Juan 19:28-30 "¡CONSUMADO ES!"

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Juan 19:28-30

"¡CONSUMADO ES!"

Vamos a suponer que mueres y estas  delante del Señor y Él te dice: "¿Por qué debo dejarte entrar al cielo?" ¿Qué le dirías? ¿Qué crees tú que dirías?

Considero algunas de las respuestas típicas que recibo de personas bien intencionadas. Son de esta forma: "Sabes predicador, estoy tratando de ser lo mejor que puedo Eso debe ser lo suficientemente bueno." "Dios respeta todos nuestros buenos esfuerzos. Sin duda, Él no nos va a rechazar si nos esforzamos por vivir una buena vida y hacer lo que podamos para mejorar la humanidad." "Oh, Joe era un buen viejo talador. Él no hace daño a nadie. Un talador sólo puede hacer lo que él puede hacer, ya sabes." "Me uní a la iglesia y fui bautizado. Trato de vivir una buena vida cristiana". "Mi familia ha hecho bien. He sido un buen padre, un buen proveedor y mis hijos han salido bien. Usted sabe, yo trato de vivir una vida honesta." Creo que ustedes son totalmente demasiado serios en  esta cosa de la vida cristiana. Dios no espera que nosotros consigamos tomar la religión en serio. Tienes que tener una vida que vivir." "Todos estamos tratando de ir al mismo lugar. Una religión es tan buena como la que viene".

Hay un defecto básico con esas respuestas. Debido a la obra terminada de Cristo, la salvación personal no es por obras, o incluso Cristo más mis obras, la virtud o el carácter moral. La razón se encuentra en la obra salvífica de Cristo en la cruz.

El mensaje de la cruz es la suficiencia de Jesucristo. La cosa más grande que jamás haya ocurrido en la historia tuvo lugar en la cruz de Jesús.

Juan 19:28-30 dice: "Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliera:—¡Tengo sed! Había allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja y, poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.  Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo:—¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu."

La prueba de que la obra de la redención y la salvación se termino es la resurrección de Jesucristo. Es el sello de aprobación de Dios. Nada más se puede añadir a su obra terminada.

La muerte de Jesús es la verdadera Pascua, y el único medio eficaz de purificación interior de los efectos del pecado.

Vamos a reflexionar por unos instantes en el hombre que pronunció esas palabras desde la cruz: "¡Consumado es!"

EL HOMBRE QUE HABLÓ ESTAS PALABRAS

La única víctima

Lo que hizo Jesús, fue único y diferente a cualquier otro hombre que fue ejecutado en una cruz. Colosenses 1:15-20 dice que Él era el Hijo de Dios. El apóstol Pablo escribe:

"Cristo es la imagen del Dios invisible, él primogénito de toda creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles;
sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes que todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten. Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preminencia, porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud,20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz."

Sí, es el Dios-hombre que está muriendo. Es el Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, que está siendo sacrificado. Él ha venido a hacer la voluntad del Padre.

Su propia elección voluntaria de morir

Jesús escogió ir a la cruz y morir por la humanidad. Juan 10:11, 15, 17, 18 deja claro que Jesús escogió morir por sus ovejas. "Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Nadie lo ha quitado de mí, pero yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre." Usted no puede conseguir mucho más claro. Esta es la manera en que Jesús comprendió y  explica su propia muerte.

Algunas personas tienen la falsa impresión de que Jesús era una víctima indefensa de un complot siniestro y su vida terminó de repente e inesperadamente como un mártir por una causa religiosa. Eso simplemente no es el caso. Por su propio testimonio Él nos dice que esta fue una elección libre que hizo de su propia y libre voluntad.

La profecía cumplida

La crucifixión de Jesús fue predicha cuidadosamente en las Escrituras. Dios planeó su muerte.

Las palabras del Salmo 22 se cumplieron en la cruz de Jesús.

 «Todos los que me ven se burlan de mí;
tuercen la boca y menean la cabeza, diciendo:
 «Se encomendó a Jehová, líbrelo él;
sálvelo, puesto que en él se complacía»   (vv. 7-8).

         « He sido derramado como el agua
          y todos mis huesos se descoyuntaron.
         Mi corazón fue como cera,
         derritiéndose dentro de mí.
         Como un tiesto se secó mi vigor
         y mi lengua se pegó a mi paladar.
         ¡Me has puesto en el polvo de la muerte!

