Ezequiel 34:1-25 Pastores: Verdadero y Falso

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Ezequiel 34:1-25  

Pastores: Verdadero y Falso

El Señor Dios, el Señor,  imágenes del mismo como el Pastor de su pueblo en el Antiguo Testamento. Estas grandes analogías mesiánicas buscando con interés el fiel y verdadero Pastor de Israel, que sería como su padre David. Sin embargo, el Buen Pastor dio su vida por las ovejas.

FALSOS PASTORES DE ISRAEL (34:1-10)

Este es otro pasaje de los profetas hebreos que hablan de los malos pastores de Israel y de Judá. "pastores" a menudo se refiere a los reyes, sacerdotes y profetas que habían de supervisar los asuntos de la nación judía. Eran hombres de autoridad (Isaías 44:28; Jeremías 2:8; 10:21; 23:1-6; 25:34-38; Miqueas 5:4-5; Zacarías 11:4-17). Nuestra palabra "pastor" es del latín de "pastor. "

Con pocas excepciones, los pastores en los días de Ezequiel eran malos. Ezequiel escribe:

Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: "Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no apacientan a los rebaños?" (Ezequiel 34:1-2).

Era un refrán familiar durante los últimos días del reino del sur de Judá. Los malos pastores Ezequiel se están refiriendo a Joacaz, Joacim, Joaquín y Sedecías. Controlaban Sus propios intereses. Descripción de Ezequiel de su egoísmo es vivo en los versículos 1-10. Después de Josías, todos los reyes de Judá eran corruptos y se dispersaron a la gente.

Es contra este telón de fondo de los malos pastores que Ezequiel presenta la esperanza de la venida ideal del Pastor-Rey, que llevará a su pueblo bajo un nuevo pacto. El Señor Dios conducirá al pueblo de regreso a la tierra, y serán convertido y gobernado por el Mesías (34:11-16, 23-24; 37:24-28).

JEHOVÁ BUSCA SUS OVEJAS (34:11-19)

Una de las funciones familiares de Yahvé en el Antiguo Testamento es el de un pastor de su rebaño en contraste con los malos pastores de Israel. Es por primera vez en Génesis 49:24, donde él mismo describe como "el Poderoso de Jacob, Pastor, la Roca de Israel." Ezequiel dice que sólo el Señor y Su Mesías sería el "Pastor" de su pueblo (v. 23).

El Señor Dios es representado como un pastor en busca de sus ovejas.

Esta imagen es familiar en el Antiguo Testamento. El rey David con la belleza poética, dijo, "Jehová es mi pastor" (Salmo 23:1). "Pastor de Israel, escucha; tú que pastoreas como a ovejas a José, tú que estás entre querubines, resplandece" (80:1). El profeta Isaías en su gran pasaje ve  en la comodidad a  Jehová Dios "Como pastor apacentará su rebaño. En su brazo llevará los corderos, junto a su pecho los llevará; y pastoreará con ternura las recién paridas " (Isaías 40:11). Jeremías exclamó: "El que dispersó a Israel, lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño" (31:10).

Quince veces en el capítulo de Ezequiel 34, el Señor dice: "mis ovejas", o "Mis ovejas." Se trata de su posesión como pastor "yo mismo, iré a buscar a mis ovejas, y las reconoceré" (v. 11). Este pasaje es una vívida descripción del Señor Dios pastor de su rebaño. Él mira por los suyos y los busca  (v. 11), y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas  (v. 12). "Yo las sacaré de los pueblos y las juntaré de los países; las traeré a su propio país y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas y en todos los lugares habitados del país"  (v . 13). "Yo apacentaré mis ovejas y les daré aprisco, dice Jehová, el Señor" (v. 15). A lo largo de este pasaje vemos un pastor buscando, buscando su oveja perdida, vendará  a los quebrantados, el fortalecimiento de los enfermos y darles de comer en una pradera rica.

En los versículos anteriores se observa que el rey-pastor tiene una relación especial con jehová En los versículos 11-16 del pastor es Yahvé, sin embargo en los vv. 23 a 24 el pastor es "mi siervo David." Los pronombres "yo" y "mi" se utilizan cuarenta y cinco veces demostrando "este pastor sería Dios en una forma personal." El Buen Pastor diría después, "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30; cf. 17:21 ff).

El verdadero rey-pastor alimenta a sus ovejas (34:13, 26-27, 29). Jesús es el Pan y el Agua de la Vida (Juan 6:31-35; 4:10-14; 7:37-39).

