Mateo 28:1-20 Jesús ha Resucitado!

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Mateo 28:1-20

Jesús ha Resucitado!

La resurrección de Jesucristo tomó a sus seguidores totalmente por sorpresa. El peor temor de los dirigentes judíos se hizo realidad. Todas las precauciones que tuvieron en sus mentes paranoicas se cumplieron. La resurrección fue una sorpresa maravillosa para  los discípulos. Es muy evidente que ninguno de los discípulos estaba sentado alrededor de la tumba esperando expectantes para ver a Jesús vivo y adorarlo.

Mateo nos da un informe condensado de una serie de eventos de resurrección y no niega ni contradice los otros evangelistas que dan pruebas adicionales. La reaparición de Cristo resucitado en Galilea es el clímax de su Evangelio.

UN FUNERAL PARA UN REY

Jesús murió

Jesús murió. "Pero Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. " (Mateo 27:50). El apóstol Juan nos dice que el grito fue: "¡Consumado es!" Y entregó el espíritu (Juan 19:30).dio su último Respiro. Él murió.

Un hombre judío rico y líder, un miembro del Sanedrín, José de Arimatea fue a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús por lo que se le daría un entierro apropiado. Era el día antes del sábado cuando Jesús murió. El sábado comenzó en función del tiempo judío alrededor de las 6:00 pm cuando el sol se ponía. Mi conjetura es que Nicodemo ayudó a José a tomar el cuerpo de la cruz.

"Cuando cayó la noche, llegó un hombre rico, de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús.  Éste fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diera el cuerpo" (Mateo 27:57-58).

La cruz de Jesús señaló  a Nicodemo y José fuera  de las tinieblas a la luz. Jesús había dicho: "Y yo, cuando sea levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo" (Juan 12:32).

Pilatos certificó que  Jesús estaba muerto. "Pilato se sorprendió de que ya hubiera muerto, y llamando al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. E informado por el centurión, dio el cuerpo a José" (Marcos 15:44-45).

José y Nicodemo no pudieron  haber sido engañado el día que Jesús murió. Cuando tocaron  el frío, y muerto,  cuerpo sin vida, rígido de Jesús no podía haber error. Estaba muerto. El corazón había dejado de bombear. Ningún crítico inteligente ahora sostiene que Jesús no murió realmente. Ahora trabajan en tratar de eliminar lo sobrenatural de su muerte y resurrección.

Jesús Sepultado

El cuerpo de Jesús no fue puesto en un ataúd. Se llevaron su cuerpo lo bajaron de la cruz, lo envolvieron  en una sábana grande y se lo llevaron en una camilla a la tumba.

El entierro de los judíos durante los días de Jesús no era como los funerales modernos de América y de embalsamamiento. El pueblo judío envolvió los cuerpos en lienzos y roció especias aromáticas entre los pliegues de la tela.

No hubo mutilación del cuerpo y no huesos rotos. Jesús era el perfecto sacrificio de la Pascua. Ni un solo hueso de este cordero de la Pascua se había roto (Éxodo 12:46; Núm. 9:12; Juan1:29; 1 Corintios 5:7).

María Magdalena y María la madre de José, fueron testigo del entierro (27:61; Marcos 15:47). "María Magdalena y María madre de José miraban dónde lo ponían" mirando. Ellos fueron testigos independientes a estos trágicos acontecimientos.

"Vino también Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según la costumbre judía de sepultar" (Juan 19:39-40). Se utilizó una mezcla de cien libras de especias fuertes compuestos de mirra y áloe. Se ató a su cuerpo en vendas con los aromas, como era la costumbre de los Judíos en el siglo uno d.C. (después de Cristo).

Los grandes lienzos en los que había sido el cuerpo de Jesús envuelto en la cruz para llevarlo a la tumba fueron arrancados ahora en pequeños paños o muestras como las de largo vendajes médicos que se utilizan para envolver el torso o las extremidades.