          Perros me han rodeado;
          me ha cercado una banda de malignos;
          desgarraron mis manos y mis pies.
          ¡Contar puedo todos mis huesos!
           Entre tanto, ellos me miran y me observan.
          Repartieron entre sí mis vestidos
          y sobre mi ropa echaron suertes»   (vv. 14–18).

Él es el Siervo de Yahvé, que se representa en las canciones de sufrimiento de Isaías (42-53). El antiguo Targum considera aquí que el siervo es el futuro Mesías, un individuo  no un profeta, y no una personificación colectiva, es decir, la nación de Israel. Jesucristo es el Siervo de Yahvé. "Éste es mi siervo, yo lo sostendré; mí escogido, en quien mi alma tiene contentamiento" (42:1). Es un pacto para el pueblo, y una  luz para las naciones (v. 6). Él abre los ojos de los ciegos y libra a los cautivos (v. 7). ¿Cuánto más gráfica se puede obtener de la descripción poética de la Víctima divina en Isaías 52:13-53:12? Lea el gran pasaje sustituyendo  los pronombres personales con el nombre de Jesús.  

Pedro, predicando su mejor sermón en el día de Pentecostés, después de que Jesús resucitó de los muertos declaró en Hechos 2:23-24; 3:18 el gran plan de redención de Dios. "A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándolo. Y Dios lo levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella .... Pero Dios ha cumplido así lo que antes había anunciado por boca de todos sus profetas: que su Cristo habría de padecer."  

 Ahora en la cruz el cuerpo de Jesús fue deshidratado por el sol caliente del mediodía y el sufrimiento físico durante las seis horas  colgado en la cruz. Él reveló la sed física cuando dijo: "Tengo sed". Una esponja llena de vinagre barato se coloca en una rama de hisopo y la empujaron hasta sus labios. Jesús tomo un poco de vino para calmar su garganta y el  ardor en bruto. Luego recogió su fuerza y ​​dio un grito victorioso, Tetelestai!

¿Qué dijo el Hijo de Dios encarnado que es tan importante?  

EL SIGNIFICADO DE ESTAS PALABRAS

Que sea claro y enfáticamente declarado que Jesús no dijo, "estoy acabado". Él no dijo, "Estoy hecho - está por todas partes conmigo, los hombres traen sus propios méritos como un suplemento a la mina con el fin de ser salvos" (Jones). Jesús dijo: "No", no "yo" "¡Consumado es!"

Un grito victorioso

Es un grito de victoria. Jesús no iba a morir como un mártir judío patético. Es el grito victorioso de nuestro Sustituto, nuestro representante, el cumplimiento de una tarea en nuestro nombre, que nunca podríamos lograrlo  por nosotros mismos. "Eso" que Jesús terminó tan perfectamente es la pena  personal por nosotros debido a nuestro pecado individuales. Nosotros merecemos morir, porque somos pecadores y Jesús pagó nuestra pena por nosotros.

Porque Él no había terminado, la obra  Él vino a termínala. No se nos pide por Dios que continuemos su obra de salvación y terminarla por él. Usted y yo no podemos terminarla por él. Tampoco se puede añadir a la obra que Jesús hizo en la cruz. Jesús llevó a cabo todo lo que Él vino a hacer. Él declaró al final del día - ¡Consumado es!, Hecho, ¡Completado! La muerte de Jesús perfectamente termino su obra redentora. El Cordero de Dios hizo su gran sacrificio por el mundo. Todo lo que debemos hacer es creer y confiar en el.

Al parecer, el fuerte clamor que Mateo, Marcos y Lucas se referían era, "Consumado es." Leon Morris escribe: "Jesús murió con el grito de la victoria en sus labios. Este no es el gemido de los vencidos, ni la vista de la renuncia de los pacientes. Eso es  el reconocimiento triunfal que Él ha cumplido plenamente el trabajo que Él vino a hacer. "El testigo Juan nos da el detalle conmovedor que Él inclinó la cabeza y entregó el espíritu. "Es el pensamiento de una muerte en paz, la muerte de aquel que confía en su padre ... Su relación con la muerte no es la misma que el de otras personas". En su nota dice Morris, "Lo más importante es la verdad que la obra de Jesús había terminado. Él vino a trabajar en la obra de Dios, y esto significaba morir en la cruz por la salvación del mundo. Esta gran obra de la redención ha llegado a su consumación. Consumado es" (Juan, p. 815).

