Jeremías 23:5-8; 30:8-9, 21; 33:14-18 Un Renuevo Justo de David

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Jeremías 23:5-8; 30:8-9, 21; 33:14-18  

Un Renuevo Justo de David

Judea estaba bajo el mal dominio de los gobernantes, tanto político como religioso durante la vida de Jeremías. El profeta hebreo estalló  con un grito, "¡Ay de los pastores." Reyes y por todos los gobernantes civiles en Israel que se referían como pastores. Ellos fueron los gobernantes civiles que habían de supervisar los asuntos de la nación.

EL BUEN PASTOR

Los malos pastores fueron motivados por sus propios intereses y por lo tanto "dispersos" y  alejaron  a la gente en el exilio (Jeremías 23:2). Jeremías  ejecuta una obra hermosa de las palabras en el versículo dos, como La Biblia de Inglés trae esto: "No he visto sobre ellos, pero estoy mirando para castigarlo por su mal-hechos". Moffatt traduce: "Vosotros dispersasteis mis ovejas y las espantasteis. No las habéis cuidado. Por eso, yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová." La Biblia de las Américas dice: "Se han dispersado mis ovejas y conducido a la basura, y no han asistido a ellos, he aquí que estoy a punto de asistir a por la iniquidad de vuestras obras." Yahvé estaba  activamente trayendo el juicio sobre estos reyes  responsable de la vida nacional de Judá. El Señor llevaría a cabo un remanente de la cautividad (cf. capítulos 24, 40-44; Isaías 1:9; Miqueas 4:7; 37:4; 7:18).

El Señor declaró, "Yo mismo recogeré el resto de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus pastizales; y crecerán y se multiplicarán" (v. 3). Dios los librará de su cautiverio y el retorno a sus tierras en Israel. En contraste con los malos pastores de Israel, Dios levantará "renuevo justo" de David (vv. 5-6).  Todos ellos fueron absorbidos en el ministerio para ellos mismos y. Grupos de interés auto-controlado del gobierno. Ellos buscaban sólo su propio enriquecimiento, seguridad, comodidad, etc. Se olvidaron de las realidades espirituales y de la  confianza en la prosperidad material. Los líderes estaban confiando en su propia astucia en lugar del Dios vivo.

Los cuatro últimos reyes de Judá eran malos. Sedequías fue el malvado actual  "pastor" y se dispersa a la gente. "¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño!" dice Jehová (Jeremías 23:1).

La intervención del Señor traerá buenos  "pastores" para gobernar a sus ovejas.

El buen pastor que deseaba  ver Jeremías para  venir a liberar a su pueblo se realizó en la persona y el liderazgo de Jesús Cristo. Él es el Buen Pastor (Juan 10:11, 14-16; Hechos 17:1; Lucas 1:78; Juan 18:37). Él es el justo de la Subdivisión de David. El Buen Pastor que "actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra. " (Jeremías 23:5). Por otra parte, él es "el Señor nuestra justicia" (v. 6). Él salvará a su pueblo de sus pecados (Mateo 1:21-23), y Él no  perderá ni  una sola de sus ovejas (Juan 6:39; 10:28; 1 Pedro 1:5).

Un renuevo justo de David

Hay dos facetas de la doctrina del Mesías en los escritos del Antiguo Testamento y rabínica. Ambas ideas se encuentran en los versículos cinco y seis. Nosotros vemos al Mesías como una persona en el versículo cinco, y la enseñanza sobre la edad mesiánica en el versículo seis. Estos aspectos también se encuentran en Isaías (11:1-5, 6-16; 9:5-6; 11:1-9; Miqueas 5:1-5; Amós 9:11; Oseas 3:5, etc.). Estos y otros versículos describen la venida de la Nueva Era cuando el Mesías  restauraría  la dinastía de David.

 Dios prometió a Jeremías que Él levantaría de la línea de David un renuevo justo (23:5). Los pastores de Israel han dañado la grey de Dios. Yahweh  restaurará a la nación desde el exilio y proporcionará cierto "pastores" que cuide de su rebaño. En este pasaje, el Señor promete la venida del rey ideal, "renuevo justo" en la línea de David.

 "Vienen días,  dice Jehová,  
en que levantaré a David renuevo justo,
 y reinará como Rey, el cual será dichoso
 y actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra."  

 Este pasaje de Jeremías es claramente mesiánico y fue una de las muchas tales expresiones  para  los profetas hebreos que han contribuido a la creencia mesiánica en desarrollo en el antiguo Israel. Los versículos cinco y seis están llenos de pensamiento mesiánico, así como 33:15-16. Inglés La palabra "Mesías" se deriva de la palabra hebrea Mashach que significa "ungir." El término Mesías en el sentido de que el rey ideal no se utiliza en el Antiguo Testamento, aunque la idea está claramente presente.

