Isaías 53:7-9 El Sacrificio Divino

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Isaías 53:7-9

El Sacrificio Divino

La Canción del Siervo sufriente (Isaías 52:13-53:12)

El Siervo Divino (52:13-15)   
El divino doliente (53:1-3)  
El Sustituto Divino (53:4-6)  
El Sacrificio Divino (53:7-9)  
La satisfacción divina (53:10-12)   

Ahora entramos con el Siervo sufriente de Yahvé en lo que se ha llamado "el santo de los santos." Nuestro gran sumo sacerdote rocía su sangre sobre el propiciatorio en el Lugar Santísimo. Su muerte y entierro ahora están totalmente a la vista. A través de los ojos del profeta hebreo que caminamos a lo largo de los pasos que llevó a Jesús de la corte de Pilato a su entierro en José de Arimatea sepulcro nuevo.

Serios  estudiosos de la Biblia han observado que los pocos probables detalles insignificantes de las circunstancias más pequeñas de la muerte de nuestro Señor se ha señalado con tanta exactitud como las que se consideraron más importantes.

Por ejemplo, ¿qué sería más probable  de que fuera  crucificado, cuando la crucifixión no era una forma judía de la pena capital, sino  romana que fue prestada y refinada de los cartagineses. Era inaudito en la época de David e Isaías, sin embargo, se  predijo cientos de años antes de que  Roma fuese  construida. ¿Qué habría sido más probable que, si  lo crucificaban, Él no debía tener las piernas rotas, como era costumbre para acelerar la muerte de las víctimas. Sin embargo, los dos malhechores crucificados con Jesús ese día tenía las piernas rotas de la manera tradicional de la ejecución por crucifixión. Sin embargo, las Escrituras registran siglos antes, "ningún hueso de él será quebrado."

Vamos a reverentemente  estar de pie al pie de la cruz y ver a través de los ojos del profeta hebreo Isaías ocho siglos antes de que realmente tuvo lugar en la historia.

EL PACIENTE SUFRIMIENTO VOLITIVA DEL SACRIFICIO DIVINO (V. 7)

"Angustiado él, y afligido,
 no abrió su boca;
 como un cordero fue llevado al matadero;
 como una oveja delante de sus trasquiladores,
 enmudeció, no abrió su boca."

El poeta inspirado en las luchas de entender el violento sufrimiento del Siervo. Una vez más, que recoge el sufrimiento cruel que previamente presentado a nosotros.

"Fue oprimido" nos da una imagen del Siervo de Yahvé está plagado, impulsado y perseguido incansablemente como un animal salvaje.

"Él fue angustiado", como los judíos fueron tratados por los capataces crueles en Egipto. Pero no lo hizo gritar, como los esclavos en Egipto, cuando se vieron obligados a fabricar ladrillos.

Para reforzar esta elección del paciente en el sufrimiento volitiva Isaías dice, "no abrió su boca". La evidencia de que el Siervo paciente, acepto de buen grado todo el sufrimiento que se ve en su comportamiento durante el sufrimiento. Este paciente se pone de manifiesto claramente por la falta total de auto-defensa. No hubo legítima defensa, protesta o queja.

Qué extraño este comportamiento es en comparación a nuestra generación que juega el juego de la culpa de casi todo. No había gemido, quejido, o queja por parte de la divina Víctima. Job no sufrió en silencio, como tampoco lo hizo Jeremías y Habacuc. Sin embargo, el Siervo de Yahvé espero con paciencia su sufrimiento.

Cuando nos dirigimos a través de las páginas de la  historia  una de las cosas increíbles es el  sufrimiento paciente de  Jesucristo que sufre  a pesar de la injusticia a manos de Pilatos y Herodes. "Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente" (1 Pedro 2:23).

Jesucristo, el Siervo sufriente, no estaba resentido o rebelde hacia sus sufrimientos. Él escogió a sufrir y para ello en la presentación de silencio a la voluntad de Dios. El paciente sufrió voluntariamente.

