Levítico 17:11 La Sangre de la Expiación

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Levítico 17:11

La Sangre de la Expiación

La única forma en que Dios trata con nuestro pecado es a través de la sangre del Cordero de Dios.

El mismo pensamiento que une a Dios con el hombre pecador en una relación íntima de amor se expresa en la frase "en una sola mente." Detrás de esta frase está la presuposición que la enajenación y la hostilidad se han superado. La reconciliación y el perdón también están asociadas con la expiación (Romanos 5:11).

La expiación se hace necesaria debido a la depravación humana (Romanos 1-3). Dios es un Dios Santo y Él no puede ver sobre nuestro pecado. La palabra "expiar" tiene el significado de "tirar," "borrar," "cubrir." A menudo se traduce  "olvidar," "perdonar," "purgar" y "reconciliar."

En las escrituras, el significado de la palabra "expiación" es la ofrenda de un sacrificio sangriento. Dios es visto como haciendo el sacrificio y al hombre como haciendo el rito. Al hombre no se le como iniciando la relación sino solo a Dios. Dios hizo la provisión para el pecado como un acto de gracia. El derramamiento de la sangre es la acción central al hacer la expiación por los pecados. Este tema es desarrollado por todas las escrituras.

Levítico es un libro sangriento. Usted lee sólo unos pocos versos  y rápidamente se encuentra envuelto en sangre, sacrificios y ofrendas. Hay derramamiento de sangre y esparcimiento de sangre sobre altares y velos. Usted no puede escaparse de ello. No es nada agradable pero nunca se ha querido decir que es agradable. Significó completamente pintar un cuadro de lo espantoso del pecado. El pecado no es así de hermoso como es retratado cada noche en nuestra TV. Es feo y es mortal. "La paga del pecado es la muerte." "El alma que pecare ciertamente morirá."

El pecado es siempre pecado. Dios nunca lo ha tratado a la ligera. Se ultraja la santidad de Dios. La "ira de Dios" es la oposición de Dios a todo los pecado (Romanos 1:18, 24, 26, 28; Efesios 2:3).

Cuando los hebreos escuchaban la palabra "sangre" ellos mayormente pensaban en una muerte violenta y en particular en un sacrificio sangriento. En el pensamiento hebreo hay una clara relación entre vida y sangre. No hay referencias claras que indiquen que la sangre es vida distinta de la muerte. Levítico 17:11 no se está refiriendo a la vida existente después que la sangre ha sido derramada sino sola para muerte. Es una vida dada en muerte. La vida deja de existir cuando la sangre es derramada. El derramamiento de la sangre esta para darnos fin a la vida en la carne. Se está refiriendo a una muerte física. "Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona."

En el Antiguo Testamento, el esparcimiento de sangre tiene un significado especial. El esparcimiento de sangre es una "cubierta" para los pecados. La vida del animal era entregada a la muerte como sustituto de la gente. La vida del animal era dada en beneficio de la vida de las personas. El juicio era llevado por el traslado del pecado de la gente a los animales en un sacrificio. El Cordero Pascual y el becerro vivo eran sustitutos del oferente. El sacrificio del animal era un signo de que la muerte había tomado lugar. Por lo tanto el ángel de la muerte pasaba por alto aquel individuo. Esta era la terminación de la vida, la imposición de la muerte. La muerte había tomado una violenta acción contra el sustituto del oferente en el sacrificio pascual (Éxodo 12:13).

El vertimiento de la sangre significa una muerte, una matanza o un asesinato violento. La vida se asocia a la sangre que atraviesa nuestras venas. La vida fue dada para derramar su sangre preciosa. La muerte ocurrió. El pensamiento dominante del viejo testamento es la infliccion de la muerte más bien que el otorgamiento de la vida. La interpretación natural cuando pensamos en sangre y el vertimiento de la sangre es muerte. La "sangre de Cristo" es una expresión clara para la muerte de Cristo. La sangre es el símbolo de la muerte sacrificatoria; una vida vertiendo su sangre hasta la muerte. No es el otorgar la vida, sino el final de la vida, muerte. El rescate es solamente posible por la vida de la sangre. Hebreos 9:22 resume la enseñanza del antiguo testamento del sacrificio en conjunto "y según la ley, uno puede casi decir, todas las cosas se limpian con sangre, y sin el vertimiento de la sangre no hay perdón."

Los sacrificios del antiguo testamento en conjunto encuentran su cumplimiento en la sangre de Cristo y en su muerte sacrificatoria (Hebreos 9:7-28; 13:11-12). Dios alcanzó nuestro rescate comprensivo completo con la sangre de Cristo (Heb. 10:20; 9:26). El sacrificio sustitutivo de Cristo en la cruz es todo suficiente y perfecto para ocuparse de todo nuestro pecado y culpabilidad.

