Juan 3:1-16 Tienes Que Nacer de Nuevo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Juan 3:1-16

Tienes Que Nacer de Nuevo

"Señor", oraba, "dame  la oportunidad de compartir a Cristo con mi amigo."

Yo había estado construyendo una amistad con un expatriado de los EE.UU. Su madre era una ecuatoriana y se había casado con una bella mujer joven ecuatoriana. A pesar de que nació y se educó en los EE.UU., sus padres lo llevaban al país de su madre cada verano para visitar a su familia. Desde que yo era un "radioaficionado " operador de radio,  el disfrutaba hablando con sus padres cuando regresaba a los EE.UU. A medida que nuestra amistad creció seguí orando al Señor para que abriera  la puerta para compartir a Jesucristo con él.

Esa oportunidad llegó un lunes por la mañana cuando llamó por teléfono y comenzó a compartir lo que había pasado un par de horas antes.

El dueño de los apartamentos donde él y su esposa vivían le pidió que fuera a la ducha del apartamento de un vecino para ver cómo estaba. El agua se había estado votando durante bastante tiempo, y no había respuesta a la puerta. Entró y encontró a su vecino muerto en la ducha. Los médicos forenses hicieron la teoría que su vecino se había tomado una sobredosis por accidente en la medicación y se había ido a la ducha para tratar de superar los efectos de la medicina y murió.

Mi amigo continuó, "Me quedé mirando la muerte cara a cara esta mañana, y si yo muero, voy a ir directo al infierno."

Lo  escuchó pacientemente y empecé a compartir con él de la Palabra de Dios una buena noticia de Jesucristo. Le expliqué que Dios nos ama, envió a su Hijo a morir por nosotros en la cruz y que si ponemos nuestra fe en Él, Él nos dará la vida eterna. "»De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16). Hablamos sobre el pecado y las consecuencias de ser un pecador. Yo compartí el hecho de que "Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos." Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6, 8). Al escuchar a Luis, yo podía sentir que el Espíritu Santo le estaba hablando. Hice hincapié, Luis " Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10:9-10).

Escuchó con discernimiento y sensibilidad y en voz baja dijo: "Wil, tengo que pensarlo un poco más. Sin embargo, le esté orando por mí."


Antes de colgar el teléfono le dije que conseguiría algunos de mis colegas y estaremos orando hasta que el pusiera su fe en Cristo como su Salvador.

No  supe de él al día siguiente. En la mañana del martes, cuando llegué a mi oficina a las 7:00 am se encontraba fuera de la puerta que iba y venía. "no pensé que  alguna vez llegarías  hasta aquí!"

Nos sentamos y hablamos acerca de los pasajes en la Biblia para  explicar la salvación de Dios por la gracia mediante la fe en Cristo solamente. Mi amigo creyó en Cristo como su Salvador. Fue hermoso ver a un hombre muerto en sus delitos y pecados recibiendo vida espiritual. Justo ante mis ojos vi a un hombre "nacer de nuevo".

Un poco más tarde mientras caminábamos por la acera de enfrente de mi oficina, se volvió hacia mí y dijo: "¡Wow! Usted no me dijo que me sentiría así!" Le dije que no quería poner el énfasis en los sentimientos, sino en Cristo. Somos salvos, no por una experiencia, sino por Cristo. No hay dos experiencias iguales. Sin embargo, llega un momento en que el Espíritu Santo nos lleva a la convicción de nuestra incredulidad y nuestra necesidad de un Salvador y nos hace poner nuestra fe y confianza en Cristo para salvarnos.

Juan Capítulo tres nos lleva al corazón mismo de la enseñanza de Jesús sobre el nacimiento espiritual. El hombre está muerto en el pecado y esta en la necesidad de un nacimiento espiritual. No podemos responder a las cosas de Dios a menos que hayamos  nacido de nuevo. Vemos  el nacimiento bellamente ilustrada en el hombre Nicodemo.

EL HOMBRE NICODEMO (3:1-2)     

Nicodemo era un hombre de distinción y carácter excepcional. Era inteligente, honesto y recto. Juan en su evangelio nos dice: " Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, dignatario de los judíos. Éste vino a Jesús de noche y le dijo:—Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él" (Juan 3:1-2).