Tarea completada

Juan usa el pretérito perfecto que significa el pleno cumplimiento de la obra de Jesús y el establecimiento de una base para la fe. Se terminó. Se ha completado y terminado permanece. Nada más se necesita. Ahora Jesús puede descansar en la muerte. Jesús había llegado a su meta. La redención es un logro exitoso, un gran  trabajo largo, está completamente hecho. Jesús dice estas palabras a su Padre. El trabajo que su padre lo envió a hacer ha terminado. Nuestro gran Sustituto ha pagado el alto precio de rescate, pagó hasta el último centavo máximo. "Consumado es" en verdad. El derramamiento de su sangre redentora, esta hecho de una vez por todas, se termina y queda como se terminó para siempre. Nunca tendrá que ser actualizado. Nunca tendrá que ser reparado. Nunca se gastará. Nunca va a estar fuera de fecha. Nunca será insuficiente.

Jesucristo es nuestro gran Sumo Sacerdote, "que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo" (Hebreos 7:27). El Calvario fue el templo santo de Dios y de Jesús el gran sumo sacerdote que ofrece el sacrificio perfecto por el pecado. "Pero estando ya presente Cristo, Sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención. ...  De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los tiempos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado" (9:11-12, 26). Este fue un sacrificio que nunca ha tenido que ser repetido.

Tasker nos recuerda estas palabras son "el triunfo de su obra terminada, suena por encima de la colina del Calvario ... la obra que Él había venido al mundo para hacer se ha logrado, el , perfecto,  de todos los sacrificios que se ha ofrecido."

La sexta declaración de la Cruz es en realidad una sola palabra en el original: tetelestai. Es decir, "consumado es, y como resultado esta hecho para siempre". Se podría traducir: "Se ha terminado." "¡Hecho!" "¡Consumado es!" es el lugar perfecto a una acción terminada, se refiere a un recurso interpuesto a su terminación, como esta línea o frase que termina con un punto. Russell Jones dice, "es una palabra de realización, así como de alivio, de satisfacción, así como de los hechos, de  victoria, así como del trabajo." G. Campbell Morgan dijo, "Esto significa que se completó a la perfección. Cualquier cosa que Él fue a hacer a la cruz  se llevó a cabo."

La muerte por la cual somos redimidos, dice Morgan fue "algo más profundo, más profundo algo, algo arraigado en la Deidad, en la cual  el intelecto  humanos con reverencia, siempre estará cegado por el exceso de luz que se había logrado."

Había finalizado, todo había terminado, se ha hecho. Los dolores del Seol sobre él. Todas las ondas y las olas los había barrido a través de él. Había respirado la tormenta, y logró el propósito de Dios. Cuando Él supo que  todas las cosas habían terminado, dijo: "Tengo sed", y entonces Él anunció su victoria, "Consumado es." Cualquiera que sea  lo  "que" representaba, lo que lo llevó allí, el propósito de su ida  se cumplió, completó, redondeó" (Morgan, el Evangelio de Juan, p. 297).

Esta era la palabra de un agricultor utilizada  para describir a un animal tan hermoso que parecía no tener fallos y defectos. El agricultor vería sobre el animal y declararía Tetelestai! Tetelestai!

Esta era la palabra de un carpintero que describe su satisfacción desvergonzada como se frota las manos en todo el fino acabado de un mueble un acabado perfecto y dice Tetelestai!

Esta era la palabra de un artista que describe el golpe final de la pintura del  maestro, como Picasso o Rembrandt, mientras toma su pincel y hace el toque final a su lienzo, para nunca recoger el pincel de nuevo. Tetelestai!

Esta era una palabra sacerdotal, que describe un adorador que trajo un sacrificio perfecto, sin mancha ni defecto, en perfecto estado de salud. Era el orgullo de su rebaño. El sacerdote miró en el cordero  expiatorio perfecto y declaró Tetelestai!

