Lucas 23:32-34 La Oración Perfecta de Jesucristo

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Lucas 23:32-34

La Oración Perfecta

Una mañana me encontraba en la pista de aterrizaje en Shell Mera, esperando un avión misionero  que me llevaría a una pequeña comunidad en la selva oriental del Ecuador. Mientras esperaba otro avión, operado por la agencia misionera, JAARS, aterrizo y vino hacia. A medida que se acercaba podía ver escrito en letras blancas en la nariz del avión el nombre de "Toña."

Mi mente rápidamente se remontó a un evento que había ocurrido unos años antes. Ocurrió un domingo por la mañana, cuando Dyuwi, el mas joven de los asesinos de los cinco misioneros en el Palm Beach, Ecuador, anunció a la congregación que Dios le había dicho que tomara el Tallado de Dios, las Escrituras, a las que el odiaba, y fuera río abajo. Huaorani (Auca) son tribus de personas se plantearon objeciones, el servicio estaba alborotada "te van a matar!" se le dijo. Pero Dyuwi respondió con calma: "Dios me ha dicho que vaya río abajo, llevando su tallado, y tengo que hacerlo. Si me matan, será como a esos cinco hombres a los que traspasamos con  lanzas. Sólo voy a morir e ir al cielo, y Dios enviará a alguien que les diga como lo hizo por nosotros."

Otro joven Auca, Toña, se ofreció a ir con Dyuwi.

En otra ocasión, Toña dice que Dios le había dicho que visitará a unos Aucas conocidos como  el "grupo de canto." Todo el mundo era consciente del peligro que conlleva. Toña fue trasladado en helicóptero y lo viajaron cerca de su hermana. Durante dos meses, enseñó allí, y luego su radio de dos vías  murió, y el contacto se perdió el corazón de los cristianos estaba  pesado ​​Mucho más tarde nos enteramos de que Toña había sido golpeado en la espalda con un hacha y luego lanceado por sus primos.... Al morir, les dijo, "Yo amo a Dios, y los amo a todos ustedes, y es por tu bien que me estoy muriendo."

La oración de Toña por su pueblo me recuerda a otro gran cristiano que dio su vida por Cristo. Fue Esteban el diácono en la iglesia primitiva. Él era un hombre que estaba lleno del Espíritu. Él predicó un poderoso sermón lleno del Espíritu Santo a un grupo de líderes judíos que llegaron a la convicción profunda de su pecado y la incredulidad. Pero en lugar de apartarse de su corazón malvado, y poner su fe en Cristo, "comenzaron  a crujir los dientes contra él." "Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,  y dijo: 'Veo los cielos abiertos, y al Hijo del hombre que está a la diestra de Dio.' "El efecto sobre los que estaban allí escuchando a Esteban  fue profundo. "Entonces ellos, gritando, se taparon los oídos y arremetieron a una contra él. Lo echaron fuera de la ciudad y lo apedrearon. Los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. Mientras lo apedreaban, Esteban oraba y decía: 'Señor Jesús, recibe mi espíritu.' Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: 'Señor, no les tomes en cuenta este pecado.'"

Piense conmigo por unos minutos acerca de la oración perfecta y el lugar perfecto de la oración.

EL LUGAR PERFECTO DE LA ORACIÓN

La mayoría de nosotros tiene un lugar especial donde nos gustaría estar lejos de todo el desorden y pasar tiempo con nuestro Señor. Jesús tenía sus lugares especiales.

Cristo Oró en la ladera de la montaña

Lo encontramos orando en la soledad de la montaña. Él acababa de curar a un hombre en sábado. Como de costumbre, había enfurecido a los fariseos y los escribas, que lo habían estado observando para "acusarlo". Al ver al hombre curado que estaban "Ellos se llenaron de furor y hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús" (Lucas 6:10-11). Lucas nos dice: "En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios" (v. 12). La decisión que descanso sobre sus hombros en este momento en su ministerio afectaría el reino de Dios. No fue un momento fugaz. Fue una noche de oración buscando la voluntad del Padre.

"Cuando llegó el día, llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles." Jesús oró. Pasó toda la noche en oración antes de tomar grandes decisiones. ¿No deberíamos hacer lo mismo? Necesitamos la sabiduría que sólo Dios nos puede dar en muchas de las decisiones que tomamos en la vida.

