Jeremías 31:31-34 El Nuevo Pacto

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Jeremías 31:31-34  

El Nuevo Pacto

En Jeremías 31:31-34 nos encontramos en uno de los picos de montaña más grande en el Antiguo Testamento. Es la única referencia a un "nuevo pacto" en el Antiguo Testamento, y es sin duda el más importante de los dichos de Jeremías. El Señor Dios escribirá su ley en el corazón del individuo. Se ha observado por muchos estudiosos que se trata de uno de los pasajes más importantes de Jeremías y contiene "una de las ideas más profundas en todo el Antiguo Testamento." Este pasaje encuentra su realización sólo en el verdadero creyente en Jesucristo y su pacto con el hombre pecador.

 Es necesario un cambio radical

La nación de Israel no pudo cumplir con los términos de la Antigua Alianza. Fue  imposible a causa de la depravación radical del hombre. Por supuesto, nunca fue la intención de traer la salvación. La única persona que ha vivido hasta los requisitos de la ley era Jesucristo. El Problema de Israel era espiritual. "Engañoso es el corazón  más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" (Jeremías 17:9). El nuevo pacto es necesario debido al problema del pecado. El contexto del capítulo 31 es los hijos de Israel jugando el juego de la culpa. Vamos a culpar a nuestros padres por el lío que estamos  Ellos pecaron y están sufriendo. El Señor Dios dijo: "sino que cada cual morirá por su propia maldad; a todo aquel que coma uvas agrias le dará dentera" (v. 30).

Pecador, el hombre depravado no podía cumplir el mandamiento divino. Sin embargo, en la plenitud de los tiempos Dios mismo hizo la posible  vida ideal   a través de su propia prestación del Salvador bajo un nuevo pacto. No había otra solución para la depravación del hombre. El nuevo pacto no promete  quedar sin pecado, sino el perdón. Nosotros somos  pecadores salvados. Somos salvos por gracia mediante la fe en Cristo solamente.

Jesús tuvo este pasaje en mente cuando instituyó la Cena del Señor (Mateo 26:28). El "nuevo pacto" significa literalmente alianza nueva y sólo se cumple en la persona y obra de Jesucristo (Lucas 22:20; 1 Corintios 11:25; 2 Corintios 3:6ff; Hebreos 8:8-9:28; 10:1ff; Romanos 11:25-26). Jesús decía a sus discípulos que el nuevo pacto predicho por Jeremías se estaba  instituyendo. Esto  describe su obra de salvación.

Lo que se necesita es un cambio en la naturaleza interna para que los hombres sean  capaces de obedecer. Dios cambia el "querer" en el hombre interior. "Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo" (v. 33). Él va a escribir su "ley" dentro de ellos y en sus corazones. Será en sus mentes y  controlara  su voluntad.  El Antiguo pacto de Moisés que estaba escrito en una losa de piedra (Éxodo 31:18; 34:28-29; Deuteronomio 4:13; 5:22). Lo que se necesitaba era un cambio desde adentro hacia afuera en el hombre pecador depravado.  La naturaleza  Pecaminosa y rebelde del hombre exige un cambio radical que sólo Dios puede lograr.

Los antecedentes de este pasaje es el pacto mosaico entre Yahvé e Israel en el monte. Sinaí (Éxodo 19:1-24:11). El Señor es soberano Dios de la Alianza con Israel. La condición del pacto era la obediencia de Israel a sus leyes. La obediencia traería bendiciones. La desobediencia traería castigo.

CONTRASTE DE LOS PACTOS VIEJO Y NUEVO

1.         Yahweh garantiza el éxito de la nueva alianza. Él tomó la iniciativa de establecer el pacto. En contraste con  "No harás "Y "harás"   son las palabras, "voy a poner", "voy a escribir", "voy a perdonar." Israel no podía mantener la ley del antiguo pacto. La ley proba que el hombre fue depravado sin poder a hacer nada y lo condujo a Cristo. El antiguo pacto resultó el hombre era un pecador depravado, culpable a los ojos de un Dios santo y no a la altura de las exigencias de la ley perfecta. El nuevo pacto es una manifestación de que Dios persigue al pecador culpable hasta que  lo encuentra y lo redime.

2.         El nuevo pacto es un pacto de la gracia soberana. Se logró lo que la ley y el antiguo pacto nunca podría hacer. Todos le conocemos, desde el más pequeño hasta el más grande. Este no es el universalismo, ya los que rechazan su oferta de gracia serán juzgados y pasaran la eternidad en el infierno.

