Éxodo 17:1-7 La Roca que es Cristo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 17:1-7

La Roca

Israel vagando en el desierto era una prueba de fe Yahvé les estaba enseñando a confiar solamente en Él para todas sus necesidades. Este fue un proceso de aprendizaje lento y doloroso.

 AGUA DE LA ROCA

El capítulo diecisiete de Éxodo es otras de esas experiencias duras de aprendizaje. Israel acampo en Refidim, "y no había agua para que el pueblo bebiese" (v. 1). Dios ya había provisto milagrosamente para ellos, la carne, el maná y el agua dulce. ¿No podría Él proveer de una manera maravillosa otra vez? ¿No demostraría Él su amor por ellos? ¿Por qué es duro para ellos creer que el SEÑOR quiere lo mejor para ellos? La situación comenzó a estar  tan mal que Moisés nombró el lugar Masah (significa, "intentar, tentar, prueba, tentación") y Meriba (significa "reprender, pelear, distensión o disputa"). Fueron pruebas y peleas de los hijos. La gente de Israel "probó al SEÑOR, diciendo, '¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no?'" ¡Claro que Él estaba allí! Ellos tenían un recordatorio constante de la presencia de Jehová por la columna de nube de día, y la nube de fuego de noche. ¿Cómo posiblemente podrían ellos fallar en saber que Él estaba allí y Él cuidaba de ellos?

La Murmuración de las Personas

La gente comenzó a quejarse y a pelear contra Moisés. "Y disputó el pueblo con Moisés, diciéndole: 'Danos agua para que bebamos. ¿Por qué disputáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová?' les respondió Moisés" (v. 2). "Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados? (v. 3) Esto se puso tan mal, que las personas estuvieron listas para empedrar a Moisés, cuando él le oraba a Yahvé (v. 4). Moisés estaba desesperado. Él "clamó al Señor".

La Provisión de Dios

"Jehová respondió a Moisés: 'Pasa delante del pueblo y toma contigo algunos ancianos de Israel; toma también en tu mano la vara con que golpeaste el río, y ve. Allí yo estaré ante ti sobre la peña, en Horeb; golpearás la peña, y saldrán de ella aguas para que beba el pueblo.' Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel" (vv. 5-6).

Esta "vara de Dios" es la que utilizó Moisés para golpear las aguas del Nilo y convirtió las aguas en sangre (7:20). La vara era un símbolo de poder. Sosteniéndola en su mano Moisés demostró dependencia y confianza en Dios. No había magia en la vara de Moisés. El poder estaba inclinado en la presencia de Dios con Sus líderes elegidos. Dios proveyó el agua.

CRISTO LA ROCA

El apóstol Pablo utilizó esta poderosa historia de Dios proveyendo el agua en el desierto como una ilustración en la vida cristiana. Así como los Israelitas habían experimentado toda la guía, la protección y la presencia de Dios debajo de la Shekinah, la nube de la gloria, los creyentes en Cristo también han sido bendecidos. Esta nube mística era el símbolo de la presencia del Señor con el pueblo. Por la gracia de Dios, los creyentes de Corinto fueron liberados, y fueron bautizados en el cuerpo de Cristo.

La Provisión de Dios en Cristo

Israel recibió el maná y los cristianos han recibido el pan del cielo y el agua de la vida. Dios es generoso con Su gracia salvadora.

Todos estos privilegios espirituales, no guardaron a Israel de caer en el pecado. No todas las grandes bendiciones espirituales que hemos recibido de Cristo nos guardan de inclinarnos hacia el pecado. Así como Israel, nosotros tenemos una responsabilidad de obedecer a Cristo.

En 1 de Corintios 10:1-6, Pablo nos dice que los Israelitas tuvieron acceso continuo a la fuente sobrenatural de agua y de alimento. Dr. A. T. Robertson dice, "Los rabinos tuvieron una leyenda, que el agua en realidad siguió a los Israelitas por cuarenta años, en una forma, un fragmento de roca de quince pies de alto, que siguió a la gente y broto agua."