Jesús sólo oró toda la noche en las montañas antes de tomar decisiones, lo encuentro orando antes de que Él enseñó a sus discípulos las grandes verdades que afectan al reino de Dios. Según Lucas, Jesús había alimentado a sólo cinco mil hombres, y quién sabe cuántas mujeres y niños estaban allí. Fue su respuesta a algunos discípulos tacaños que dijeron: "¡No podemos permitirlo, Señor!" Él alimento a los miles, hasta que quedaran totalmente satisfechos, y cuando llegue al cielo voy a averiguar lo que hicieron con las doce canastas de gran tamaño que sobraron.

Jesús finalmente fue por sí mismo para pasar algún tiempo solo. De nuevo Lucas nos dice en 9:18, "Aconteció que mientras Jesús oraba aparte, estaban con él los discípulos; y les preguntó, diciendo:—¿Quién dice la gente que soy yo?"Me imagino que estaba orando en silencio mientras Él les estaba haciendo esa pregunta. Ellos respondieron:—Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado. Él les dijo:—¿Y vosotros, quién decís que soy? Entonces, respondiendo Pedro, dijo:—El Cristo de Dios. Si Jesús, el Hijo de Dios, oraba solo como parte de su preparación antes de enseñar grandes verdades, ¿no deberíamos hacer lo mismo?

Cristo oró en el Monte de la Transfiguración

Uno de mis lugares favoritos en el que encontramos a Jesús orando se encuentra en el Monte de la Transfiguración en Lucas 9:28-29. Fue una semana después de que Jesús había revelado esta gran verdad acerca de sí mismo y probo a sus discípulos Él tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan a la montaña a orar. Ese fue el propósito, "para orar." "Y mientras oraba, el aspecto de su rostro se hizo otro, y su vestidos eran  blanco y resplandeciente." Él se cambió allí mismo, ante sus propios ojos mientras oraba. Cristo cambió de la humillación a la gloria de su divinidad. Ellos estaban en la presencia de Dios, algo que nunca antes habían experimentado. La gloria de la Shekinah de Dios se cernía sobre ellos. Entonces Moisés y Elías se les aparecieron hablando con Jesús. Años más tarde, Pedro todavía  podían ver la gloria de Dios cuando escribió acerca de él, diciendo: "Fuimos testigos oculares de su majestad." Hemos escuchado la magnífica gloria dice: "Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia" (2 Pedro 1:16-17). Oh, ¿qué pasaría en nuestras vidas y la vida de nuestra iglesia, si pasamos tiempo a solas orando como Jesús oró?

Cristo oró en el monte. Olivos.

Hay otro lugar en el que encontramos a Jesús orando. En hecho, que era "su costumbre" de ir al Monte de los Olivos. Creo que en esas últimas semanas era su costumbre de ir allí a orar. Él sabía lo que venía. Lucas nos dice: "Cuando llegó a aquel lugar, les dijo:—Orad para que no entréis en tentación. Se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra, y puesto de rodillas oró,  . . " (Lucas 22:39-41). Ah, aquí es el lugar perfecto para orar y con un grupo de hombres dedicados a ese fin! Se quedaron dormidos. Estaban fatigados​y cansadas. No podían mantener los ojos abiertos.

Jesús comenzó a orar: "diciendo: «Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» " (v. 42). Su voluntad del Padre, no la mía! No se haga mi voluntad, tu voluntad!

No era una montaña hermosa o una experiencia de retiro. Era el Hijo de Dios orando por sus y mi destino eterno. La copa de la ira de Dios fue delante de él. Un mensajero "Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerlo. Lleno de angustia oraba más intensamente, y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra" (vv. 43-44).

Ahí estaban sus fieles compañeros, muertos dormidos. Ellos estaban "dormidos de tristeza." Ellos estaban agotados emocionalmente y espiritualmente. Ellos estaban en peligro espiritual y no prevalecieron contra ella. Jesús había estado enseñando que Él iba a morir y que no podían manejar la situación. Jesús necesitaba su aliento en la oración. Tenían que orar con fervor para que  "no entraran en tentación", ya que sería antes de que terminara la noche. Ora, pidiéndole a Dios para mantener la tentación distante. Tres veces Jesús oró una oración intensa como una batalla espiritual que duró mucho. Cuando regreso  los encontró dormidos.

"¿Por qué dormís? Levantaos y orad para que no entréis en tentación" (v. 46). Y luego se nos dice que "Mientras él aún hablaba, se presentó una turba. El que se llamaba Judas, uno de los doce, que iba al frente de ellos, se acercó hasta Jesús para besarlo" (v. 47).

Si el Hijo de Dios encuentra  fuerza en la oración en el momento más grande de la prueba y la tentación no deben sus discípulos temblar ante Dios en la oración? ¿Oramos por  fuerza espiritual hasta que sangramos? ¿Hasta qué punto nos resistimos a la tentación?

