Génesis 3:15 La Simiente de la Mujer

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Génesis 3:15

La Simiente de la Mujer

La salvación de cada alma comienza con Dios. Tan pronto como Adán pecó en el Jardín del Edén nosotros escuchamos la voz del Pastor llamando a Su oveja perdida, "Adán, ¿dónde estás?" Es el Padre buscando el hijo pródigo (Génesis 3:8-13).

Génesis tres no es un lugar donde esperaríamos la gracia. Es en el contexto del juicio después de la Caída que el SEÑOR Dios maldice a la serpiente. Adán y Eva escuchan a Dios hablando a "luzbel." No es una promesa directa a Adán y Eva, pero una palabra de juicio a Satanás (Apocalipsis 12:9; 20:2). Él dice a la serpiente: "Pondré enemistad entre ti y la mujer,  y entre tu simiente y la simiente suya;  esta te herirá en la cabeza,  y tú la herirás en el talón" (Gen. 3:15).

Dios creó enemistad

Habrá una oposición eterna entre Satanás y las generaciones a seguir. Sin duda, Adán y Eva estaban tan impresionados con el mensaje de esperanza, que lo reforzaron en la mente de sus hijos, y sus hijos se lo pasaron a su propia generación, de generación en generación. Luego vino el día de los siglos, cuando Moisés bajo la guía del Espíritu Santo, escribió esta gran promesa contra el día más oscuro en la historia humana.

La promesa de la salvación fue dada antes de que alguien muriera físicamente. Esta es la primera palabra de la gracia en la Biblia, en un momento menos pensado. Es también la primera profecía mesiánica.

En el momento de dar esta promesa, ningún niño había nacido a Adán y Eva. Probablemente con el nacimiento de cada hijo varón, había la esperanza de que él sería el que iba a derrocar al mal que se había desatado en el nuevo mundo.

La promesa será "te herirá en la cabeza." Habrá una herida en la cabeza. La idea es que habrá un golpe mortal. Satanás tiene este temor eterno que pesa sobre él, que con el nacimiento de cada hijo varón, podría ser la persona ideal, quién sería su final.

En la batalla, Satanás "le heriría en el calcañar." La simiente prometida sufriría, pero él no sufriría un golpe destructivo.

Es cierto que no tenemos una gran cantidad de información en el principio de esta promesa en Génesis. ¡La retrospección es ideal para el estudiante sincero! Tenemos la ventaja de mirar hacia atrás en el tiempo y ver a la Persona, Aquél que cumplió esta esperanza que crece en el corazón del hombre pecador.

Cristo aplasto Satanás

Jesucristo fue a la cruz y murió en nuestro nombre para aplastar a Satanás (Hebreos 2:9-15).

Satanás fue aplastado en el Calvario. Él fue derrotado, cuando Jesús resucitó de entre los muertos. El golpe final será la sumisión de Satanás a Jesucristo, cuando Jesús regrese en gloria (Apocalipsis 20:1-15).

El apóstol Pablo vio esta gran promesa siendo cumplida en la salvación y la santificación del pueblo de Dios. Él alude esta promesa en Romanos 16:20, "Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo sus pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros". La palabra "aplastar" es, literalmente, restregar, romper, aplastar, pisotear, romper en pedazos por aplastamiento, "moler", "aplastar", "destruir", "romper", "hacer pedazos." Pablo recuerda a los creyentes, sacar fuerzas todos los días de la promesa de bendición de la victoria final sobre Satanás. ¡No estamos en el equipo perdedor! La imagen de aplastar a Satanás en 16:20 Romanos (cf. Gen. 3:15; Sal. 91:13) sugiere ambos, la victoria actual sobre los poderes de la oscuridad y la destrucción inminente escatológica de Satanás.

Dios usa algunas palabras extrañas cuando Él pronunció la oposición eterna entre Satanás y la mujer. Él lo describe como "entre tu simiente y la simiente suya..." (Génesis 3:15).

El apóstol Pablo observó: "Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, y nacido bajo la ley" (Gálatas 4:4).

Es imposible ver el cumplimiento de esta promesa sin reflexionar y considerar seriamente Isaías 7:14 y Lucas 1:30-35. Es completamente imposible sin un milagro de Dios. Desde la caída de Adán y Eva la naturaleza de pecado  ha sido transmitida de padres a hijos, de generación en generación. Todos nacemos en pecado y esto incluyo a José y María. Cuando el rey David reflexionó sobre su naturaleza pecaminosa, él concluyó, todos somos "concebidos en iniquidad" (Salmo 51:5). Nosotros pecamos porque somos pecadores por naturaleza. María era una pecadora, nacida de padres pecadores que vinieron de padres pecadores. Si Jesús hubiera recibido una naturaleza pecaminosa corrupta, de cualquiera de José o María No podía haber sido nuestro sustituto sin pecado, al morir por nuestros pecados. Él habría estado en la necesidad de un redentor como todos los demás hombres pecadores.