Jesús se estaba haciendo  popular entre la gente. Sin duda, Nicodemo, que era un miembro del Sanedrín, había oído hablar de Jesús. Quizá llegó en la noche para poder tener una reunión privada con Jesús y hacer  todas las preguntas que quería hacer. Jesús confiaba en Nicodemo (contraste con 2:23-25).

¿Qué sabemos acerca de Nicodemo?

Él era un hombre religioso. Sabemos que él tomó su religión en serio, porque él era un miembro de la secta de los fariseos. Ellos eran estrictos, tradicionalistas,  eran rectos, a veces intolerantes.

Él era "un gobernante de los Judíos". Él era uno quien es el primero o el preeminente entre sus asociados. estaba de pie en una posición alta en la clase dominante en Jerusalén. Esto indicaría que él era un miembro del Sanedrín.

Nicodemo era un hombre de discernimiento se ve en su estimación de Jesús. "Sabemos que has venido de Dios como maestro". No saltó a condenar a Jesús a causa de las ideas y los motivos que sean perjudiciales. Era una actitud abierta y quería escuchar a Jesús personalmente. Nicodemo estaba discerniendo. "Nadie puede hacer esas cosas que tú haces al menos que  Dios esté con él".

Era un hombre prudente. Llegó por la noche. Creo que llegó a tener un tiempo a solas con Jesús en la quietud de la noche, lejos de los que podría distraerlo. Probablemente quería una entrevista privada para que nadie pudiera interrumpir. Sería un rabino que habla con otro rabino acerca del reino de Dios.

Nicodemo también tenía una pasión por la justicia. Juan 7:45-52 nos llena de una intensa discusión sobre la marcha entre los líderes judíos y los fariseos. Nic se puso de pie y preguntó: "—¿Juzga acaso nuestra Ley a un hombre si primero no lo oye y sabe lo que ha hecho? " No les gustaba su pregunta. Ellos le respondieron: "¿Eres tú también galileo? Escudriña y ve que de Galilea nunca se ha levantado un profeta." Nic encontro el único motivo, pero se acabó la discusión ese día.

He aquí un hombre sincero con una sincera hambre  de la verdad. ¿Cómo podría Jesús hacerle frente a un hombre como Nicodemo?

EL MENSAJE A NICODEMO (3:3-16)

Jesús y Nicodemo cara a cara (vv. 2-3).

La Estimación de Nicodemo hacia  Jesús es que él es un maestro que ha venido de Dios. Uno de los criterios para él era "nadie puede hacer estas señales que tú realizas si Dios no está con él". Juan usa una palabra para "señales" que significa "los milagros que atestiguan". Ellos son símbolos de la autoridad divina que siempre apunta al poder sobrenatural de Dios en la gracia redentora de Cristo Jesús. Nicodemo miraba, escuchaba y veía a Dios detrás de las enseñanzas de Jesús y los milagros.

También vemos la estimación de Jesús hacia  Nicodemo en el verso tres. Jesús lo miró y le dijo: "De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios. "

Jesús reconoció a un hombre que era sincero en su búsqueda del reino de Dios. No obstante, también reconoció que Nicodemo era un fracaso espiritual, a pesar de todo su conocimiento y entusiasmo religioso.

¿Qué quiere decir Jesús con "nacer de nuevo"?

La  idea es que de un nacimiento espiritual. El nuevo nacimiento es la comunicación de la vida espiritual a la que está muerto espiritualmente. El nuevo nacimiento es el comienzo de algo totalmente nuevo. Se trata de una nueva vida dando principio y por lo tanto un segundo nacimiento. Se trata de un nacimiento espiritual, o una nueva creación. Es algo que sólo Dios puede hacer. A. W. Pink lo dijo muy bien,

El pecador no regenerado está en la oscuridad, la oscuridad de la muerte espiritual. El Espíritu Santo se mueve sobre,  la conciencia y el corazón de aquel a quien está a punto de vivificarse . La Palabra de Dios sale en el poder. El resultado es "la luz" - el pecador se sacó de las tinieblas a su luz admirable de Dios. El Espíritu Santo, entonces, es el que produce el nuevo nacimiento.

