Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

Cristo en Antiguo Testamento

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Los Ángeles en la Vida de Cristo

Todo lo que creemos acerca de Jesucristo depende de la integridad de Dios y la fidelidad de sus mensajeros.

Dos testigos o mensajeros en los tiempos bíblicos eran necesarios para certificar la exactitud y validar el mensaje. El emisor esperaba que el mensajero comunicara con precisión su mensaje con la mayor integridad. Cualquier cambio en el mensaje  resultaría cargos criminales contra el mensajero.

Dios usa los mensajeros humanos y sobrenaturales. "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo y por quien asimismo hizo el universo. Él, que es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados  por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas "(Hebreos 1:1-3).

Los mensajeros apuntaban a la última llegada final de auto-revelación de Dios en la persona de su  único tipo de  Hijo.

I. Los ángeles son mensajeros de Dios

Los ángeles son seres espirituales sobrenaturales celestial.

La Biblia nos dice que Dios tiene mensajeros que Él envía para comunicar su mensaje. La palabra aggelos, ángeles en Inglés, describe un orden sobrenatural de los seres celestiales cuya misión es actuar como mensajeros de Dios para los hombres, y como agentes para traer a nosotros su voluntad. "¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?" (Hebreos 1:14).

Los ángeles tienen personalidad, una gran inteligencia, voluntad y responsabilidad moral. Ellos no tienen cuerpos, pero podrían ser vistos a veces y aparecen como los hombres. No tienen alas, los artistas de Hollywood les crearon alas. Los serafines tienen seis alas y vuelan, pero son una categoría especial de funcionamiento sobrenatural. La Biblia prohíbe el culto a los ángeles. Ellos  pertenecen a la corte celestial, que alababa a Dios y hacen su voluntad en la tierra.

Tres ángeles son mencionados en la Biblia.

Miguel, el arcángel se menciona en el Antiguo Testamento sólo en Daniel 10:13, 21; 12:1, donde él es el campeón de Israel, y el guardián vigilante del pueblo elegido de Dios. El disputa con Satanás sobre el cuerpo de Moisés (Judas 9). En Apocalipsis 12:7-9 que dirige los ejércitos angélicos en la guerra contra Satán, el ángel caído principal (Job 1:6-12; Génesis 3:1ss; Mateo 25:41; 2 Pedro 2:4; Apocalipsis 12: 9). Los primeros  eruditos protestantes identificaron a Miguel con el Cristo pre-encarnado (Hengstenberg).

Gabriel es encontrado en Daniel 8:15-16; 9:21 donde fue enviado para explicar a Daniel la visión del carnero y el macho cabrío, y para predecir las 70 semanas. En el Nuevo Testamento Gabriel es el mensajero que anunció el nacimiento de Juan el Bautista y Jesús en Lucas 1:19, 26. No se conoce un arcángel en la Biblia. Él es muy prominente en los escritos judíos.

II. Los ángeles en la vida de Cristo

Gabriel y los ángeles sin nombre son enviados para anunciar la venida de Jesús, para animarlo después de las tentaciones, lo  ministro a Él en el Huerto de Getsemaní, ayudo a los discípulos en el  duelo en la resurrección de Jesús, anuncio su llegada de nuevo en Hechos, y reúne a los santos  y ejecuta juicio de los impíos en el Apocalipsis.

El Ángel Gabriel anunció el próximo nacimiento de Juan el Bautista

Zacarías era un sacerdote anciano oficiando en el altar de incienso en el Templo, cuando de repente un ángel se le apareció de pie a la derecha del altar del incienso (Lucas 1:10-22). La nube de incienso que se elevaba desde el altar caliente simboliza las oraciones del pueblo de Israel, mientras ellos se  reúnen fuera para orar  (v. 10).

Juan y su esposa  Elisabet  habían estado  orando por muchos años por un hijo, y, sin duda, para la venida del Mesías. El ángel fue enviado por Dios para darles la buena noticia de que un niño iba a nacer con ellos en su vejez. "El miedo cayó sobre" Zacarías cuando vio al ángel. "Zacarías se turbó, y lo sobrecogió temor  (cayó-a) él" (v. 12).

