Levítico 3:1-17 Las Ofrenda de Paz

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Levítico 3:1-17

Las Ofrenda de Paz

La Ofrenda de Paz o zebach también es conocida como "Ofrenda de Compañerismo." Es literalmente un "sacrificio de felicidad."

Consistía de un buey, un cordero o una cabra, macho o hembra. El sacerdote rociaba la sangre en el altar mientras el hígado, los riñones y la grasa eran quemados en el altar. Dios reclamaba la parte más rica del animal. Al sacerdote se le daba el pecho y el muslo derecho. El adorador tenía que comer todas las sobras de la comida. Este es el único sacrificio en que los adoradores  participan comiendo una porción del sacrificio (7:15).

La Ofrenda de Paz era un símbolo de la paz existente entre el creyente y Jehová a causa de la expiación. Por lo tanto era necesario celebrarlo. Nunca se ofrecía para obtener la paz, pero si se celebraba como existente. Es una imagen de la comunión entre Dios y el pecador que cree sobre la base de los sacrificios de sangre. Esta ofrenda retrata la bendición y el poder por medio del cual ocurre la salvación debido a la muerte de Cristo en la cruz. Esta es una ofrenda de agradecimiento.

Cristo es nuestra paz. "Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación" (Efesios 2:13-14). El pecado ha separado al hombre del Dios, y solamente el sacrificio de Cristo en la cruz puede reconciliarnos con Dios. La expiación de Cristo quita las barreras. La sangre de Jesús nos hace a nosotros cercanos de aquel que estaba lejos debido a nuestro pecado. La palabra griega que Pablo usa para decir "paz" es eiro y significa "juntar" "unir." La sangre de Jesús nos uno a los que habíamos estado separados debido al pecado y a la enemistad. Esta paz depende exclusivamente de Cristo.

Nosotros los pecadores somos "y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe" (Romanos 3:24-25). Toda persona que cree en Jesucristo es justificada. Él es declarado justo, no hecho justo. Esto es un acto judicial por medio del cual Dios justifica aquellos que creen en Cristo como un regalo gratuito. Está basado únicamente en la muerte de Cristo que Dios nos declara justificados. Dios bien podría no declarar justo a quien no lo merezca. Dios hace esa declaración solamente por la expiación de la sangre de Cristo. En el libro de Hebreos 9:5 la palabra usada para significar propiciación es el Trono de Gracia o el lugar en el propiciatorio encima del arca del pacto. La pena por nuestro pecado ya ha sido pagada en su totalidad por la muerte de Jesús. En esa base, Dios declara que estamos justificados. Por lo tanto, Cristo es nuestra Paz. Él ha hecho la paz a través de su muerte.  Ahora podemos celebrar con acción de gracias por sus bendiciones abundantes. "Porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas,  así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz" (Colosenses 1:19-20). En esta declaración de la deidad de Cristo Jesús, Pablo dice que Dios ha reconciliado al pueblo consigo mismo por medio de Jesucristo. Su sangre satisface la demanda de justicia de la ley que el hombre pecador ha roto. Por la muerte de Nuestro Señor Jesucristo, se ha restablecido la relación antes perdida entre Dios y el hombre pecador. Por la gracia de Dios y el poder de la reconciliación, nuestra actitud hacia Dios ha cambiado.

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación: Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación" (2 Corintios 5:17-19). Dios quito nuestra enemistad y cambio nuestros corazones. Dios tomo la iniciativa de reconciliarnos con el mismo. Dios no necesita estar reconciliado con los hombres. Él no es el problema. Nosotros los pecadores somos los que tenemos el problema de no poder alcanzar a Dios sino es por medio de su Hijo Jesús quien nos lleva a sí mismo. Él hizo esto alejando su propia ira santa hacia pecado y permitiendo que vengamos en su presencia por medio de la sangre de Jesús.

El Apóstol Pablo inicia su primera epístola diciéndonos: "lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. . . . Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1:3, 7).

A. T. Robertson observo: "El caminar en la luz con Dios hace posible para el creyente ser uno con el otro y esto es hecho posible solo por la sangre de Jesús (sangre verdadera y sin ningún truco, expiación por la sangre del hijo sin pecado de Dios por nuestros pecados). Juan no está avergonzado de utilizar esta palabra. No es el "ejemplo mero" de Jesús que eso "nos limpia" de pecado. Limpia la conciencia y la vida y nada mas (Heb. 9:13; Tito 2:14; 1 Juan 1:7)."

"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). No es esto lo que el autor del libro de Hebreos tiene en mente cuando el concluye su libro con las siguientes palabras. "Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre" (Hebreos 13:15).

La persona que ha sido justificada por la fe en Jesucristo adapta adelante espontáneamente alabanzas a Dios. Nos gozamos de seguir y de estar en paz con Dios y nuestro Señor debido a la paz que se ha establecido con el sacrificio perfecto de Cristo en nuestro favor. Estas ofrendas de la paz fueron precedidas siempre quemando diariamente la ofrenda en adoración en el Tabernáculo y en el Templo. Por lo tanto, era una ofrenda de agradecimiento por la salvación terminada era  un momento de alegría celebración y acción de gracias a Dios  por las bendiciones de la comunión. 

 ¿Qué mejor manera de cerrar que con una de las doxologías de Pablo?

Que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser espíritu, alma y cuerpo sea guardado irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

"Fiel es el que os llama, el cual también lo hará" (1 Tesalonicenses 5:23-24).


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

Google
Web www.AbideInChrist.com www.AbideInChrist.org
Busqueda Me!  
Morada en Cristo Website
Incluye todas las paginas en este servidor.

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org