos. Familiarícese con ellos preguntándoles acerca de su familia, de los intereses de ellos, afición, pasa tiempo, profesión o vocación, y de su religión.

Comparta el plan de salvación.

Debemos estar preparados mental y espiritualmente, para que podamos ir a cada puerta abierta y hablarles de Cristo. De una manera natural y sencilla pídales, “¿Podría usted prestarme atención un momento para hablarle de cómo yo vine a conocer a Cristo como mi salvador?” “Haga usted que venga a conocer a Jesucristo de una manera personal”

Dé una invitación de confiar en Cristo.

Hay preguntas que le ayudarán a presentar con confianza el plan de salvación. No olvide preguntar al individuo si él entiende las buenas noticias de la salvación, mediante la fe en Cristo. Ayúdele a creer en su corazón que Cristo murió por sus pecados. Ayúdele a que confiese con su boca que Jesús es El Señor. Debemos orar con el individuo para que confie en El Salvador. Pregúntele, “¿Le gustaria recibir a Cristo como su salvador personal?” Usted puede encontrar la oportunidad de preguntarle: “¿Desea ahora orar y recibir a Cristo como su salvador?”

Arrepentimiento es una parte esencial de ejercitar la fe en Cristo. Arrepentirse significa cambiar su mente y dejar atrás sus pecados y tener fe en Dios. Solamente Dios puede limpiarnos de nuestros pecados y cambiar nuestros corazones. Él consiguió esto con la muerte de su Hijo. La sangre de Jesús nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:9). Él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29) para seguir a Dios debemos creer en Cristo como nuestro salvador. Arrepentirse incluye un cambio de la mente hacia Dios, a nuestra necesidad de la salvación, al pecado, y a Jesucristo. Usted debe arrepentirse, es decir, cambie su mente sobre su condición perdida y confíe en Cristo para ser salvo. Es imposible separar el arrepentimiento y la fe.

Creemos con nuestros corazones, internamente y en privado, mientras que confesamos con la boca externamente y en público (Romanos 10:9-13). Creemos en Cristo para la salvación de nuestro corazón y de la mente mientras que confesamos la fe en Cristo ante los hombres, de muchas diversas maneras.

Dé el aseguramiento de la salvación.

La palabra de Dios es muy clara en cuanto a que el nuevo creyente que ha confiado en Cristo puede tener seguridad que Cristo lo ha salvado y lo ha perdonado. Nosotros debemos ayudar al nuevo creyente a marcar o subrayar los versículos de las Escrituras que dan seguridad de la salvación. El Espíritu Santo da testimonio con nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Utilice las escrituras para infundir seguridad al corazón y a la mente (Juan 5:24; 1 Juan 5:13).

En última instancia solamente Dios sabe si somos genuinamente salvos. Sin embargo, una persona salva perseverará en la fe en Cristo y producirá frutos espirituales en su vida personal.

Enseñe al nuevo creyente las verdades bíblicas.

No se le olvide el compromiso que nosotros tenemos con los nuevos cristianos. Debemos escribir una carta conmemorativa de su decisión por Cristo. Visite o haga una llamada telefónica el día siguiente y dé una palabra de estímulo. Ayúdele a hacer una confesión pública de fe, dé a conocer a otros sobre su nueva fe encontrada en Cristo, indúzcalo a bautizarse, a ser miembro de calidad en una iglesia que cree en la Biblia, que le enseña a orar y a estudiar la Biblia.

 

Mi Lista de Oración


Debe de anotar los nombres de los individuos que usted sabe que necesitan una relación personal con Jesucristo y llevarlos en oración. ¿Usted hará un compromiso para comenzar a orar diariamente por estos individuos hasta que vengan a conocer a Cristo como su salvador? Aquí ponga tres columnas (1) Nombre de persona, (2) la fecha en que comenzó a orar para ellos, (3) la fecha en que Dios contestó.


1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

10.

11.

12.

13.

14.

15.

16.

17.

18.

19.

20.

21.

22.

23.

24.

25.

26.

27.

28.

29.

30.

 


La Preparación Personal para Evangelizar



Evangelismo hecho con la fuerza del hombre produce resultados artificiales.

El evangelismo hecho en el poder del Dios produce siempre fruto eterno.

Como un creyente nacido otra vez, usted está autorizado por Dios para hacer todo lo que él le ordene que haga. Dios está obrando en y a través de usted para hacer su trabajo para la gloria de El. 

Podemos ser tan eficaces como evangelizadores para ayudar a que otros lleguen a ser creyentes. Pero no podemos dar lo qué no tenemos. Nadie puede conducir a una persona más cerca a Cristo que él que ya está.

Aviva la llama del fuego de Dios que está dentro de usted. 

El apóstol Pablo animó a Timoteo que avives el don de Dios, que guardara la llama del fuego de Dios. Nuestro deseo es mantener un resplandor de él para poderle servir con eficacia. Recuérdese quién es usted en Cristo, recuerde cual es su llamado, su tarea, su comisión, etc. (2 Timoteo 1:6-7).

Orar diariamente por la gente perdida.

