Isaías 25:8; 26:19 Cuando Dios Enjuga las Lágrimas

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Isaías 25:8; 26:19

Cuando Dios Enjuga las Lágrimas

Isaías da una canción de alabanza por la gracia de Dios siguiendo los pasos de la cuenta del juicio universal en el capítulo veinticuatro. En el capítulo veinticinco Isaías observa  el Señor lanzar un suntuoso banquete para los fieles que han llegado al monte. Sión para tal fin (v. 6).

.Será un momento de pleno disfrute en el Reino perfeccionado. Dios quitara la ceguera espiritual del pueblo y ellos le adoraran (v. 7).El Señor lograra su propósito eterno de la salvación y el juicio. Él es fiel y verdadero.

El velo de la incredulidad es eliminado

El apóstol Pablo habla de Dios quitando  el velo de la ceguera y la incredulidad en  Segunda Corintios 3:12-18. El Espíritu Santo quita el velo para que podamos "como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor" (v. 18). El Señor Destruirá  la cubierta que está sobre todos los pueblos. El  quita la ceguera espiritual para que podamos ver a Jesús.

La muerte ha sido destruida

Pero lo hace aún más porque llega al meollo de nuestro problema. Es interesante observar la eliminación del velo de la ignorancia espiritual y la incredulidad y la destrucción de  la muerte. Isaías llega a la altura de la comprensión de la resurrección en el Antiguo Testamento.

"Destruirá a la muerte para siempre, y enjugará Jehová el Señor las lágrimas  de todos los rostros  y quitará la afrenta de su pueblo  de toda la tierra;  porque Jehová lo ha dicho " (Isaías 25:8). Con audacia Isaías dice: "Destruirá a la muerte para siempre." Él usa una palabra para  "Destruir " que es equivalente a hacer una cosa desaparecer. Él destruye tan a fondo que no hay rastro de ella. Dios no se limita a quitarlo, pero completamente borra, incluyendo todas las huellas de la misma. Toda la evidencia se va cuando él lo quita.

Pablo parafrasea esta gran promesa y agrega parte de Oseas 13:14 en su gran capítulo sobre la resurrección del creyente. Él dice que, "pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad. Cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley, pero gracias a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo" (1 Corintios 15:53-57, cf. Vv. 12-57; 1 Tesalonicenses 4:14; Apocalipsis 1:17-18; Daniel 12:2).

Romanos 5:12 nos dice la fuente y causa de muerte es el pecado. La muerte entró en el mundo por el pecado (Génesis 2:17), y llegó a su fin innoble cuando al pecado se le  trato con un golpe final en la cruz.

El apóstol Juan ve en su visión lo mismo  que Isaías ve en la compasión de Dios, la gracia y el poder sobre la muerte. Él ve a Dios entre su pueblo, "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron" (Apocalipsis 21:4). Dios trata con la muerte y la causa de la muerte -- el pecado.  ¡El Conquistador final  es conquistado!

 No más Lágrimas

No sólo vemos su impresionante poder de tratar con el pecado y la muerte, sino también su toque de ternura compasiva que quita todos los rastros del pecado y la muerte. Así como una madre tierna, le quita las manchas de lágrimas de la cara de un niño.

Isaías resuena su nota en 26:19

"Tus muertos vivirán;
 sus cadáveres resucitarán.
 ¡Despertad y cantad,
 moradores del polvo!
 Porque tu rocío es cual rocío de hortalizas,
 y la tierra entregará sus muertos."

Esta nueva visión es sorprendente y fresca en el Antiguo Testamento. Los que han muerto son del Señor y por esa razón vivirán. Este es el mismo mensaje que escuchamos en el Nuevo Testamento. Los muertos en  Dios son los que en su nombre se han muerto físicamente. A pesar de que estaban muertos, que aún estaban  muertos. Isaías introduce claramente la doctrina de la resurrección de la carne. "Los "muertos" son "cadáveres" y estos "se elevará." Ellos recibirán la vida eterna. "Tus muertos vivirán." Esta es una nota poco frecuente en el Antiguo Testamento, pero aquí lo que parece describir con toda claridad.

Aquí hay una clara indicación de la esperanza de la resurrección en el Antiguo Testamento.     

"Tú, que te encuentran en el polvo, despierta y grita de alegría. . . polvo" de la muerte es un recordatorio de los cadáveres en el paralelo. "Porque tu rocío es cual rocío de la madrugada (literalmente "las luces"), y la tierra dará a luz a los espíritus." El "rocío" es figurativo de la vida dando vigorizante rocío en el desierto. La vida estimulante que sólo Dios puede dar a causa de "los espíritus," literalmente "sombras" (como la existencia de sombra) para volver a la vida plena. Dios resucita a los muertos. El único y verdadero Dios viviente envía un rocío refrescante para dar nueva vida a los que se han reducido al polvo de la tierra.

Sólo el Evangelio de Jesús Cristo da esperanza contra la Parca. La muerte ya no será un terror para la humanidad. Por su muerte Jesucristo derroto  la muerte en victoria. Cuando él regrese Él hará desaparecer. Se procede a abolir la medida en que no habrá ya ningún rastro de ella. Jesús avanza el pensamiento cuando dijo: "De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. . . No os asombréis de esto, porque llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación" (Juan 5:25, 28-29).

Nuestra comprensión de estas  verdades  es efecto  e lo que creemos sobre el sufrimiento (Romanos 8:18-28), el mundo espiritual (8:31-39), nuestro cuerpo de resurrección (1 Corintios 15:20-28), nuestra victoria espiritual (Hebreos 12:1-2), nuestra fidelidad a Cristo (Apocalipsis 2:10-11), las recompensas en el cielo (2:17), etc.

Sí, deja que tu imaginación salte de alegría! Jesús ha resucitado de entre los muertos! La muerte ha sido derrotada  de una vez por  todas en la resurrección de Jesús.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org