El nuevo nacimiento no es una renovación de una vida pecaminosa. No es una reforma de la conducta social. Es totalmente el acto sobrenatural de Dios que da vida espiritual a una persona en respuesta a la fe en Cristo.

Cuando nacemos de manera natural, recibimos la vida natural o física, cuando nacemos desde arriba, recibimos la vida espiritual o eterna.

El apóstol Pablo escribió acerca de este nacimiento espiritual. Él dijo: " De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17). De hecho, es un cambio radical. Sin embargo, no es algo que el hombre puede hacer. Sólo Dios puede hacerlo. Jesús dijo: "Como el Padre levanta a los muertos y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida" (Juan 5:21).

El nuevo nacimiento es también llamado espiritual "regeneración". Esto significa que el Espíritu Santo origina la vida eterna, que entra en el creyente en Cristo en el momento mismo en que cree en Cristo. Es el cambio instantáneo de un estado de muerte espiritual a un estado de vida espiritual. Es la obra creadora de Dios, específicamente del Espíritu Santo. La idea básica es que un creyente que antes estaba  muerto espiritualmente ahora ha recibido la vida eterna. El creyente es declarado como "vivos de entre los muertos" (Romanos 6:13). "aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).  Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, " (Efesios 2:5 -6). "Nacer de nuevo" los creyentes en Cristo ha recibido por la fe una nueva vida en Cristo. Esta nueva vida es enteramente un acto sobrenatural de Dios en respuesta a nuestra fe.

J. I. Packer define "La regeneración, o nuevo nacimiento, es algo interno de re-crear la naturaleza humana caída por la acción soberana gracia del Espíritu Santo (Juan 3:5-8) .... La regeneración es el" nacimiento "por el cual este nuevo trabajo de la  creación se inicia, ya que la santificación es el "crecimiento"  (1 Pedro 2:2; 2 Pedro 3:18).  

B. B. Warfield dijo que nuestra salvación es "una transformación radical y completa forjado en el alma (Rom. 12:2; Efe. 4:24) Dios el Espíritu Santo (Tito 3:5; Efe. 4:24), por virtud del cual nos  convierten en 'hombres nuevos' (Efesios 4:24; Colosenses 3:10), para  no conformarnos a este mundo (Romanos 12:2; Efesios 4:22; Colosenses 3:9), sino en el conocimiento y la santidad de la verdad creada a imagen de Dios (Efesios 4:24; Colosenses 3:10; Romanos 12:2)."

Experimentamos los resultados del nuevo nacimiento. Es instantáneo con nuestra salvación. Tenemos que dejar claro que esta experiencia es la evidencia del nacimiento espiritual. No es la propia regeneración. Lo que experimentamos sino que son los resultados del nuevo nacimiento. Permítanme ilustrar.

Cuando una brillante joven graduada de  alto nivel de educación de la Universidad de Manchester vino a Cristo hubo un cambio radical en su vida. Yo compartí a Cristo con una estudiante graduada en psicología. Ella vino  con todas las preguntas imaginables falsas. Entonces, una noche me dijo: "Wil, usted  ha derribado todos los argumentos con respuestas sólidas. Estoy dispuesta a ceder a Cristo." En esos momentos, llegó a una profunda convicción de su pecado e  incredulidad. El Espíritu Santo hizo imperiosamente claro para ella que sólo Cristo podía salvarla a través de su muerte por todos sus pecados. Reconoció en su propio corazón: "Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:6). El Espíritu Santo trajo una profunda convicción de pecado y la realidad de la muerte de Cristo por ella. Mi amiga puso su fe en Cristo solamente para salvarla. En ese momento nació espiritualmente. Tenía el rostro bañado de lágrimas cuando ella creyó en Cristo para salvarla.

Unos minutos más tarde exclamó: "¡Paz! ¡Paz! Nunca había experimentado tanta paz en mi vida!" 