Dediquemos tiempo cada día para leer la Biblia y para orar por nombre por las personas que necesitan poner su confianza en Cristo. Ore a diario hasta que ellos alcancen la salvación.

Recibí una llamada telefónica recientemente de una persona por quien mi esposa y yo habíamos estado orando por diez años. La última vez que lo vi, a él y a su esposa fue en mi oficina. Le compartí a Cristo a él. Me miraba “no. No puedo,” me dijo. Años más tarde él dijo a sus amigos, “Tuve que confiar en Cristo solamente para salvarme.” En su bautismo él estaba parado, “tuve que confiar en Cristo para salvarme.”  Nunca pare de orar por sus amigos perdidos.

 

Aquí hay un Regalo Gratis para Ti…

Juan se sentó delante de mí en una silla, su cara mostraba un radiante esplendor, se secaba sus lágrimas, y su corazón estaba lleno de una dulce sensación de paz.

Él me miró y dijo: "Wil, ¿Tu dices que todos mis pecados son perdonados? ¿Todos ellos?"

Yo le contesté: "Sí Juan. Todos ellos. Todos los pecados que hayas cometido en el pasado, presente y futuro son perdonados." 

Después preguntó algo que nunca olvidaré. "¿Por qué lo hacemos tan difícil?"

El hombre tiene la tendencia de complicar las cosas espirituales más que lo que Dios intenta hacer. Sin embargo, Jesús nos hizo una promesa a todos para que la reclamáramos por fe únicamente. 

Pasos para estar en paz con Dios

1. Reconoce el Plan de Dios para ti.

Dios te ama y quiere que tú experimentes su paz y vida. Él desea tener una íntima y eterna relación contigo. La Biblia dice: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

 

 

2. Reconocer que tenemos un problema.

Estamos separados de Dios porque hemos escogido desobedecerle. La Biblia dice: “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Nada que podamos hacer nos va a permitir cruzar el espacio que nos separa de Dios. Buenas acciones, ser miembro de una iglesia, bautismo son todos pequeños puentes que no van a ningún lugar. Nuestro problema es peor. Somos muertos espirituales. “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos 6:23).

3. Responder al remedio de Dios 

Dios te ama tanto que ha enviado a su Hijo, Jesucristo, quien se puso en el espacio para que tu pudieras llegar a Dios. Cristo hizo eso al pagar por nuestros pecados cuando él murió en la cruz y se levantó de su tumba. La Biblia dice: “Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. . . Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros(Romanos 5:6, 8).

 4. Recibe al Hijo de Dios como tu Señor y Salvador.

Tu cruzas el puente hacia la familia de Dios cuando por fe le pides a Cristo venir a tu vida. Este es un paso de fe. La Biblia dice: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9, 10).

Ora para recibir a Cristo ahora mismo.

 

 ¿Estás tú dispuesto a dejar todo pecado e infidelidad y por fe recibir a Jesucristo en tu corazón y en tu vida? Tu puedes usar la siguiente oración si viene de tu corazón: "Señor Jesús, Yo soy un pecador. Yo sé que no puedo salvarme a mí mismo. Yo ahora sé que Cristo murió en mi lugar en la cruz para perdonar mis pecados. Yo sé que Cristo se levantó de los muertos y que vive. Yo te confieso mis pecados, me arrepiento y pongo mi fe en ti para que me salves. Yo quiero que tú me salves por toda la eternidad. Gracias por darme vida eterna. Amen."

5. Descansa en la perfecta paz de Dios.

 

La Biblia dice: "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios(Romanos 5:1-2). “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1).

Que las bendiciones ricas de nuestro Señor Jesucristo se derramen sobre ti.

Descubre un lugar para ti

Como una evidencia de permitir a Jesús tomar el control de nuestras vidas queremos identificarnos con él. En el Nuevo Testamento la manera de identificarnos con Jesús es confesándolo públicamente e identificándonos con él en el bautismo y congregarnos en una iglesia. La Biblia dice: todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13).

Es natural para ti como cristiano querer conocer mejor a Jesús y estar completo en él. Es a través de tu obediencia que vas a permitir a Jesús estar involucrado en cada parte de tu vida íntima. Permite a Jesús que te guíe, té de completa dirección y controle tu vida. Esto te llevará a la madurez en una relación personal con Dios. Si deseas la madurez cristiana necesitas asociarte con otros creyentes quienes también han experimentado a Jesús al igual que tu. Busca una buena Biblia, una iglesia cristo céntrica y se parte de dicha asociación.

¿Se entregó usted por Fe a Cristo?

Si así lo hizo, ¿Dónde está ahora, conforme a la promesa del Señor? En la vida eterna. ¿En qué basa usted su confianza? En la promesa de Dios en la Biblia. ¿Le engañaría Dios? ¿Puede Dios mentirle? Por supuesto que no.

Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios” (1 Juan 5:11-13).

Agradezca a Dios porque ahora usted tiene vida eterna.

¿Qué ocurrió cuando usted se entregó a Cristo?