El mensaje que el ángel proclamó era específico. "Pero el ángel le dijo:-Zacarías, no temas, porque tu oración ha sido oída y tu mujer Elisabet dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento,  porque será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra,[i] y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre. Hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor, su Dios. E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto" (Lucas 1:13-17).

Elisabet quedará embarazada, incluso a su edad! Usted le pondrá por  nombre a su hijo Juan ("Dios es misericordioso") y traerá gozo y alegría, con júbilo extremo, y muchos se regocijarán por su nacimiento. La llegada del último de los profetas hebreos de hecho será el tiempo de regocijo. Dios está visitando a su pueblo. Este niño "será grande delante del Señor" (v. 14a).

Gabriel anunció el próximo nacimiento de Jesús a María

"Entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: --¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Pero ella, cuando lo vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo:--María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre;  reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su Reino no tendrá fin. Entonces María preguntó al ángel: --¿Cómo será esto?, pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: --El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que va a nacer será llamado Hijo de Dios. Y he aquí también tu parienta Elisabet, la que llamaban estéril, ha concebido hijo en su vejez y este es el sexto mes para ella, pues nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: --Aquí está la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia" (Lucas 1:28-38).

Es  significativo que el ángel Gabriel no reprendió a María como lo hizo Zacarías. "Ella se quedó perpleja" o con problemas en gran medida por la declaración. "María no dudó de la promesa, pero estaba confundida acerca de la declaración, porque ella era una virgen (cf. Isa. 7:14). Quería saber cómo se iba a lograr esto porque  ella y José no estaban casados. el compromiso general duraba un año y la infidelidad por parte de la novia se castigaba con la muerte. por lo tanto, la respuesta de Gabriel fue esta será la obra del Espíritu Santo de manera creativa lograr la concepción física milagrosa de Jesús el apóstol Pablo entendió esta gran verdad cuando escribió: "Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la Ley" (Gálatas 4:4).

María recibió la gracia especial por el ministerio que Dios la eligió para llevar a cabo. Ella, al igual que cualquier otro individuo, fue salvado por gracia mediante la fe en Cristo. Ella no tenía ningún mérito especial. Ella era el objeto del cuidado de Dios, que "hallo gracia delante de Dios." Ella estaba dotada de la gracia, enriquecida con la gracia. Ella estaba llena de gracia, porque Dios la agracio.

Estas majestuosas palabras de Gabriel nos recuerdan la promesa de Yahvé al antiguo  rey David en 2 Samuel 7:13-16. Un futuro descendiente se sentaría en su trono y gobernaría para siempre. La única manera de que esta profecía podría cumplirse era  está en la llegada de alguien mayor que David, el Mesías. Este hijo de María se nos dice en este pasaje será grande y será llamado Hijo del Altísimo (cf. Isa. 9:6). Este título divino significa que va a ser igual a Yahvé. La frase "hijo de" en el pensamiento semita se refiere a alguien que poseía cualidades de su padre. Jesús es una "copia de carbón " de su Padre en el cielo.

La razón de su venida es que será recibido por "el trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre." La gran coronación se llevará a cabo cuando regrese y él reinará por toda la eternidad. Esto se llevará a cabo en la Declaración del Milenio y continuará por siempre jamás.

Este rey es único porque "su reino no tendrá fin."