3.         El estímulo para seguir el nuevo pacto viene de dentro de la persona. Dios pone su Espíritu en la persona a través de la regeneración y la inhabitación de su Espíritu para que pueda desear mantener el pacto. El Espíritu Santo se escribe sobre el corazón. En virtud de este pacto la gente obedece porque quieren. Dios ha cambiado el corazón. El hombre es incapaz de influir en una relación positiva con un Dios santo. Él no puede porque está muerto espiritualmente. No es el hacer del hombre pecador. Dios cambió el corazón del hombre. "El amor de Cristo nos constriñe" (2 Corintios 5:14).

4.         El nuevo pacto es una relación íntima y personal con Dios. Toda persona debe tener una experiencia con Dios para ser incluidos en este pacto (Juan 3:1-16).

5.         El nuevo pacto va a durar toda la eternidad. Este nuevo pacto no puede romperse. Se basa en la muerte y resurrección de Jesucristo. Se trata de una alianza en su sangre que cubre todos nuestros pecados. "Yo les perdonaré su maldad y su pecado no me acordaré más."

6.         Salvación para la persona Judía vendrá sólo a través de la nueva alianza, no a través de la ley mosaica. Jesús "A lo suyo vino, pero los suyos no lo recibieron" (Juan 1:11). Fue sólo después de que el pueblo judío lo rechazó que el evangelio fue llevado a los gentiles (Hechos 10:15, 34-35; 13:46; 15:7-9).

Un Nuevo Pacto con Israel

Este nuevo pacto es con Israel y Judá, todo el pueblo judío (v. 31). Gentiles, de acuerdo con el apóstol Pablo, han sido injertados en la vid (Romanos 11).

Estos pasajes hablan de la nación En su conjunto en cuanto al Mesías. Todo Israel, y no sólo unos pocos fieles verán la salvación de Jehová. Isaías, Jeremías y el apóstol Pablo ven  la restauración final y eterna de Israel (Isaías 59:20; cf. Jeremías 31:33; Romanos 11:25, 26).

El nuevo pacto no será completo hasta que se abraza al pueblo de la Antigua Alianza. El apóstol insiste en que "el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles" (Romanos 11:25b-26a). Es un endurecimiento temporal hasta que la plenitud de los gentiles sean salvos. La promesa que Dios hizo a Abraham, Isaac y Jacob no puede ser revocada. Ellos son los objetos de su amor eterno. Dios ha visto en Israel desde hace 5000 años. Él es fiel y Él no puede romper sus promesas.

El versículo 34, nos dice que cada hombre "Conoce a Jehová." La palabra "conocer" significa un conocimiento exacto de primera mano de la observación personal. No será el conocimiento de segunda mano, sino una experiencia íntima y personal de Yahweh. La palabra denota el conocimiento de dos personas que se dedican plenamente el uno al otro que afecta a la mente, emociones y voluntad.

UN PACTO PARA TODOS LOS CREYENTES

Desde la celda de la prisión Jeremías expuso su canción  final. Asegurado por el amor de Dios que vio más allá de su celda de la prisión en Jerusalén a los días de la victoria final de Dios. He aquí, vienen días en que no habrá un sentido espiritual de la nueva relación directa con Dios.

Jeremías 31:33-34 es una descripción exacta del pacto en virtud del cual la vida cristiana verdadera. Es la comunión y caminar en el Espíritu Santo como resultado de la regeneración del pecador depravado. Representa el cambio radical del pecador y su nueva relación con Jesucristo. Tal creyente es permanecer en Cristo.

"Por una sola ofrenda nos  hizo perfectos para siempre a los santificados." Esa es la posición del creyente. Ahí es donde comienza la relación. Aquellos que creen en Cristo son limpiados por Su preciosa sangre y entran en comunión inmediata con él como hijo de Dios. Vivimos y caminamos  y tenemos nuestro ser en su presencia. Él permanece, se establece y  hace casa en nuestros corazones. Vivimos con el "nuevo pacto" relación y todo depende de su gracia soberana.

Dios dice Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón. No será la conciencia dentro de la vida del pensamiento divino y voluntad y el propósito en ese momento de reflexión. Estos principios de la nueva alianza serán en el corazón. No van a estar en tablas de piedra. "Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo" (v. 33).

 Este es todo el argumento de Hebreos 8:6-7. A continuación, cita estos versos de Jeremías 31 para argumentar su punto. Jesucristo "Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Si aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, ciertamente no se habría procurado lugar para el segundo."  La culpa fue de los pecadores depravados que eran incapaces de mantener la alianza con Dios.

¡Qué trágico que todavía andamos buscando leyes legalista  y reglamentos por los que vivir la vida cristiana. Tenemos un estándar más alto. La ley  no hizo nada perfecto. Todavía no. No se puede. Ni siquiera en la vida del cristiano. Sólo el Espíritu Santo puede hacer eso, al aplicar la presencia viva de Cristo dentro de nosotros.