Algunas personas se encienden como un bombillo de 1.000 vatios cuando ven la "luz" de la verdad de Jesucristo y la confianza en él. Otros se emocionan y lloran. Muchos no muestran ninguna emoción, sino un profundo sentido de paz y perdón. Dos personas no tienen las mismas experiencias. Pero saben que cuando el Espíritu Santo trae nueva vida a ellos. Es personal y es un cambio de vida, porque es la obra de Dios.

Jesús dijo, Nicodemo tiene que nacer de nuevo. Usted debe tener un nuevo nacimiento. Se trata de la producción de una nueva vida consagrada a Dios. Se trata de un cambio radical de mentalidad para mejorar.  Es la comunicación de la vida espiritual a la que está muerto espiritualmente. Es el "bautismo del Espíritu," el comienzo de algo nuevo. Alguien ha dicho: "Es una crisis con el fin de un proceso. Un renacimiento con la perspectiva de una renovación constante" La Biblia también lo llama " regeneración". El nacimiento espiritual es el acto sobrenatural de Dios en respuesta a la fe. La experiencia es evidencia de la regeneración, pero no la regeneración misma. Experimentamos los resultados del nacimiento espiritual. Sin embargo, la propia regeneración no es una experiencia.

Cuando una persona recibe a Cristo por la fe, nace de nuevo y en el acto del nuevo nacimiento recibe una nueva naturaleza. Esta nueva naturaleza es el modelo de la naturaleza de Dios. Es por eso que se describe como nacer de lo alto, nacer de nuevo o ser regenerado. Es una especie de Dios de la vida, por lo tanto, el creyente puede experimentar una íntima comunión verdadera con Dios.

El apóstol Pablo escribió a Tito, le recuerda que Cristo "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,  el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo, nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna" (Tito 3:5-7). 

Pablo tiene en mente la misma idea de que Jesús dijo a Nicodemo. El "nuevo nacimiento" es una regeneración espiritual. Es el inicio de un nuevo estado de cosas en contraste con la edad. Dios nos da una vida nueva, un nuevo nacimiento, nueva creación, una luz celestial, una resurrección espiritual. Todo creyente recibe una nueva vida sobrenatural de Dios en el momento que él o ella pone su fe en Cristo solamente para salvarlos. Es el comienzo de la vida eterna.

Esta nueva vida en Cristo comienza el mismo momento en que una persona pone su fe en Cristo y que continúa durante toda la eternidad. no comienza cuando uno muere y va al cielo. Comienza ahora. Se inicia en el momento que usted cree en Cristo para salvarte.

No sólo vemos a Jesús y Nicodemo cara a cara, sino que  también lo vemos  frente a frente.

Jesús y Nicodemo frente a frente  (vv. 4-8)

Jesús usa cuatro comparaciones para llevar a cabo esta gran verdad a Nicodemo. Jesús contrasta el nacimiento físico con el nacimiento espiritual. luego Él contrasta el viento y el Espíritu.

Jesús estaba hablando de cosas espirituales. Nic no podía ir más allá de lo físico. Respondió Jesús y le dijo: " Le respondió Jesús:—De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le preguntó:—¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?" (vv. 3-4).

Jesús le respondió sacando un contraste entre el nacimiento físico y el nacimiento espiritual. Él hizo una declaración sobre el nacimiento espiritual, en el versículo tres. "De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios" Cada vez que vea la doble declaración, "De cierto De cierto" en el Evangelio de Juan preste especial atención, porque Jesús va a hacer una declaración fundamental sobre la vida eterna. Es, literalmente, amén, amén. Por cierto, por cierto,  De cierto, de cierto

Jesús repitió la declaración doble de nuevo en el versículo siguiente, con cursivas en el original para introducir su primera ilustración. Jesús dijo: "De cierto, de cierto te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne, carne es; y lo que nace del Espíritu, espíritu es.  No te maravilles de que te dije: 'Os es necesario nacer de nuevo'" (vv. 5-7).

