Éxodo 12 Cristo Nuestra Pascua

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Éxodo 12

Cristo Nuestra Pascua

Piense en su imaginación por un momento una familia judía que acaricia a un cordero por un año de edad. Es blanco como la nieve. De hecho, este cordero es impecable. Se iba a ganar la cinta azul en una exposición del estado de ganado. Es increíblemente hermoso.

El pequeño Benjamín acariciando con sus manos pequeñas, pasando sus dedos por su lana blanca. Su vellón es blanco como la nieve, limpio y tierno. Él, junto con el resto de la familia se ha encariñado con el cordero. Se ha apegado a todo el mundo durante la última semana de intensa observación. El cordero fue llevado fuera de la manada y apartados por la familia para ser examinado con cuidado y en observación. El Padre Abraham ha puesto el cordero a la luz brillante del sol cada día y lo examinó minuciosamente para detectar cualquier signo de un defecto, o para verificar si se ha vuelto cojo, o tiene algún desperfecto inesperado. El cordero no debe ser elegido en el último minuto. Tiene que convertirse en una parte de su pequeña familia. Hay un sentido de identidad familiar con el cordero. Renunciar a este cordero sería renunciar a algo muy personal. Sería como tener una nueva mascota en su casa cuando rápidamente crece adjunto a la misma.

Este cordero es el orgullo y la alegría del padre. Es lo mejor de su rebaño. El animal tenía que estar en su primer año, no es viejo ya punto de morir, sino en la flor de la vida, lleno de vigor y vida. Tenía todo para vivir. Tenía que ser un animal que era muy valioso.

A última hora de la tarde del día 14 de Nisán Abraham llamó a su familia unida. "El tiempo ha llegado", dice. Ellos caminan afuera en el jardín. El pequeño Benjamín corre detrás de ellos. Él sabe que algo va a pasar con su cordero.

El Padre necesita tiempo para explicar que no hay ninguna razón para que este cordero muera. salvo por  la intención de Dios para hacer de la sangre de ese cordero el camino de su pueblo para escapar del juicio que vendría sobre los primogénitos en Egipto.

Él levanta la cabeza al cielo y ora: "Señor, Dios de Israel, le hemos oído hablar Usted ha prometido librarnos de la esclavitud esta noche si hacemos lo que nos dicen que debemos hacer con el cordero que nos has dado a nosotros, Señor.. Dios ahora le obedecemos. "

Con una cortada  rápida del cuchillo largo, el padre de Abraham deja abierta la garganta del cordero. El cuerpo se estremece y sigue siendo como su sangre se derrama en una taza. Luego, con rama de hisopo él frota la sangre del cordero en los postes y el travesaño arriba de, la puerta de su casa.

Benjamín grita: "¿Por qué has tenido que matar a mi cordero?" La madre le explica de nuevo por qué el cordero tenía que morir por él. Él es el primogénito de la familia.

Unos minutos más tarde, el padre prepara el cordero para asar, con especial énfasis en mantener el cordero entero e intacto.

El Padre explica a la familia la importancia de la sangre y el cordero asado. "La sangre está en la puerta para mantener el juicio de Dios lejos. Ahora, a comer, y cuando lo hagan, le dirán a Dios que acepte el cordero como la manera de escapar de la muerte." (Me dieron esta ilustración hace cuarenta años. Yo sepa la fuente es anónima).

La palabra "Pascua" significa pasar por alto,  desplegar las alas por encima, proteger. El Juicio pasa por encima y el Señor Dios está de guardia protegiendo a los que confían en su provisión. Es un hermoso tipo de la salvación que Dios ha provisto en Cristo. La cena de la Pascua era una profesión de fe en Yahvé para salvar a su pueblo del ángel vengador de la muerte.

En esta ceremonia que se registra en Éxodo capítulo doce tenemos una imagen perfecta en la profecía de lo que  Jesucristo, el Cordero de Dios, hizo por nosotros.

LA PASCUA JUDÍA (12:1-13, 23)

El Juicio venía sobre todos los primogénitos vivientes en Egipto (Éxodo 11:4-5; 12:12).

