Éxodo 25; Levíticas 1-16 Los Sacrificios Del Pacto<

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 25; Levíticas 1-16

Los Sacrificios Del Pacto

La cosa más fundamental que podemos decir sobre Dios es Su santidad. Él es justo y Él debe castigar el pecado. La otra cara de la misma moneda es Su amor, en el cual Él provee la expiación para el pecador. ¿Cómo puede un Dios santo y justo ser justo y al mismo tiempo justificar al pecador creyente?

El Dios del Antiguo Testamento es el Dios del Nuevo Testamento. Él es un Dios santo y justo que ama a Su pueblo y provee lo que ellos no pueden proporcionar posiblemente para sí mismos.

LA LEY REVELÓ LA SANTIDAD DE DIOS

La Ley del Pacto reveló la santidad de Yahvé y por lo tanto expuso lo pecaminoso del pecado. Podemos concluir con el apóstol Pablo, "porque por las obras de la Ley ningún ser humano será justificado delante de él, ya que por medio de la Ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20). "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).

La Ley nunca salva a nadie.

La ley no puede salvar a nadie. Nunca fue la intención de salvar a nadie. La Ley fue dada al pueblo redimido. Desde aquella noche en Egipto; Israel fue un pueblo redimido. Ellos pertenecieron a Yahvé. Él los compró. Por lo tanto, la Ley reveló cómo un pueblo redimido debe vivir. Un Dios santo debe tener un pueblo santo y esta santidad debe abrazar toda la vida de la nación redentora. La Ley nunca fue y todavía no es un medio de salvación. Nunca fue la intención ser un medio de salvación para cualquier persona.

El propósito de Dios en redimir a Israel fue que ella fuera una nación santa y un reino de sacerdotes. "Ahora, pues, si dais oído a mi voz y guardáis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra. Vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel" (Éxodo 19:5-6). Por lo tanto, en las palabras del apóstol Pablo la Ley fue un maestro o tutor para guiar a Israel a Cristo (Gálatas 3:23-26). En primera de Pedro 2:5, 9 nos dice que ahora que hemos venido a Cristo todos los creyentes compartimos el sacerdocio como creyente. El sacerdocio pertenece a todos en Cristo el Sumo Sacerdote. Todos los creyentes son sacerdotes y todos los sacerdotes necesitan funcionar en Su reino.

El pacto con Israel y la Ley fueron ratificados con un sacrificio (Exo. 24:3, 7-8). Los variados sacrificios son introducidos a la nueva nación en Éxodo y Levítico. Dios vino y se encontró con Su pueblo en el Asiento de Misericordia sobre el Arca del Pacto (Exo. 25:17, 21-22; 26:34). El pecado fue quitado por medio del sacrificio propiciatorio en la tapa o la cubierta del Arca. La sangre de la ofrenda por el pecado fue rociada y la expiación fue hecha en la tapa o el cobertor del Asiento de Misericordia. La justicia y la misericordia se encontraron allí. Era el trono de la gracia en el Antiguo Testamento.

Prefiguraciones de Cristo 

Todos estos sacrificios variados y rituales de sangre fueron tipos proféticos, figuras antecedentes, o prefiguras del gran sacrificio que Cristo haría más adelante, cuando Él se ofreció a sí mismo por los pecados de Su pueblo. Cada sacrificio anticipó el sacrificio verdadero y perfecto que Cristo ofrecería (Mateo 26:28; Lucas. 22:20; 1 Cor. 11:25; Hebreos. 13:20; Zac. 9:11). Éstas eran sombras del sacrificio perfecto que venía para el pecado en Su muerte (Tito 2:13-14; 1 Pedro 1:18-19). Por lo tanto, Cristo es el final de los sacrificios en el Antiguo Testamento. Los Romanos en A.C. 70 destruyeron el Templo y no hubieron más sacrificios por el pecado del pueblo Judío.

La Biblia es claramente imperativa en su mensaje en el Antiguo y Nuevo Testamento que "sin el derramamiento de la sangre no hay remisión de pecados" (Hebreos 9:22). "La paga del pecado es muerte…" (Romanos 6:23a). Alguien tiene que pagar la deuda por la penalidad del pecado. ¿Quién lo pagará? Este "derramamiento de sangre" es el pago de la pena de muerte prescrita. Sin él, no hay cubierta para nuestros pecados. Por lo tanto, "… más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (6: 23b).

Todos estos sacrificios en el Antiguo Testamento eran signos y un símbolo que apuntan a la expiación verdadera, la cual vino más tarde. Cada santo del Antiguo Testamento ganó la entrada en el cielo con crédito.

A. H. Strong expresó cuando escribió: "Antes del sacrificio de Cristo, la administración de Dios fue un escándalo - es necesaria la reivindicación La Expiación es la respuesta de Dios a la carga de liberar a los culpables." Por lo tanto, Dios puede ser "justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús... pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley" (Romanos 3:26, 28).

Cada sacrificio anticipó un cierto aspecto del sacrificio verdadero y perfecto, que Cristo ofrecería. Éstas eran sombras del sacrificio perfecto que venía para el pecado. Los sacrificios Hebreos terminaron cuando Cristo murió en la cruz y resucito de los muertos. Los sacrificios enseñaron que las personas únicamente podrían ser salvas por una muerte sustituta, ofrecida en su nombre. Todos estos sacrificios del Pacto eran meras sombras del perfecto sacrificio vicario sustituto de Cristo y de Su nuevo pacto (Hebreos 7:22-28; 9:11-15, 22-28; 10:19-20; Mateo 26:28).

JESÚS LLENÓ LA LEY CON UN SACRIFICIO PERFECTO.

Jesucristo es el "rescatador" por nuestros pecados. Jesús dijo que el Hijo del Hombre vino "para dar su vida en rescate por muchos" (Marcos 10:45). Este "rescatador" es el pago para liberar a alguien de cautiverio o de esclavitud. Por lo tanto, nosotros somos redimidos del cautiverio de la esclavitud de nuestro pecado por el pago del rescate de Cristo. El pago del rescate es la sangre de Jesucristo. "En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros" (Efesios 1:7). Nuestra redención depende solamente del precio pagado en la sangre de Jesús. Jesús lo pagó por completo. Usted no puede agregar una cosa al pago completado.

El nuevo pacto escrito en el corazón

El SEÑOR ha escrito un nuevo Pacto del perdón sobre el corazón de los creyentes, que emite en perdón. El profeta Jeremías en el 31:33-34 claramente establece, "Pero éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días," dice Jehová: "Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado." La sangre de Jesús es el cumplimiento de este nuevo pacto y celebramos ese pacto en su sangre, cada vez que venimos a la mesa para la cena del Señor. Su cuerpo es quebrantado y Su sangre es vertida para muchos. En el vertimiento vicario de Su sangre, un ofrecimiento ha sido ofrecido para nuestro beneficio (Heb. 8:6; 7:22; 13:20).

El apóstol Pablo escribió, "pues  el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree" (Romanos 10:4). Por lo tanto, tenemos una posición perfecta ante el SEÑOR basado en la fe en Cristo. Ahora "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10:9; cf. 2 Cor. 5:21).

Aquí están más Escrituras para que usted reflexione con respecto a este rescate magnífico de Cristo (Efesios 1:7; 2:13; Marcos 10:45; 1 Pedro1:18, 19; todo el libro de Hebreos, especialmente el 9:1-10:39; Romanos 3:24-25; 5:9; 1 Corintios 10:16; Colosenses 1:19-20; 1 Juan 1:7; 4:10; Apocalipsis 1:5; 5:9).


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org