La expresión, "no abrió su boca", es una comparación del Siervo de un cordero. Los pastores de ovejas cuando van  al corte. Los acercan a la masacre y no abren la boca. No hay balidos; que permanecer allí en silencio mudo. El Siervo soportó todo su sufrimiento con paciencia, sin una palabra de protesta o queja.

Con doble énfasis, Isaías dice que el Siervo no abrió su boca. Se trataba de un comportamiento extraño por decir lo menos, en contra de la naturaleza humana. Nos gustaría estar gritando y gritando. Sin embargo, la paciencia va a caracterizar el sufrimiento de la divina Víctima. Es sumiso y tranquilo como lo lleva a la opresión y la aflicción.

Jesús es el cordero precioso de Dios que se le  llevó a la masacre en el sufrimiento del paciente. Juan el Bautista reconoció a Jesús y dijo: "He aquí el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo" (Juan 1:29, 36). El apóstol Pedro también había  tenido este pasaje en mente cuando escribió, "pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir (la cual recibisteis de vuestros padres) no con cosas corruptibles, como oro o plata,  sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación" (1 Pedro 1:18-19). El escritor de Hebreos entiende estas imágenes detrás de estas palabras después de referirse a los sacrificios de animales en el templo. "¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirvamos  al Dios vivo?" (9:14).

Estoy dispuesto a estar de acuerdo con el Antiguo Testamento de Keil y Delitzsch estudiosos cuando llegan a la conclusión: "Todas las referencias en el Nuevo Testamento al Cordero de Dios (con las alusiones correspondiente a la entrelazadas Pascua) la primavera de este pasaje en el libro de Isaías" (Cf. Apocalipsis 05:06, 8, 12; 13:8).

Hay abundantes testimonios de la actitud de Jesús en su sufrimiento, mientras que los juicios ante Pilatos. Jesús no abrió su boca, excepto cuando su negativa a hablar podría parecer a comprometer sus afirmaciones de su muerte y resurrección. Su comportamiento es como el descrito por Isaías. "Como un cordero fue llevado al matadero; como una oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, no abrió su boca" (53:7). A su juicio ilegal ante el Sanedrín, falso testimonio se le dio, "Entonces el Sumo sacerdote, levantándose en medio, preguntó a Jesús, diciendo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican estos contra ti? Pero él callaba y nada respondía" (Marcos 14:60 Entonces). "Jesús, pues, estaba en pie delante del gobernador; y este le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?  Jesús le dijo: Tú lo dices" Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respondió. Pilato entonces le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti?  Pero Jesús no le respondió ni una palabra, de tal manera que el gobernador estaba muy asombrado" (Mateo 27:11-14). En un pasaje paralelo en Marcos la conclusión se afirma, "Pero Jesús ni aun con eso respondió, de modo que Pilato quedó muy extrañado" (Marcos 15:5). El historiador Lucas nos dice de la misma respuesta de Jesús ante el rey Herodes, "Le hizo muchas preguntas, pero él nada le respondió. Estaban los principales sacerdotes y los escribas acusándolo con gran vehemencia" (Lucas 23:9-10, cf. Juan 19:9).

En Juan 18:8-14 hay una información fascinante que lleva a cabo la presentación voluntaria por parte de Jesús. El Gran Yo Soy se permitió vincularse. Judas traicionó a Jesús con su famoso beso, y los soldados estaban listos para prender a Jesús. "Cuando les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. Volvió, pues, a preguntarles: -¿A quién buscáis?  Y ellos dijeron:-A Jesús nazareno.

 Respondió Jesús: "Os he dicho que yo soy. Si me buscáis a mí, dejad ir a estos. Entonces la compañía de soldados, el comandante y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron  y lo llevaron primeramente ante Anás, ... Ahora Caifás fue quien explicó a los judíos que convenía que un solo hombre muriera por el pueblo" (Juan 18:4-14, et passim).

