Génesis 28:10-22 La Escalera de Jacob

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Génesis 28:10-22

La Escalera de Jacob

Cuando pienso en el patriarca Jacob, pienso en el Dr. Jekyll y en el Sr. Hyde.

Jacob era un engañador. Su personalidad polifacética estaba llena de engaño, maldad,  astucia y  engaño. Él probablemente no es la persona que le gustaría tener como su mejor amigo o su yerno.

De hecho, cuando le buscamos, él está huyendo porque él y su madre han engañado a su padre, Isaac, en darle una bendición espiritual que había sido destinada a su  hermano mayor Esaú. Su propio improceder lo había alejado del hogar. Cuando su padre lo envió lejos a Paddan-aram para buscar a una esposa, él resolvió encontrar a su tío Laban. Ellos convivieron engañosamente y hasta indecorosamente el uno al otro por catorce años.

Es en este largo viaje que Jacob, cansado del viaje, pasa la noche a la intemperie. Él encontró una piedra para ''poner bajo su cabeza, y se acostó en aquel lugar" (Génesis 28:11). No es extraño para el poner la cabeza sobre una almohada de piedra, o una tabla, o un libro, o una estera de paja, etc. lo he hecho muchas veces en mis viajes como misionero. Cabezas duras y rocas duras probablemente encajan entre sí.

He aquí un hombre que está solo con Dios

Cansado y agotado por el día duro de tanto caminar Jacob entró en un sueño profundo y comenzó a soñar. Su sueño era muy profundo "Y tuvo un sueño: Vio una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo. Ángeles de Dios subían y descendían por ella" (Gen 28:12).

"Jehová estaba en lo alto de ella y dijo: «Yo soy Jehová, el Dios de Abraham, tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia " (v. 13).

El Señor Dios (Yahvé) llamó la atención de Jacob en Betel. Demostró que él se preocupaba por Jacob y su miserable condición.

Dios repitió la promesa dada a Abraham e Isaac

En ese sueño Dios ensayo las grandes promesas que él había dado a su abuelo, a Abraham y a su padre Isaac. Es obvio él encontrará a su compañero porque "Será tu descendencia como el polvo de la tierra" (v. 14). Por otra parte, "en ti y en tus descendientes todas las familias de la tierra serán bendecidas." Sí, usted la leyó correctamente. Dios bendecirá y utilizará a los descendientes de este engañador  para su propósito eterno. Recuerde, Yahvé es el Dios de la gracia. El continuará persiguiendo a  Jacob y trabajando  en él hasta que  Jacob llegue  al lugar donde él puede traer gloria a  su nombre.

La presencia de Dios

El Señor hizo otra promesa a Jacob: "pues yo estoy contigo, te guardaré dondequiera que vayas y volveré a traerte a esta tierra, porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho" (v 15).

"Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo" (vv. 16-17). Él tomo el aceite y lo vertió en la piedra y nombró el lugar Bet-el, "la casa de Dios."

En un caso más tarde (Génesis 32:22) Jacob luchó con el ángel de Jehová, y prevaleció en su contra. Jacob se aferró a él y le dijo: "No te dejaré ir si no me bendices" (v. 26). Dios cambió su nombre de Jacob a "Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres y has vencido." Israel significa "El que lucha con Dios" o "Dios lucha." Para su sorpresa, se dio cuenta de Jacob con el que había luchado y declaró: "He visto a Dios cara a cara, sin embargo, mi vida ha sido preservada" (v. 30). Se alejó cojeando por el arrebatar de su vida.

Cuando Dios cambia el nombre de una persona en el Antiguo Testamento a menudo indica una nueva relación con esa persona. La vida de Jacob que nunca sería la misma  después de este encuentro con Dios.

Jacob aprendió que cuando usted está caminando con el señor cualquier lugar se convierte en su lugar de descanso. Dondequiera que usted este Jehová está allí. Jacob acaba de decidir estar en Luz. Antes de que él ascendiera al cielo Jesús dijo sus seguidores, "enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:20) Tenemos su presencia permanente, independientemente de dónde estamos. Siempre estamos con Él, porque Él es la escalera a la presencia de Dios. No hay lugar en este universo en el que nuestro Señor no está con nosotros. Él es nuestra morada.

No solamente ése, no hay nada que puede separarnos de él "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 8:38-39).

Jesús  y Natanael

Este acontecimiento en la vida de Jacob toma una importancia especial porque Jesús lo repitió al hablar a Natanael.

¿Cómo llegan los hombres el cielo? Jesús usó esta visión de Jacob en la conversación con Natanael. Jesús nunca se había reunido con este hombre antes. El vio cuando Natanael venía a Él, y le dijo: "He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño" (Juan 1:47).

La palabra  que Jesús uso  para "engaño" significa "atrapar con carnada, engañar, el engaño." Él no va a ser como Jacob y hacer uso de relaciones de doble engaño.

