Jonás 1:15-17 Algo Mayor que Jonás Está Aquí

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Jonás 1:15-17  

Algo Mayor que Jonás Está Aquí

¿Qué viene a tu mente cuando  piensas en el profeta hebreo Jonás?

Peces, un gran pez, una ballena, una huida del   profeta son algunas de las respuestas típicas que recibo.

Lo que vino a la mente de Jesús cuando Él pensó en Jonás?

El profeta Jonás nos dice que él es el hijo de Amitai (1:1). Su nombre significa "paloma" y que pertenecía a las diez tribus de Israel, y creció cerca de Nazaret en Gat Jefer. Él era un profeta que se le dio una segunda oportunidad. Su religión era controlada  por sus emociones en vez de su voluntad.

Jonás se enfrentó a la realidad de que el Dios de los hebreos ama a los Gentiles. Él prefiere perdonar al pecador arrepentido que castigarlo.

HISTORIA O FÁBULA

 O bien esto es verdad o es la mayor historia de peces, que alguna vez se  haya contado. ¿Dios tiene el poder creativo  de "preparar un gran pez que tragase a Jonás"? ¿Puede Dios hablar a  un pez y hacerlo que vomite  a Jonás en tierra firme? Jesús aceptó el relato de Jonás como histórico (Mateo 12:39-41; 16:4; Lucas 11:29-30). ¿Qué tan grande es tu Dios? El soberano Dios de la creación puede manejar lo milagroso en el libro de Jonás. Dios puede cuidar los grandes y monstruosos peces, vamos a asegurarnos de que nuestros corazones están bien con él.

Hasta hace poco nunca ningún estudiosos de la Biblia interpretan el libro de Jonás como una parábola o ficción. Jonás es una narrativa histórica simple. No es una alegoría que participa como algunos modernos sugieren escribe. Ninguna  alegoría en el Antiguo Testamento tiene como su héroe una persona histórica. Si el libro es una alegoría esto  hace una grave injusticia para el verdadero profeta hebreo Jonás.

Si usted está dispuesto a aceptar el hecho de que Yahvé  es el gran Dios de la creación y la salvación que no tendrá problemas con Jonás. Porque  Yahvé  "nombra a un gran pez que tragase a Jonás" y Jonás estaría  en el estómago del gran pez. No es un caso superior a Jesús, el Hijo del Dios vivo que se levantó de entre los muertos. Yo sospecho que es el verdadero problema que la gente tiene con Jonás y otros milagros en la Biblia. Si podemos deshacernos de los milagros podemos  deshacernos  de toda responsabilidad moral de Dios, o eso creemos.

EXPERIENCIA PERSONAL  DE JONÁS 

Jonás era un profeta hebreo que vivió alrededor del año 800 AC o un poco después durante el reinado de Jeroboam II. Su mensaje es que "se presentan con persuasión convincente la responsabilidad de los salvos para salvar a otros." Se presenta el imperativo misionero de Israel. Yahvé es un Dios de gracia que también ama a la gente no judía.

El Señor le encargó a Jonás que fuera a la gran ciudad pagana de los  gentiles de Nínive el enemigo de Israel y predicar un mensaje de advertencia del juicio venidero.

"Pero Jonás..." retuvo  nuestra atención. Él es el profeta que huía corriendo de Dios y de sus exigencias profesionales. Yahvé está ansioso por compartir evidencias de su gracia, el perdón, la misericordia y la compasión de un mundo perdido incluso  tal vez los  enemigo de su pueblo escogido (4:11). "¿Y no tendré yo piedad de Nínive...?"

Jonás resistido a salir de su religión nacionalista. Él era de carácter regional en su pensamiento. Él era tan tonto como para pensar que podía huir de la presencia de Yahvé. No vamos a huir de Yahvé por ir a Tarsis o cualquier otra ciudad pagana. Jonás "pagado el precio" bajó a la nave para ir "de la presencia de Jehová" (v. 3).

En algún lugar del Mediterráneo "el Señor lanzó un gran viento en el mar y había una gran tormenta en el mar que el barco estaba a punto de romperse" (v. 4). ¿Llamo Dios  la atención de Jonás? No, pero le llamó la atención al marinero pagano (v. 5).

Jonás estaba profundamente dormido y cuando los marineros echaron suertes la "suerte cayó sobre Jonás" (vv. 5-9). Él confesó y cuando los marineros oyeron  de Dios. Jonás estaba tratando de huir de ellos estaba "muy asustado" (vv. 10-14). Después de la oración y el sacrificio ellos  tomaron  el asunto en sus propias manos.

"Tomaron luego a Jonás y lo echaron al mar; y se aquietó el furor del mar. Sintieron aquellos hombres gran temor por Jehová, le ofrecieron un sacrificio y le hicieron votos Pero Jehová tenía dispuesto un gran pez para que se tragara a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches" (vv. 15-17).

En la forma hebrea de contar el tiempo Jonás estaba allí un día entero y partes de los otros dos días, el día antes y el día después, y, por tanto tres días. El pueblo judío, incluso en tiempos de Jesús, no contaba el tiempo como  nosotros. Ellos contaban  el día en que un período comenzaba  como el primer día, y luego hizo lo mismo el día que el período que terminó. Por lo tanto, estuvo Jonás en el vientre del pez gigante  tres días.

Jonás oró (2:1-10), "Entonces Jehová dio orden al pez, el cual vomitó a Jonás en tierra " (v. 11). Jehová se dirigió por segunda vez a Jonás y le dijo: "Levántate y ve a Nínive.... Jonás se levantó y fue a Nínive….  y se convirtieron de su mal camino...." (vv. 2, 3, 10).