En el momento en que usted se entregó a Cristo por fe, grandes cosas le ocurrieron:

1. Usted pasó de muerte a vida (Juan 5:24).

2. Sus pecados fueron perdonados (Colosenses 1:14).

3. Usted fue hecho un hijo de Dos (Juan 1:12).

4. Usted está libre de temor (Juan 8:36).

5. Usted es una nueva criatura en Cristo (2 Corintios 5:17).

¿Puede usted imaginar algo más glorioso que le haya sucedido? Dé gracias a Dios ahora por lo que El ha hecho en usted por medio de Cristo.

¿Qué hacer ahora que Ud. cree en Cristo como su Salvador?

1. Lea la Biblia todos los días. “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4).

2. Ore a Dios siempre. “Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:17, 18). Orar es conversar con Dios.

3. Confiese a Dios cada pecado. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9).

4. Cuente a otros su experiencia. Jesús dijo: "Vuélvete a tu casa y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo” (Lucas 8:39).

5. Congréguese con otros creyentes. “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10:25).

 

 

Cómo Marcar Su Nuevo Testamento


Una de las maneras más simples de animar un nuevo testigo es marcar el Nuevo Testamento así que las referencias de escritura pueden ser encontradas fácilmente. Los diagramas siguientes le ayudarán correctamente a marcar. Abajo “El Camino Romano” nos da una dirección fácil a seguir.

Los versos que marcaremos son Juan 3:16; Romanos 3:23; 6:23; 5:6, 8; 10:9-10, 13; 5:1-2; 8:1. Utilice la secuencia siguiente de pasos como usted marca su Nuevo Testamento. 

PASO 1.  Encuentro provechoso es comenzar con Juan 3:16 porque Dios nos ama y ha hecho una disposición perfecta para que nosotros recibamos gratuitamente el regalo de vida eterna. Dé vuelta a Juan 3:16 y escriba en el espacio después de las palabras “vida eterna” la referencia a Romanos 3:23. La razón que escriba Romanos 3:23 es porque éste es el verso siguiente vamos a dar vuelta después de que compartamos a Juan 3:16.

 

16 De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.  ROM. 3:23




 


 


PASO 2.  Después de que usted escriba Romanos 3:23 en el área en blanco de la vuelta de Juan 3:16 vamos a leer Romanos 3:23.  Ahora en Romanos 3:23 escriba 6:23. Usted no tiene que escribir la palabra “Romanos” porque permaneceremos en este libro para el resto de nuestra presentación del evangelio.

 

23 por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, 6:23






PASO 3.   La vuelta a Romanos 6:23 y en el espacio en blanco escribe 5:6, 8.

 

23 porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro. 5:6, 8







PASO 4.  Ahora dé vuelta a Romanos 5:6, 8 y en el espacio en blanco escriba 10:9-10, 13.

 

 

 

6 Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. 8 Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros 10:9-10, 13

 

 

 




PASO 5.  Dé vuelta a Romanos 10:9, 10, 13 y escriba en el espacio 5:1-2.

 

9 Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo,  10 porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 13 ya que todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo 5:1-2




 

 




 


PASO 6.   Dé vuelta a Romanos 5:1-2 y en el espacio escriba 8:1.


 

 1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,    2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios 8:1






 


PASO 7.  El verso último que usted utilizará en su presentación es Romanos 8:1.


 1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.







Pues compartir el evangelio con los individuos, usted deberá detenerse brevemente y contestar sus preguntas. Usted puede incluir las otras escrituras como Efesios 2:8-9. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).

Para ayudar a la persona a clarificar su comprensión y a invitarles a que pongan su fe en Cristo, usted puede decir: Supongamos que usted muriera hoy y estuviera parado ante Dios y él le preguntara, “¿Por qué debo dejarte en mi cielo?” ¿Cómo respondería usted?

He encontrado provechoso ofrecerle el Nuevo Testamento marcado u otro artículo valioso para ilustrar que la vida eterna es un regalo gratuito pagado ya por completo.

Haga una oración pidiéndole a Cristo perdón e invitando a Dios habitar en la vida del nuevo creyente. Así:

"Señor Jesús, soy un pecador. Sé que no puedo salvarme así mismo. Ahora creo que Cristo murió en mi lugar en la cruz para perdonarme de mis pecados. Sé que Cristo se levantó entre los muertos. Confieso mis pecados a Ti. Yo me arrepiento y pongo mi fe en Ti. Sálvame por toda la eternidad. Gracias por darme la vida eterna. Amen."

¿Una persona tiene que orar para nacer de nuevo? ¿Es la oración la que nos salva?

No. La fe en Jesucristo es lo qué salva. Una simple oración puede ayudar al individuo a poner su confianza en Cristo para su salvación.

 

Poniendo la evangelización personal en práctica

Durante esta sesión usted observará un cristiano que evangeliza a otra persona utilizando el Camino Romano. 

Anote sus observaciones durante este ejercicio. 





¡Ahora es su oportunidad para poner en práctica!

La clase ahora se dividirá en grupos de tres. Una persona será el testigo que comparte el evangelio, atestiguarán a una segunda persona, y la tercera persona será el observador.