David escribió, "Él me hace descansar en verdes pastos." Aquí el Señor dice: "Voy a hacer que se acueste." Él le da la seguridad perfecta (34:11-16). Jesús da la paz perfecta en sus justos pastos (Juan 14:27; 16:33; 20:19; 14:1; Colosenses 3:15; Filipenses 4:7). Habrá un día en que se restablezca a su pueblo en paz en su tierra (vv. 14-15; Apocalipsis 20:4-6). Este pastor-rey gobernará con justicia (v. 16), y Él será un juez justo (2 Corintios 5:10 y siguientes, 1 Corintios 3:12-15; Apocalipsis 20:11-15).

Es como H A Ironside  dijo: "Él va a buscar a los que sestan perdidos, y traerá de vuelta aquellos que se han descarriado, él va a predicar buenas nuevas a los que han sido mutilado, y fortalecerá los que estaban enfermos, pero la auto-suficientes y los fuertes se sentirán decepcionados en aquel día cuando el pastoree  a sus ovejas en justicia. "

JESUS ES EL BUEN PASTOR (34:20-25; JUAN10:11).

Yo levantaré sobre ellas a un pastor que las apaciente: mi siervo David. Él las apacentará, pues será su pastor. Yo, Jehová, seré el Dios de ellos, y mi siervo David, en medio de ellos, será su gobernante. Yo, Jehová, he hablado (vv. 23-24).

En contraste con los muchos malos pastores y la división del reino en los reinos del norte y el sur de cada uno con sus propios reyes, el Señor "pondrá al frente de ellos un solo pastor, mi siervo David" (v. 23). Este pastor decidirá entre las ovejas y les dará de comer y sera  un pastor.

La identidad del verdadero pastor

¿Quién es este pastor? "Mi siervo David y Yo, Jehová, seré el Dios de ellos, y mi siervo David, en medio de ellos, será su gobernante. Yo, Jehová, he hablado" (vv. 23-24). El próximo Pastor se conocerá como "mi siervo David" (37:22-26; 2 Samuel 7:16; Jeremías 30:9; Isaías 55:3; 40:10-11; Oseas 3:5). Se establecerá un trono eterno de David como el Señor lo había prometido. Esta gran promesa de la creación de un trono eterno de David encuentra su plenitud sólo en la persona y obra de Jesucristo, el Mesías, el Hijo del Dios viviente.

Sin duda, Jesús tenía  en mente a los pastores en estos  pasaje y otros  del Antiguo Testamento  cuando dijo: "Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; a esas también debo atraer y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor "(Juan 10:11, 14-16; cf. Lucas 1:69; Hechos 3:13, 26; 4:25-30).

El Verdadero Pastor hace un nuevo pacto con su rebaño (v. 25; 37:26)

El Verdadero y Buen Pastor hará un "pacto de paz" con su pueblo (v. 25). Jeremías había llamado a este mismo pacto el "nuevo pacto" (Jeremías 31:31). Esto es  un pacto eterno" (Ezequiel 16:60). ¿Cómo el hombre pecador necesita desesperadamente la paz con Dios, que estaba perdido con  la caída? Dios lo restaurara  en la Era Mesiánica.

Sin embargo, no tenemos que esperar hasta entonces para experimentar la paz interna. No hay promesa de una mayor seguridad en la palabra de Dios que estas palabras del Buen Pastor, como él las comodidades de  las ovejas de su prado en Juan 10:24-30: "Lo rodearon los judíos y le dijeron:--¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente. Jesús les respondió:-Os lo he dicho, y no creéis. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen; yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, mayor que todos es, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El Padre y yo uno somos."

Al igual que el profeta Ezequiel dijo, Jesús juzga a las ovejas y da seguridad y comodidad a su rebaño. Declaró la Palabra de Dios con toda claridad. Los que lo rechazan no son  sus ovejas. "Mis ovejas están en el hábito de escuchar mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen." ¿Ha llegado a su íntima relación de amor con Jesucristo, el Buen Pastor?

Aquí están seis grandes verdades que Jesús da a cada creyente:

1.         "Mis ovejas oyen mi voz " (v. 27). Ellos tienen la costumbre de reconocer y prestar atención a su voz.

2.         "Y yo las conozco" (v. 27). El buen pastor conoce a sus ovejas.

3.         "Ellos me siguen" (v. 27). Ese es el hábito constante de las verdaderas ovejas.

4.         "Yo les doy vida eterna" (v. 28). Esto no es una moda pasajera. El buen pastor ama a sus ovejas y quiere que ellos  pasen  a la eternidad con él.

