Éxodo 3:14 ¿Cuál es tu Nombre?

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 3:14

¿Cuál es tu Nombre?

El Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob se revelo así Mismo a Moisés en una llama de fuego en la zarza ardiente.

El Señor Dios (Jehová) hablo a Moisés y dijo: "Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias. Por eso he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. . . . que Ven, por tanto, ahora, y te enviaré al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel" (Éxodo 3:7-8, 10).

La reacción de Moisés fue: "Señor, intenté una vez y fallé. Envía a otro." Moisés era tímido, vacilante, temeroso, incrédulo, y rebelde pero Dios lo utilizó.

Mientras Moisés presento sus discusiones a Dios para no obedecerle, Dios reveló cual es en su nombre personal. El pueblo escogido de Dios vivía con los egipcios que eran la raza más politeísta de la antigüedad. Tenemos registros conteniendo los nombres de más de 2200 diversos dioses y diosas egipcios que ellos adoraban. El pueblo de Israel se había hecho adicto a estos dioses. Las diez plagas podrían ser un concurso de dioses de Egipto y el SEÑOR Dios. Por lo tanto, Moisés preguntó a Dios: "¿Que Dios les digo que me envió?  ¿Cuál es su nombre? ¿Qué les responderé?" (3:13).

YO SOY EL QUE SOY

Dios le contesto: "Yo soy el que soy" (v. 14).

Éste es el más solemne y sublime de todos los nombres divinos. Las varias expresiones son usadas para distinguirlo tal como "el nombre," "el Nombre grande y terrible," "el Nombre impronunciable," "el Nombre inefable," "el nombre peculiar," "el Nombre del incomunicado," "el Nombre santo," "el Nombre separado," "el Nombre distinguido." Todas estas expresiones son tentativas para comunicar el Tetragramaton YHWH o JHVH (Yahvé o Jehová). Es un substituto para el nombre inefable de Dios. También era conocido como "el nombre de cuatro letras" porque en hebreo es JHVH.

La pronunciación original se ha perdido a lo largo debido a la superstición entre la gente judía. Era un atentado a una reverencia equivocada. Jehová es una palabra inglesa artificial puesta junta de las cuatro consonantes hebreas JHVH y las vocales de la palabra hebrea para el Dios Adonaí, o Señor. Antes de la venida de Jesucristo la gente judía pronunciaba Adonaí cuando ellos leían JHVH. Posteriormente las vocales de Adonaí fueron escritas en los manuscritos. En épocas modernas hemos estado diciendo Jehová o SEÑOR (en mayúsculas pequeñas). La pronunciación original era probablemente Yahvé.

Girdleston en sus sinónimos del Antiguo Testamento escribe, "está por todas partes un nombre propio que denota a la persona de Dios y de él solamente. . . El hebreo puede decir el Elohim, el Dios verdadero, en oposición a todos los dioses falsos; pero él nunca dice Jehová, porque Jehová es el nombre del Dios verdadero solamente. Él dice repetidas veces, mi Dios o mi Elohim, pero nunca mi Jehová, porque cuando él dice a mi Dios, él se refiere a Jehová. Él habla del Dios (Elohim) de Israel, pero nunca del Jehová de Israel, porque no hay otro Jehová. Él habla del Dios vivo, pero nunca del Jehová vivo, porque él no puede concebir a Jehová como otro que da la vida."

JHVH es un término Hebreo que no se menciona en el Nuevo Testamento porque el Nuevo Testamento fue escrito en Griego. El término equivalente para JHVH en Griego es Kurios, señor. Se aplica a las tres personas de la Trinidad. Es justificable tratar el nombre JHVH de las Escrituras en Hebreo como en su significado específico en el Nuevo Testamento por el Señor o el Kurios. No es aplicable a ninguno otro sino a la deidad.

Durante los últimos cincuenta años, he juntado la mucha información de los eruditos altamente respetados por el siguiente párrafo. Es un intento humilde tratar de entender el infinito. Es imposible, por supuesto. Solamente mientras cuando miramos el rostro de Jesús entendemos al SEÑOR Dios.