Lugares ideales de la oración, ¿no? Una hermosa ladera de la montaña, la oración de la noche a través de la presencia de Dios, rodeado de la presencia Shekinah de Dios, un hermoso jardín para la oración con vistas a una hermosa ciudad en la noche. ¿No son estos lugares  perfectos para hacer una reverencia en la presencia del Padre?

Sin embargo, encuentro otro lugar donde Cristo oró. Tenemos tres oraciones grabadas, mientras estaba colgado en la cruz.

Cristo oró en el Monte Calvario

Vamos a inclinarnos ante reverente escena horrible. Hay tres cruces y tres hombres que cuelgan de ellas. Cristo fue colgado en la cruz del centro, ya que lo consideraban el peor de los tres delincuentes. La crucifixión fue diseñada por mentes depravadas que hacen de la muerte tan dolorosa como sea posible. Los romanos lo tomaron de los cartagineses crueles y refinados como un medio de la pena capital. La idea era mostrar en público lo que le pasaría a usted si usted desafiaba al gobierno romano. Era la forma más dolorosa y vergonzosa de la ejecución jamás concebida por el hombre. Fue tan cruel que los romanos lo utilizaron sólo para los esclavos y criminales de la clase más baja. Ningún ciudadano romano se le permitió nunca a ser crucificado. No era raro que las víctimas en las cruces sufrieran frenéticamente  con el dolor, asta el punto de  gritar y maldecir y escupir a los espectadores por debajo de ellos.

Otros dos hombres, los delincuentes, literalmente "los malvados", también estaban siendo llevados para ser condenados a muerte con Jesús. "Cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, lo crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda" (Lucas 23:32-33).

Ellos fueron despojados primero de todas las posesiones en la vida. En la cruz Jesús fue despojado de todo lo que poseía: su honor, sus seguidores, su vida, su familia, hasta el último resto de sus posesiones terrenales, su ropa. Estaba desnudo ante el mundo mirando. Llegó a ser absolutamente pobre, que pudo llegar a ser muy rico. El apóstol Pablo lo dijo correctamente, "Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuerais enriquecidos" (2 Corintios 8:9).

Es aquí donde encontramos el lugar perfecto de la oración. AT Robertson dijo: "Es cierto que Jesús habló estas palabras, porque son totalmente diferente a cualquier otra persona!" Ellos no se ajustan a los labios de nadie más. El Hijo de Dios estaba orando en la cruz! Este es el lugar perfecto de la oración.

Es allí donde encontramos también la petición de la oración perfecta.

LA PERFECTA PETICIÓN EN ORACIÓN  

Jesús decía: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen " (Lucas 23:34).

Jesús estaba consciente de una relación perfecta con su Padre

James Stalker,  en su Vida de Cristo, escribió: La palabra "'Padre'  demuestra  que la fe de Jesús fue conmovida por aquello por lo que pasó y lo que Él era ahora perdurable. . . Cuando la suerte de Jesús estaba en lo más oscuro, cuando fue hostigado por un paquete de furia de lobo-como enemigos, y cuando él se hundía en los abismos insondables de dolor y abandono, Todavía, dijo, 'Padre.'"

La palabra "Padre" implica una relación íntima de amor de confianza. Esto nos recuerda las palabras de Job: "Aunque él me mate, en él esperaré" (13:15). Voy a confiar en Él y no temeré. El perfecto amor echa fuera el temor.

Jesús estaba consciente de su responsabilidad redentora en la cruz

Jesús no ora, "Padre, perdóname." estaba  consciente de que Él era el Cordero de Dios sin mancha, sin tacha, que se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por el pecado del mundo. Él estaba muy consciente de su propósito de morir en la cruz. Estaba haciéndolo posible por el Padre que perdonara a los pecadores.

Para algunos discípulos arrogantes y egoístas Jesús había dicho antes, " porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por todos. " (Marcos 10:45). Ahora Jesús se estaba muriendo como el rescate pagado para liberar a los hombres. Jesús dio su vida propia como el precio de la libertad de los esclavos del pecado. Incluso en la cruz Jesús esta plenamente consciente de la importancia de su muerte por los hombres. "Padre, perdónalos," y condéname. Se estaba muriendo como nuestro sustituto.

No fue una oración que dijo al azar en el cielo judío. "Jesús siguió orando." La expresión ", que Jesús estaba diciendo:" La mejor  traducción ", Jesús se mantuvo diciendo". El verbo es imperfecto indica una acción continua en el pasado. El erudito griego  Robertson traduce, "Entonces Jesús les estaba diciendo." Así que se traduce Kenneth Wuest y Knox, "Y Jesús estaba diciendo". Roterham dice: "O se mantenía diciendo:" la traducción de Montgomery dice: "Jesús siguió diciendo." Por lo tanto, Jesús repetía una y otra vez, "Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo."