Los santos del antiguo testamento anticiparon la muerte de Cristo ofreciendo los sacrificios animales para sus pecados. Jesucristo es el substituto que ha resuelto las demandas santas contra el pecador. El pecador era perdonado solamente después que el sacerdote ofrecía el sacrificio sangriento que anticipaba la muerte de Cristo por el pecado (Levítico 4:20, 26, 31, 35; 5:10, 13, 16, 18; 6:7; 19:22; Números 15:22-28). Pablo dijo, "en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia en él (Cristo) que tenemos rescate con su sangre, el perdón de nuestras infracciones, según los riquezas de su gracia, que él prodigó sobre nosotros" (Efesios 1:7-8).

Ofreciendo la sangre sacrificatoria, el creyente reconocía su propia culpabilidad y la pena justa de la muerte. Por la expiación, Dios "pasaba sobre," los pecados "pasaba por alto" y "cubría" hasta que viniera Cristo. Cuando Cristo vino y murió él no pasó sobre el pecado ni lo cubrió, sino lo eliminó (Juan 1:29; 1 Pedro 2:24). La santidad infinita del Dios fue satisfecha en la muerte de Cristo (Juan 19:30). Los sacrificios en el antiguo testamento anticiparon la sangre eficaz del cordero perfecto de Dios. El derramamiento de sangre de los sacrificios del animal, simbolizando la sangre vertiente de Cristo, sirvió para cubrir el pecado hasta el día en que Cristo se ocuparía realmente del pecado. La muerte de Cristo probó que Dios era justo en pasar por alto los pecados para los cuales los sacrificios animales habían sido hechos antes de su venida. Dios había perdonado el pecado basado en la promesa de un suficiente cordero. La muerte de Cristo demostró a Dios ser justo en todo lo que él prometió a los santos del antiguo testamento.

Pedro tenía el sistema sacrifica torio del de Antiguo Testamento en mente cuando él escribió 1 Pedro 1:18-19. Así lo hizo Pablo en Romanos 3:24-25 y Juan en Apocalipsis 5:6-9. Jesús es claramente el evocador de Isaías 52:13-53:12 cuando él habla del "rescate" en Marcos 10:45.

La expresión "sangre" y "cruz" son sinónimos para la muerte sustitutiva de Cristo. La expresión "sangre de Cristo" se utiliza más con frecuencia en el nuevo testamento que la muerte de Cristo o la cruz de Cristo. Cristo hizo un sacrificio expiatorio por el ofrecimiento de su sangre (Romanos 3:25). Hemos sido rociados con la sangre de Cristo (1 Pedro 1:2). El único remedio para el pecado es la sangre derramada del Cordero de Dios, Jesucristo (Juan 1:29). La sangre de Cristo se refiere a la muerte violenta, voluntaria, sustitutiva sobre la cruz para los hombres. La "sangre de Cristo" revela la significación que su muerte lleva para los hombres pecadores (Rom 5:9). Es una realización hecha de una vez por todas. Su sangre (Heb. 9:14) nos "ha rociado"; (10:19-23; 12:24; 13:20; 1 Pedro 1:2, 7). Tenemos "rescate" con su sangre (Rom. 3:24), "propiciación en su sangre con la fe" (3:25; 1 Juan 4:10), "justificado por su sangre" (Rom. 5:9), "paz con la sangre de la cruz" (Efe. 2:16; Col. 1:20, 22). La muerte de Cristo ha efectuado nuestra reconciliación con Dios.

La sangre de Jesús quita del pecador de creencia de la ira de Dios (Rom. 5:9; 1 Tesa. 1:10; 5:9). Dios es el quién quita su propia ira por el sacrificio que él proporciona. El "propiciar" significa "olvidar la ira," generalmente por un ofrecimiento. Cristo es el ofrecimiento proporcionado por Dios.

La vida del pecador estaba bajo sentencia de muerte hasta que Cristo por el vertimiento de su sangre en su muerte en la cruz nos alcanzó y limpió de todo el pecado (Efe. 1:7; 1 Pedro 1:18-19; Apo. 1:5; 5:9). Cristo enterró la pena divina de Dios y ahora está libre para perdonar todo el pecado y declarar al pecador justo ante los ojos de Dios (1 Pedro 2:24; 3:18).

La aplicación física de su sangre ocurrió solamente en la cruz del Calvario. Sin embargo, las ventajas del trabajo acabado de Cristo continúan siendo aplicadas al creyente hoy en día (1 Juan 1:7). El que "beba" su sangre y "coma" su carne se apropian por la fe de las ventajas de su muerte y encuentran el abrigo de la ira de Dios (Juan 6:53-56).

La sangre del cordero de la Pascua roció en los portones de las casas donde habían primogénitos y el ángel de la pasó a través de ellos en Egipto. Dios libero su ira en los primogénitos de Egipto. Solamente la sangre del cordero de la Pascua salva a los primogénitos. Sin embargo, solamente el unigénito hijo de Dios se dio como "propiciación" para los pecados del mundo. Su sangre cubre todos nuestros pecados si creemos solamente en él. Era un recordatorio que la sangre del cordero salvaba a los niños de Israel de la muerte.

"Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebáis, en memoria de mí" (1 Corintios 11:25). El nuevo testamento hace claro de la enseñanza que la muerte de Cristo en la cruz proporciona la expiación.

La muerte de Cristo es el cumplimiento de todos los sacrificios prefigurados en el Antiguo Testamento (1 Ped. 1:18-19; 1 Cor. 5:7; Juan 1:29, 36; 2 Cor. 5:21).

La sangre de Jesús nos salva de la muerte del pecado y de la eternal condenación. Es por su sangre que somos limpiados y perdonados. La Pascua y la Santa Cena proclaman ”el mensaje de la cruz”. (1:18, 23; 2:2, 8).

1 Juan 1:7 nos recuerda que la "sangre de Jesús Su Hijo nos limpia de todo [ cada ] pecado." La sangre de Jesús tiene el poder de limpiar todo el pecado. Dios ha hecho un pacto con el creyente en la sangre de Cristo (Mat 26:26-29; 1 Cor. 11:25). La sangre vertida de Cristo consuma nuestra redención. Por otra parte, "tenemos confianza para entrar en el lugar santo por la sangre de Jesús" (Hebreos 10:19).

La sangre de toros y las cabras era incapaz de quitar nuestros pecados (Heb. 10:4). Cristo ha quitado nuestros pecados por el sacrificio de sí mismo (Hebreos 9:24-28). Hebreos 9-10 interpreta la cruz de Jesús en términos de un sistema sacrificatoria, particularmente el día de la expiación. Lo qué los sacrificios el templo no pudieron lograr, Cristo lo hizo realidad en la cruz. La ley y sus sacrificios eran "una sombra de las buenas cosas a venir" (Hebreos 10:1). Ahora tenemos la invitación de entrar en el Lugar Santísimo "por la sangre de Jesús" (10:19). Cristo entró en el santuario divino con su propia sangre para hacer la expiación para nosotros (9:24). Por su muerte, el rompió el velo en su cuerpo y derramo su sangre sobre el Trono de Gracia en el Tabernáculo Celestial en la presencia de Dios. Cristo quitó el pecado por el sacrificio de sí mismo  (9:25f).

En hebreos 10:19 "sangre" está significando todo que se implique en el sacrificio de Cristo. Este sacrificio proporciona "una nueva y viva manera" para todos los creyentes. La "sangre" en Hebreos refiere a la muerte de Cristo (9:14f; 12:24; 13:11ff). Cristo presentó su ofrenda en un santuario divino y perfecto (9:12). Algo que se hace en la muerte de Cristo, es que permite a Dios justificar a los que creen en Cristo, y en el mismo tiempo permite a Dios seguir siendo un Dios justo. "La paga del pecado es muerte," y Cristo murió por los pecadores.

Cristo estuvo representando un sacrificio por el pecado en el mismo sentido que se hacía con las ofrendas del pecado en el Antiguo Testamento. La enseñanza del Nuevo Testamento es la muerte de Cristo poniendo claro que la sangre de Cristo era vertida como sacrificio que el mismo Dios proporcionó como una demanda santa contra el pecado. Jesús era el substituto para los Pecadores, que enterró nuestra culpa, sufriendo la pena de la ley en nuestro favor, y reconciliándonos con Dios. Cristo es el sacrificio que satisface perfectamente todo que se anticipaba en el sistema de Levítico. Él hizo un sacrificio que quito todo pecado. Todo lo que los sacrificios presagiaron se satisfacen perfectamente en Cristo. Él hizo lo que nunca podrían hacer los sacrificios animales. La sangre de Cristo limpia el alma de culpabilidad.

La sangre está asociada con el Pacto (Heb. 9; 13:20); remisión (Mat. 26:29; Marc. 14:24; Heb. 9:22b; Isaías. 53; Heb. 13:12; santificación (1 Cor. 1:2; Heb. 2:10-11; 9:13-15); redención (Efe. 1:7; Juan 1:29; Col. 1:14; 1 Pedro 1:18-19; Apo. 5:9; Hechos 20:28); propiciación (Rom. 3:25); paz (Efe. 2:13; Col. 1:20); reconciliación (Col. 1:20-22; Rom. 5:10ff); victoria (Apo. 12:11); justificación (Rom. 5:9); y entrar en el lugar santísimo (Heb. 10:19-20).

Ahora que Jesús ha muerto por nuestros pecados, el único requerimiento, sin tomar en cuenta el grado de culpa, es creer en El cómo nuestro Salvador. La muerte de Cristo en la cruz responde al juicio divino contra cada pecado. Dios es completamente Santo. Dios justifica al picador con solo creer en Jesús. Cristo ha sido nuestro sustituto para morir por nuestros pecados pagando así la pena del pecador.

La resurrección de Cristo y el regalo del Espíritu Santo son pruebas de que Dios se ha satisfecho en sus demandas con la muerte de Cristo por nuestros pecados (Rom. 4:25; 1 Juan 2:2; Rom 8:16; Gálatas 4:5f).

"En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados" (1 Juan 4:10).


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org