Un sacrificio perfecto por el pecado

F. B. Boreham, en un Puñado de Estrellas, escribe: "Y cuando en la plenitud de los tiempos, el Cordero de Dios se ofreció en el altar de los siglos, se regocijaron con un gozo tan triunfal que llevaba abajo toda su angustia antes de que él. Sacrificio fuera inoxidable, perfecto, ¡consumado es! clamó a gran voz: 'Tetelestai "y entregó el espíritu." Nunca  exige Dios otro sacrificio como éste. Fue  perfecto y completo.

Alfred Eldersheim recoge el significado de la muerte de Cristo con estas palabras:

"Cristo en la cruz sufrió por el hombre,  ofreció un sacrificio, Él murió por nuestros pecados, , como la muerte es la paga del pecado,  murió como el Representante del hombre - por el hombre y en el lugar  del hombre, lo obtenido por el hombre "redención eterna", después de haber dado su vida "en rescate", por muchos. En efecto, los hombres fueron "redimidos" con la "sangre preciosa de Cristo, como de un Cordero sin mancha y sin contaminación," y Cristo se entregó por nosotros, para que poder ser  "redimidos" de toda maldad, Él se entregó en rescate "por todos, Cristo murió por todos, Él, que no conoció pecado, Dios hecho pecado por nosotros." "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose convertido en una maldición por nosotros  - y esto, con referencia expresa a la Crucifixión. Este carácter sacrificial, vicario, expiatorio y redentor de su muerte, si no nos explican, sin embargo, nos ayuda a entender, el sentido de Cristo del abandono de Dios en el momento supremo de la Cruz. "¡Consumado es!'"

 ¿Que fue lo que hizo este sacrificio diferente?

¿Qué fue lo que se completo tan perfectamente? "Jesús, sabiendo que todas las cosas ya se habían logrado, con el fin de que la Escritura se cumpliese ... dijo:" ¡Consumado es! "Y habiendo inclinado la cabeza y entregó el espíritu "(vv. 28, 30). Estas palabras confirman que Jesús sabía "que todas las cosas ya se había cumplido (Tetelestai) Toda la Escritura  que se debía llevar a cabo en su pasión ya se había realizado;. Todo el propósito para el que el Padre le había enviado a su Hijo al mundo era ahora seguro de cumplimiento ... la salvación y la vida eterna eran  libremente disponibles ... En el momento de consumar la muerte, Él declara que este trabajo sea cumplido" (F. F. Bruce, el Evangelio de Juan, p. 374).

Lenski observa: "La muerte de Jesús termina su obra redentora, la obra de reconciliación y expiación. Este trabajo específico ha sido traído a un primer plano. El Cordero de Dios ha hecho su gran sacrificio por el mundo. Esto es lo que se hace ahora. Nuestro gran Sustituto ha pagado el alto precio de rescate, pagó el último centavo. 'Todo está cumplido "de verdad! . . . el derramamiento de su sangre redentora, se realizo de una vez por todas, se termina y queda como se terminó para siempre. Heb. 7:27; 9:12, 26; Rom. 6:10" (Evangelio de Juan, p. 1309).

"Fue el tormento del pago de la pena de los pecados acumulados de todos los hombres." Ese fue el sufrimiento de la pena completa de toda la culpa de todos los tiempos. "Esa fue la experiencia de la combinación del infiernos de todos los que han ofendido a Dios," escribe Russell Jones.

El "caso" de Isaías 53:6 fue declarado terminado. "El Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros". Es el "eso" de Isaías 53:12: "Él derramó su vida hasta la muerte."

El "caso" de 2 Corintios 5:21 se terminó. "Dios ha hecho a Cristo fuera hecho pecado por nosotros, que no conoció pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él".

El  "caso" de 1 Timoteo 2:5-6 está terminado. " pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre,  el cual se dio a sí mismo en rescate por todos ..."

El "caso" de Apocalipsis 5:9 es "Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: «Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios,
de todo linaje, lengua, pueblo y nación."

El "caso" de Jesús era completamente satisfecho era la pena de las personas debido a ti y a mí a causa de nuestro pecado individual. Proctor James lo expresa bellamente:

               "No hay nada grande ni pequeño,
                Nada, pecador, no;
                Jesús lo hizo, lo hizo todo,
                 Hace mucho tiempo.