Dios ya había traído nueve plagas de juicio sobre Egipto porque Faraón no dejó ir al pueblo de Dios.

Moisés dijo: "Dijo, pues, Moisés:

—Jehová ha dicho así: "Hacia la medianoche yo atravesaré el país de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias.".... Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová" (Éxodo 11:4-5; 12:12).

Una de las cosas que hizo que este juicio tan poderoso fue que el pueblo de Egipto pensaba que faraón era dios. Faraón se consideraba un gobernante divino que celebró la vida y la muerte en sus manos. La muerte del primogénito fue el mayor golpe a su sistema religioso, porque los egipcios  nunca aceptaron la muerte. Ellos lo abominaban solo  de pensarlo, y adoraron a todo lo que simboliza la vida. Esto haría la realidad de la muerte y el juicio para todos los hogares de Egipto, desde la casa de Faraón para el hogar más humilde. Nadie estaba exento.

Si "todos los  pastores eran una abominación para los egipcios" que haría un cordero en el sacrificio de la Pascua obligarlos a hacer? (Génesis 46:34). Este tema sigue siendo una abominación para muchas personas. Sin embargo, la Buena Nueva de la salvación por gracia mediante la fe en el sacrificio de Jesucristo por nuestros pecados sigue siendo "el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16).

 La Biblia nos dice que "todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). También nos dice que hay un castigo por el pecado, y nadie está exento. "La paga del pecado la muerte" (Romanos 6:23 a). "El alma que pecare, esa morirá" (Ezequiel 18:4). El escritor de Hebreos dice: " Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio ..." (Hebreos 9:27 a).

El SEÑOR Dios es santo y debe castigar el pecado. No hay excepciones.

Cada familia hebrea era responsable de seleccionar un cordero (Éxodo 12:3-5).

Hablad a toda la congregación de Israel, y decid: "El día diez de este mes tomará cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Pero si la familia es demasiado pequeña, que no baste para comer el cordero, entonces él y el vecino más cercano a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre os repartiréis el cordero."

El cordero debe estar en el mejor momento de su vida.

"El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. " (v. 5).

Jesucristo tenía treinta y tres años de edad en la flor de su vida. No había ninguna razón para que él muriera.

El cordero pascual era "sin mancha" (vv. 5, 6).

Se mantenía  bajo control y vigilancia  cuidadosamente para asegurarse de que era perfecto para el sacrificio.

Jesucristo fue observado cuidadosamente durante tres años. Los líderes judíos y el pueblo lo analizaron. Uno de los que lo conocía mejor observo que Él era "un cordero sin mancha y sin contaminación" (1 Pedro 1:19). Él continuó diciendo que Cristo, " ÉL NO COMETIÓ PECADO NI SE HALLÓ ENGAÑO EN SU BOCA. Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente... " (1 Pedro 2:22-23). La palabra "mancha", "sin mancha" se utiliza de un sacrificio sin mancha ni defecto y moral de una persona que no tiene mancha, impecable e irreprensibles.

 Diariamente los líderes judíos analizan las enseñanzas de Jesús en las sinagogas y del templo local. Los líderes religiosos estaban en la oposición feroz a Él y en la vigila cuidadosamente de Jesús tratando de encontrar un defecto en él. "Diciéndoles él estas cosas, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo en gran manera y a provocarlo para que hablara de muchas cosas,  acechándolo y procurando cazar alguna palabra de su boca para acusarlo" (Lucas 11:53-54). Jesús les preguntó incluso en una situación tensa, "¿Quién de vosotros puede acusarme de pecado? Y si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?" (Juan 8:46). ¿Qué podemos decir acerca de Jesús después de toda la observación intensa durante tres años? Ellos Simplemente no pudieron encontrar ningún pecado para poner cargos contra él. Jesús nunca había experimentado el pecado. Él era totalmente inocente (CF. Mateo 27:4, 19, 24; Juan 18:38; Lucas 23:41; Marcos 15:39).