Lo que se destaca en el pasaje que acabamos de citar son los soldados que se ofrecieron para arrestar a Jesús, hemos sido conscientes del poder, que temían. Posiblemente, fue el tono de voz, de inflamación de los ojos. Por un momento, se atrevieron no pongáis mano en él. Ellos se quedaron como muertos, se convirtió como un cordero. Fue una elección racional que gratuitamente ha hecho. Sin duda las palabras de Jesús en 10:17-18 es el mejor comentario sobre este extraño suceso. "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre."

Sí, Jesús sufrió con paciencia, pero  cedió a el sufrimiento de su fuerza. No se debió a la sumisión emocional.  Que Eligió para permitir el sufrimiento a tener lugar. Fue una elección que hizo, no se vio obligado a Él, porque Él era emocionalmente débil

Después de los ensayos de Jesús vemos lo que se lo llevaron como cordero al matadero. "Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos y lo llevaron para crucificarle" (Mateo 27:31; cf. Lucas 23:26 y siguientes). "Y habiéndolo detenido, se lo han llevado lejos" (Lucas 23:54).

Un funcionario etíope regresaba de culto en Jerusalén, con su nueva copia del rollo de Isaías, viajaba en su carro y leía  este gran pasaje de Isaías. Felipe atrapo un paseo en el carro y escuchó que el hombre leía Isaías 53:7-8. y pregunto al etíope , "¿Entiendes lo que estás leyendo?" Y rogó a Felipe que subiera y se sentara con él.  --Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo o de algún otro?" (Hechos 8:34). "Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús" (v. 35). Felipe no balbucear alrededor. Fue preciso en su comprensión de Aquél que cumplió esta profecía. Él habló con el funcionario del gobierno etíope acerca de Jesús, el Siervo en su  paciente sufrimiento que es el sacrificio divino por nuestros pecados.

EL SUFRIMIENTO DESCONCERTANTE VIOLENTO DEL SACRIFICIO DIVINO (V. 8).

"Por medio de violencia y de juicio fue quitado;
 y su generación, ¿quién la contará?
 Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes,
 y por la rebelión de mi pueblo fue herido."

La víctima soportar la opresión hostil. Está destinado a un régimen injusto y el juicio fue llevado la palabra, "oprimidos", sugiere la detención o el confinamiento o la opresión, una prisión injusta.

 La Sentencia se pasó a él como resultado de su juicio. El veredicto fue un aborto involuntario flagrante de la justicia y la opresión hostil. Pilatos vio el aborto involuntario flagrante de la justicia y no hizo nada al respecto.

Isaías habla de los procesos judiciales, sus pruebas y la convicción. Es la manifestación de la justicia de Dios que fue infligida sobre él. Dios estaba ejecutando su justicia en el que sustituto que sufre. La demostración final del juicio de Dios fue el que cayó sobre el Siervo Sufriente.

Los líderes religiosos judíos trabajaron dentro de los límites y las limitaciones del sistema judicial. Sin embargo, detrás de cada movimiento de la opresión y la aflicción era la mano soberana de Dios, que en este caso fue el brazo fuerte del juicio sobre el sustituto inocente vicario (Hechos 2:22-24).

Como  Isaías  refleja en el sufrimiento violenta de Siervo de Dios, se lamenta de que no muchos de los Siervo de la generación  dieron seria consideración al hecho de que él estaba en  un sufrimiento inocente por las transgresiones de su pueblo.

Isaías usa tres palabras fuertes para describir la muerte violenta, desconcertante del Siervo:. "Se lo llevaron", "cortar" y "herido." "Se lo llevaron", "arrebatada" de la tierra de los vivos en el reino de los muertos. Isaías describe una sentencia de muerte cruel e injusta.

Él fue "cortado" -- muerto, "arrebatado", "a toda prisa" "opresión hostil y de persecución judicial fueron las circunstancias de los cuales fue llevado por la muerte" (Keil y Delitzsch).