La ventaja de esta experiencia es que cada persona tiene una ocasión de practicar el compartir de su fe en un ambiente amistoso, comprensivo, y seguro. Nadie debe sentirse amenazada en esta experiencia de aprendizaje. Esto será un rato de diversión donde usted pone en práctica lo qué usted acaba de aprender.

Anote sus observaciones.

 

¡Vayamos a Evangelizar!


Permanezca en sus grupos de tres personas y vamos casa a casa a testificar del evangelio de Jesucristo. Una persona va a presentar el mensaje del evangelio mientras que los otros dos oran silenciosamente por el testigo y las personas que oyen el evangelio. Como usted hace visitas durante este taller, permita por favor que cada persona tome la oportunidad de compartir a Cristo con una persona perdida mientras que los otros dos participantes oren. En esta clase aprenderemos a evangelizar. Anote en el espacio abajo, sus observaciones y experiencias después de cada visita. Éste será su informe a presentar en la clase, más tarde.

Mis observaciones e informe.
















Qué aprendí de esta experiencia. . .


Vamos más Profundo en Nuestro
Conocimiento de la Salvación


Usted observará que damos importancia a la palabra de Dios en nuestro atestiguar. Dios honra siempre su palabra. Está dará siempre fruto (Isaías 55:6-11). Las siguientes son algunas escrituras más que ayudan a nuestra comprensión de la salvación por la gracia de Dios y por la fe en Jesucristo.

La Vida Pasada

¿Por qué es necesaria la salvación?

Romanos 3:10, 11; Isaías 64:6-7; Mateo 5:20; Jeremías 17:9   

Romanos 3:23; Isaías 59:1-2, 15-16

Romanos 5:12; Efesios 2:1-3, 11-18; Juan 8:34; Ezequiel 18:3-4, 21-23, 30-32

Romanos 6:23; Juan 3:36; 5:28-29; Apocalipsis 20:11-15  

El hombre se encuentra muerto espiritualmente por causa de su pecado. Por eso, todos los hombres sin Cristo son condenados. El hombre sin Cristo está muerto espiritualmente. La muerte física se refiere a la separación del alma del cuerpo. Un día todos vamos a morir físicamente. La muerte eterna significa que el hombre que muere sin haber creído en Cristo es separado de Dios para siempre. Es la condenación eterna. Es el destino eterno de todos los que no conocen a Cristo como Salvador.

La Obra de Dios

¿Cuál es la provisión de Dios para salvación?

La voluntad de Dios es que nadie se pierda. El ha hecho todo lo necesario para salvar al pecador. Dios nos salva por medio del sacrificio de Cristo. Él tomó nuestro lugar y murió por nosotros. Dios aceptó su muerte en nuestro lugar y cuando creemos en él, nos perdona.

Romanos 3:22-26; Juan 3:16

Romanos 5:8; 1 Pedro 1:18-23; 2 Pedro 3:8-13; 1 Corintios 15:1-4

Romanos 5:10

Romanos 5:19

Romanos 6:23

No somos aprobados delante de Dios. No somos capaces de salvamos a nosotros mismos. Los hombres pecadores buscan la forma para alcanzar la salvación. Tratamos de ganarla por obras, o sea por medio de las cosas que hacemos, como asistir a una iglesia, cumplir con ciertos ritos religiosos, ser bueno, o por otras cosas como estas.

La Vida Nueva

¿Cómo se obtiene la salvación?

La salvación no es por obras o por causa de lo que uno haga o por lo que uno sea, pero es por medio de gracia de Dios. La salvación no es algo que merecemos por lo que somos. En realidad, merecemos la condenación. Dios nos ha dado la salvación. Es un regalo de Dios para nosotros. Es por la fe en Cristo. Es la fe en Cristo la que nos salva. Esto significa confiar en Cristo como salvador personal. Esta confianza se fundamenta en que El murió y resucitó por mí, para perdonar mis pecados y darme vida eterna.

Romanos 3:28; Efesios 2:8-9; Gálatas 2:16  

Romanos 10:9-13; Juan 1:12-13

¿Cuales son los resultados de la salvación?

Cuando una persona ha recibido a Cristo por la fe, se producen ciertos cambios en la vida. Hay perdón de sus pecados y Dios le da vida nueva; hay paz con Dios y una nueva relación con El.

Romanos 5:1-2

Romanos 5:5

Romanos 6:6-12

Romanos 8:10-14

Romanos 8:31-39; 1 Juan 5:13; Juan 3:16; Apocalipsis 22:12-13, 16-17, 20-21   

El pecador sin Cristo se encuentra perdido. El no puede salvarse a si mismo. Dios hizo todo lo necesario para salvarnos. El mando a su Hijo Jesucristo para morir en nuestro lugar. La salvación se recibe cuando confiamos en Cristo. No depende de nuestras obras. Como resultado de esta salvación, tenemos vida eterna y llegamos a ser hijos de Dios.

En sus propias palabras, resuma el contenido de lo estudiado.

¿Como era su vida sin Cristo?



¿Qué hizo Cristo por usted?



¿Cómo se debe mostrar, en su andar diario, la nueva vida que Dios le dio?