Jesús dijo a Natanael  ser un verdadero hijo de Abraham, un judío interiormente en el espíritu.

Esto tomó a Natanael completamente por sorpresa. Natanael le dijo: "¿Cómo me conoces?" Jesús contestó y dijo: "Antes que Felipe te llamara, yo te vi cuando estabas debajo de la higuera."

¿Qué estaba haciendo debajo de la higuera? ¿No nos gustaría saber? Él estaba bajo la cubierta de la higuera. Nadie sabía que él estaba allí. Nadie lo vio, pero Dios! Fuera lo que fuese Jesús lo vio, y Natanael estaba consciente de su conocimiento sobrenatural de ese hecho. Se trata de una instancia específica de la capacidad de Jesús para conocer todas las cosas.

Se puede deducir de los versículos 48, 51 que Natanael estaba meditando sobre la vida de Jacob, en particular el incidente registrado en Génesis 28:12. Jesús es la comunicación divina del cielo a la tierra. El Hijo del Hombre, en sustitución de la escalera, es el enlace de Dios con la tierra (Daniel 7:13; Mateo 26:64). Jesús es el nuevo "Bet-el." Él es la morada de Dios (Génesis 28:17; Juan 1:14). Jesús dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre sino por mí" (Juan 14:6). Es la única puerta de entrada a la presencia de Dios (Juan 10:1, 7).

Tal vez este es el pasaje de la Escritura Natanael estaba leyendo mientras está sentado debajo de la higuera en su casa. También hay buenas razones para pensar que él estaba orando, buscando el perdón de Dios, y la liberación de su propio engaño. ¡Tal vez  estaba confesando sus pecados, y cuando conoció a Jesús no sonó en sus oídos la misma respuesta que había recibido en privado con Dios! Nadie podía saber que había estado solo buscan la presencia de Dios en virtud de que la higuera. Pero fue conocido a Jesús! Este es el hablar de Dios. Sólo él sabe lo que está sucediendo en el corazón de una persona. Él es el único que nos puede llevar al cielo. Él es el portero. Él es la escalera al cielo.

Tal como él se sentó debajo de la higuera oró por el día en que Dios Escogió, el Mesías, que vendría. No hay duda de que había estado meditando en las promesas de Dios y ahora sentía que Jesús había visto en lo más profundo de su corazón pecaminoso. La Santa Presencia  penetrante de Jesús sondea las profundidades de nuestro ser. Él es la única persona que entiende nuestras aspiraciones, esperanzas, ambiciones, visiones, etc.  Él sabe las intenciones de nuestros corazones, nuestros anhelos secretos, y las profundidades de nuestros motivos.

El Mesías

Repentinamente, Natanael respondió, "Rabí, Tu eres el Hijo de Dios; Tu eres el Rey de Israel" (Juan 1:49). "Natanael representa el israelita cuyo corazón fue limpiado de orgullo y los prejuicios y vio en Jesús el que satisface el anhelo de su espera, en busca de corazón. ¡El Salvador, el Redentor, el Mesías había llegado! Cristo Jesús es el Hijo de Dios y el Rey de Israel (Juan 20:31). Si somos verdaderos israelitas en efecto, nuestro corazón se le corona como el "Rey de Israel." Cabe señalar que "el Rey de Israel", "Hijo de hombre", y "Hijo de Dios" son sin duda los títulos mesiánicos (2 Samuel 7:14; Sal. 2:7; Juan 12:13).

¿Porque te dije que te vi debajo de la higuera, crees?  Verás cosas mayores que éstas Y él le dijo: "De cierto, de cierto os digo que veréis el cielo abierto ya los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del hombre" (vv. 50 - 51). Jesús puede hacer más que leer el corazón. Él abre la puerta al cielo. Jesús estaba en comunión sin fin y sin romper con el Padre. Natanael y los otros discípulos vieron la gloria de Dios desciende al hombre (Juan 1:14, 18). Dios y el hombre se reunieron en Cristo Jesús.

El versículo 51 es una alusión o una cita de Génesis 28:12, y la escalera de Jacob se sustituye en el verso de "el Hijo del Hombre." El título de "Hijo del Hombre" en el Evangelio de Juan tiene el conocimiento básico de su origen en el cielo (6:27, 33), que regresará de nuevo a su lugar de gloria (6:62) a través de la cruz (3: 14; 8:28, 12:23, 34; 13:31) El origen divino y la autoridad de Jesús es sugerido por el título de "Hijo del Hombre." Fue el título mesiánico que Jesús escogió para sí.

A. T. Robertson dice, ''que fue un sueño de Jacob, pero Cristo mismo es el vínculo de comunión entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre, porque Jesús es a la vez dijo que 'el Hijo de Dios,' como Natanael, y 'el Hijo del Hombre' como Jesús mismo llama aquí. Dios y el hombre se reunieron en Cristo. Él es la verdadera escalera  de Jacob. 'Yo soy el Camino, Jesús dirá.' "

 La Encarnación hizo una realidad permanente. B. F. Westcott dice: "Que el representante de Israel era un hecho que el Hijo del Hombre. Así se hace referencia a la presencia continua de Cristo (Mt. 28:20), en los que los creyentes se dan cuenta de la comunión establecida por la no visible y lo invisible, y los actos especiales de la  ministración angelical sólo a Cristo durante su vida terrenal.