Algo mayor  que Jonás está aquí

Al igual que los rabinos judíos de su tiempo, Jesús aceptó el libro de Jonás como histórico (Mateo 12:38-41). Jesús llamó a la experiencia de Jonás en el "gran pez", una "señal" de sus propias resurrecciones procedentes de los muertos.

Jesús había estado realizando milagros como Él ministró a las necesidades de las personas. Un grupo de fariseos y los escribas le estaban presionando para un cielo formulario de registro, una señal milagrosa. Ellos querían que sus sensaciones fueran  atormentadas. Parece que se le insistió en varias ocasiones para la certificación de estos milagros y él se negó rotundamente. Él les dijo en sus  ruegos por señales de que Dios ya les había dado una señal y que estaba ante sus ojos. Se negaron a creer en la señal.

Estas personas no eran sinceras, y Jesús lo sabía. Ellos le estaban pidiendo que se acreditara a sí mismo haciendo un milagro sorprendente. Exigieron la prueba de que Él era el Mesías y lo quería ya. Querían algo que sin lugar a dudas fuera de Dios ahora mismo. Querían algo producido en la demanda de gratificación instantánea. ¿Dónde está la evidencia de que Dios está obrando en tu vida? Ellos querían imponer sus propias reglas de Dios.

Él respondió y les dijo: "La generación mala y adúltera demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron por la predicación de Jonás, y en este lugar hay alguien que es más que Jonás" (Mateo 12:39-41).

Jonás y su extraña experiencia es un tipo de Cristo y su resurrección. Cuando Jesús dijo, "hay alguien que es más que Jonás." Él no se refería a un personaje legendario, sino un hombre real y una verdadera experiencia. De lo contrario, la comparación no tendría sentido porque Cristo resucitó de los muertos. Es claro que Jesús aceptó esto del Antiguo Testamento como el registro de un hecho histórico. Así como el pez muy grande tragó a Jonás, por lo que la tierra se tragará a Jesús, y así como Jonás fue liberado de su encarcelamiento, por la voluntad de Jesús,  un gran Jonás resucitado de la tumba.

"Algo mayor que Jonás está aquí." ¿Qué es ese algo?

Jesús nos lleva de nuevo a Jonás 1:17. "Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del monstruo marino." No es un cuento de hadas Él tiene en mente. Es el milagro que Dios dio a Jonás. Jesús les recordó a los fariseos y los saduceos de nuevo la señal de Jonás en Mateo 16:4. Hay un evento más grande que el Jonás. Entonces les dijo abiertamente a sus discípulos el significado de la señal después de la gran confesión de Pedro de Jesús como el Mesías, el Hijo del Dios viviente (v. 16). Después de decirle a sus discípulos que no dijeran a nadie que Él era el Mesías abriendo su corazón a ellos.

No se pierda estas palabras en el v. 21. "Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho a manos de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día."

¿Cuál fue la reacción de los discípulos? Fue de  asombro,  rechazo y  horror. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirlo, diciendo: "Señor, ten compasión de ti mismo. ¡En ninguna manera esto te acontezca!" (v. 22).

Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: "¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres" (v. 22).

Este es el "algo mayor  que Jonás." Es la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo, el Hijo del Dios vivo! Que Jonás podía vivir a través de su experiencia no es nada menos que un milagro. Era una señal dada por Dios. Los paganos de Nínive creyeron el mensaje de Jonás y se arrepintieron.

Cuando Pedro predicó su más grande sermón recordó a su audiencia de algo mayor  que Jonás. Él dijo:

"Israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; —a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándolo. Y Dios lo levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella, . . . A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís" (Hechos 2:22-24, 32-33).

El Dr. Lucas da cuenta de la conversación de Jesús con la multitud de personas que estaban buscando una señal milagrosa del cielo (11:29-32). "Apiñándose las multitudes, comenzó a decir: 'Esta generación es mala; demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal de Jonás,   porque así como Jonás fue señal a los ninivitas, lo será también el Hijo del hombre a esta generación. La reina del Sur se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino desde los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y en este lugar hay alguien que es más que Salomón. Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque ante la predicación de Jonás se arrepintieron, y en este lugar hay alguien que es más que Jonás'" (Lucas 11:29-32).

Siempre estoy intrigado por las palabras de Jesús. No dice "alguien mayor ", sino "algo mayor." Jesús no se compara con Jonás, sino como  algo. Jonás experimentó una especie de muerte, sepultura y resurrección. Sin embargo, Jesús experimentó la verdadera muerte, sepultura y resurrección verdadera. La experiencia de Jesús de la muerte, sepultura y resurrección fue mayor. La experiencia de Jonás prefiguró la experiencia real de Jesús.

Una de las cosas asombrosas sobre Jonás es que fue en la misma ciudad de Jope, donde Jonás fue a buscar la nave que siglos atrás  el apóstol Pedro recibió de Dios la revelación que los Gentiles fueran incluidos en su pueblo escogido en la misma base que los judíos (Hechos 10). La salvación es por gracia mediante la fe en Cristo solamente. Tanto los judíos, no judíos y los paganos pueden tener una posición correcta con Dios por la fe simple en Jesucristo solamente.

¿Es nuestra respuesta a Jesús cualquier diferencia? Podemos responder con arrogancia que sabemos más en nuestra era moderna de entender que Jesús sabía, o con hostilidad como los líderes judíos de la época de Jesús, o simplemente puede inclinarse en humilde arrepentimiento y sumisión como en Nínive.

¿Qué tan importante es la resurrección de Jesucristo? El apóstol Pablo respondió, "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación"(Romanos 10:9-10).

El todo -suficiente trabajo de Jesucristo incluye el regalo de Dios de la vida eterna. ¿Ha recibido su regalo de vida eterna por la gracia mediante la fe en Cristo?


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org