Recuerde que Jesús está ilustrando el nacimiento espiritual con el nacimiento físico. ¿Cómo puede uno nacer de agua? ¿Está el diciendo que usted nace espiritualmente por el bautismo? No. El "nacer de agua" se refiere probablemente a la perforación y la rotura de la bolsa de agua en el nacimiento de un bebé. Un bebé nace en el agua. La bolsa se ​​rompe y el niño nace. No tiene ninguna referencia al bautismo de agua o la regeneración bautismal.

Cómo puede uno nacer espiritualmente?

Por otra parte, el agua es parte de la ilustración que Jesús está usando para llevar a cabo la verdad sobre el nacimiento espiritual. Examine cuidadosamente estas palabras de Jesús cuando le habló a la mujer de Samaria en el  pozo de Jacob. "Pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:14). Jesús contrasta el agua rancia y estancada de la cisterna de Jacob con el agua espiritual que está saltando, que brota para vida eterna. El contraste es claro. Jesús le da agua espiritual para las cuestiones  en la vida eterna. Cualquiera que sea el agua quiere decir aquí, exactamente lo mismo en Juan capítulo tres. Aquí Jesús nos dice que la vida eterna se recibe cuando bebemos del agua que Jesús da. En Juan capítulo 3,  dice que  nacer del agua y el Espíritu. Para nacer de nuevo y recibir la vida eterna son realmente la misma cosa.

Una vez más, encontramos a Jesús en el Templo de la fiesta de los Tabernáculos. Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo:—Si alguien tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior brotarán ríos de agua viva.'". ¿Cuál fue Él enseña? Juan nos dice en el versículo siguiente: "Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él, pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado" (Juan 7:37-39). Él está ilustrando con agua la vida espiritual que el Espíritu Santo le da al creyente. El agua de la vida es la buena noticia de Jesucristo que baja del cielo para salvar a los pecadores perdidos que ponen su confianza en él para vida eterna. Este  es el agua viva. Recíbela, tómala en tu corazón, y usted  nacerá  del  agua y del Espíritu.

A lo largo de los escritos de Juan, y en muchas otras partes de la Biblia, el agua es el símbolo reconocido de la Palabra de Dios. El nuevo nacimiento es por la Palabra y del Espíritu Santo. Este es el lavamiento de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo. El Espíritu Santo toma la Palabra de Dios y lo utiliza para producir la nueva vida. Es por la Palabra que hemos nacido de nuevo y la Palabra nos lava.

Pedro dijo a los creyentes: "pues habéis renacido, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre" (1 Pedro 1:23).

El Espíritu Santo aplica la Palabra de Dios en el corazón del creyente para lograr una aceleración de las cosas espirituales. Él convence de pecado, justicia y juicio para traer el pecador a la fe en Cristo. Usted nace de nuevo por el Espíritu Santo "a través de la palabra viva y permanente de Dios." El Espíritu Santo es el autor de la vida espiritual. Cf. Tito 3:4-7.

La misma idea se encuentra en Efesios 5:26, donde Pablo está hablando de la iglesia. Él usa la expresión "lavado de agua con la palabra". Metafóricamente, en proceso de regeneración se representa como siendo limpiado por el agua. Una vez más, no se refiere a la regeneración bautismal, sino a la obra del Espíritu Santo.

Solo aquellos que creen en Cristo para la salvación son los hijos de Dios en un sentido espiritual. Es por la obra regeneradora del Espíritu que se hace al creyente un hijo legítimo de Dios. Nadie es un hijo de Dios por su nacimiento natural (cf. Juan 8:44; Efesios 2:1-3).

El nacimiento físico es una cosa, y el nacimiento espiritual es un asunto completamente diferente. Ellos no tienen lugar al mismo tiempo. Jesús reforzó el pensamiento por tercera vez en el versículo siete, " No te maravilles de que te dije: 'Os es necesario nacer de nuevo.'" Tenga en cuenta la importancia que Jesús colocó en este nacimiento espiritual, o el nacimiento celestial.

l  A menos que uno nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios (v. 3).

l  De cierto, de cierto te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.  (v. 5).

l  No te maravilles de que te dije: “Os es necesario nacer de nuevo.”(v. 7).                                                                                                                                                                                                                                                                                      

Es difícil pasar por alto, ¿no? Jesús exige un nacimiento espiritual para todos.