5.         "Y no perecerán jamás" (v. 28). Es doble negación en el idioma original. "Ellos nunca puede perecer, porque ni nadie las arrebatará de mi mano," porque el Padre tiene sus manos alrededor de las manos de Jesús. "Mi Padre que me las dio,  mayor que todos es" (v. 29).

6.         "Y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El Padre y yo uno somos" (vv. 29-30). ¡Doble seguridad! Jesús nos tiene en sus manos y el Padre lo tiene en sus manos (cf. Romanos 8:38-39).

¡Qué grande es nuestro Salvador! Maravilloso es su soberano y salvadora  gracia.

EL REINADO FUTURO DEL  PASTOR – REY (37:24-38)

Este nuevo pacto de la paz eterna anticipa los acontecimientos y las promesas nunca se dieron  cuenta en la primera vuelta de Israel de la cautividad babilónica. Nunca sabían de la  "paz" como se describe en estos pasajes. Israel volvió a su tierra y fue dominado por Medo-Persia, Grecia y Roma hasta el año 70 DC cuando los romanos quemaron Jerusalén. Cualquiera de ellos debe llegar a la conclusión de que este "pacto de paz" era una esperanza poco realista de que nunca se materializó, o que un acontecimiento futuro estaba en la mente.

"Pacto de paz" de Dios  espera con interés la experiencia de las bendiciones  de Israel experimentaran  el Milenio. Este pacto será establecer a Israel en su tierra de forma permanente con el hijo mayor de  David como su Pastor-Rey. Más tarde, Ezequiel dijo que el pacto de paz también implicaría la reconstrucción del templo de Dios como un recordatorio visible de su presencia (37:26-28).

En el capítulo treinta y siete, Ezequiel  amplía  su mensaje en el capítulo 34. Cuando el Mesías vino la primera vez no muchos en Israel lo reconocieron  por lo que fue, pero hay un día que viene cuando se les hacen una nación en la tierra. Dios restaurará a Israel debido a su relación única con Dios. Señor dice: "Haré de ellos una sola nación en la tierra, en los montes de Israel, y un mismo rey será el rey de todos ellos. Nunca más estarán divididos en dos reinos. ... Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; andarán en mis preceptos, y guardarán mis estatutos y los pondrán por obra" (37:22-25). Ahora Él nos dice que el "pacto de paz" será "un pacto eterno con ellos" (v. 26). Es un reino eterno con un pacto eterno y Rey eterno. "Mi siervo David será príncipe para siempre." Entonces Él va a decirnos que adorarán al rey-pastor siempre. Él es también nuestro Dios. Él nos dice que "pondré mi santuario en medio de ellos para siempre " (v. 26). "Estará en medio de ellos mi tabernáculo; yo seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. Y sabrán las naciones que yo, Jehová, santifico a Israel, pues mi santuario estará en medio de ellos para siempre" (vv. 27-28). Esto es mucho más allá de los templos Zerrubbabel y Herodes, que fue consumido por el fuego romano en el año DC 70. No permaneció  para siempre ni fue siempre llena de la gloria Shekinah.

No creo que se puede tomar en serio estos pasajes en Jeremías y Ezequiel sin recordar las palabras del apóstol Pablo en Romanos 11:25-29.

"No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. Luego todo Israel será salvo, como está escrito: «Vendrá de Sión el Libertador,  que apartará de Jacob la impiedad.  Y este será mi pacto con ellos,  cuando yo quite sus pecados». Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus padres,  porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios."

La promesa hecha en los capítulos 36-37 de Ezequiel se llevará a cabo en el futuro cuando Israel este  segura en su propia tierra. Esta reunión de Israel de "todas las naciones" va más allá de la primera vuelta de la cautividad babilónica de la creación del reino mesiánico.

Ezequiel espera con interés la labor futura de Dios cuando Él dará lugar a una completa restauración de la nación de Israel. El rey justo que es el Mesías en 37:24-28 llevará a cabo la obra del Buen Pastor de 34:23-31. Un día maravilloso el "Pastor Supremo" aparecerá (1 Pedro 5:4). Aun así ven, Señor Jesús.

"Todos los tratos de Dios con respecto a la bendición futuro de Israel estará en pura gracia, nada será en el terreno de mérito, porque han merecido única sentencia" (Ironside). Esto también se aplica a cada uno de nosotros.  Un juicio por nuestros pecados. Sin embargo, Dios en su gracia abundante y rico en misericordia llega hasta cada uno de nosotros este día y ofrece una vida abundante.

¿Ha puesto su confianza personal en el Buen Pastor? Él ha venido a darte vida eterna.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org