Éxodo 16:4-21 Pan del Cielo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 16:4-21

Pan del Cielo

"Cuando la mano del Señor está en tu boca están siendo alimentados generosamente." Que dicho antiguo de Oriente Medio es maravillosamente cierto.

Cuando tenemos hambre, nos quejamos. Nos quejamos, y nos quejamos incluso cuando nos falta una tan sola comida.

Nosotros no somos los únicos que nos quejamos. "En el desierto, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró" (Éxodo 16:2). Dos millones de personas se quejaron contra Moisés y Aarón porque estaban asustados de que les faltaría la comida. El quejarse es asunto serio y tiene consecuencias calamitosas. Se encuentra seis veces en los versos próximos. Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová" (v. 8).

Lo que ellos realmente añoraban eran "las ollas de carne" (v. 3). Era así que pensando en sus ollas de carne que reclamaban a Moisés: "Ojalá hubiéramos muerto a manos de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos ante las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos, pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud."

El SEÑOR quería  que la gente confiara en El. Todo lo que ellos tenían que hacer era  confiar en Él y caminar en obediencia. Pensamos que es tanto más fácil y más sabio caminar por vista. Entonces el Señor tiene una manera asombrosa de quebrantar nuestras seguridades falsas y quitarlas de nosotros. El hace que veamos que si confiamos en. Él nos hace ver que sólo Él  nos proporciona  para  todas nuestras necesidades.

El  SEÑOR  proporciona  el maná  

Jehová dijo a Moisés, "Mira, yo os haré llover pan del cielo. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no" (v. 4).

La palabra "maná" es una transcripción de dos palabras en hebreo que significa "¿Qué es?"

Moisés no les dio el Mana, fue DIOS  quien lo hizo. EL SEÑOR  les dio carne por la noche y mana por la mañana durante 40 años (vv. 13-21, 35). Todo el capítulo dieciséis da instrucciones en el acopio y el comer del mana. ¡Cada día por cuarenta años vieron a Dios proporcionarlo! Deben haber producido una canción de alabanza cada mañana y cada tarde diciendo. "Vimos a Dios hacerlo!" Era su regalo sobrenatural. No trabajaron para él. No lo ganaron. Era sin dinero y sin precio. Era un regalo gratis de Dios. Todo lo que debían hacer era apropiarse de él. ¡Cada mañana cada uno, tomaba lo suyo y comía!

Sin embargo, el mana resolvió solamente una necesidad temporal del cuerpo y por un período corto. Los Israelitas llegaron a detestar el mana. Ellos siempre se estaban quejando y se quejaban de él. ¡Cada uno de ellos que lo comió, a excepción de José y de Caleb murieron en el desierto debido a incredulidad y a la desobediencia!

El mensaje es claro. Cuando usted ama a Jesús, usted no tiene ningún problema en obedecerle. Dijo Jesús: "Si me aman, guardareis mis mandamientos," dijo Jesús

Jesús es el pan del cielo.

El maná es un tipo de Cristo dando su vida para que pueda el creyente  tener la vida eterna.

Jesucristo es el verdadero maná. Él es el pan del cielo.

Jesús nos habla sobre el pan que da vida. No es la materia, sino que una persona que dé la vida que comienza el momento que alguien cree en él y satisface a través de eternidad. La vida que él da es eterna porque él es eterno. La persona que cree en Jesús recibe vida eterna. Él es el donante de la vida para todos los que crean en él. Así como Jehová proporcionó mana en el desierto del pecado, Jesús es el abastecedor divino del pan del cielo que da vida eterna. Una persona que come su pan nunca morirá.

"Respondió Jesús y les dijo: -Esta es la obra de Dios, que creáis en aquel que él ha enviado. Entonces le dijeron: -¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos y te creamos? ¿Qué obra haces?  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: "Les dio a comer pan del cielo" Y Jesús les dijo: --De cierto, de cierto os digo: Moisés no os dio el pan del cielo, pero mi Padre os da el verdadero pan del cielo,  porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

"Le dijeron:  --Señor, danos siempre este pan.  Jesús les respondió:-Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás. Pero ya os he dicho que, aunque me habéis visto, no creéis" (Juan 6:29–36).

Jesús utiliza una figura de mensaje que significa creer en El. Debemos apoderarnos del pan de vida que El da. Lo hacemos por fe en El. Jesús no se está refiriendo a la "Cena del Señor" o a los "sacramentos." La Cena del Señor vino un año después. Jesús podría no estar usando el simbolismo de la Cena del Señor cuando Él estaba discutiendo con los judíos. Ellos no estaban aptos para entenderle. "Comer" y "Beber" es simple fe en Él y de la eterna provisión que Él nos da. Nosotros "comemos" y "bebemos" a Cristo cuando creemos en El cómo nuestro Señor y Salvador. Nótese cuantas veces Jesús hace mención a "creer en Él (vv. 29, 35, 40, 47, 69). Su muerte da vida a todos los que creen en El. La única posible explicación de la frase "apropiarse de Él" es por fe. "De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna" (v. 47).

En  Gálatas 2:16, 20  la enseñanza del apóstol Pablo es claro sobre este tema. "Sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe en Cristo Jesús, nosotros también hemos creído en Cristo Jesús, para que fuésemos justificados por la fe en Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. . . . He sido crucificado con Cristo, y que ya no soy yo quien vive, sino Cristo vive en mí, y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí."

Jesús es más que el maná; Él es nuestro pan de vida. Podemos tener todos lo que deseamos, y puede que nunca desear demasiado de él. Definitivamente no se sentirán decepcionados en él.  Permita Que el Señor nos cure  de nuestra anemia espiritual y hacer que nuestros corazones festejen  todos los días en su mesa.

"Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y aun así murieron. Este es el pan que desciende del cielo para que no muera quien coma de él.  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo " (Juan 6:48–51).

 Jesús hace énfasis en que él vino del padre del cielo y podemos tener comunión con él. "El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, también el que me come vivirá por mí.  Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres, que comieron el maná y murieron; el que come este pan vivirá eternamente" (6:56-58).

Jesús es nuestro mana. Podemos tener de Él todo cuanto deseemos, así como podemos nunca desear nada de Él. Nosotros nunca estaremos defraudados de Él. Permitamos que el Señor sane nuestra anemia espiritual y haga que nuestros corazones disfruten diariamente en su mesa.

Jesús hace énfasis en que él vino del padre del cielo y podemos tener comunión con él. "El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.  Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente" (6:56–58).

Jesús tiene la última palabra sobre el mana. "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré de comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual nadie conoce sino el que lo recibe" (Apo. 2:17). Jesucristo es nuestro Pan del Cielo. Venid, vamos comer de él diariamente. Tenemos comunión de vida mientras habitamos en él. Él nos da tolerancia y la fuerza para cada día. ¿Podría ser que ahora estamos gozando del alimento divino para participar de Cristo en toda la eternidad?


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org