Un ángel sin nombre anunció el nacimiento de Jesús a José

Hemos señalado anteriormente la agitación por parte de María con respecto a su concepción teniendo un hijo al mismo tiempo desposada con José. Todo el contexto del compromiso y las costumbres  judía del matrimonio en el siglo primero hay que tenerlas  en cuenta al examinar la narrativa del nacimiento en los Evangelios. Los matrimonios eran arreglados por los padres y los contratos eran  redactados y acordados. Una vez que el acuerdo se confirmaba la pareja era considerada como casada y se llama marido y mujer. Sin embargo, no comenzaban a vivir juntos durante un año. Durante este tiempo, la mujer seguía viviendo con sus padres y el hombre con sus padres. Este período de espera era una demostración de la fidelidad de la promesa de ser puro hasta la consumación del matrimonio. Si ella se tenía un  niño durante ese año, sería obvio que ella le era infiel y el marido podía rescindir el contacto con el matrimonio con un divorcio. Al final del año del compromiso los padres de la pareja tendría una gran fiesta de  boda, la pareja entonces comenzarían a vivir juntos, y el matrimonio era consumado físicamente.

Ahora estaba claro que María no le había dicho a José acerca de la visita del ángel, o que ella estaba embarazada. Por lo tanto, cuando era obvio a José que María estaba encinta se sorprendió. Él realmente amaba a María. Usted puede ver ese amor por sus acciones. No quería crear un escándalo público y planeaba divorciarse de María en privado. Es entonces cuando el ángel se le apareció a José en sueños y le reveló que "ella se halló que había concebido del Espíritu Santo" (Mateo 1:18).

Mateo completa los detalles para nosotros:

"El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando comprometida María, su madre, con José, antes que vivieran juntos se halló que había concebido del Espíritu Santo. José, su marido, como era justo y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Pensando él en esto, un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». Todo esto aconteció para que se cumpliera lo que dijo el Señor por medio del profeta: «Una virgen concebirá y dará a luz un hijo  y le pondrás por nombre Emanuel» m (que significa: «Dios con nosotros»). Cuando despertó José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito, y le puso por nombre Jesús" (Mateo 1:18-25).

Eruditos hebreos pueden  debatir todo lo que quieran sobre el significado de la palabra hebrea almah si debe ser traducida como "joven" o "virgen". Creo que significa una mujer joven en edad de casarse, que es virgen. Dr. Lucas y Mateo son muy claros cuando quieren decir "virgen", ya que utilizan la palabra parthenos y tiene un solo significado, "virgen". Concepción milagrosa de María se cumplió la profecía de Isaías, y su hijo era "Emanuel... Dios con nosotros". El Espíritu Santo, no José, no cualquier hombre, fue el responsable del embarazo de María.

En el nacimiento de Jesús, los ángeles le adoraron

Nueve meses después, el Dr. Lucas, el médico amado, y el autor del Evangelio de Lucas nos dice que Jesús nació en la ciudad de David, llamada Belén, durante el reinado de César Augusto. Ángeles adoraron a Cristo y anunciaron el nacimiento del Salvador, a unos pastores humildes que estaban cuidando sus rebaños en la noche.

"Y se les presentó un ángel del Señor y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor.  Pero el ángel les dijo:--No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían:«¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!» Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: --Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, presuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre"(Lucas 2:9-16).

Un ángel desconocido le advirtió a José de las malas intenciones de Herodes de asesinar al Mesías.

"Después que partieron ellos, un ángel del Señor apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Permanece allá hasta que yo te diga, porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo». (Mateo 2:13). Se quedaron en Egipto hasta la muerte de Herodes. Sin embargo, debido a  que Arquéalo era el peor de los hijos vivos de Herodes y que ahora reinaba en Judea, José y María llevaron a Jesús y  residían en la ciudad de Nazaret, en las regiones de Galilea (Mateo 2:13-23).

El doctor Lucas nos dice que en los próximos treinta años ",Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres" (Lucas 2:52). Sí, Jesús vivió una vida humana judía plena y normal en la ciudad de Nazaret. Pero eso no es el final de la visita de los ángeles en su vida.

Ángeles fortalecieron  a Jesús durante su ministerio

Cuando Jesús comenzó su ministerio sobre la edad de treinta años fue tentado severamente por Satanás (Mateo 4:1-11). Después de los cuarenta días de tentación." El diablo entonces lo dejó, y vinieron ángeles y lo servían" (Mateo 4:11).

En el Jardín de Getsemaní un ángel se apareció a Jesús y lo fortaleció (Lucas 22:43).