Por otra parte, Dios el Padre en tres ocasiones declaró su aprobación de su Hijo. Se nos habla del comienzos de su ministerio que "Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado y, mientras oraba, el cielo se abrió  y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma; y vino una voz del cielo que decía: «Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.» ." Jesús, al comenzar su ministerio, era como de treinta años" (Lucas 3:21-23a). Él es un cordero que está en el mejor momento de su vida y Él es la elección de Dios. Jesús "no cometió pecado", ya sea antes o durante su sufrimiento (cf. 2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15; 1 Juan 3:5).

El cordero pascual tenía que ser sacrificado (12:6).

"Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes" (Éxodo 12:6).

Los corderos eran asesinados entre el mediodía y las 3 p.m. el 14 de Nisán. Tres horas de tinieblas cubrieron la tierra desde el mediodía hasta las 3 p.m., mientras Jesús estaba en la cruz (Marcos 15:33). Es como si Dios el Padre colgaba un velo inmenso, negro y denso sobre el Calvario para que los ojos depravados no pudieran ver el horror de la ira de Dios que estaba  contra el sin pecado. Jesús gritó desde la cruz: "¡Eloi, Eloi!, ¿lama sabactani?" Marcos traduce para nosotros "DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS DESAMPARADO?")  (v. 34).

 Martin Luther se sento contemplando en su estudio este profundo dicho de Jesús. Se sentó allí por un largo tiempo, sin comida, en la más profunda meditación. Después de mucho tiempo se levantó de sus pensamientos y se le oyó exclamar con asombro: "Dios abandonado de Dios, ¿quién puede entender eso?"

Es imposible para nosotros entender el grito de nuestro Salvador. "Uno tendría que ir al mismo infierno, e ir libre de la mancha del pecado personal, e ir como el santo Hijo de Dios, para entenderlo. Nadie puede  estar en el infierno en esa condición. Por lo tanto, ningún hombre en la tierra, ninguna víctima en el infierno, puede acercarse a la experiencia que le permita comprender la importancia del terrible grito de Jesús. Gracias a Dios, nuestro Salvador lo hizo para siempre innecesario para nosotros de experimentar o comprender su cuarta palabra de la cruz .... el Dios abandono describe esas profundidades. cuando clamó: "Dios mío, Dios mío, por qué me has desamparado?" mi infierno, el infierno, todos los infiernos de todos los pecadores culpables se estaba quemando con  fuegos sobre Él. Él pagó ese precio, no por él mismo, sino de forma individual para cada uno de nosotros, en lo personal, en particular "(Russell Bradley Jones, Oro del Gólgota, p. 48, 52).

 Probablemente sólo unos pocos minutos más tarde, Jesús exclamó en alta voz: "¡Consumado es!" (Juan 19:30). Y él murió.

 Jesús era el Cordero de Dios, que se observó con cuidado y fue escogido para ser asesinados. Juan el Bautista vio a Jesús que venía hacia él y dijo: "«¡Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! " (Juan 1:29, 36). "Jesús les respondió diciendo:—Ha llegado la hora para que el Hijo del hombre sea glorificado.  De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto" (Juan 12:23-24). Hebreos 9:22 recoge toda la enseñanza del Antiguo Testamento acerca de los sacrificios diciendo: "Y según la Ley, casi todo es purificado con sangre; y sin derramamiento de sangre no hay remisión."  

 

Pedro observó, Cristo " Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados!" (1 Pedro 2:24). Romanos 5:6, 8-9 explica por qué tuvo que morir. "Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Con mucha más razón, habiendo sido ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira."  

La sangre del cordero debía aplicarse (12:8).

"Tomarán de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer" (Éxodo 12:7).

Jesús dejó en claro que Él imperativamente debe ser aceptado por fe con el fin de apropiarse de su salvación. "»De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16). El apóstol Juan lo resume todo con estas palabras: " El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (3:36).  

La carne del cordero tenía que ser comida (12:8-11).

Moisés dio instrucciones a la gente sobre cómo prepararse para su viaje en Éxodo 12:8-11.