Russell Jones, hace la aplicación excelente de esta gran verdad de Oro del Gólgota. Cuando Jesús llegó al lugar de la crucifixión, oró: "Padre, perdónalos;. Porque no saben lo que hacen" Cuando los soldados romanos lo clavaron en el travesaño Él oró: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que. Hacen "a medida que los clavos oxidados le perforaron las muñecas Él oró:" Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen ", mientras lo levantaron a la posición vertical Él oró:" Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen "a medida que la multitud se reunió y lanzó insultos y lo maldijeron Él oró: "Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen." Nadie sabe cuántas veces Jesús hizo esa oración aquella  tarde desde la cruz.

Por otra parte, no sólo estaba Cristo, orando por los soldados y el pueblo ese día terrible, sino él también estaba orando por  usted y yo, mientras Él murió en la cruz. Tome esa lista de pecados en Romanos capítulo uno y aplíquelos a la cruz. Toma los pecados que has cometido esta semana y llevarlo a la cruz. Tome todos los pecados que hayas cometido a él. Nombre a uno por uno.

"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" cuando cometen toda clase de

"Padre, perdónalos", porque no saben lo que hacen" cuando son "malos",

"Padre, perdónalos. porque no saben lo que hacen "cuando están llenos de" avaricia"

"Padre, perdónalos."

"Padre, perdónalos" cuando están "llenos de envidia."

"Padre, perdónalos. porque, no saben lo que hacen "cuando cometen" asesinato."

"Padre, perdónalos" cuando están llenos de engaño."

"Padre, perdónalos" cuando están llenos de" lucha."

"Padre, perdónalos" porque no saben  cuando están llenos de "malicia".

Tome cada uno de estos pecados mencionados en Romanos 1:28-31 y llévelos a la cruz. "Chismes,  calumnias, aborrecedores de Dios, inventores insolentes, arrogantes, jactanciosos, de males, desobedientes a los padres, sin entendimiento, indignos de confianza, sin amor, sin misericordia - escuchen a Jesús orar," Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo! "
Nadie oró como Jesús oró. Él fue y está intercediendo por ti y por mí hoy en día.
Alexander Maclaren dijo, "la muerte de Cristo oró por sus enemigos, el Cristo glorificado vive para interceder por nosotros".

Jesús oró la petición perfecta desde el lugar perfecto de oración. Él oró por ti y por mí.

LA DECLARACIÓN PERFECTO DE LA ORACIÓN PERFECTA

Jesús no oró: "Padre, perdóname." Jesús estaba orando, "Padre, perdónalos y condéname a mí."

El perdón de Dios es real

La palabra "perdonar" significa cancelar, perdonar, , el perdón divino. La forma verbal de la palabra en el original (aphieμmi) significa "enviar de uno mismo." La idea es poner algo a distancia. Se trata de la liberación inmerecida de un hombre de algo que con justicia podría haber sido causada sobre él o que se exija a él. El hombre es un pecador y esta bajo la condenación, porque "la paga del pecado es muerte." Él es culpable a los ojos de un Dios justo. Dios declara al pecador creyente absuelto basado en la muerte de Cristo. Los pecados del pecador creyente son perdonados. A través de la muerte de Jesús, Dios ha eliminado por completo la causa de delito. El sacrificio vicario y propiciatoria de Cristo quita la culpa, por lo que Dios perdona y esta basado en  el sacrificio. El apóstol Pablo dice en Efesios 1:7, "En él tenemos redención por su sangre,
el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros."  En el Calvario Dios quita la culpa de nuestros pecados asumiendo la culpa y pagando la multa en su totalidad. De esta manera, la justicia de Dios fue satisfecha.

En Colosenses 1:13-14, el apóstol Pablo dice: "Él nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo,  en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.  "Dios en el Calvario pagó la pena del pecado humano, satisfaciendo así las justas exigencias de su santa ley, quitando el pecado. Esto fue simbolizado en el Antiguo Testamento por el macho cabrío, cargando con los pecados de Israel, siendo conducido al desierto y se pierde... Israel nunca vio al  macho cabrío de nuevo, y por lo tanto nunca vió sus pecados una vez más.