En ocasión de su arresto en el Huerto de Getsemaní, cuando Pedro estaba tratando de defender a Jesús con una espada, Jesús le dijo que podía llamar 72.000 ángeles (Mateo 26:53). "¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?" (Mateo 26:53). Una legión romana era igual a 6.000 soldados. Doce legiones serían 72.000.

Ángeles asistieron la resurrección de Jesús

"De pronto hubo un gran terremoto, porque un ángel del Señor descendió del cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. De miedo de él, los guardas temblaron y se quedaron como muertos.  Pero el ángel dijo a las mujeres: «No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos y va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis. Ya os lo he dicho»"(Mateo 28:2-7; cf. Marcos 16:4-7; Lucas 24:4-7).

"Pero María [no la madre de Jesús]  estaba fuera llorando junto al sepulcro; mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro,  y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.  Y le dijeron: --Mujer, ¿por qué lloras?  Les dijo: --Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.  Dicho esto, se volvió y vio a Jesús que estaba allí; pero no sabía que era Jesús" (Juan 20:11-14).

Sí Jesús fue crucificado. Él fue certificado muerto por el verdugo Romano, cuando empujaron la lanza en el costado de Jesús y salió sangre y agua (Marcos 15:44-47; Mateo 27:57-66; Lucas 23:50-56; Juan 19:30-42). Los testigos que tomaron su cuerpo dieron  testimonio de que Jesús murió. Pero detrás de esa muerte del Cordero de Dios sin pecado es la gran verdad que Él murió como un sacrificio por el pecado. "Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. .... Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8). El apóstol Pablo resume el significado de la muerte de Cristo a la perfección con estas palabras: "Él [Dios] lo hizo [Jesucristo], Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

Pero eso no es todo, ¡Cristo resucitó de entre los muertos! La resurrección de Jesucristo es el evento más documentado en la historia antigua. Matthew Arnold dijo: "La resurrección de Jesucristo es el mejor hecho atestiguado en la historia." William Lyon Phelps, de Yale, escribió: "Se puede decir que la evidencia histórica de la resurrección es más fuerte que cualquier otro milagro narrado en cualquier lugar."
Algunos de los mejores libros sobre la resurrección, han sido escritos por los abogados que figuran con el objetivo de refutarlos  como un hecho histórico. Sir Edward Clark escribió: "Como abogado he hecho un prolongado estudio de las evidencias de la primera Pascua. Para mí, la evidencia es concluyente, y una y otra vez ante el Tribunal Superior me ha asegurado que el veredicto la evidencia no es  tan convincente. Como abogado, yo lo acepte sin reservas como el testimonio de los hombres a los hechos que fueron capaces de justificar."

Los ángeles tranquilizaron a los  discípulos en la ascensión de Cristo.

"Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y lo recibió una nube que lo ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales les dijeron:--Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como lo habéis visto ir al cielo" (Hechos 1:9-11).

Los ángeles acompañarán a Jesús cuando regrese

Escucha las palabras de Jesús. "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos" (Mateo 25:31-32).

El apóstol Pablo consoló creyentes con el deseo de "mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego" (2 Tesalonicenses 1:7; cf. 2 Tes. 4:16-17). Muchos más pasajes de la Escritura pueden ser ubicados, pero creo que se entiende la idea. Los ángeles fueron activos en el ministerio durante la vida de Cristo y será cuando Él vuelva en gloria. El libro de Apocalipsis está lleno de actividad angélica en el cielo y están totalmente involucrados en los juicios antes y después de la venida de Cristo.

¿Qué vas a hacer con Jesucristo; te vas a quedar neutral no puede ser. Lo que usted elija para creer en Él determinará su destino eterno. Una cosa sigue siendo cierta. Hoy en día los ángeles se regocijan cuando los pecadores se arrepienten y ponen su confianza en Jesucristo para el perdón y la salvación. Jesús dijo: "Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente" (Lucas 15:10).

Si necesita ayuda para convertirse en cristiano aquí está un regalo para usted.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.