La dificultad de que sepamos lo que Dios quiere que nosotros hagamos a continuación en cualquier momento de nuestras vidas es la medida de nuestra distancia en la comunión de Dios. Esa es la medida en que la iniquidad está en  nuestro corazón. Los puros de corazón verán a Dios. Esa es la condición de conocerlo y caminar con él. Cuando mantenemos la comunión con Él tenemos la iluminación inmediata. La alegoría de la vid en Juan 15:1-11 describe esta relación viva con Cristo. Esta es nuestra responsabilidad como creyentes (1 Juan 1:6-9). El conocimiento de Dios depende de un corazón limpio.

El nuevo pacto será una aprehensión clara de la voluntad de Dios por las almas individuales, sin la meditación humana. La aprehensión de la voluntad de Dios será posible a través del conocimiento directo y personal de Dios por parte de todos los hombres. Este conocimiento será el resultado al ponernos  fuera de la contaminación moral. El resultado será una visión clara de Dios.

Jesús dijo: "Bienaventurados los de limpio corazón, porque verán a Dios" (Mateo 5:8).

¿Has entrado en ese privilegio dulce que es nuestro como sus hijos? Es en la comunión del Espíritu Santo, en donde la ley de Dios está escrita en el corazón, interpreta a la persona directa e inmediatamente en el momento de necesidad. Dios habla cuando estamos en comunión con él. Esta gran verdad puede ser mal aplicada y abusada. Esto no significa descuidar o dejar de lado la Palabra escrita de Dios. Esto sólo demuestra que las personas no conocen su caminar o su revelación final en Su Palabra escrita, la Biblia. El Espíritu Santo desde el momento de que   nacimiento espiritual  se lleva a cabo  se pone un hambre de la Palabra de Dios en el individuo, escribe sobre el corazón, por lo que serán su pueblo y Él nuestro Dios. Se trata de una comunión interior con Dios.

¿Usted como creyente pida  a Cristo que se revele  dentro de ti? ¿Sabe  usted que Su presencia real permanece  en tu vida? ¿Hay momentos en  su dulce presencia mora en vosotros y él es tan real  que usted puede alcanzarlo  y tocarlo  a él si fuera humanamente posible? Cuando se ha purgado el corazón de todo pecado conocido y entra en su presencia Él se revelará a usted como usted nunca lo han conocido antes.

Esta es una descripción del pacto bajo el cual los cristianos viven. Es una descripción de la comunión con el Espíritu Santo. El Espíritu que mora interpreta su palabra en el momento de necesidad. Voy a esperar  la voz divina para romper en mi conciencia como un leedor de  las Escrituras y orar. Es una comunión íntima, no a través de los logros intelectuales, pero directa, inmediata, una conciencia que es independiente de la instrucción por el hombre, por la meditación, la tranquilidad, el silencio. Espera hasta que se calma suficiente como para recibir sus palabras que Él puede darse a conocer a nosotros con mayor perfección. Se basa en su gracia salvadora. Mediante  la condición para esta iluminación inmediata de él. La medida en que la iniquidad en nuestro corazón determina nuestra distancia de Él en nuestra iluminación.

Se trata de conocer a Dios personalmente en el conocimiento maduro, íntimo de él. No es conocer la teología, o de un credo ortodoxo, sino  para conocerlo, y obedecerlo en su presencia Él en ti. Es  conocerlo personalmente en una primera parte se ocupan de él. No estoy hablando de un éxtasis experiencia emocional. Estoy hablando de una relación íntima con otro. "Ellos me conocerán." Es la herencia de cada creyente, no de  unos pocos. Se trata de un directo, sentido inmediato, consciente de su presencia viva. Se ha de venir en la presencia de otra persona viva que nos conoce mejor que nosotros mismos.

¿Lo conoces personalmente? Nosotros no le conocemos, por no  familiarizarnos  con él. Nosotros no valemos para él. No estamos dispuestos a sentarnos  en silencio en su presencia con la Palabra de Dios escrita. Usted no puede conocer sin tener que gastar tiempo en Su Palabra.

Este es el pacto en el que hemos de vivir. ¿Por qué tenemos miedo a sentarnos  en la quietud y el silencio y meditar sobre sus grandes atributos? ¿Por qué somos tan propensos a hacer todo y hablar en lugar de  guardar silencio? Entonces, cuando estamos en su presencia  anhelamos  permanecer en él y no dejarlo   Cuando tenemos una actitud de esperar y escuchar en su presencia que él venga. ¡Oh, qué dulce y apacible son esos momentos preciosos.

Dios espera hasta que calmamos lo  suficiente para recibir su palabra de que puede darse a conocer a nosotros con mayor perfección. Cuando esperamos  en Él en la quietud nos encontramos con su ley escrita en el corazón y le obedecemos.

Este es de hecho la tan gran doctrina del Nuevo Testamento del sacerdocio del creyente.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org