B. F. Westcott nos dice que los "envoltorios" fueron utilizados como un término médico "para vendajes de tela de lino". El cuerpo de Jesús fue envuelto en paños de tela de lino cubiertas de las gruesas capas de las especias aromáticas de mirra y áloe de entre los pliegues. El polvo y las sustancias pegajosas se vertieron al lado del cuerpo y intercaladas entre las vendas enrolladas alrededor del cuerpo. El término que Juan usa en 19:40 para "vendas" es un acuerdo general en  el término que denota tiras o vendas. El cuerpo de Jesús fue atado ahora alrededor una y otra vez, capa por capa con mirra y áloe.

Entre las capas  la cabeza fue envuelta por separado con una  tela. La boca estaba cerrada y su rostro envuelto con un "paño en la cara." Después de la resurrección de Jesús  Juan y Pedro y vieron los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte  (Juan 20:5-9). Cuando Jesús resucitó de entre los muertos los lienzos estaban  tal como lo habían  colocado  alrededor del cuerpo en la tarde del viernes. El cuerpo de Jesús se levantó a través de la ropa y de la  tumbas sin molestarlos. Aunque Juan no lo dice con estas palabras no es incompatible con el lenguaje. Hasta los envoltorios de la cabeza no habían sido arrebatados y arrojados a un lado.

Después de su resurrección  la tumba era una escena ordenada. Ningún ladrón de tumbas habría  salido de la envoltura sin dañarla  de esta manera. Hubiera sido completamente imposible. Nunca podría haber dejado  los paños envueltos cuidadosamente. Se habrían llevado el cuerpo, ropa y todo, o habría tenido que haber arrancado las ropas. El cuerpo de Jesús fue enterrado con la mirra que se pega la ropa al cuerpo con firmeza.

Creo que es importante señalar que la ropa yacían donde habían sido colocadas,  alrededor de la cabeza de Jesús. Las telas no se habían desenrollado de su cuerpo como se había hecho en la tumba de Lázaro. Ni nadie había cortado las vendas de Jesús.

Juan y Pedro vieron la tumba y las vendas vacías  tal y como habían sido envueltas en su cuerpo como en su entierro el viernes por la tarde. Sólo con una excepción que ya  no había cuerpo en ellos. Los envoltorios se derrumbaron bajo el peso de cien libras de especias.

La manera en que Jesús fue enterrado ofrece abundantes pruebas de su resurrección. Nadie desenvolvió a Jesús. Los vendajes fueron suficientes para que nadie pudiera  haber salido de ellos. Los envoltorios de entierro tendrían que haber sido cortado y arrancado para  haber conseguido el cuerpo de entre tanta venda. Hubiera sido un desastre o una alteración del orden público después de retirar el cuerpo. Por otra parte, si alguien  retiro el cuerpo de Jesús  habría agarrado el cuerpo envuelto y  llevado con ellos. La evidencia es todo lo contrario.

Un sepulcro que estaba cavado en una peña e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro (Marcos 15:46).

Jesús no solo  fue  enterrado, él fue sepultado con el honor y la dignidad de un rey. No era el entierro de un delincuente como los líderes judíos habían supuesto, sino el de un hombre rico, honrado y respetado. José y Nicodemo se aseguraron  de que sus compañeros en el Sanedrín y la comunidad se dieran cuenta  que su entierro no fue  un mendigo o un criminal. Pudo haber sido llevado  el día de reposo, pero no era barato. Las palabras de Isaías se cumplieron  cuando dijo cientos de años antes, "Se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte.
Aunque nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca" (Isaías 53:9).

DIOS RESUCITÓ A JESÚS DE ENTRE LOS MUERTOS (Mateo 28:1-10)  

Nadie vio a Jesús resucitar, pero un gran número lo vieron vivo después de haber resucitado de entre los muertos.

Este es ahora el tercer día desde la crucifixión de Jesús. Era el amanecer del primer día de la semana cuando los  siguientes eventos tuvieron lugar. El sábado judío había terminado. El día judío comenzó al atardecer, mientras que el día romano comenzaba al amanecer. El ajuste del tiempo es "la noche del sábado, ya que al amanecer el primer día de la semana" (v. 1). El domingo por la mañana estaba amaneciendo. No es inmediatamente después del día de reposo, ya que habría sido la puesta del sol el sábado. Unas doce horas han pasado y es temprano en la mañana antes del amanecer del sol el domingo. John Broadus dice: "Las puertas [a la ciudad de Jerusalén] se cierra al atardecer y al amanecer se abren."