 Es sólo a través del ideal Mesías rey David, cuyo justo y victorioso imperio con la esperanza de Judá nunca se hará realidad. Ninguna  otra dinastía tendrá regla eterna. El  Salmos Real hace hincapié en este mismo idealismo (Salmo 2, 4, 72, 89-110).

El "renuevo" es un "crecimiento" o literalmente "brotar" y se emplea en el antiguo Cercano Oriente para describir el heredero legítimo al trono (Jera. 33:15; Isaías 4:2; Zacarías 3:8, 6:12). Isaías usa una palabra diferente en 11:1, pero con la misma idea. Este heredero será un rey ideal. El  actuará con prudencia y hará  lo que es justo y recto. Durante su reinado "será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre por el que se llama," la justicia de nuestro Señor "(vv. 5-6; cf. 3:17; 33:16; Ezequiel 48:35; 1 Corintios 1:30).

No importa que tan triste y desesperado la situación actual fuese  en Judá, el Señor prometió que levantaré a David un renuevo justo. Este renuevo de uno de David se sentará en el trono para siempre reinará en justicia. El segundo David, el dominio del Mesías va a durar para siempre. Sólo el Buen Pastor del Señor estará en contraste con los malos pastores en Ezequiel 34:23. Este es aquel a quien la promesa fue hecha a David en 2 Samuel 7:12; 1 Crónicas 7. El nombre de este renuevo  de David es Jehová, justicia nuestra.

Ezequiel escribió: "Entonces pondré sobre ellas un solo pastor, mi siervo David, y él les dará de comer, él les dará de comer a sí mismo y será su pastor y yo, el Señor, seré su Dios, y mi siervo David será. Príncipe en medio de ellos, yo, el SEÑOR, he hablado" (34:23-24).

Jeremías dice, ellos lo llaman "Señor, justicia nuestra", porque él es justo. Se llevará a su pueblo en justicia (Isaías 11:1; Mateo 2:23). Esta regla se brotar o germinar como una planta recta. Él es la flor de la nación judía que brotará de lo que parece ser un tronco casi muerto.

El Mesías es llamado aquí Señor y Él es nuestra justicia. El renuevo justo obtiene nuestra justicia (Romanos 5:18; 3:22; 2 Corintios 5:21; Marcos 10:18; 1 Corintios 1:30; 1 Pedro 3:18; Romanos 10:4; Filipenses 3:9). Cristo Jesús es el Justo (Hechos 3:14; Hebreos 1:8, 9; Romanos 3:22).

El significado de "salvados" es "rescatado," "entrega," "liberado." Este rey ideal sería proporcionar seguridad a su pueblo. Jeremías  desarrollaría  la idea de la salvación en los capítulos 30-31.

Los justos "disparar" (Semah) parecía estar muerto, pero no fue así. Esta dinastía del árbol de David del que brotaba como un tiro. La mayoría de nuestras traducciones Inglés leer "renuevo" o literalmente "brotar" en el margen. Durante la época posterior al exilio Poder se convirtió en el término técnico para el rey ideal esperado (Zacarías 3:8; 6:12). Este rodaje cierto que viene de la línea de David será un gobernante sabio. "Él reinará como rey y actuará  con sabiduría." Literalmente, "y un rey reinará y actuar con sabiduría." Él va a "actuar con prudencia" y "tener éxito." Él hábilmente reinará en contraste con el actual gobernante.

¿Cómo puede un hombre ser justo con Dios? La respuesta está en el Señor que los hombres son justificados. ¿Es el Señor su justicia que la justicia reside, el Señor mismo es su justicia. Este es el punto más alto en la justificación de la revelación con respecto al Antiguo Testamento.

Es a partir de los escritos del Antiguo Testamento que hemos llegado a comprender el significado completo de la enseñanza del apóstol Pablo sobre la justicia de Dios. En la mente de Pablo, el mismo Señor es nuestra justicia, y que viene de la fe a la fe (cf. Rom 1:17; 3:21, 22; 10:3; 2 Cor. 5:21; Fil 3:9). Su mente y su corazón estaban saturados con la teología elevada de las Escrituras Hebreas.

LA NUEVA ERA DEL MESÍAS

El renuevo  Justo, el Mesías, se plasmaría en la Nueva Era.

Jeremías dice que el próximo "segundo éxodo" sería mucho mayor que la primera salida de Egipto (23:7-8). "Por tanto, vienen días, dice Jehová, en que no dirán más: '¡Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto!', sino: '¡Vive Jehová, que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de tierra del norte y de todas las tierras adonde yo los había echado!' Y habitarán en su tierra."

