Levítico 25:25; Rut 1-4 Nuestro Pariente Redentor

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Levítico 25:25; Rut 1-4

Nuestro Pariente Redentor

Nuestro "pariente más cercano" o "pariente redentor" es un Goel. Esta palabra significa redimir, recibir o comprar de nuevo.

La provisión fue hecha en la Ley de Moisés, por las personas pobres que fueron obligados a vender parte de sus bienes o a sí mismos como esclavos. Entonces, Su pariente más cercano podía intervenir y "comprar" lo que su familiar se vio obligado a vender (Levítico 25:48f). El pariente redentor era un benefactor rico, o persona que libera al deudor mediante el pago del precio del rescate. "Si tu hermano empobrece y vende algo de su posesión, entonces su pariente más próximo vendrá y rescatará lo que su hermano haya vendido" (Levítico 25:25; cf. Ruth 4:4, 6).

El pariente más cercano tuvo la responsabilidad de redimir las oportunidades perdidas de su pariente. Si una persona fue forzada a la esclavitud, su redentor compraba su libertad. Cuando la deuda amenazaba hasta abrumarlo, el pariente intervenía para redimir su hogar y dejar con vida a su familia. Si un miembro de la familia moría sin un heredero, al pariente cercano se casaba con la viuda dándole el apellido del difunto y engendraba un hijo en nombre de su pariente muerto (Deuteronomio 25:5; Génesis 38:8; Ruth 3-4). Cuando la muerte era por manos asesinas, el redentor actuaba como el vengador de la sangre y perseguía al asesino (Números 35:12-34, Deuteronomio 19:1-3).

Goel  fue usado para referirse a las cosas consagradas a Dios (Levítico 27:13-31), de Dios como redentor del hombre (Éxodo 6:6; Isaías 43:1; 44:22; 48:20; 49:7), y los redimidos por Dios (Isaías 35:9; 51:10; 19:25; Job 16:19; 19:25). El derecho de la redención y su oficio perteneció al pariente más cercano, o "parentela cercana, parientes cercanos" (Levítico 25:25; Ruth 3:12; 4:1, 6, 8, etc.) Yahvé es el  gran pariente más cercano de Su pueblo. Cuando perdieron su libertad en Egipto, Él los rescató de la esclavitud. "Yo soy Jehová. Y os redimiré con brazo extendido y con gran justicia" (Éxodo 6:6).

¡El antiguo patriarca Job se quejó de que nadie vino a rescatarlo! Su fe es  vista alcanzando y proclamando que el Señor proveerá su Goel! "Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo" (Job 19:25). La esperanza de Job observó la venida del Mesías. Afirmó su fe en que su Redentor vendría a la tierra.

Uno de los más bellos pasajes donde la palabra Goel (Redentor)  esta es encontrada en la vida de Noemí en el libro de Rut. El libro de Rut es una historia sobre el Goel de Noemí. Noemí fue la persona más pobre en Israel, pero su pariente era el hombre más rico de Israel. A causa de la muerte de su marido y sus dos hijos, ella y sus nueras perdieron todos los ingresos y su vivienda. Noemí estaba viviendo en una tierra extranjera y sentía la pérdida de su patria y parientes. Ella se convirtió en amarga. El secreto de todo estaba en la unión de su nuera Ruth con Booz. El pariente más cercano tenía el primer derecho a la redención y Booz venía después de él. Si el pariente más cercano de Ruth no redimía, Booz estaba preparado para hacerlo. El hombre que era el pariente más cercano, estuvo de acuerdo en redimir el pedazo de tierra, hasta que descubrió que había una joven viuda implicada. ¡Gentilmente se retiró! Eso dejó a Booz como el pariente más cercano que le corresponde el privilegio de redimir la tierra y a ella con él. El judío y el moabita se convirtieron en uno. Booz era el pariente más cercano  del marido difunto (Ruth 2:1). Él fue capaz de redimir mediante el pago del precio de la redención (2:1), y estaba dispuesto a redimir la tierra (4:4). Eso es lo que hace esta historia tan hermosa.

