Job 9:31-32; 19:23-27 El Mediador de Job

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Job 9:31-32; 19:23-27

El Mediador de Job

Thomas Carlyle hizo ésta observación acerca del libro de Job: "no hay nada escrito, pienso yo, en la Biblia o fuera de ella, de igual mérito literario."

Algunas de las palabras destellan en nuestras mentes cuando nos damos cuenta de que tienen que ver con el sufrimiento, inocencia, rectitud, juicio, recompensa, etc. ¿Las preguntas importantes como, por qué el justo sufre, y el malo va libremente? ¿Es que Dios no cuida a su gente? ¿El sufrimiento y la adversidad probaron que el sufrimiento es travieso? ¿Puede realmente Dios demostrar misericordia? ¿Puede haber bien sin recompensa?

En su conflicto y dolor Job contestó a Bildad y dijo Job 9:32-33 que él necesitaba un mediador entre él y Dios:

"Porque no es hombre como yo, para que yo le responda,
 Y vengamos juntamente a juicio.
 No hay entre nosotros árbitro
 Que ponga su mano sobre nosotros dos."

Con la fe marcada Job hace su súplica en 16:18-21,
"¡Tierra, no cubras mi sangre
 ni haya en ti lugar para mi clamor!
 En los cielos está mi testigo
 y mi testimonio en las alturas."

"Disputadores son mis amigos,
 mas ante Dios derramaré mis lágrimas. 
¡Ojalá pudiera disputar el hombre con Dios
 como con su prójimo!"

La necesidad de un intercesor se oye otra vez en 31:35.

"¡Quién me diera ser escuchado!...
 Pero mi confianza es que el Omnipotente será mi testigo,
 aunque mi adversario me lleve a juicio.

Claramente, Job necesita un árbitro, un mediador. Un "árbitro" es uno capaz de actuar como árbitro un día designado. La palabra original significa "actuar como árbitro," o "mediador." El término implica uno quién oye dos partidos en un conflicto y decide los méritos del caso.

Job continúa con su súplica para que uno esté parado ante Dios en su favor. En 19:23-27 él hace una declaración fuerte de la fe con respecto a su Goel. ¡Su más cercano pariente puede ser ese árbitro! o "mediador."

"¡Quién diera ahora que mis palabras fueran escritas!
 ¡Quién diera que se escribiesen en un libro,
 o que con cincel de hierro y con plomo
fueran esculpidas en piedra para siempre! 

 Pero yo sé que mi Redentor vive,
 y que al fin se levantará sobre el polvo, 
 y que después de deshecha esta mi piel,
 en mi carne he de ver a Dios." 

"Lo veré por mí mismo;
 mis ojos lo verán, no los de otro.
 Pero ahora mi corazón se consume dentro de mí."

"Yo sé que mi Redentor vive" (v. 25). Él está hablando de su Goel, que es su pariente más cercano. El libertador tenía la responsabilidad de redimir las propiedades perdidas de sus parientes. Es como si Job esté diciendo que cada uno tenga un libertador. La persona que es forzada a ser un esclavo debido a un desastre financiero tiene un pariente cercano que le libera. Cuando las deudas lo abruman, un redentor compra su granja para él de modo que su familia pueda vivir. Cuando un miembro de la familia muere sin un heredero el libertador redime su nombre casándose con su viuda y reconociendo a sus hijos dándoles su apellido. Si un hombre mata a otro hombre, el redentor tiene la responsabilidad de vengar la sangre de la víctima persiguiendo al asesino. ¡Porqué, Job lo había perdido todo! (Job 1-2). La queja de Job es que nadie ha venido a redimirlo. ¡Sin embargo, la fe de Job lo levanta y declara que Jehová le proporcionará su Goel. 

Él hablaba de su pariente diciendo: "Y al fin se levantará sobre el polvo." (v. 25b). Su pariente redentor vendría a la tierra. Después de su muerte,. Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios" (v. 26). Después su cuerpo es destruido en muerte, y en la vida futura, el vera al que el alaba y adora. La vera a Eloah, "Adorable, Reverente." "Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro" (v. 27b). Job espera ver a Dios en su futura vida. Es simple fe de un Corazón sincero.

El pariente cercano de Job fue quien le dijo a Juan en la isla de Patmos: "Yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades" (Apo. 1:17-18).

Jesús contestó al grito Job. Él ha satisfecho idealmente esta necesidad de un árbitro. El mediador perfecto es Emmanuel. El "daysman" (KJV) es el quién fija la fecha para el arbitraje. Puede haber solamente dos opciones: Sea que Dios hizo al hombre, o una tercera persona deben mediar. Dios se hizo hombre para causar nuestra reconciliación con Dios. "Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación" (2 Corintios 5:18). El mediador tomó una mano del hombre y una de Dios y los trajo juntos.

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él (2 Corintios 5:21).

El Antiguo Testamento no tuvo un intercesor como nosotros lo conocemos en Cristo Jesús. El escritor de Hebreos escribió: "porque no entró Cristo en el santuario hecho por los hombres, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora por nosotros ante Dios. . ." (9:24).

En el Nuevo Testamento, Cristo es el mediador entre el hombre y Dios. "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo" (1 Timoteo 2:5-6).

El "mediador" (mesites) es "ir entre" (de "medio," e "ir"), "en medio," "intercesor." Él es la persona que está parada en el centro y trae los dos extremos que están divididos. Él es uno quién media entre dos partidos para traer paz o amistad. Él debe representar igualmente ambas partes.

En su encarnación Jesucristo representó perfectamente ambas partes. Él es el árbitro perfecto. Él representa perfectamente a Dios para servir, y es representante del hombre ante Dios. Para traer a salvación al hombre él tuvo que juntar las cualidades de Dios y la naturaleza del hombre

Con su encarnación la laguna entre Dios y el hombre han sido decisiva y finalmente ha sido llenada. Cristo tendió un puente sobre la laguna y unió a Dios y al hombre haciendo el Dios-hombre. La palabra de Dios media la mente, el mensaje y la justicia de Dios. Ningún hombre había visto a Dios nunca, pero si a Jesús. Él es la esencia de Dios. Los que ven a Jesús ven y oyen al Padre. Por otra parte, Jesús como hombre hizo en obediencia perfecta lo que Dios esperaba de cada hombre. Él era obediente hasta la muerte dando su vida en sacrificio por nuestro pecado. Jesús medió en el nuevo convenio para que los hombres tuvieran una relación perfecta con Dios. Como "un mediador" Jesús se dio a sí mismo como pago para todos.

El escritor de Hebreos vio a Cristo como uno que "por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos" (7:25; cf. Rom. 5:10).

El escritor del libro de Hebreos enfatiza que Cristo era superior en toda forma al antiguo pacto. Él sobrepasa a todo mediador, ángeles, Moisés, al sacerdocio de Aarón, etc.

Cristo nuestro mediador es claramente visto en Juan 14:6 y Hechos 4:12. Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. 


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org