La puerta del cielo está abierta 

Las palabras "cielos abiertos" es la idea de permanecer abierto o "libre de pie." Algo ha ocurrido en el pasado y continúa en el futuro. Representa el cielo de par en par y ahora la gracia de Dios esta disponible para cualquier persona que cree en el Hijo del Hombre. Usted puede venir a la presencia de Dios. Él te ha perdonado. El de pie, allí hablando con Natanael es la "puerta". Él, como puente entre el cielo y la tierra. Se proporciona un medio para que nosotros entremos en la presencia de Dios. Sin cerrar la puerta. Sin embargo, Cristo ha quitado el portador del pecado que nos separa a través de Su muerte y resurrección. Él es la única entrada al cielo, porque Él es el cordero inmolado ''desde el antes de la fundación del mundo" (Apocalipsis 13:8; cf.  Apocalipsis 4:1; 19:11).

Jesucristo es el mediador entre Dios y el hombre. Él es el único medio por el cual el hombre pecador puede tener una relación correcta con Dios. Esto se logra sólo por medio de su crucifixión. Jesús dijo: "Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y no hago nada por mi propia cuenta, pero yo hablo como el Padre me enseñó" (Juan 8:28). Dios abrió el cielo abierto de ancho por medio de la cruz de Jesús Es por eso que el apóstol Pedro pudo declarar: "Y no hay salvación en ningún otro. Porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en que debemos ser salvos" (Hechos 4:12).

En estos dos pasajes de la idea principal es la comunicación divina entre el cielo y la tierra. En Jesucristo tenemos la presencia continua de Dios y Él le dice a usted y a mí, "Nunca te dejaré, y nunca te abandonará."

No hay escalera como  Jesús usa la historia, porque Él es la escalera. Los ángeles en sus movimientos muestran la actividad divina e identificar a Jesús con la escalera. Jesús es el vínculo entre el cielo y la tierra. Jesús dijo a Nicodemo: "Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo: el Hijo del hombre" (Juan 3:13). Jesús comunica las realidades del cielo a los hombres en esta tierra Si desea la comunión con el cielo aquí es la única persona que puede hacerlo por usted. Él es el único mediador entre Dios y el hombre pecador (1 Tim. 2:5).

Algunos estudiosos ven la interpretación de la escalera que llegaba desde el cielo a la tierra en el versículo 51 como figurativa y literal. Algunos consideran que se cumplió cuando el Señor estaba sobre la tierra en que Natanael a ver una revelación más plena de Cristo. Otros consideran que se cumplió literalmente en la resurrección y ascensión de Cristo. J. C. Ryle escribe, "Nuestro Señor le habló de su reino y la segunda venida. Cuando Él venga por segunda vez para llevar a su gran poder y reinar, las palabras de este texto se cumplieron literalmente. Su pueblo creyente verían el cielo abierto, y una comunicación constante mantenido entre el cielo y la tierra, "el tabernáculo de Dios con los hombres, y los ángeles visiblemente ministrando al rey de Israel, y el Rey de toda la tierra."

Jesús le dijo a Caifás que verán al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder y viniendo en las   nubes del cielo (Marcos 14:62).

Natanael vio la gran realidad de algo que los hombres modernos necesitan ver  también.  Jesús un día vendrá y reinará sobre Israel de Jerusalén como los profetas hebreos predijeron (Isaías 24:23; Zacarías 14:9, 16).

Por otra parte, existe también la imagen del juicio sobre los gentiles. El juicio futuro de Cristo como el "Hijo del hombre" vendrá en la justicia propia (Daniel 7:13-14; Mateo 13:41-43; 16:27; 24:27, 30; 25:31-46; 26:64). Jesús volverá para juzgar a vivos y muertos. Los que han rechazado se encontrarán con Él como su juez l. Es mi oración, mientras escribo estas palabras que le conocen como el Cordero de Dios que ha quitado todos sus pecados (Juan 1:29, 1 Juan 1:6). Jesucristo es el Mesías, Rey, Hijo de Dios e Hijo del hombre, y Él viene otra vez. ¿Está usted listo? (Apocalipsis 19:11-16)

Es interesante observar que hubo una  tremenda  actividad angelical  cuando Jesús resucitó de entre los muertos (cf. Mateo 28:5; Marcos 16:5; Lucas 24:4; Juan 20:12; Hechos 1:11). La escalera de Jacob señaló a Jesucristo que dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre sino por mí" (Juan 14:6). Sólo Jesucristo puede hacer esa declaración, porque Él es el Hijo de Dios.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org