Cuatro cosas eran requeridas para que un pariente cercano pudiera redimir:

1.  Debía de ser de cercano parentesco (Levítico 25:25, 48; Ruth 3:12-13)

2.  Debía ser capaz de redimir (Rut 4:4-6). Él debía estar libre de cualquier calamidad o necesidad de redención de sí mismo.

3.  Él debía estar dispuesto a redimir (Rut 4:6 ff)

4.  La redención fue completa cuando el precio fue  pagado por completo (Levítico 25:27; Ruth 4:7-11).

Jesucristo es mi Redentor

Jesús es mi pariente más cercano a través de la encarnación. "Lo que era imposible para la Ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne" (Romanos 8:3). Él era como nosotros en todos los sentidos, excepto que Él nunca experimentó el pecado. "Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel Sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo" (Hebreos 2:17). Con el fin de identificarse con nosotros, "sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo  y se hizo semejante a los hombres" (Filipenses 2:7). "No tenemos un Sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado" (Hebreos 4:15). "Jesús tú eres mi Pariente Redentor. Tú tienes el derecho de redimirme." Gracias a Dios, Él tiene el derecho de redimir todo lo que yo he perdido.     

Jesús tiene el poder para redimir.

"Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuerais enriquecidos" (2 Corintios 8:9). Él asumió nuestra deuda y la pagó con Su vida. Cf. Hebreos 1:2-3).

Jesús está dispuesto a redimirme.

Jesús Cristo "quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras" (Tito 2:14; cf. 1 Juan 1:7; 2:2; 10:12; Hebreos; 4:16; 2:17). Jesús dijo: "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos" (Marcos 10:45). Jesús se refiere a Su pago de carácter voluntario, de sacrificio, vicario, y  obediente para la liberación de los esclavos o cautivos de la esclavitud. "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre." (Juan 10:17-18).

Jesús ha pagado el precio en su totalidad y yo he recibido mi redención. 

"De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16). La invitación sigue abierta. Jesús es pariente más cercano del pecador. Es nuestra responsabilidad  descansar a lado de nuestro Goel, y decirle: "Cúbreme con tu sangre y tu gracia" (cf. Ruth 3:9). "Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día" (2 Timoteo 1:12). La frase "he creído" del versículo anterior está en el tiempo perfecto en el texto griego. Pablo dice, "he creído, y mi fe es una convicción firmemente establecida." Dios está guardando de él. "Convencido" también está en tiempo perfecto, por lo tanto Pablo había llegado a una convicción muy establecida sobre el asunto y se basó en una posición permanente. No se le podía mover de su posición. Hay algunas cosas de las que yo estoy absolutamente seguro.

Nuestra redención es preciosa.

Nuestra salvación ha sido comprada por un precio alto y personal, porque el Señor Jesús se entregó por nuestros pecados para librarnos de ellos. Nuestro perdón  es basado en el precio del rescate que es la sangre derramada de Jesucristo. "En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia" (Efesios 1:7). El trabajo de redención de Cristo Jesús, libera a los creyentes de la esclavitud del pecado. El medio de redención fue la muerte sustituta de Jesucristo como sacrificio por nuestro pecado. Es "por su sangre" que se obtiene el pago del rescate (cf. Efe. 2:13; 1 Pedro 1:18-19). Sólo la muerte de Cristo completamente satisfizo la justicia de Dios (Rom. 3:24-25).

Volvamos al antiguo Israel en la época de los Jueces. ¿Puedes ver a Noemí sosteniendo su nieto en brazos? Sus vecinos, dijeron, "¡Un hijo ha nacido de Noemí!" Se le ha llamado Obed, el padre de Isaí, el padre del rey David (4:17), del linaje del Mesías, Jesucristo (Mateo 1:5). Dios la había redimido.

Las palabras de los amigos de Noemí son un recordatorio apropiado de la gracia de Dios en nuestras vidas. "Alabado sea Jehová, que hizo que no te faltara hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel" (Rut 4:14).


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org