 

Estamos Seguros por Toda la Eternidad


La seguridad de la salvación es muy importante para cada creyente.

Qué trágico sería pasar una vida sin comprender que la paz sobrepasa todo entendimiento, sin saber completamente del sentido del perdón y de la seguridad en la gracia de Dios para salvación, de conocer que usted va al cielo cuando muera. El mensaje de la Biblia es muy claro que podemos saber que Dios nos salva. Sí, usted puede saber que usted puede ser salvo.


La vida eternal no empieza cuando morimos, sino desde el momento en que aceptamos a Cristo como nuestro salvador personal. Los hijos de Dios, nunca se pierden, porque han nacido espiritualmente. Entonces, somos hijos de Dios para siempre.

Juan 10:27 - 30

Romanos 8:31 - 39

Filipenses 1:6

Efesios 1:13 - 14

1 Peter 1:3 - 5

Tito 3:4 - 8

1 Juan 5:12

1 Juan 5:11 - 13

2 Timoteo 1:12

Nuestra relación como hijos de Dios es eterna y Dios ha hecho una promesa para perdonar los pecados de sus hijos.

La salvación de que gozamos viene de Dios. La muerte y resurrección de Jesucristo es suficiente para nuestra salvación eterna.

Nosotros no podemos añadir nada. Aprovechamos esta provisión gratis cuando cambiamos nuestra actitud hacia Dios y al pecado y confiamos en Cristo como nuestro Salvador.


Pulsera de la Salvación


Una herramienta muy eficaz para presentar el evangelio a los niños y a la juventud es la pulsera de la salvación. Consiste en una secuencia de cuero y cuentas o bolitas coloreados de plástico encadenadas y ordenadas según la presentación que se muestra. La pulsera se ata en la muñeca del creyente u oyente.




El NEGRO esta cuenta o bolita recuerda que nosotros somos PECADORES.  “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Hay una pena para el pecado, la Biblia nos dice que “la paga del pecado es muerte(6:23). Un día vamos a morir porque somos pecadores.

El ROJO esta bolita nos dice que CRISTO MURIÓ POR NUESTROS PECADOS. Él no murió como un mártir. Jesucristo no tuvo ninguna experiencia propia de pecado. Él era sin pecado, y por lo tanto murió como nuestro substituto. Éramos pecadores desamparados, pero en el tiempo justo “Cristo . . . murió por los impíos.” “Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. . . Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros(Romanos 5:6, 8). El único detergente que limpia pecados es la sangre de Jesús. “La sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7). “¡Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29)

BLANCO sugiere JUSTIFICACIÓN por FE. Al momento que ponemos nuestra fe en Jesucristo como nuestro salvador, Dios nos declara justos ante su vista. El creyente es declarado libre por el juez divino. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). Entramos en esa relación de salvos con Jesucristo poniendo nuestra confianza en él solamente para la vida eterna. La Biblia dice, “Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. . . . ya que todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:9-10, 13).

VERDE indica CRECIMIENTO ESPIRITUAL o SANTIFICACIÓN. Ahora que usted ha puesto su fe en Jesucristo como su salvador, usted debe crecer en su gracia. Ahora que tenemos paz para con Dios y sabemos que todos nuestros pecados están perdonados, debemos ser conformados con su imagen y semejanza (Colosenses 1:28-29; Romanos 8:29; 1 Juan 5:13).

AMARILLO recuerda al CIELO. Cuando morimos vamos al cielo. "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24). El apóstol Juan escribió, “Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es” (1 Juan 3:2; cf. 1 Corintios 15:49ff; Juan 14:1-3). Esto es también un rato excelente de enseñar al individuo que la vida eterna comienza al momento que él cree en Cristo y continúa a través de la eternidad. Es vida eterna. Una vez que comienza es interminable.

Algo que se pierde, no es eterno.

Evangelice utilizando la pulsera.

Durante esta sesión usted observará una actuación de un cristiano evangelizando a otra persona que usa la pulsera de la salvación. 

Anote sus observaciones durante este ejercicio. 



¡Ahora es su turno u oportunidad!

La clase ahora se dividirá en grupos de tres. Una persona será el testigo que comparte el evangelio usando la pulsera de la salvación en su presentación a una segunda persona, y la tercera persona será el observador.

La ventaja de esta experiencia es que cada persona tiene una ocasión de practicar el compartir de su fe usando este método en un ambiente amistoso, comprensivo, y seguro. Nadie debe sentirse amenazado en esta experiencia de aprendizaje. Esto será un rato de diversión mientras usted pone en práctica lo qué usted acaba de aprender.

La juventud en su iglesia gozará de esta experiencia de enseñanza. Le da un cambio al evangelizador, además enseña a los creyentes cómo evangelizar a gente de su misma edad.

Anote sus observaciones.

 

Principios para Testificar a los Católicos

Por Juan Alberto Herrera

¿Cuál es su relación personal con Cristo? Esta es la pregunta más importante cuando esté hablando con su amigo católico.

Recuérdeles que la salvación no depende de ser miembro de una iglesia, sino que viene a través de la fe en Jesucristo (Efesios 2:8-9).