La naturaleza sin pecado de Jesús

¿Cómo Jesús tuvo una naturaleza sin pecado? El himen de María fue roto por dentro. Ella era virgen. María sabía esto cuando preguntó: "¿Cómo será esto? pues no conozco varón" (Lucas 1:34; cf. Mat. 1:23; Gal. 4:4; 1 Tim. 2:15). El ángel explicó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios" (Lucas 1:35). El Espíritu Santo cubrió con su sombra a María. Lucas utiliza la figura de una nube, el símbolo de la presencia divina que viene a María. El Espíritu Santo descendió sobre María y la cubrió a ella con Su poder, a través del cual ella quedó embarazada. La presencia de la sombra de Dios causo que María quedara embarazada. Fue un milagro.

Jesús nació de Dios, no por seres humanos. Toda la operación desde la creación en el feto, el desarrollo normal diario en el vientre durante nueve meses, fue obra del Espíritu Santo.

Porque Él era "la simiente de la mujer" Jesús era Dios encarnado. Él era Dios-hombre. Él fue un ser humano igual que tú y yo, pero él  no fue caído de la humanidad pecaminosa. Su humanidad y la divinidad  fueron entretejidas, que usted no podía haber visto la diferencia, excepto cuando Su deidad  es manifiesta en la Transfiguración. El Apóstol Pablo dijo, grande es el misterio de la encarnación (1 Timoteo 3:16).

Los puntos de nacimiento de la virgen, vuelven a la promesa en el Protoevangelio o el primer destello del evangelio de la redención.

El hijo de la promesa es "la simiente de la mujer", que es la rama de David, el Verbo eterno hecho carne.

Para estudio adicional, pase algún tiempo reflexionando sobre Cristo como el cumplimiento de la promesa de la "simiente de la mujer" en Mateo 1:18, Gálatas 3:16, 19; 4:4; Génesis 12:7; 2 Samuel 7:8, 12; Romanos 1:1, 3; 16:20.

La oposición eterna es más vista en la golpiza  o el aplastamiento de la cabeza de Satanás en Génesis 3:21, Lucas 1:26-35, Juan 8:44, Mateo 1:18; Isaías 53, Gálatas 3:16, 19; Juan 19: 30; Apocalipsis 20:10.

Cristo fue hecho maldición por nosotros. "Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, hecho por nosotros maldición, (porque está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»"  (Gálatas 3:13).

La muerte simboliza la herida del talón por Satanás y se lleva a cabo antes del aplastamiento de la cabeza de Satanás por la simiente de la mujer. La herida parece ser la muerte en la cruz, ya que Cristo identifica sus  ejecutores como la semilla de la serpiente. Jesús dijo: "Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y  los deseos de  vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él..." (Juan 8:44).

Esta muerte  precedente hace obligatoria la resurrección de la simiente de la mujer para llevar a cabo el aplastamiento de la cabeza de la serpiente.

Esta promesa fue sin duda la causa de gozo de Abraham del "día de Cristo" con seguridad de alegría en Juan 8:56.

Génesis 3:15 es la primera luz que brilla en el horizonte de la vida eterna. Es la raíz de la obediencia de Abraham al Señor, al ofrecer a Isaac como un holocausto. ¿Por qué además él haría tal sacrificio si él no tuvo la esperanza ante él,  que Dios levantaría el hijo de la promesa de los muertos? Abraham probablemente creyó que la simiente de la mujer fue la promesa de una simiente a través de Isaac. Hebreos 11:19, Abraham "pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde,  en sentido figurado, también le volvió a recibir." Jesús dijo: "Abraham, vuestro padre, se gozó de que había de ver mi día; y lo vio y se gozó" (Juan 8:56).

Partícipes de la gloria

Génesis es más que una historia. Es el registro de la obra de Dios en nombre de los redimidos. Es la historia de la obra redentora de Dios.

Romanos 16:20 dice, "El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies." Este aplastamiento ciertamente comprende todo el trabajo de Jesús el Mesías. La esperanza de la resurrección es tan vieja como los hombres pecadores, y es poderosa para apoyarlos en todas sus peregrinaciones al cielo.

Génesis 3:15 se ha convertido en el verso más importante en toda la Biblia, porque el mensaje central de toda la Biblia son la muerte y resurrección de Jesucristo.

El mayor comentario sobre Génesis 3:15 es Juan 3:16. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Satanás pensó que había ganado en la batalla  sobre el Hijo de Dios en el Calvario, pero todo el peso de la crucifixión cayó sobre él tres días después, cuando Cristo resucitó de entre los muertos. El Dios todo sabio soberano cumplió Su propósito eterno de la redención.

La fe en la resurrección está en el centro de la provisión de salvación de Dios por los pecadores. En el aplastamiento de la cabeza de la serpiente, la liberación fue prometida. Además, para efectuar aquel rescate, el redentor tenía que ser capaz de vencer a la muerte. Cristo resucitó de entre los muertos triunfantemente. ¡Él está vivo! La "simiente de la mujer" tomó sobre Sí Mismo las consecuencias de la picadura de la serpiente y resucitó de entre los muertos.

Sin duda, la "simiente de la mujer" se refiere al nacimiento virginal de Cristo. El nacimiento de una virgen, del Hijo de Dios vence a la muerte, el infierno y la tumba. Cristo dará el golpe mortal a Satanás cuando regrese.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org