Esa noche comerán la carne asada al fuego y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.  Ninguna cosa comeréis de él cruda ni cocida en agua, sino asada al fuego; comeréis también su cabeza, sus patas y sus entrañas.  Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quede hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego.  Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová. .

 Jesús es alimento para el creyente que comer todos los días. Tenemos que apropiarnos de la provisión que Dios ha hecho en Jesucristo. No sólo proveyó Dios para su salvación por el ángel  de la muerte, sino que también proporciono alimento para el viaje. Jesús no sólo nos salva del pecado, sino que también ofrece el pan diario de nuestra vida espiritual. Tenemos que llegar a él para alimentarnos todos los días. El alimento espiritual  que comimos ayer no se acumulará para hoy o mañana. Es una fiesta diaria en Cristo.

En Juan 6:51-58 Jesús explica el significado

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Entonces los judíos discutían entre sí, diciendo:—¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo:—De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.  El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final,  porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.  El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.  Así como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, también el que me come vivirá por mí.  Éste es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres, que comieron el maná y murieron; el que come este pan vivirá eternamente. ".

 

Cuando cambia  la metáfora y la necesidad para el sustento diario se vuelve perfectamente claro. "»Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer" (Juan 15:5). Nos adecuado Cristo por la fe.

LA PASCUA FUE PERFECTA PROTECCIÓN A EL JUICIO DE DIOS  (12:12-13, 23).  

Sólo había una manera de ser salvo aquella terrible noche en Egipto cuando el ángel de la muerte vino a infligir juicio.

Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová. »"La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. . . pues Jehová pasará hiriendo a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová de largo por aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir" (Éxodo 12:12-13, 23).

Esa era la única vía de escape.

Hoy en día hay más que un medio de escapar de la ira de Dios. Primera Juan 1:7-9 dice, " Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.  Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad."

También se nos recuerda en Hebreos 9:27-28: "Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan. ".

La Pascua iba a ser una cena memorial (12:14. 42).

 " Este día os será memorable, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis. ... Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel a lo largo de sus generaciones" (Éxodo 12:14, 42).

La noche anterior a su muerte, Jesús y sus discípulos celebraron la cena de la Pascua (Mateo 26:26 f). Sin embargo, esa noche, esta celebración fue más que una Pascua, fue el comienzo de una cena conmemorativa celebrando el nuevo pacto de Dios con el hombre. Correctamente el ofició de la ordenanza de la Cena del Señor es un recordatorio de lo que Jesús logró en nuestro nombre como nuestro cordero pascual. El apóstol Pablo dio instrucciones a la iglesia de Corinto en 1 Corintios 11:23-27.

 "Yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: «Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.»  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebáis, en memoria de mí.»  Así pues, todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. De manera que cualquiera que coma este pan o beba esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor."

No pisotear la sangre.

La sangre del cordero no debía ser puesta en el umbral. No iba a ser pisoteada. No pisotear la sangre del Cordero de Dios. Qué trágico cuando los hombres degradan la sangre de Dios. El querido erudito griego A.T  Robertson escribiendo en 1 Juan 1:7 enunció este pensamiento. "Caminar en la luz de Dios hace posible la comunión unos con otros y se hace posible también por la sangre de Jesús (sangre real y no mero fantasma, la sangre expiatoria del Hijo sin pecado de Dios por nuestros pecados). Juan no se avergüenza de usar esa palabra no es el mero "ejemplo" de Jesús que nos  'limpia' del pecado el  limpia la conciencia y la vida y nada más lo hace (Hebreos 9:13; Tito 2:14). Véase en el versículo nueve, estan los dos  el perdón y la limpieza. Cf. 1 Juan 3:3" (Imágenes de las Palabras en el Nuevo Testamento).

CRISTO, NUESTRA PASCUA HA SIDO INMOLADO.