1 Juan 1:9 nos dice, "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." Cuando el Señor Jesús murió en la Cruz fueron remitido todos los pecados, pagado, guardados en la base de la satisfacción ofrecida por las demandas de la santa ley de Dios, que los pecadores  rompieron. La ley fue satisfecha. Todos los pecados que el creyente comete, entre ellos el pasado en su condición de no salvos, y el futuro en su estado salvados, se guardan en una base legal en la Cruz, y en ese sentido son perdonados los creyentes en  el momento en que ponen su fe en el Señor Jesús. Pero el perdón que se habla aquí tiene que ver, no  principalmente con la ruptura de la ley de Dios, para lo que fue atendido en la Cruz y reconocido como tal en el momento en que el pecador pone su fe en el Salvador. Por lo tanto, el pecado en la vida de un cristiano es un asunto, no entre un transgresor de la ley y un juez, sino entre un niño y su padre. Se trata de una cuestión de luto del corazón del Padre, cuando un hijo de Dios, peca. La liberación del pecado del creyente en la confesión es por tanto un perdón concedido por el Padre y el restablecimiento de la comunión que fue rota por el pecado. Cuando el santo confiesa inmediatamente después de la comisión de ese pecado, la comunión no se rompe con excepción de aquel tiempo en que se cometió el pecado.

No sólo Dios perdona a los creyentes, pero Juan nos dice que Dios también le limpia de la impureza que haya incurrido en la comisión de ese acto de pecado. Aquí el verbo "limpiar" habla de un solo acto de limpieza, por el pecado conocido en la vida de un santo no es habitual, sino que es fuera de lo ordinario.

Dios nos hace responsables por nuestros pecados

El apóstol Pablo lo dejó muy claro que cada individuo es responsable de su conducta pecaminosa y la incredulidad. Vivimos en un día en el que el juego de la culpa está de moda. Sin embargo, el SEÑOR Dios nos dice: "El alma que peca, ciertamente morirá" y "la paga del pecado es la muerte. . . "Hay sangre en nuestras manos y nosotros somos culpables.

Dios trató con nuestros pecados en la cruz .

Jesús murió por ti y por mí en la cruz. De acuerdo con la Ley de Dios "todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón." Dios no podía perdonar a menos que la sangre fuera derramada. Es por eso que Jesús estaba sufriendo en la cruz. "Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. . . Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6, 8). Cristo ha hecho todo lo que hay que hacer para que Dios te perdone a ti y a mí de nuestros pecados, y nos limpie.

Dios había tratado con nuestro hacer el mal, de tal manera que el pecador, del que se apropia el Señor Jesús como su Salvador, tiene sus pecados guardados. Ellos se guardan en una base judicial por la sangre  derramada de Cristo. Él pagó la pena de la ley quebrantada es necesario, y así satisfizo la justicia divina. Por otra parte, sobre la base de la muerte de Cristo, Dios quita la culpa de  el pecado del pecador creyente y otorga una justicia positiva, el mismo Jesucristo, en quien esa persona está justificado para siempre (2 Cor. 5:21).

Crea en Cristo como su Salvador persona

Dios en su gracia maravillosa  ha hecho todo lo que es necesario para  salvarnos. Ahora todo lo que tenemos que hacer es creer en Cristo. Él nos invita a recibirlo como nuestro Salvador. El apóstol Pablo nos dice, "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.  . . "ya que todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:9, 10, 13).

Jesús dijo: "A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 10:32, 33). "El apóstol Juan dijo lo que debemos hacer con claridad," Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1:12-13).

No hay otro nombre sobre el cual pueden llamar para recibir la vida eterna. El apóstol Pedro lo dejó claro cuando predicó en Jerusalén: "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

Dios está dispuesto a perdonarlo en este momento

Si va a tomar a Dios en su palabra y confesar a Dios su necesidad de Cristo como su Salvador y creer en Él, Él te perdonará todos los pecados que has cometido y le dará la seguridad de vida eterna. En el momento en que usted cree en Cristo, Dios le da un sentido muy profundo de la paz y el perdón. Le limpia el corazón de toda culpa y te hace libre. Para todo aquel que cree en Cristo  es esta promesa: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu" (Romanos 8:1). También dice: "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,  por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios" (5:1-2).

"El ladrón agonizante se regocijó de ver
Esa fuente en su día,
Y es posible que pensé alguien vil como él
Lave todos mis pecados."

Eso es lo que Jesucristo hizo por nosotros en la cruz. Él murió en nuestro lugar y llevó nuestro castigo en nuestro lugar. El precio de nuestra deuda de pecado ha sido pagado en su totalidad. No hay otro nombre sobre el cual usted puede llamar para la salvación. Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo. "

Jesucristo sigue en pie con los brazos extendidos de par en par para nosotros y ora: "Padre perdónalos. . . "El Padre celestial nos puede perdonar por lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz.


Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2012 por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org