Malaquías 4:1 El Sol de Justicia

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Malaquías 4:1 

El Sol de Justicia

En nuestro viaje a través de Cristo en el Antiguo Testamento  hemos descubierto que podemos mirar a Cristo como Dios, y como gran confianza para adórale. Thomas Moore resume:

"Hay una que se le llama el Ángel del Señor, Ángel de la Presencia, Ángel del Pacto, etc., que apareció a Abraham en Mambré (Gén. 18:1, 2, 16; 19:1), y que está allí llamado Jehová, que apareció a Jacob en Betel (Génesis 31:11; 48:15) a Moisés en la zarza (Ex. 3:2, 4, 6), que iba delante del campamento en la Shekinah (Ex. 14:19), que pronunció la Ley en el Sinaí (Hechos 7:28), que dirigió al pueblo por el desierto (Isaías 63:7, 9), que fue prometido como el que iba a hacer el nuevo pacto (Jera. 31:31 ), y que es predicho por Malaquías (3:1) como para aparecer en el templo existente en ese momento. Este Mensajero, nos enseña claramente lo que era divino, pues Él es llamado Jehová. Este Mensajero Divino (Marcos 1:1, 2) nos asegura, fue Jesucristo. Por lo tanto, Jesucristo es "Dios manifestado en la carne," "Dios sobre todos, bendito por los siglos" (Hageo y Malaquías, pp. 155-56).

El Ángel del Pacto es el mismo que dirigió al pueblo de Egipto. Él aparece y reaparece a través de la historia hebrea. Nos lo encontramos de nuevo en Malaquías cuatro.

La ruptura entre los capítulos tres y cuatro de Malaquías es lamentable, porque las palabras iniciales del capítulo cuatro es una continuación de lo que ha pasado antes. El Señor discernirá entre los justos y los injustos. ¿Cuándo se llevará a cabo esto?  Va a pasar cuando todos los males de los siglos se enderezan en el nuevo milenio (cf. 2 Pedro 3:10-12). Se marcará el comienzo de lo interminable "día del Señor," el estado eterno de Apocalipsis 21-22. Capítulo cuarto se abre con la gloria manifiesta del Señor Jesús, que visitará juicio sobre aquellos que han rechazado la invitación de la gracia. Ese "día," que Malaquías anuncia  se quemará "como un horno, y todos los soberbios y todos los malhechores serán paja" (4:1). Todos los soberbios y malvados serán como rastrojo. Será el día de la ira del Cordero.

Todo lo contrario entre el justo y el malo será la consecuencia del Día del Señor. Nadie será capaz de soportar que "el día," que se caracteriza por ser "el día grande y terrible" (4:5). Calvino se refirió a la primera venida de Cristo, mientras que muchos otros estudiosos piensan en su segunda venida y la del Juicio Final. "El cumplimiento es fundamental  que esté relacionado con la primera venida de Cristo, así como el cumplimiento final debe ser considerada en relación con su segunda venida, el día del juicio final."

 EL DIA SE ACERCA 

"Ciertamente viene el día" (v. 1). Ese día llegó en Cristo y Él vendrá de nuevo. "Nacerá el sol de justicia  y en sus alas traerá salvación." El Sol de Justicia  quemará la paja, o Él sanará en función de la situación. Si él encuentra justicia traerá la curación. Si él encuentra injusticia será un día de "la llama como un horno" (cf. 2 Tesalonicenses 1:6-10; Isa. 2:12).

Es evidente el día que venidero será un día de juicio. "Ciertamente viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa. Aquel día que vendrá, los abrasará, dice Jehová de los ejércitos,  y no les dejará ni raíz ni rama." Todos los impíos en Israel en aquel "día "se quemaran  como un horno. En esto caliente "horno" nadie ni nada  que es injusto  se salvarán. Para los malvados esto  no será un refinado o una  purificación, sino  el juicio. El Día del Juicio Final es un día grave.

El verso uno no está enseñando la aniquilación del alma con la idea de que cada creyente será borrados del universo de Dios. Eso es sólo una ilusión que no habrá juicio eterno para aquellos que rechazan a Cristo. Malaquías está hablando de una resolución temporal como Sodoma y Gomorra. Fuego del cielo se consumen los cuerpos de los malvados en la tierra antes de que el reino del milenio sea creado, y se convierten en cenizas bajo los pies de los justos. Este pasaje no está hablando del alma y el espíritu. Otros pasajes de las Escrituras dejan muy claro que habrá un juicio después de la muerte y el castigo eterno.

En un día de oscuridad y tristeza habrá para el preservado remanente  una luz irrupción en la gloria inmensa. "Más para vosotros, los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia  y en sus alas traerá salvación. Saldréis y saltaréis como becerros de la manada" (4:2).