Jeremías se basa en la misma idea en Jeremías 30:8-9, 21. El contexto es el pánico y el terror, porque el día terrible del Señor ha llegado. Otros profetas mencionan este mismo evento (Amós 5:18-20; Isaías 2:12-21; Sofonías 1:14-18). Imagínese, dice Jeremías, los hombres teniendo dolores de parto. Es un gran día de la angustia. En el telón de fondo de este caos nos encontramos con otra promesa mesiánica (vv. 8-9). El cambio es de la sentencia a la liberación. El propósito aquí es la nación que sirve con gusto al Señor, bajo la dirección de su nuevo rey (v. 9). El versículo 21 no menciona específicamente el rey mesías, sin embargo la magnitud de tal restauración puede solamente conducir al gran David.

Estos versos, como el capítulo once de Isaías tienen un distintivo anillo mesiánico. Ningún rey davídico humano ha recuperado el trono después del exilio. Por lo tanto, estos hechos no han tenido lugar. Sin embargo, el rey davídico es la clave para el día del Señor.

Los profetas hebreos siempre hablan del Día del Señor como a la mano (Isaías 13:6), tanto como el Nuevo Testamento habla de la Segunda Venida de Jesucristo. En el libro de Apocalipsis, el apóstol Juan le da importancia al concepto del Día del Señor y lo lleva a su plenitud gloriosa magnífica.

El enfoque de los escritores del Nuevo Testamento es mostrar que Jesús es el Cristo de la familia de David. Él es el Hijo eterno de Dios, y por lo tanto el cumplimiento de las promesas de un rey davídico que se hizo por primera vez a David (2 Samuel 7). Algunos Judíos individualmente  han  aceptado a Cristo como el cumplimiento de estas grandes  promesas mesiánicas.

Jeremías 33:15-17 es un pasaje paralelo mesiánico basado en 23:5-6. Aquí la atención se centra en Israel y Judá y de la "buena palabra" Jehová llevará a cabo (v. 14). El rey ideal, el Mesías, gobernará con justicia y con razón. Se entregará o "salvará "a Judá y Jerusalén "vivirá confiado." Una vez más se hace hincapié en "la justicia." Él va a "estar en lo correcto, recto, justo, justo en la administración de justicia, en posición vertical." La justicia es lo que es correcto y es esencial a la verdad. "El Señor es nuestra justicia" (v. 16). Él va a "causar un renuevo justo de David a brotar, y él derecho y la justicia en la tierra" (v. 15). Su mismo nombre revela el método de Dios de la restauración.

"Porque así dice Jehová: No faltará a David un descendiente que se siente sobre el trono de la casa de Israel," (33:17). Esta es la misma promesa dada a David en el que se establece un trono para siempre (2 Samuel 7:12-16). A pesar de la sentencia y la promesa de exilio de Dios a David seguía cierto. Esto fortaleció el ideal mesiánico. Una vez más, el profeta nos remite a la promesa original de Jehová al rey David. La división del reino después de Salomón no era una parte de la voluntad de Dios. El hijo de David se sentará en el trono, y los sacerdotes levitas servirán  al Señor (v. 21). Un rey ideal que vendrá es la esencia de la justicia y él será un rey que va a ser un sacerdote y él se sentará en un trono de David. Él será un rey-sacerdote.

Vamos a tener en cuenta la consumación no ha llegado. Literalmente y localmente Jerusalén nunca ha sido reconstruido según lo descrito por Jeremías. Judá no ha conocido estas condiciones maravillosas. Israel aún no ha habitado en paz al lado de Judá, como dijo el profeta que debía. Cada semana las noticias de Oriente Medio describir todo lo contrario. Sin embargo, el renuevo ha llegado, el rey-sacerdote ha aparecido, y Dios se sigue moviendo con toda seguridad, en silencio, con determinación enfocado hacia ese objetivo.

Jesucristo cumplió todas estas grandes promesas a Jeremías. Antes de que naciera el ángel le dijo a María, "llamarás su nombre Jesús." lo llamarán Yeshua, "la salvación." Él es Yahvé el que  salva. Sin embargo, continuó, "Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre;  reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su Reino no tendrá fin" (Lucas 1:32-33). Para ampliar su estudio: Lucas 1:69; Hechos 2:30; 13:23, 34, 38; Apocalipsis 5:5; 22:16; Romanos 11:25-26).

Jesucristo es el cumplimiento de esta profecía de Jeremías. Él es nuestra justicia. Él gobierna para siempre como el heredero de las promesas de David.

¿Él es tu justicia?


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org