"SOY EL QUE SOY" contiene cada tiempo del verbo " ser." Podemos traducirlo "Yo era, yo soy, yo he sido siempre." Él es el eterno "YO SOY." Él es igual ayer, hoy y por siempre. Él anunció que Elohim es auto-existente, al lado del cual no hay otro. Él no tiene principio ni fin, Él es eterno. Yahvé es el absoluto YO. Actuando con auto-dependencia, el Dios absoluto de los padres, Él es el ser divino moviéndose, penetrante de la historia, manifestándose en el mundo. Él es el auto-determinado, La absoluta independencia, en armonía con El mismo, manteniéndose constante, el absoluto YO, moviéndose con libertad ilimitada. Él es la personalidad Absoluta. Él es el Dios personal en Su histórica manifestación (revelando) de sí mismo. Él es el Dios de la redención. Por este nombre Él es eterno, sin causa, incondicional, independiente y autosuficiente. Como el Dios de la gracia, Él hace lo necesario para resolver nuestras necesidades. Él es "El que Viene." Existe la promesa de continuar la manifestando de si mismo en Su nombre, "Yo seré el que seré." (¡Te dije que era imposible!)

Jesús es el gran YO SOY

Los Fariseos acusaban a Jesús de blasfemia porque Él perdonaba los pecados. Solamente Dios puede perdonar los pecados. ¿Su queja era, quien eres tú para hacer lo que solamente Dios puede hacer? (Vea capítulo ocho de Juan).

En respuesta a sus acusaciones Jesús les dijo, "Antes que Abraham fuese, yo soy" (Juan 8:58). Ellos sabían exactamente lo que Él decía. No había ninguna pregunta en sus mentes, porque tomaron piedras para matarle (v. 59). Jesucristo se nombra "YO SOY." Ellos entendían que el demandaba identidad con el Dios que habló a Moisés en la zarza ardiente.

Al asumir el nombre "YO SOY." Jesús estaba asumiendo los atributos y la autoridad del SEÑOR Dios de Israel. Jesús asumió el nombre de Yahvé, o Jehová. Jesucristo es Yahvé y Yahvé es Jesús. Jesús estaba asumiendo la palabra más santa para la deidad absoluta en la lengua Hebrea. Él es una persona en la Trinidad. En otra ocasión Jesús dijo, "Yo y el padre uno somos." La respuesta: "los Judíos tomaron piedras otra vez para apedrearlo" (Juan 10:30-31).

Jesús utiliza la fórmula "YO SOY" para comunicar las cualidades esenciales del SEÑOR Dios. En cada refrán Jesús colocaba el "yo soy" en una posición enfática. Es Dios quien habla cuando Jesús dice:

·  Yo soy el pan de vida: el que á mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás (Juan 6:35).

· Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida  (Juan 8:12 ).

· Yo soy la puerta: el que por mí entre será salvo; entrará y saldrá, y hallará pastos (Juan10:9).

· Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas (Juan 10:11).

· Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26).

· Yo soy el camino,  la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6).

· Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador (Juan 15:1).

El Dios personal que corta el convenio en el Antiguo Testamento es la misma persona que Jesús, el Mesías en el Nuevo Testamento. Nuestro Salvador es la última palabra de Dios al hombre. Cuando usted rechaza a Jesucristo usted rechaza al Dios único y verdadero Salvador.

Esta es la razón por la cual Él puede decir a la mujer sorprendida en adulterio y a cada persona atrapada en pecado, "¿nadie te condena?" Ella dijo, "nadie, señor." Y Jesús dijo, "ni unos ni otros te condenaron, yo tampoco te condeno, sigue tu camino y no peques más." Él está listo para perdonarte  a ti y a mí ahora mismo. "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al espíritu" (Rom. 8:1) "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

C. S. Lewis hizo esta observación: "O Jesucristo era lo que decía o Él era un mentiroso, y  lo debemos repudiar.  O, Él no era lo que pretendía ser, y no un mentiroso, él era un loco y debemos tratarlo como tal. O bien era lo que decía ser y debemos adorarlo."

Ésas eran las únicas opciones que Él nos dio. La última pregunta siempre será: "¿Que hará usted con Jesús?" El Apóstol Pablo escribió esta magnífica invitación a nosotros: "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10:9, 10).

Lo que usted escoja hacer con Jesucristo determina su destino eterno. Él es quien clamo ser. Él te amó tanto que Él escogió venir morir en tu lugar, para pagar tu deuda de pecado para la justicia de Dios. "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org