Desde que Nic estaba teniendo un momento difícil con el nacimiento como una ilustración Luego pasó a dar una idea a la obra del Espíritu Santo en la regeneración por el que le recordaba el viento (v. 8). Tal vez se podía sentir la brisa fresca a través de los olivos. Jesús dijo: "El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo aquel que nace del Espíritu."

Hay un juego de palabras hermosas en el original. Jesús usó la palabra pneuma que significa el viento y el Espíritu. Usted no puede ver el Espíritu Santo (pneuma). Él es invisible y su obra es extraña, como si soplara un fuerte viento (pneuma). Nic ve los efectos del viento que sopla, y oye las hojas, pero no sé de dónde viene ni a dónde va. Usted no puede verlo. Lo mismo ocurre con el Espíritu Santo como Él trabaja en el corazón. Usted no puede verlo, pero él está ahí dando vida espiritual al pecador creyente. Jesús dijo a la mujer en el pozo, "Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren" (4:24).

En este pasaje vemos a Nicodemo y Jesús cara a cara, frente a frente  y de corazón a corazón.

Jesús y Nicodemo de corazón a corazón (vv. 9-16).

Nicodemo se parecía mucho a sus parientes en nuestros días. Le preguntó a Jesús: "¿Cómo puede hacerse esto?" (v. 9). Jesús le respondió: "Tú, que eres el maestro de Israel, ¿no sabes esto?" (v. 10). Jesús es paciente con Nic. Usted es uno de los más importantes y citados con frecuencia, por maestros poderosos e influyentes en Israel. ¿Cómo no puedes entender, Nic? Te digo por experiencia lo que yo sé es que es verdad.

Jesús continuó con su contraste de las cosas terrenales y las verdades espirituales. "De cierto, de cierto te digo que de lo que sabemos, hablamos, y de lo que hemos visto, testificamos; pero no recibís nuestro testimonio.  Si os he dicho cosas terrenales y no creéis, ¿cómo creeréis si os digo las celestiales?  Nadie subió al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo" (vv. 11-13).

Jesús dijo a Nicodemo que el nuevo nacimiento es una experiencia que afecta a toda la persona. Jesús dijo, en efecto, "Nicodemo es espiritual, tiene que ver con las cosas celestiales, no es legalista, no está compuesto de rituales. Es espiritual. Es del cielo. Dios lo hace. En el momento en que usted cree en Jesús como tu salvador personal que usted recibe un nacimiento espiritual. es la obra del Espíritu Santo en cada persona que cree en Cristo. Es su trabajo, el trabajo no del hombre.

Una de las mejores personas que he conocido era un hombre joven que trabajaba como voluntario en un núcleo de Paz un proyecto Especial olímpico de América del Sur. Él estaba completamente ciego desde su tercer cumpleaños. Él era un estudiante en una de mis clases en las Bienaventuranzas y crecimiento espiritual. Quería hacerme una entrevista para un artículo de la revista que estaba escribiendo sobre la auto-aceptación y auto-estima.

Tengo una fuerte convicción de que no se puede tener una autoestima adecuada, sin una relación íntima de amor con Jesucristo. Mientras estábamos hablando de estas verdades espirituales  el Espíritu Santo me dijo: "Pregúntale a él, Wil." No era ese profundo sentido de su presencia con nosotros. Una vez más, "Pregúntale a él, Wil!"

Le dije: "Mickey, sabes lo que estoy hablando?" Su respuesta fue: "Uh, no."

He cambiado el tema de nuestra conversación y compartir con Mickey buenas noticias de Jesucristo. El Espíritu Santo estaba trabajando profundamente en el corazón de Mickey haciéndole consciente de sus pecados y su necesidad de Jesucristo. Él puso su fe en Jesucristo para salvarlo por toda la eternidad. Él fue "nacido de nuevo". Fue un nacimiento espiritual. Este hombre ciego vio la luz en el Señor Jesucristo y fue maravillosamente salvado de su oscuridad del pecado y la incredulidad.