                  "¡Consumado es!" Sí, de hecho,
                  Finalizado cada jota;
                  Pecador, esto es todo lo que necesita;
                  Dimelo, ¿no?

"Emita su mortalidad llendo hacia abajo,
A los pies de Jesús;
Párese en Él, solo en Él,
Gloriosamente completo" - Proctor James

EL MENSAJE DE HOY PARA NOSOTROS ..

Hay un mensaje poderoso y relevante, vital e importante en estas palabras para ti y para mí.

Jesús satisfizo las exigencias de la justicia de Dios.

Parece que hemos olvidado en nuestros días que Dios es un Dios santo y justo. Él es un Dios imparcial que no toma decisiones basadas en prejuicios personales. "Para todos los que han pecado sin la Ley también perecerán sin la ley, y todos los que han pecado bajo la ley serán juzgados por la ley... cuando el día en que, conforme a mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres por medio de Cristo Jesús" (Romanos 2:11, 12, 16). Nadie se quedará fuera. "Habrá tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, sobre el judío en primer lugar, y también sobre el griego..." (v. 9). Las Escrituras nos han encerrado en la cárcel y han tirado la llave. "Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado" (Gálatas 3:22). Nadie está exento, porque todos hemos pecado y fallado ante  los ojos de Dios.

Porque Él es un Dios santo, Jones dice que Dios el Padre estaba interesado en las palabras de Cristo. En Su sacrificio "satisfacía las exigencias de la justicia de Dios ... Jesús pagó el precio de la redención humana, con su preciosa sangre, Dios puede recibir el arrepentimiento, volviendo al  pecador, tanto como un Padre amoroso y como un Dios justo." Y añade: "El Padre celestial es ahora libre de aceptar los hombres perdidos en Su Reino eterno, sin violar su santa justicia" (p. 80).

El infierno también estaba interesado en estas palabras de Jesús en la cruz. Cuando Jesús dijo: "Consumado es" el castigo del infierno era completo. Por el grito vicario de Cristo, Satanás  fue derrotado. Hebreos 2:14 nos dice: "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo." Ahora, Jesús lleva las llaves de la muerte y el infierno (Apocalipsis 1:18).

Justificación por la fe

La Tierra estaba interesada en esas palabras. ¿Cómo puede Dios seguir siendo un Dios santo y justo y permitir a los pecadores en Su presencia? El apóstol Pablo nos da la respuesta en Romanos 3:19-26; 5:6, 8; Gálatas 2:16; 3:13, 22. Todas estas Escrituras presentan, el hecho de que EL HOMBRE ES JUSTIFICADO POR FE EN LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO SOLO. No hay otra manera de estar ante los ojos de un Dios santo y justo. Gálatas 2:16 es muy claro cuando dice, "sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la Ley, por cuanto por las obras de la Ley nadie será justificado." 

Usted pregunta: "¿Qué debo hacer para ser salvo?" Debido a que Jesús pagó nuestra deuda en su totalidad todo lo que podemos hacer es confiar en él. "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31). Eso no significa que todos los de su familia serán salvos automáticamente. Ellos responden al evangelio y ponen su fe en Cristo porque van a ver el cambio en su vida y ellos también quieren ser salvados por la gracia gratuita de Dios. La salvación es ahora posible, ya que no dependen de su esfuerzo o su bondad. El apóstol Pablo pudo exclamar: "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo" (Gálatas 6:14). Sólo porque Cristo completó el trabajo es posible que cualquier hombre se salve. Ahora tengo que arrepentirme y poner mi fe en la obra de Cristo por mí. Nada más le dará la vida eterna. Todo lo que puedes hacer es recibirlo.

En su corazón de corazones termine esta frase. Jesucristo, más _______ salva.

¿Qué escribió en ese espacio en blanco? Mi virtud, la bondad, la hospitalidad, el dar con sacrificio a las buenas causas, ser un mártir, un misionero, el bautismo, la membresía de la iglesia, los sacramentos, etc?

La respuesta de Dios es ¡NADA! ¡Consumado es!

Todo lo que necesitamos hacer es llamar a su nombre y creer en lo que Él hizo por nosotros en la cruz. Su sacrificio es todo lo suficiente para que nos perdone nuestros pecados y nos selle a nosotros en la justicia de Cristo. "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo."


Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted.  

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2012 por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org