Ore y confíe en el Espíritu Santo para usar el mensaje del evangelio de manera que llegue al corazón y la mente de quienes están perdidos.

Comparta cómo ha sido para usted creer en Jesucristo como Señor y Salvador. Su testimonio de lo que Jesús ha logrado en su vida puede tener un gran impacto. No alargue demasiado su testimonio. Evite el uso de términos desconocidos para los católicos, tales como: "caminé por el pasillo", "fui salvado" y "renacido".

Comparta la seguridad que le da la gracia de Dios en la salvación. Asegúrese de comunicar que su seguridad proviene de confiar en Jesús y no de sus buenas obras o habilidad de permanecer fiel (1 Juan 5:13).

Déles un Nuevo Testamento. A los católicos se les anima hoy a leer la Biblia. Señale textos que expliquen la salvación (Romanos 3:23, 5:8, 6:23, 10:9,13; Juan 3:16; Efesios 2:8-9).

Evite enredarse en temas secundarios que se desvíen de la salvación.

Manténgase siempre centrado en Cristo al presentar el evangelio.

Evite:

 Procure:

Prepare su testimonio

Uno de los medios más poderosos para testificar es compartir el testimonio. La gente generalmente escucha cuando se comparte la diferencia que Jesús ha hecho en nuestras vidas. Comparta su testimonio con humildad, breve y claramente. Evite la "jerga eclesiástica" y use un vocabulario que la gente entienda.

En Hechos 26 el apóstol Pablo contó su testimonio, generalmente usó el siguiente bosquejo:

1. Lo que era mi vida antes de conocer a Cristo.
2. Cómo llegué a conocer a Cristo.
3. Cómo Cristo me ayuda a encarar la vida hoy.
4. Cómo puede usted llegar a conocer a Cristo.

Preparación para presentar el evangelio

Existen algunas guías que tenemos que seguir si vamos a guiar a nuestros amigos católicos a la experiencia de salvación en Cristo.

1. No discuta religión. Su propósito principal es guiar a la persona a Cristo.
2. Presente el evangelio con simplicidad y buena lógica.
3. Distinga entre la posición oficial de la iglesia católica y lo que cada individuo cree.
4. Cuando estudien la Biblia juntos, permita la oportunidad de descubrimiento de lo que dice la Palabra de Dios. Anime a que la persona lea los versículos, a pensar el significado y deje que la Palabra de Dios les hable.
5. Concéntrese sólo en los asuntos esenciales para la salvación. No discuta asuntos equivocados.
6. No pregunte: "¿Es usted cristiano?" (Los católicos se consideran a sí mismos cristianos) o "¿Es usted salvo?" La pregunta debe ser: "¿Cuál es su relación personal con Cristo?"
7. Use una Biblia católica o una versión aceptable a los católicos tal como La Versión Popular.
8. Haga hincapié que un regalo no se posee sino hasta cuando se recibe (Romanos 6:23; Juan 1:12).

Empiece con la pregunta: "¿Cuál es su relación personal con Cristo?" Explique: "No vamos a hablar de religión; sólo queremos encontrar lo que la Biblia dice de nuestra relación con Cristo."

Pase de allí a las preguntas que se encuentran en el Nuevo Testamento marcado.

a. ¿Por qué vino Cristo? (Juan 10:10)
b. ¿Por qué no tenemos ese regalo? (Romanos 3:23)
c. ¿Cuál es el resultado del pecado? (Romanos 6:23a)
d. ¿Cuál es el regalo de Dios? (Romanos 6:23b)
e. ¿Cómo hizo Dios esto posible? (Romanos 5:8)
f. ¿Podemos ganarnos este regalo? (Efesios 2:8-9)
g. Si nos pudiéramos ganarnos este regalo (Gálatas 2:21), ¿hubiera tenido que morir Cristo? (Gálatas 3:1-5)
h. ¿Cómo llega a ser nuestro ese regalo? (Juan 1:12)
i. ¿Cómo recibió el ladrón en la cruz ese regalo? (Lucas 23:39-43)
j. ¿Podemos estar seguros que hemos recibido ese regalo? (Juan 5:24)
k. ¿Desea abrir la puerta de su vida a Cristo? (Apocalipsis 3:30)

Entréguele su vida a Cristo

¿Estás tú dispuesto a dejar todo pecado e infidelidad y por fe recibir a Jesucristo en tu corazón y vida? Tu puedes usar la siguiente oración si viene de tu corazón: "Señor Jesús, Yo soy un pecador. Yo sé que no puedo salvarme a mí mismo . Yo ahora sé que Cristo murió en mi lugar en la cruz para perdonar mis pecados. Yo sé que Cristo se levanto de los muertos y que vive. Yo te confieso mis pecados, me arrepiento y pongo mi fe en ti para que me salves. Yo quiero que tú me salves para toda la eternidad. Gracias por darme vida eterna. Amen." 

 

Características de “evangelios” falsos



Nadie puede ser salvo creyendo en un evangelio falso. Es imprescindible que sepamos y presentemos claramente la verdad bíblica de la salvación solamente por gracia y por la fe en Jesucristo. Aparte del trabajo de salvación de Jesucristo, el hombre sin Cristo se pierde en pecado, en desamparo y se condena a la separación eterna de Dios en el infierno (Juan 8:24; Efesios 2:1-10; Hebreos 9:27-28).