EL SOL DE JUSTICIA

Aquí Malaquías llama al Mesías prometido, el Sol, la lumbrera mayor para dominar en el día del Nuevo Testamento. Balaam le llamó la estrella de Jacob (Números 24:17), Isaías le llamó la Gran Luz (9:2) y la luz de los gentiles (42:6; 49:6).

"Justicia" debe ser considerada como la palabra clave en la frase "sol de justicia." El "Sol de Justicia" se llama el Señor nuestra justicia (Jeremías 23:6). En él se personifica la justicia. En el Día de la justicia Señor será a la vista al igual que el sol brilla en todo su brillo y bendición. Cf. Salmo 37:6; Isaías 58:8. "La justicia" aquí representa el Mesías, o como la encarnación de Cristo o en su función como Juez del mundo, o ambos. Cf. Lucas 1:78; Juan 1:4, 9; 8:12; Isa. 9:2; Juan 5:21; Apocalipsis 21:23; 11:1-5; 1 Juan 5:11, 12.

"Sol de justicia" (v. 2). El "sol de justicia" es el Hijo de la justicia. Él trae la curación en sus alas. ¿No es eso lo que hizo en su primera venida al templo? Y cuando Él venga por segunda vez vendrá en un resplandor de gloria y reinar como Rey de Reyes y Señor de Señores. El resplandor del Sol de justicia traerá la curación por los suyos, pero  juicio para  los impíos. Su misma gloria radiante devorará a los injustos. No habrá Milenio hasta que Cristo aparezca, purgando las bases para el establecimiento de su reino.

Para aquellos cuya justicia depende solo en el Sol de justicia  será un día de salvación en todo su pleno significado. La luz del sol representa la plenitud de la salvación de Dios para el creyente. El "día" no traerá la oscuridad eterna para ellos, sino el día eterno de Su presencia. Esta "sanación" en última instancia será la consecuencia de la expiación vicaria del sacrificio del Siervo doliente del Señor. Bajo sus alas  encontramos curación, redención, vida eterna y paz para con Dios. Una vez más el cumplimiento final y completo de este pasaje se producirá en la primera y segunda venida de Cristo. En la primera venida Él compró nuestra justicia. En la segunda venida vamos a contemplar su gloria. "Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro" (1 Juan 3:2-3). Esto es cierto sólo porque Jesús es nuestra justicia. "Él [Dios] lo hizo [Jesucristo], Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

El Renuevo de David es justicia encarnada porque  el justo ha adquirido nuestra justicia como el Sustituto vicario.  Él tomó sobre sí nuestro castigo por el pecado (Isaías 53:5-7; Romanos 6:23) y lo pagó en su totalidad. El Señor Nuestra Justicia ha llegado con la curación en sus alas para nuestra enfermedad pecado, y no sólo los nuestros, sino para todo el mundo (1 Juan 2:2). Él es nuestra propiciación.

LA VENIDA DE ELIAS

"Yo os envío al profeta Elías antes que venga el día de Jehová,  grande y terrible" (v. 5; Mateo 11:14; 17:10-13; Marcos 9:11-13, cf. Lucas 1:16, 17).

Al igual que en los pasajes proféticos que se refieren a el regreso o la resurrección del rey David, que había estado muerto durante siglos, y que  "reinaría sobre la nación de Dios en la mente y el espíritu de David, por lo que el Elías que se enviaría sólo puede ser un profeta con el espíritu o el poder de Elías, el Tisbita. El segundo David fue hecho a del brote  de la familia de David, porque la semilla de David, había prometido la posesión eterna del trono" (Keil y Delitzsch). No necesitamos buscar un descendiente literal de Elías el Tisbita, sino "simplemente un profeta en quien el espíritu y poder de Elías este revivido." Este hombre de Dios iba a traer el mensaje de Dios en el poder y la energía del viejo Elías.

Isaías 40:3 declara, una Voz que clama en el desierto:

"¡Preparad un camino a Jehová;
 
nivelad una calzada
 
en la estepa a nuestro Dios!"

El cumplimiento de esta profecía de Elías, a quien el Señor enviaría antes de su propia venida, fue enviado en la persona de Juan el Bautista. El ángel anunció a su padre antes de su nacimiento como el prometido Elías (Lucas 1:16, 17). Iría como el precursor antes  del Mesías y anunciar en el espíritu y poder de Elías, llamando a la gente al arrepentimiento. Su trabajo podría estar listo para hacer "un pueblo bien dispuesto para el Señor" (Mat. 3:1-12; Lucas 1:17; 3:2-8; Marcos 1:2-8).