"Por la rebelión de mi pueblo a quien el movimiento se debió? Literalmente, "Por la rebelión de mi pueblo  fue un golpe para él." Yahvé es el que golpea el siervo por  su pueblo. Dios "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él. " (2 Corintios 5:21). El Salmista también vio este mismo  drama, tomando  lugar cuando escribió en 22:15;

"Como un tiesto se secó mi vigor
 y mi lengua se pegó a mi paladar.
 ¡Me has puesto en el polvo de la muerte!"

Dios es el que establece lo bajo en la muerte. Su muerte está de acuerdo con la voluntad divina. Es una muerte judicial.

La única explicación razonable  que Isaías puede dar por la violencia injusta, aborto involuntario de la justicia es la expiación sustitutiva. Es la única manera que puede hacer cualquier motivo de la misma. El profeta pone un gran énfasis en el hecho de que la muerte del Siervo es un vicario, sacrificio expiatorio, propiciatoria por los pecados. De lo contrario, su sufrimiento no tiene sentido en absoluto.

El profeta musas,  era para "mi " gente. Él no puede entender por qué sus mismas gente  no meditaron sobre lo que está sucediendo con el Siervo de Dios y llegar a la misma conclusión. Ellos son los destinatarios de los grandes beneficios de su sufrimiento. Es a causa de su transgresión.

El "golpe" que recibió es el mismo verbo en el versículo cuatro. "herido " está sufriendo como  una plaga enviada forma de Dios. Keil dice la palabra "siempre significa el sufrimiento como un procedimiento de castigo de Dios." Se trata de una plaga enviada por Dios. Dios lo ha herido. La visita de Dios en el juicio había caído sobre el Siervo.

"Los hombres que vigilaban a Jesús se burlaban de él y lo golpeaban. Vendándole los ojos, le golpeaban el rostro y le preguntaban, diciendo: -Profetiza, ¿quién es el que te golpeó?  Y lo insultaban diciéndole muchas otras cosas" (Lucas 22:63-65).

Alexander Maclaren observado desde hace mucho tiempo estas palabras de Isaías sobre la muerte y el entierro del siervo de Yahvé "parecen carecer de sentido en cualquier hipótesis, pero el mesiánico... Las palabras en su versión actual tiene un significado claro y digno de una única interpretación."

El Siervo Sufriente pacientemente soportado sufrimientos violentos como nuestro sacrificio divino.

LA IDEA PARADÓJICA DEL SUFRIMIENTO DEL SACRIFICIO DIVINO (V. 9)

"Se dispuso con los impíos su sepultura,
 mas con los ricos fue en su muerte.
Aunque nunca hizo maldad
 ni hubo engaño en su boca." 

Las normas judía habría dado a Jesús un entierro honorable con los "criminales notoriamente malos" fuera de la parcela familiar. Como un criminal que habría puesto su cadáver en el vertedero de basura de Jerusalén en la Gehena para ser quemado con el resto de la basura. Antiguo Judíos criminales deshonrado en el entierro, ya sea dejándolas sin enterrar o deshonrado por el entierro en un lugar inmundo. Los líderes religiosos con mucho gusto le hubieran dado el Siervo de un entierro de la deshonra y la vergüenza. Que Él ha de ser enterrado con los criminales que fueron crucificados con él.

Sin embargo, lo absolutamente asombroso es que un Dios soberano intervino y anuló a los enemigos del  Siervo y honrándolo a Él en Su entierro.

Es como si Dios puso su sello de aprobación sobre su muerte y se inició la exaltación  de su siervo cada vez mayor. Murió de una muerte dolorosa con los hombres malos y Dios lo enterró cerca del  entierro de un hombre rico. El hombre rico, José Arimatea estaba en el lado del Siervo. Ninguna desgracia más se le permitió en su contra. Le dieron un entierro honorable después de su muerte vergonzosa.

El siervo era perfectamente inocente, sin embargo, sus verdugos lo persiguieron con odio a la tumba. "hombres malos", lo acompañó en su muerte. "Y otros dos, que eran criminales, eran llevados para ser condenado a muerte con él. Y Cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, lo crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda" (Lucas 23:32-33). Estos eran delincuentes malvados. y su muerte y entierro, fue con los impíos y los ricos. Los malvados líderes religiosos fracasaron  en sus intenciones.