Cristo + ________________ = salvación.

La respuesta a la ecuación arriba es NADA. Eso es correcto. ¡NADA! La salvación es un regalo gratis recibido por la fe en el sacrificio de Jesucristo. La salvación es todo el trabajo de Dios. Cristo ha pagado la pena por nosotros. Eso es porqué por gracia, por medio de la fe nos salvamos.

Cualquier cosa que añadimos a Jesucristo y a su sacrificio resulta en un “evangelio falso.” ¿En quién o en qué usted confía para tener vida eterna? (Gálatas 2:16-21; Filipenses. 3:8-9)

La fe no es un trabajo.

La fe es solamente el medio de recibir completamente gratis el regalo. A menudo a las personas a quienes estoy evangelizando, doy gratuitamente un Nuevo Testamento, o una moneda, o una cuenta de dólar como ilustración que la vida o la salvación eterna es absolutamente libre, sin adición de cualquiera cosa. Recibimos la salvación, como regalo completamente pagado por Jesucristo. Es libre, es un don, es gratis. Romanos 6:23b y Efesios 2:8-10 son absolutamente claros en este tema o .asunto.

 Los evangélicos falsos comprometen la salvación por gracia o por la fe en Jesucristo.

El único requisito para la salvación es creer en Jesucristo y confiar en él para recibir la salvación (Juan 1:12; 3:16; Romanos 3:26; 10:11, 13; Hechos 4:12; 10:43).

La Biblia es clara que Jesús de Nazaret es “el Cristo, el Hijo de Dios” y el creer solamente en él da vida eterna (Juan 20:31). Él es Dios con nosotros (Juan 1:1-3, 14; 10:30; 20:31; 1 Juan 2:20-23; 4:1-3; Hebreos 1:1-3; 9:11-15; Colosenses 1:16-22; 2:9-10; Judas 4). Solamente el Hijo sin pecado del Dios puede limpia el pecador y salvarnos. Pregúnteles lo que creen sobre la encarnación, de la resurrección corporal de Cristo, del nacimiento virginal de Jesús, de la humanidad de Jesús, de su perfección, de la deidad de Cristo, etc. Manténgase preguntando hasta que usted consiga respuestas claras. Cualquier “evangelio” que niegue que Jesucristo es Dios es falso.

La Biblia nos dice que una relación directa con Dios no se puede obtener por buenos hechos o méritos humanos o aún por una buena herencia familiar. Al final de su vida, Dios no pondrá sus buenos y sus malos hechos en una balanza. Eso no decidirá ni significa que las cosas buenas compensan las cosas malas. Usted no puede salvarse por ser bueno o porque usted desciende de una familia cristiana, fina, excepcional etc. (Efesios 2:8-9; Romanos 3:28; 4:1-3; 8:32; Gálatas. 2:16; 3:13; 5:1). Debemos tener una relación personal con Dios basada nada más en lo que Cristo ya hizo.

La Biblia dice que la ley fue dada claramente para demostrar que no podemos guardar la ley. Prueba de esto es que somos pecadores y nos muestra a Cristo únicamente como El Salvador. ( Gálatas 3:1-5; 2:16; Filipenses 3:4-9; Romanos 3:28-29). El nacimiento espiritual se requiere para alcanzar vida eterna (Juan 1:12; 3:1-9, 16; 4:19-24; 1 Pedro 1:22-23).

Enseñan que no hay ningún seguridad de salvación. La Biblia da un sentido profundo de la paz con Dios, y asegura vida eterna para cada creyente (1 Juan 5:13; 3:1-3; Juan 10:25-30; 1 Pedro 1:3-6; Efesios 1:13; Hebreos 6:19; 2 Timoteo 1:12).

La salvación por gracia y por la fe esta disponible a cada uno, pero no todos están dispuestos a arrepentirse y creer en Jesús. La Biblia nos invita a tener una relación personal con Cristo Jesús. Mateo 7 :13-14; Lucas 23:42-43; Romanos 10:9-10). El pecado separa al hombre de su relación directa con Dios él que puede ser restaurado solamente creyendo en Cristo.

La Biblia acentúa el corazón de un sirviente para todos los líderes cristianos. Nuestros ojos espirituales necesitan ser centrados en la persona de Jesucristo y no en los hombres (Hebreos 12:2; 4:14; 1 Timoteo 2:5; Efesios 1:22-23; 3:20-21; Gálatas. 5:13; 1 Corintios. 3:3, 4; Lucas 21:8).

La Biblia es muy clara en sus enseñanzas, en quién es Jesucristo y cómo ser salvos por medio de él (Juan 1:12; 3:16; 8:12; 14:6; 20:31; 2 Timoteo 2:1-2; 4:3, 4; 1 Corintios 14:8).

Demandan ser las únicas aplicaciones del Dios de la gente. El líder promueve una tribu o su grupo propio (Gálatas 1:10; Filipenses. 3:15; Romanos 14:13; 1 Corintios 4:5).