Jesús dio otro ejemplo esta vez de las experiencias de el  desierto del Antiguo Testamento del pueblo de Israel (Números 21:9). "Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado" (vv. 14-15). Es probable que Nic no entendió completamente lo que Jesús estaba diciendo hasta que Dios levantó a Jesús de entre los muertos. Nic retiró el cuerpo de Jesús de la cruz (Juan 19:39). Vio con sus propios ojos que Jesús estaba muerto. Sin duda, su mente volvió a las conversaciones privadas con Jesús.

EL MENSAJE DE JESÚS ​​A NOSOTROS HOY

Todos estamos muertos en nuestro pecado de la incredulidad hasta que un nacimiento espiritual se lleva a cabo.

El nacimiento espiritual y el nacimiento físico no se llevan a cabo al mismo tiempo. Cuando Adán pecó, tuvo un profundo efecto sobre toda la humanidad. El hecho de que estamos vivos físicamente no quiere decir que estamos vivos espiritualmente. Tenemos que nacer de nuevo, porque estamos muertos espiritualmente. Somos insensibles a las cosas de Dios, hasta que recibamos un nacimiento espiritual.

La Biblia dice: "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios." Todos hemos recibido una "F" en nuestra boleta de calificaciones espiritual. A continuación, se nos dice que tenemos una pena que se debe pagar por nuestros pecados. "Porque la paga del pecado es muerte." "El alma que peca, ciertamente morirás." El apóstol Pablo hablaba en serio cuando escribió: "cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, ...  Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos) ..."(Efesios 2:1, 4-5).

A menos que usted nace de nuevo no puede entrar en el reino de Dios.

El nacimiento espiritual no es una opción. Es una necesidad divina. Usted no tiene una opción si quieres ir al cielo. El nacimiento espiritual es una necesidad. Es un milagro tan grande como la resurrección de los muertos. Es Dios el Espíritu que da vida a los espiritualmente muertos. No hay otra manera de ir al cielo. No hay otra manera de entrar en el reino de Dios.

No puede unirse a la familia de Dios. Os es necesario nacer en ella. Es la obra del Espíritu Santo, no el trabajo del hombre. No es "tomar una decisión por Cristo". No es "vamos por el pasillo de hoy y seamos  salvos." No es por  ti mismo para batir a un tono emocional seguro. No se está convirtiendo en religioso. No se trata de la moral y mantener la regla de oro. No es: "intentar ser lo mejor que puedo ser .una buena persona, predicador." No se trata, "Estoy tratando de vivir la vida cristiana lo mejor que pueda." No es moral y reforma social.  No está a esperando hasta que usted piense que usted puede vivir a la altura. Credos religiosos del hombre, los sistemas, los rituales o ceremonias no lo hacen hijo de Dios. Ningún hombre que hizo la organización puede hacer cualquier cosa para que le haga un hijo de Dios. Sólo la voluntad de Dios puede regenerar una persona muerta y permitir a esa persona  confiar sólo en Cristo y Su obra de redención. La vida espiritual no empieza por "conseguir la religión." Se inicia con el Espíritu Santo trayendo vida espiritual a través de un nacimiento espiritual. Sólo Dios puede hacer eso.  El realiza un milagro y ustedes  han nacido de nuevo!

Al igual que el nuevo nacimiento no es la regeneración bautismal, no es la regeneración  decisional. A menos que se le ha hecho partícipe de la naturaleza divina, usted no es salvo. Dios obra por medio de su Espíritu es la obra de la gracia mediante la fe en Jesucristo que le da un corazón nuevo y una nueva naturaleza que le permite confiar en el, creer en el, para descansar, para recibirlo como tu salvador. Cuando usted nace de nuevo comienza  a vivir una nueva vida con nuevas actitudes hacia el Señor Jesucristo y Su Palabra. Si Dios no ha hecho una obra en tu vida tú no has nacido de nuevo.

"Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón,
sino de Dio" (Juan 1:12-13).

El Espíritu Santo trae consigo el nacimiento espiritual en el momento en que usted cree en Cristo.