La palabra "muerte" está en plural en hebreo que significa una muerte cruel violencia. Es como morir una y otra vez. Es la muerte violenta de un criminal.

En su entierro Está asociado con los "ricos". Los líderes judíos consideran la riqueza y la riqueza una señal de la aprobación de Dios y las bendiciones. "Cuando cayó la noche, llegó un hombre rico, de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús. Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diera el cuerpo. Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue Estaban allí María Magdalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro" (Mateo 27:57-61). No hubo testigos de los hechos de ese día terrible.

Esta persona totalmente inocente habría sido enterrada como "mala persona". "Él fue contado con los pecadores." ¿Qué importancia tiene la palabra "aunque" en el versículo nueve. "Aunque" el siervo se le dio trato violento se ha hecho culpable de ningún crimen que merecía un entierro deshonroso, pero Dios tuvo a bien que se le dio un entierro judío honorable. Fue un giro totalmente inesperado de los acontecimientos.

El Siervo Sufriente es una víctima inocente. "Ni hubo engaño en su boca." Ni siquiera una palabra inadecuada fue oída de sus labios. Si ha habido algún engaño o falta de integridad en Jesús, Judas, con mucho gusto lo habría revelado a los enemigos de Jesús como justificación de su propia traición. Si hubiera habido cualquier tipo de violencia en él el ojo siempre vigilante de sus enemigos no han podido verlo y le cargo público.

El apóstol Pedro cita el versículo nueve en el contexto que habla de los sufrimientos de Cristo por nosotros, dejándonos un ejemplo para que  nosotros podamos  seguir, "Él no cometió pecado ni se halló engaño en su boca. Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente. Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados! (1 Pedro 2:21-24).

Muchos estudiosos han señalado competentes a través de las edades que la única interpretación verdadera de esta estrofa es la interpretación tradicional de que Jesucristo es el siervo sufriente que se ofrece en el sacrificio divino por las transgresiones de Israel.

Esta gran canción de Isaías es una de las Escrituras más importantes que nos asegura la vida salvada  de la muerte y resurrección de Jesucristo. Hemos sido redimidos por su sufrimiento y muerte.

Por otra parte, que el sacrificio divino también está disponible para todos, Judíos y no Judíos, que se reconoce su necesidad del Salvador, ponga  su fe y confianza en él. Gracias al sacrificio de Jesucristo por nuestros pecados, podemos proclamar con confianza y seguridad que la salvación es por gracia mediante la fe en Cristo solamente.

El valor de su sufrimiento infinitamente es  superado todos los que alguna vez pudo haber sido soportado por los hombres pecadores. Su muerte fue la propiciación completa, perfecta y suficiente por los pecados de todo el mundo. Él en su muerte "borró el escrito que había contra nosotros, clavándola en la cruz." Nuestra deuda total se ha cancelado. "Ahora no hay  ninguna condenación  para los que creen en él."

 Nosotros respetuosamente Parafraseamos  esta estrofa para llevar a cabo la riqueza del significado del sacrificio sustituto por nuestros pecados. ¿Se imagina usted el muriendo por tus pecados, a través de los ojos del profeta hebreo, escrito 750 años antes de la venida de Cristo? Sólo estoy cambiando los pronombres que se refieren a la Suplente divina para llevar a cabo todo el impacto de este pasaje de la Escritura impresionante.

 Jesús angustiado, y afligido,
  Jesús no abrió su boca;
 como un cordero fue llevado al matadero;
 como una oveja delante de sus trasquiladores,
  Jesucristo enmudeció, no abrió su boca. 

 Por medio de violencia y de juicio Jesús fue quitado;
 y su generación, ¿quién la contará?
 Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes,
 y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 

Jesús Se dispuso con los impíos su sepultura,
 mas con los ricos fue en su muerte.
 Aunque Jesús nunca hizo maldad
 ni hubo engaño en su boca.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org