Juan se anunció como el cumplimiento de esa función profética de Elías y Jesús afirmó, también (Mateo 17:10-13; Lucas 7:18-35; Marcos 9:11-28; Juan 1:21-23).

La mayoría de los intérpretes protestantes antiguos y modernos mantienen  las dos cifras, "el mensajero" (3:1) y "Elías" (4:5) son en realidad idénticos.

Al parecer, los Judíos en la época de Cristo esperaban  que el profeta Elías histórica volvería en persona, probablemente a causa de la ascensión de Elías al cielo (2 Reyes 2:1-11) y espera su venida como precursor. En el Nuevo Testamento este "Elías" fue aplicado a Juan el Bautista (Lucas 1:16-17). Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: "¿Por qué, pues, dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero? Respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías viene primero y restaurará todas las cosas. Pero os digo que Elías ya vino" (Mateo 17:10-13). También dijo: "Ahora bien, si usted está dispuesto a aceptarlo, él [Juan el Bautista] es Elías que ha de venir" (Mateo 11:14).

El Nuevo Testamento deja claro que no es necesario mirar hacia adelante para  la venida del histórico profeta Elías. Fue representante de todos los profetas hebreos. Él irá delante del Señor "en el espíritu y poder de Elías" (Lucas 1:17). Esta Elías es el que abre el camino para la venida del Señor.

Así como Malaquías predijo que el Mesías, el Señor Jesucristo vino a su templo. Su trabajo comenzó con la primera venida de Cristo y, finalmente, se completará en la segunda venida.

El erudito hebreo Keil escribe: "El día del Señor, que anuncian como el día del juicio, comenzó con la aparición en la tierra de Cristo, el Logos encarnado, y Cristo mismo declaró que había venido al mundo para juicio (Juan 9:39; 3:19; 12:40), de la sentencia de separación de los creyentes de los impíos, para dar vida eterna a los que creen en su nombre, y llevar a la muerte y la condena a los incrédulos. Esta explosión de juicio sobre la nación judía no fue  mucho después de la ascensión de Cristo. "Israel rechazó a su Mesías y la destrucción llegó a Jerusalén en la gran guerra de los romanos el año 70 DC. Juicio universal vendrá sobre la tierra, en la visible segunda venida del Señor en el día postrero."

El día grande y terrible del Señor sugiere la segunda venida de Cristo. Como acabamos de ver  en nuestro estudio de Malaquías 3:1 el énfasis del Nuevo Testamento se encuentra en Juan el Bautista como el prometido Elías. Sin embargo, la naturaleza de la profecía es proyecto independiente acontecimientos futuros en un retrato escatológico.  Un cumplimiento de una profecía no excluye la posibilidad de cumplimientos más en el curso de la historia. Esto es cierto cuando se aplica a las dos venidas de Cristo. Cuando aplicamos esto a la venida de Elías y el Día de la  venida del Señor, el primero y central cumplimiento  en el momento de la primera venida de Cristo, y el cumplimiento último y final será cuando Cristo venga otra vez.

Es evidente que ha de preparar al pueblo para la Segunda Venida de Cristo. El purificador de su pueblo (3:3) es también el juez (3:2, 5). El profeta nos da una magnífica vista de pájaro de la venida de Cristo en la carne y de Su venida en juicio (cf. 2 Tesa. 2:2f; 1 Pedro 4:7; Santiago 5:8f; Apo. 3:20; 22:20; 2 Pedro 3:8-13).

Los padres  de la iglesia primitiva  también vieron  a Elías cumplido en Apocalipsis 11:3-12 como uno de los testigos.

El Antiguo Testamento llega a su clímax con esta profecía y espera a 400 años antes de la llegada del último de los grandes profetas hebreos que prepara el camino para la venida del Señor Jesús en su templo.

 Sino para cumplirlas. El mayor testimonio de este hecho grandes se ve en el Monte de la Transfiguración con sus representantes antes de la transfiguración de Jesús discutía su éxodo venidero (Mateo 17:1ss; Marcos 9:1ss; Lucas 9:28ss). 

Elementos mesiánicos en los profetas

           "El reino de Dios se establecerá en toda la tierra."

           El rey es Dios-Hombre .

           El siervo de Dios redimirá a los hombres a través del sufrimiento.

           El propósito de la Gracia de Dios se centra en el Mesías.

Ese día llegó en Cristo y Él vendrá de nuevo. El "Sol de Justicia" va a quemar la paja, o Él traerá la sanidad, dependiendo de la situación.

Es mi oración que usted deje que Jesucristo, el Hijo del Dios vivo, el Mesías se convierta en el deseo de tu corazón.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org