En el momento en que pones tu fe en Jesucristo como su Salvador personal ha nacido de nuevo. Un nacimiento espiritual tiene lugar cuando el Espíritu Santo hace que se conviertan de andar en pecado e incredulidad, y confiesen a Él su necesidad de Jesucristo para salvarte. Él te lleva a la comprensión de que Jesucristo murió por ti en la cruz y el momento en que usted crea en Él eres salvo. En ese momento un nacimiento espiritual se lleva a cabo, y  "nacemos de nuevo."

Jesús se fue a explicar a Nicodemo: "»De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. " (v. 16).

Ya te dije antes acerca de mi amigo en Quito. Después de haber aceptado a Cristo como su Salvador se fue a casa y compartió su nueva fe con su esposa. Ella también creyó en Cristo como su Salvador.

Tenía un buen amigo y compañero de estudios en la universidad. Se convirtió en una carga para su amigo que había venido a América del Sur en busca de drogas recreativas baratas. Él había estado en Amsterdam y otras ciudades de Europa durante los años 60  buscando  libertad para usar drogas ilícitas. Mi amigo se puso a orar  todos los días por su colega.

Pocos meses después  mi amigo creyó en Cristo, fue entrevistado en la emisora ​​de radio HCJB misionera. Él invitó a su colega que viniera  a sentarse en el estudio mientras el era un  invitado en el programa en vivo. Me senté en el estudio a medida que escuchábamos  la entrevista  en la sala de control de al lado.

Como este estudiante de la universidad escuchaba a mi amigo el exclamó: "Hombre, yo sabía que algo le había sucedido, pero yo no podía entender lo que era. Ahora lo sé. Yo quiero lo que tiene!"

Me volví y le dijo: "Usted puede tenerlo ahora mismo." 

Yo compartí la misma buena noticia  que he compartido con ustedes hoy. Porque de tal manera amo Dios al mundo , que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que - usted, yo, cualquier otra persona - que cree en Él no perezca, mas tenga vida eterna. "Porque tanto amó Dios al mundo (lugar de su propio nombre allí), que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna." Por la fe sencilla él le pidió a Cristo que fuera su Salvador. Usted también puede hacerlo. Dios te ama y quiere que disfrutes de la eternidad con él. Él envió a Su Hijo, Jesucristo, a morir por ti en la cruz. Él hizo todo lo que hay que hacer para que usted pueda ser salvo. Lo único que debes hacer es creer que Cristo murió por ti en la cruz y resucitó de entre los muertos.

El nuevo nacimiento es el fundamento de la seguridad eterna.

El nuevo nacimiento como hemos subrayado en este estudio es una obra de Dios, no del hombre. No depende de ningún mérito humano, la dignidad, la bondad, etc El único requisito es creer,  confiar, o poner su fe en Jesucristo. Eso no es un trabajo. Sólo se reciben lo que Dios da en su gracia y misericordia. No se puede revertir un nacimiento espiritual. Una vez que han nacido de nuevo usted  estará siempre en la familia de Dios, como su hijo. Se trata de una vez por todo el trabajo divino por el cual el pecador, que antes sólo era "carne" se hace "espíritu". Es un evento, no un proceso. Antes de un momento determinado, una persona no nace de nuevo, sin embargo después de ese momento la persona es. En ese momento, él es un miembro de la familia de Dios. Él será siempre nuestro Padre Celestial. Él no te negará. La fe es sólo un canal a través del cual Dios puede obrar en nuestras vidas. Nuestra seguridad eterna depende de la obra de Dios, no del hombre.

El apóstol Santiago nos recuerda: "Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación.  Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas" (Santiago 1:17-18). Dios "nos hizo nacer" como una madre dando a luz a un niño. Se ha "producido" en una relación viva con Dios "por la palabra de verdad". ¿Crees que Dios va a fallar en eso? De ninguna manera! Usted es un miembro de su familia en el momento que recibimos a Cristo como su Salvador. Esa es la mayor garantía en un mundo inseguro. Voy a tomar  toda la eternidad en Jesucristo y lo que hizo por mí. No hay otra manera de entrar en la familia y el reino de Dios. Por favor, cree en él hoy.

"El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. " (1 Juan 5:12).


Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2012 por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org