Isaías 4:2 El Renuevo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Isaías 4:2

El Renuevo

En su visión de la Jerusalén ideal, la ciudad santa, el profeta hebreo Isaías en los capítulos dos y cuatro describe un futuro glorioso que solamente el Mesías puede alcanzar.

"Él juzgará entre las naciones
 
y reprenderá a muchos pueblos.
 
Convertirán sus espadas en rejas de arado
 
y sus lanzas en hoces;
 
no alzará espada nación contra nación
 
ni se adiestrarán más para la guerra."

Cuando el señor haya lavado toda la inmundicia de las hijas de Sion y haya purgado la matanza de en medio de Jerusalén, por el espíritu del juicio y el espíritu de fuego, entonces el Señor creará sobre el área entera del monte de Sion y sobre sus asambleas una nube por día, incluso humo, y el brillo de un fuego llameante por noche; para el excedente toda la gloria será un pabellón.   Habrá un centro de acogida para dar sombra contra el calor durante el día, y refugio   protección de la tormenta y la lluvia.

 Morará el lobo con el cordero,
 
y el leopardo con el cabrito se acostará;
 
el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos,
 
y un niño los pastoreará.
 
La vaca y la osa pacerán,
 
sus crías se echarán juntas;
 
y el león como el buey comerá paja.
 
Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid,
 
y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
 
No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte;
 
porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová,
 
como las aguas cubren el mar.

 LA HORA  DEL CUMPLIMIENTO (2:2; 4:1)

Éstos son cuadros hermosos de la palabra de lo que ocurrirá durante el gobierno mesiánico. Sin embargo, el mensaje se entrega durante épocas políticas turbulentas oscuras. Contra este contexto, Dios dio a Isaías un mensaje de esperanza y estímulo. Ocurre "en los días pasados" (2:2), la parte pasada del futuro en el cual el vistazo profético penetra. En lengua profética, es el "día del SEÑOR." Es un día del juicio para el pecado (2:5-4:1), pero es también un día en que Dios actúa en la salvación. El clímax magnífico viene en la segunda venida de Cristo.

Los acontecimientos ocurrirán realmente "en ese día" (4:1). Es el un gran día de Dios a finales del tiempo, abriéndose con el juicio y publicando la salvación. Será el tiempo en que Dios actuará. Jerusalén se ve como el centro y el foco del gran día del juicio. Jerusalén tendrá un remanente que sobreviva el juicio y sea su gente redimida. Redimida será la pieza central espiritual de la tierra.

LA PERSONA DEL RENUEVO

"En aquel tiempo el renuevo de Jehová  será para hermosura y gloria" (4:2a).

La regla futura será el "renuevo del SEÑOR" (v. 2). Este tsemach, un "brote, lanzamiento, renuevo," es claramente una designación para el Mesías. Es una "cosa cada vez mayor" por completo de la vitalidad y de la vida abundante. Implica siempre algo sano, la vida y el crecimiento.

Israel es no el renuevo, sino el que viene de ella por la gracia de Dios. Este tsemach es el Mesías que es el renuevo más grande que Dios ha traído. El trabajo entero de la salvación en Cristo se presenta en el renuevo. El Targum judío en este paso dice que el tsemah es el Mesías (cf. también Jeremías 23:5; 33:15; Zacarías 3:8; 6:12). "en aquella 'época el Mesías del SEÑOR estará para la alegría y la gloria." El gran rey del futuro es un lanzamiento que suelta del ser humano, el linaje de David, que el SEÑOR Dios ha hecho para brotar o para soltar a la vida del tronco caído de Israel.

Esta cosa cada vez  será más  hermosa (Mateo 5:5; 11:27-30; Gálatas 5:22-23). La mansedumbre de Cristo es tolerante, no impetuosa o dada a los arrebatos frecuentes. Él toma vida tranquilamente, ocasional, recogido e informal.

 El renuevo será glorioso. Él es la misma radiación de la gloria de Dios, la expresión de las cualidades divinas de Dios Padre (Hebreos 1:1-4). Él es la refulgencia de la gloria divina.

 Él será una raíz brotando de la raza humana (11:1; cf. v. 10)

 Saldrá una vara del tronco de Isaí;  un vástago retoñará de sus raíces.