"No quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, y todos pasaron el mar; que todos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar,  todos comieron el mismo alimento espiritual y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esa roca era Cristo. Pero de la mayoría de ellos no se agradó Dios, por lo cual quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron" (1 Corintios 10:1-6).

La bebida espiritual es sobrenatural

Pablo llama el agua una "bebida espiritual;" disfrutada por Israel en el desierto. Él declara definitivamente aquí la preexistencia de Cristo en forma simbólica. El apóstol hace claro que Cristo era la fuente de esta agua sobrenatural que salvo a los Israelitas de perecer en Refidim. La provisión del agua de la roca es vista al principio del viaje del desierto (17:1-7) y otra vez cerca del fin de su deambulo, cuando Moisés pecó en un ataque de cólera por golpear la roca dos veces (Números  20:1-13). Pablo extrajo la conclusión que Cristo los "había seguido" alrededor en el desierto proporcionándoles el agua. Todos los Israelitas en el desierto comieron el mismo alimento espiritual y todos bebieron la misma bebida espiritual. Ellos bebían de una roca espiritual que los siguió, y la roca era Cristo.

Él es también la fuente de agua sobrenatural para los cristianos (cf. Juan 4:10, 14). Jesús dijo a la mujer Samaritana en el pozo de Jacob, "Cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed;  pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna." Él es la fuente constante de bebida espiritual y de alimento espiritual para los creyentes hoy. Sin embargo, fue proporcionado solamente después que Jesús fue golpeado por la ira ardiente de Dios en la cruz. El Espíritu Santo vino de esa Roca golpeada para morar en todos los creyentes.

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: "Si alguien tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior brotarán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él, pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado" (Juan 7:37-39).

El Bautismo del Espíritu

Quizás el apóstol Pablo tuvo estas palabras de Jesús en mente, cuando él escribió a los creyentes de Corinto: "porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu" (1 Corintios 12:13). La referencia está en un acto definitivo en el pasado, la experiencia interna del Espíritu Santo, cuando fuimos bautizados en el cuerpo de Cristo. El bautismo del agua es un símbolo hermoso de lo que ya ha ocurrido en el creyente, cuando él nació de nuevo. El bautismo del Espíritu ocurre en la conversión cuando el Espíritu entra en el pecador creyente, le da nueva vida, y hace su cuerpo el templo de Dios. Todos los creyentes han experimentado esto de una vez por todas, el bautismo. Ocurrió al mismo tiempo que usted nació de nuevo. El momento que usted creyó en Cristo, fue bautizado en el Espíritu.

La Llenura del Espíritu

"La llenura del Espíritu" (Efesios 5:18) tiene que ver con el control del Espíritu en nuestras vidas. Ser "lleno" por algo significa "ser controlado por" esto. Los creyentes son ordenados que sean llenos, y nosotros podemos ser, si confesamos los pecados conocidos, rendimos todo a Cristo y le pedimos la llenura del Espíritu. Esta es una experiencia repetida, porque necesitamos constantemente ser llenos de poder espiritual, si queremos vencer el pecado y glorificar a Cristo. Pertenecemos al cuerpo de Cristo a partir del momento que fuimos bautizados. Fuimos puestos en el cuerpo de Cristo, y ahora nuestros cuerpos pertenecen a Cristo por la llenura o el control del Espíritu.

La evidencia del bautismo del Espíritu en la conversión es el testigo interno del Espíritu (Romanos 8:14-16). Todos los creyentes en la iglesia de Corinto habían sido bautizados por el Espíritu, pero no todos hablaron en lenguas o realizaron señales milagrosas (1 Cor. 12:30). La llenura del Espíritu da poder para atestiguar (Hechos1:8; Efesios. 5:19ff) y la semejanza de Cristo  (Gálatas 5:22–26).

Porque el regalo del Espíritu, el cual es recibido en la conversión, todos somos miembros del cuerpo de Cristo. Nosotros hemos recibido el agua espiritual que fluye de la Roca. Constantemente extraigamos a partir de esa vida espiritual que Él da.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org