Génesis 6-9 El Arca de la Salvación

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Génesis 6-9

El Arca de la Salvación

La depravación del mundo en los tiempos de Noé (Génesis 6:1–12) es resumida por Moisés para nosotros con estas palabras: "Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra" (vv. 5, 11–12).

Dios tomo la iniciativa de salvar a Noé y a su familia (v.13). "Dijo, pues, Dios a Noé: «He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y yo los destruiré con la tierra."

Dios planeó el arca como el medio para la salvación de Noé y su familia. No hay referencias de que Noé conociera anticipadamente la inundación, hasta que Dios se las revelo a él. Las cosas estaban sucediendo normalmente antes que Dios le hablara a él. El arca fue planeada por Dios solamente para salvar a la familia elegida (Génesis 6:14-22). Nuestra salvación no es ningún accidente. El pecado no tomo a Dios por sorpresa. Efesios 1:4, "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él," La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado" (Apocalipsis 13:8).

La salvación para Noé y su familia fueron solamente por la gracia. Noé era también un pecador, sin embargo él encontró gracia a la vista de Dios. Relativo a su generación, él era un hombre justo.       2 Pedro 2:5 dice "Tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, y trajo el diluvio sobre el mundo de los impíos…" Dios en Su maravillosa gracia tomo la iniciativa de salvarnos "sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. Él estaba destinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por amor de vosotros.  Por medio de él creéis en Dios, quien lo resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios" (1Pedro 1:19-21).

Nosotros también vivimos en un día malvado que podría ser descrito con las mismas palabras de los días que precedían el diluvio en Génesis 6:5, 7, 8, 11, 12. Dios en Su gracia nos ha alcanzado y nos ha salvado porque era el deseo de Su corazón. "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús" (Efesios 2:4-7).

Cristo es nuestra arca de salvación de la ira de Dios.

Dios revelo a Noé el juicio venidero (6:13). Dios dice en Hebreos 11:7, "Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe." La fe viene de la Palabra de Dios. Debemos prestar atención a la advertencia de Dios en Su palabra. Debemos tomar a Dios en Su palabra y creer lo que Él dice sobre su hijo, Jesucristo (1 Juan 5:9,10).

El arca era la única vía de escape y había solamente una puerta para entrar en el arca (6:16). Jesús utilizó la analogía de la puerta para enfatizar el hecho de que él es la única entrada en el reino de Dios. Jesús dijo: "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos" (Juan 10:9). Él de nuevo enfatizo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (14:6). El Apóstol Pedro proclamo: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). Todos pueden venir, pero tienen que venir a través de la única puerta de salvación.

Una vez que Noé y su familia entraron en el arca, ellos estuvieron perfectamente a salvo. Ellos fueron los únicos que escaparon (Génesis 7:1). Dios estaba en el arca con ellos. No hubo ninguna causalidad. Ellos estaban perfectamente seguros, Noé, su familia y los animales. Un año más tarde se nos dice en (Génesis 8:18-19). "Salió, pues, Noé con sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos. Todos los animales, todo reptil y toda ave; todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salió del arca."

Con relación a nuestra salvación, Jesús dijo a sus discípulos: "Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen; yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, mayor que todos es, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El Padre y yo uno somos" (Juan 10:27-30).

Jesús está en el arca y no puede hundirse. Cuando estamos en la barca con Jesús, nunca nos hundiremos.

Muchos intérpretes han observado la palabra hebrea en Génesis 6:14 no es la común para "calafatear (zettet)," solamente el significado de kapher "para cubrir." En ninguna parte del Antiguo Testamento está traducida "calafatear." En todos lados se traduce "hacer expiación." Para cubrirlo tanto adentro como afuera "calafatear" el arca fue a prueba de agua. Hemos sido protegidos de la ira de Dios por la perfecta cobertura que viene de Jesucristo. Nuestro abrigo de la ira de Dios se encuentra solamente debajo de la sangre de Jesús. 1 Juan 1:7 dice: "pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado". "Él se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras..." (Tito 2:14).

Hay urgencia para que ahora entremos en el arca. Una vez que se cierre la puerta, nadie más puede entrar. "Los que entraron eran macho y hembra de cada especie, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta " (Génesis 7:16).

Hemos sido redimidos "sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación" (I Pedro 1:19). Esa es la única cobertura que nos protege de la ira de Dios.

(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org