El profeta Jeremías también anunció la acción del renuevo (23:5). "He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra" Él explicó más adelante, "En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra" (33:15; cf. Apocalipsis 5:5).

EL TRABAJO SALVADOR  DEL RENUEVO.

Isaías y Jeremías declararon que la salvación del pueblo de Dios estará conectada con el renuevo. "Subirá cual renuevo delante de él, como raíz de tierra seca. . . ." (Isaías 53:2a). "En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra" (Jeremías 23:6). Zacarías vio el día en que Dios quitaría la iniquidad de sus pueblo y lo arroparía con los trajes de fiesta (Zacarías 3:4). Ese día del limpiamiento estaría en el calvario cuando Dios abriría la fuente para limpiar el pecado (13:1; cf. Hebreos 9:11-14; 10:10-14). "Escucha pues, ahora, Josué, Sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti,  pues sois como una señal profética: Yo traigo a mi siervo, el Renuevo. Mirad la piedra que puse delante de Josué: es única y tiene siete ojos. Yo mismo grabaré su inscripción, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré en un solo día el pecado de la tierra" (Zacarías 3:8-9).

El trabajo entero de la salvación de Dios implica al renuevo. "En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel" (Isaías 4:2). El profeta tenía probablemente en mente el remanente que volvía de cautiverio babilónico cuando él habla "de los sobrevivientes de Israel." Sin embargo, su mensaje mira a un mayor remanente del redimido de todas las edades. Se trata de un remanente de la gracia salvadora de Dios.

El renuevo de Yahweh será fructuoso. Todas las naciones vendrán a él "nos enseñara sus c aminos y caminaremos por sus sendas" (2:3). Él hará a Jerusalén ciudad santa (4:3-4). Por otra parte, el monte entero del SEÑOR se convertirá en un lugar santísimo (v. 5). "Entonces el señor creará sobre el área entera del monte de Sión y sobre sus asambleas una nube por día, incluso el humo, y el brillo de un fuego llameante por la noche; para el excedente toda la gloria será un pabellón."

Este remanente será llamado "santo." La idea básica es una separación. Han fijado a cada creyente separado para Dios. Consagrado al Señor y por lo tanto están parados bajo cuidado providencial de Dios. La tolerancia divina es la fuente de esta santidad. No es algo que el hombre alcanza o merece. Esta santidad es un trabajo de la tolerancia. Los creyentes tienen una situación ante Dios. Somos santos debido a nuestra relación especial con el renuevo. Somos una "nación santa" (Éxodo 19:6; Deuteronomio 7:6; 1 Pedro 2:9). Cada cristiano verdadero es "el santo," un santo. Al momento que usted cree en Cristo usted es "separado" para su Salvador, usted es una gloria  para él. Por otra parte, en nuestra práctica diaria debemos ser separados, consagrados a Dios. Esta es la razón por la cual es tan importante comenzar cada día con una comisión de su vida al Señor. Apenas una oración simple que le recuerde su dependencia a él y pidiéndole la sabiduría, la dirección y la fuerza que él quisiera que usted fuera. "Señor Jesús, éste es tu día. Toma mi vida y hazme como tú por favor. Vive tu vida a través mío." Un recordatorio diario de su comisión con Cristo cambiará su vida. Si su forma de vida no es prácticamente santa entonces demande la promesa de 1 Juan 1:9 y Efesios 5:18.

Este remanente santo que es el fruto del renuevo incluye a "cada uno que se registre para la vida en Jerusalén" (Isaías 4:3). Las ciudades antiguas guardaron expedientes de la ciudadanía. "Cada uno que se registra por vida" es equivalente a ordenando a la vida (cf. Hechos 13:48; Apo. 3:5; 20:11-15). ¿Está Usted gozoso que su "nombre está escrito en el libro de la vida"? (Filipenses 4:3). Cada creyente que ha nacido en Jesucristo hace que su nombre esté inscrito en el libro de la vida.