El apóstol Pablo dijo a la iglesia en Corinto (1 Corintios 5:7-8). "Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois, sin levadura, porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.  Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad. "

Era el día de preparación para la Pascua judía, más o menos a  las 12 del mediodía en que Jesús fue crucificado. Y eso es, precisamente, cuando el cordero pascual fue asesinado en el templo. La Pascua en el tiempo de Cristo no fue asesinado por el adorador individual. Fue asesinado en el templo. Los sacerdotes asesinaron, su garganta estaba cortada, y su sangre se recogió en una pana de plata y tirado sobre el altar. Entonces el cuerpo del cordero fue devuelto a los adoradores para que se cocinara y se comiera en la fiesta. Todo esto fue hecho al mediodía y en la tarde anterior a la fiesta, que comenzó justo cuando el sol se puso y la primera estrella apareció en el cielo. Jesús estaba siendo crucificado exactamente en el momento en que los corderos de Pascua estaban siendo asesinados. Él es el cordero de Pascua de Dios Cordero inmolado por la salvación del pueblo de Dios.

Cuando Jesús murió, el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba a abajo (Marcos 15:38). Justo cuando el último de los corderos estarían en el altar delante del santuario del velo que separaba a Dios y el hombre se rasgó abiertamente!

Jesús celebró la Pascua en el día de la preparación, cuando las casas fueron limpiadas de cualquier levadura. Al día siguiente él era el Cordero de la Pascua. El sacrificio de Jesús es la culminación de todo el sistema de sacrificios. Él es el sacrificio que hace para siempre  todos los otros sacrificios innecesarios.

 

"Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado" (1 Corintios 5:7 b). La muerte de Jesucristo es la propiciación por nuestros pecados. El sacrificio de sí mismo aleja la ira de Dios. Dios es el que es propiciado por su propia provisión hecha en el vicario, sacrificio sustitutivo, expiatorio de Cristo. Hemos pecado. Somos culpables. Cristo anula el poder del pecado que separa a Dios y al hombre. Nuestra Pascua no sólo cubre nuestros pecados, sino que revierte la ira de Dios, que  merecemos y que Dios puede mirarnos  con Su favor.

 

Jesús dio su vida como rescate por nuestros pecados. "Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por todos. " (Marcos 10:45). La palabra "redimido" significa "puestos en libertad mediante el pago de un rescate." Se trata de un rescate por la vida como de  un esclavo, (Mateo 20:28), y por tanto, a poner en libertad mediante el pago de un rescate. El rescate es la sangre de Jesús. Kenneth Wuest observa: "La sangre de Cristo es costosa, esencial e intrínsecamente valiosa, porque es la sangre de Dios (Hechos 20:28), por la Deidad se encarnó en la humanidad." Más literalmente, somos redimidos "con la sangre costosa, muy honrados, por la sangre como de un cordero sin mancha, sin marcas y sin pecado la sangre de Cristo." Es la sangre de Cristo que nos redime del pecado. Se trata de una imagen fea de la sangre derramada por el pecado porque el pecado siempre es feo. Estamos totalmente depravados y en la necesidad del sacrificio perfecto de Dios por el pecado. "Redención" es una compra desde el mercado del pecado con la sangre preciosa de un cordero perfecto.

 

"¡Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29). Él murió para salvarnos de la forma la esclavitud del pecado y el juicio llamado infierno. No necesitamos ofrecer otro cordero, o cualquier obra de sacrificio, porque Jesús es el Cordero de Dios que fue ofrecido de  una vez por todas.

El pueblo de Dios es salvo por medio de la sangre de Jesús.

Sin embargo, debe aceptar a Jesucristo como su Cordero personal. Usted debe aceptar su sangre y su cuerpo que es el único camino de salvación. La agonía que soportó Cristo como mi cordero pascual en el proceso sustitutivo es la agonía que tengo que soportar en el infierno, si me niego a permitir que Él sea mi sustituto. Sus penas, sus sufrimientos, su sed, su perdurable  ira de Dios, Su agonía "por qué" de la cruz, son una manifestación profética de lo que le espera a todo pecador condenado a la condenación eterna. ¿Por qué quieres ir a través de un infierno eterno cuando  Dios ha provisto para usted la salvación en un cordero perfecto?

"Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo hoy."


Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted. 

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2013 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission.Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org