Tenemos en la Biblia la revelación completa de Dios (2 Timo. 3:15-17; Juan 5:39 - 40; 10:35; 17:17; Hechos 1:3; 2 Cor 4:6; 13:1, 5; Apo. 22:18-21).

La Biblia debe ser interpretado siempre en su propio contexto (2 Timoteo 3:16-17).  

Tenga cuidado de los que sean reservados, y declare “son responsable solamente ante Dios.” Nadie está sobre responsabilidad; sea responsable ante alguien (Lucas 11:46; 2 Pedro 2:19; Gálatas 5:1).  

¿Cuánto dinero usted pide? ¿Cuál es su motivo de servir? (Mateo 6:33; Romanos 6:23; 3:24; 2 Corintios 8:9; 1 Timoteo 6:10; Hechos 8:18-20; Salmo 84:11; 2 Pedro 2:1-3). Tenga cuidado de la abundancia, de la salud y de la prosperidad “evangelio.” Jesús vino para que pusieran en libertad a los hombres de la esclavitud y del pecado, no hacernos ricos o no darnos salud perpetua y felicidad perfecta.

Es nuestra responsabilidad comunicar claramente el evangelio de Jesucristo y dejar que el Espíritu Santo traiga la convicción y el nacimiento espiritual. Manténgase enfocado en Dios y en su tolerancia del ahorro a través de Jesucristo.

 

 

Ejemplos de Evangelios Falsos


Los evangélico falsos predican o enseña un evangelio falso.

¿Cuál es el énfasis de los profesores falsos y de su evangelio?





¿Quién es su persona valorada?





Testigos Falsos de Jehová







Mormonismo




El Libro Mudo


El libro mudo no tiene ninguna palabra en él. En lugar de palabras se compone de cinco hojas de papel coloreado. Éstos se pueden cortar y doblar en libretas pequeñas y utilizarlas fácilmente en la presentación del evangelio. Los niños, responden especialmente a su uso. Usted puede también utilizar cinco hojas de papel de construcción coloreado y de las mismas escrituras que usted utilizó con la pulsera de salvación.

La página negra nos recuerda pecado porque todos tenemos pecado. La paga del pecado es muerte. La tragedia más grande de la vida es rechazar a Jesucristo como nuestro salvador.



El rojo nos dice que la sangre de Jesucristo nos limpia de todos nuestros pecados. Jesús murió por nosotros en la cruz y se levantó de los muertos.




El blanco dice que somos justos ante la vista de Dios cuando creemos en Jesucristo. No hay condenación para los que estén en Cristo. Dios mira al creyente y lo ve como su Hijo. ¡Lo ha perdonado y limpiado! Lo ha perdonado. Somos justo ahora a los ojos del Dios debido por a la muerte de Jesús en nuestro favor.



El color verde nos recuerda que hay un crecimiento. Tenemos nueva vida en Cristo y debemos crecer en la tolerancia y el conocimiento de Cristo. El estudio diario de la Biblia, orar, comunión con otros creyentes, compartir nuestra fe con las personas perdidas nos permite crecer espiritualmente.

 

El amarillo nos recuerda el cielo. Un día cuando muramos, entraremos inmediatamente a la presencia de nuestro Padre divino en el cielo. Jesús nos está preparando un lugar permanente para vivir con nuestro Padre.

 


 


Testificar personalmente con la pulsera

Durante esta sesión usted observará una actuación de un cristiano evangelizando a otra persona mediante el uso d el libro mudo de la salvación. 

Anote nuestras observaciones durante este ejercicio. 

 

 

¡Ahora es su práctica!



La clase ahora se dividirá en grupos de tres. Una persona será el testigo o el evangelizador que comparte el evangelio usando el libro mudo a una segunda persona, y la tercera persona será el observador.

Cada persona tendrá oportunidad de practicar su presentación en un ambiente amistoso, comprensivo, seguro. Nadie debe sentirse amenazado en esta experiencia de aprendizaje. Esto será un rato de diversión donde usted pone en práctica lo qué usted acaba de aprender.



Anote sus observaciones y compártalas con la clase.

 

 

Cómo Compartir su Testimonio Personal



No hay nada absolutamente como decirle a la gente una a una, o en público sobre cómo usted vino a conocer a Cristo como su salvador personal. Recuerde que éste es su testimonio, no es el de otra persona. Utilice esta página y en unas 200 palabras díganos cómo usted vino al conocimiento de la salvación de Jesucristo. Tenga en cuenta tres hechos importantes.

1.  Ésta era mi vida antes de ser un creyente.









2.  Ésto es cómo y la manera en que yo puse mi fe en Cristo para ser salvo.








3. Esto es como yo vivo mi vida desde que me hice un creyente.



 

Si Usted necesitan ayuda para convertirse en cristiano aquí hay un Regalo Gratuito para Usted.

Conservación de Nuevos Creyentes


Título: Evangelismo en Profundidad

Series: Evangelismo Personal

Mensaje por Wil Pounds (c) 2010      Traducción Libre por Ena Morazon

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org