Es evidente que este remanente se compone de personas limpia (Isaías 4:4). "Cuando el Señor lave la inmundicia de las hijas de Sión y limpie a Jerusalén de la sangre derramada en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación." La depravación de las hijas de Sión (3:16ff) fue ocultada bajo su vestimenta inútil. Isaías está refiriéndose probablemente a los asesinatos judiciales confiados por las reglas contra la gente pobre cuando él dice que el renuevo "purgó la vertiente de la sangre de Jerusalén" (cf. 3:13-15).

¿Cómo el renuevo limpia? Él lo hace "por el espíritu del juicio y el espíritu de fuego" (v. 4). Él trae la convicción del pecado, la justicia y el juicio (Juan 16:8-11). El trabajo regenerador del espíritu santo está claramente en la visión. Él regeneró y destruye ocasionalmente. Él tamiza y refina como en el fuego de un refinador. Su trabajo tamiza y destruye todas las actitudes y comportamientos pecador en nuestras vidas.

Isaías utiliza una expresión inusual, "el espíritu de quemarse." Literalmente, "quemarse, hacerse humo," ausentes claros, destruidos. Él lo barre limpio. Juan el Baptista dijo que él vino bautizando con agua para arrepentimiento, "Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará" (Mateo 3:11-12). Isaías vio tres veces la santidad de Dios y exclamo "Entonces dije: !Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas" (Isaías 6:5-7). El pecado y su limpiamiento son negocio serio.

El renuevo es también el cordero del Dios que quita el pecado del mundo.

El Mesías es designado "Mi siervo del Renuevo"  (Zacarías 3:8, Jeremías 23:5).  Señalan al Mesías como "mi siervo el renuevo." Pero también lo describen como aquél a quien el SEÑOR haga brotar, o él que ha brotado del SEÑOR. Claramente, él es el hijo del Dios.

EL SEÑOR GUÍA Y PROTEGE A SU PUEBLO.

Isaías 4:5-6 es un cuadro gráfico que nos refiere de nuevo los días del éxodo los hijos de Israel vagando en el desierto siendo guiados y protegidos por una columna de fuego y de  nube (Éxodo 13:21; 14:19, 24; 33:9, 10; 40:34). La nube y el fuego debían ser un recordatorio de la presencia de Dios con su pueblo. Dios estaba allí dirigiendo y protegiendo a su pueblo. ¡Isaías nos dice que en ese día el templo se llena de humo, pero el monte Sion se convirtió en el lugar santísimo! La gloria de Dios llenará la ciudad.

Por otra parte, la mano creativa del SEÑOR se considera en el trabajo como en los días de la creación. Hay acción divina y producción milagrosa al lado del renuevo. Hay una manifestación fresca de la presencia de Yahweh. Después de la limpieza de Jerusalén, "Y creará Jehová sobre toda la morada del monte de Sion, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas; porque sobre toda gloria habrá un dosel" (4:5). En la noche será un esplendor ardiente o un brillo llameante del fuego verdadero y vivo.

La gloria futura de Israel debe ser encontrada en el SEÑOR Dios mismo.

La nube está "sobre sus asambleas" (v. 5). No puedo dejar de reflejar acerca de  nuestro Señor Jesús con Pedro, Santiago y Juan en su Transfiguración. "Y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz" (Mateo 17:2). Ése es solamente un anticipo del Mesías y de Jerusalén. La ciudad purificada será bañada en el sol de la santidad y de la gracia de Dios. Será en conjunto hermoso y encantador. El mismo fuego de sentencia que los purgó será el fuego de la salvación y de la protección.

El señor Jesucristo glorificó su persona en el Shechinah verdadero.  Además, la presencia dejada en un órgano de Cristo con su espíritu es el privilegio más alto de cada creyente.

Isaías imágenes en el v. 6, el "refugio" (sukkah), o literalmente, una cabina o tabernáculo en Sión. Está allí para su protección. Dios cuida de su pueblo escogido. Cristo es nuestra protección.

Sí, el renuevo es un conjunto encantador y hermoso. Esperamos la segunda venida de Jesucristo y ver la terminación del cumplimiento de su juicio y salvación según lo prometido en Isaías 2 y 4. Veremos a Isaías desarrollar más completamente la persona y el trabajo del renuevo en los capítulos siete a doce.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org