Las mujeres llegan a la tumba (v. 1)

Marcos  nos dice que las mujeres compraron las especias al final de la jornada del sábado (6 p.m.), pero en realidad no lo llevaron a la tumba hasta la mañana siguiente. "Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro, y vio quitada la piedra del sepulcro. "

Las mujeres llegaron con su tributo a pesar de que los soldados que custodiaban la tumba  les han impedido romper el sello,  al entrando y  uso de sus especias. Ellas han venido a completar el proceso de enterramiento que se hizo a toda prisa en la tarde del viernes antes del comienzo del Sábado judío.

Cuando las mujeres llegaron temprano en la mañana Jesús ya había resucitado y salió de la tumba. ¿Cómo hizo para salir? Simple, acaba de pasar a través de las paredes de la cueva como lo hizo con las vendas y las puertas cerradas más adelante. La piedra fue quitada y nadie estaba dentro de la tumba.

La piedra removida  (v. 2)

El Señor  llamó la  atención de ellos con un violento terremoto.

"De pronto hubo un gran terremoto, porque un ángel del Señor descendió del cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella."

Todas las cosas que sucedieron en este versículo sucedieron casi al mismo tiempo. La llegada de "un ángel del Señor", inició estas otras cosas. "De repente hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella" (Biblia de Jerusalén). Sucedió de repente.  el terremoto de repente, el ángel  del cielo a la tumba y mueve  la piedra. El ángel  pateó la piedra,  no para que saliera  Jesús de la tumba, sino para que las mujeres entraran, y más tarde los discípulos y, probablemente,  los soldados vieron  A menos que la piedra fue quitada  las mujeres y otros seguramente pensarían que el cuerpo de Jesús todavía estaba allí dentro de la tumba. La piedra que protegía la tumba se convirtió en el asiento para el ángel. El ángel quitó la piedra y se sentó sobre ella.

"He aquí" es una obra viva que Mateo usa para llamar la atención de los lectores acerca de  la tumba donde habían puesto a Jesús. La razón para este evento y el momento en que es "un ángel del Señor bajó del cielo y removió la piedra." Juan Marcos nos dice que fue un "hombre joven", y Lucas nos da la información adicional que dos hombres estaban  allí en ropas deslumbrantes. Eran mensajeros enviados por Dios desde el cielo. Tenga en cuenta los "ángeles" en el primer siglo no tenían alas; los artista le pusieron  alas sobre ellos en los siglos posteriores. Tampoco se trata de "el" ángel del Señor en Cristofania del Antiguo Testamento. Por otra parte, independientemente de lo que Hollywood cree que eran hombres, no mujeres. "Visitación angelical en la resurrección se registra en cada uno de los Evangelios. De hecho, lo importante es las visitas angelicales inusuales en el nacimiento de Jesús, la resurrección y cuando Cristo regrese en su Segunda Venida.

Marcos dice que las mujeres se preguntaron: "¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, aunque era muy grande.  Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca, y se asustaron" (16:3-5).

Mateo describe la aparición del ángel. "Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve" (v. 3). "Apariencia" puede significar "la cara", fue como muy brillantes como el relámpago y su vestido era blanco como la nieve pura. Era muy blanco en apariencia.

Los guardias romanos se desmayaron (v. 4)  

Los soldados romanos vieron el ángel "De miedo de él, los guardas temblaron y se quedaron como muertos. " Temblaban de miedo al ver al ángel y se desmayaron en frío como muertos  cayeron al suelo. Estaban paralizados por el miedo como muertos.

En el jardín de José el Todopoderoso se reía.

Los ángeles causaron  una poderosa impresión a los guardias. Me he preguntado que les afecto  este aspecto de los ángeles  a los soldados en los últimos años. No era algo que podía pasar y olvida fácilmente. Me pregunto lo que pasaba en sus mentes cuando oyeron el mensaje de que Jesús resucitó de entre los muertos? Me pregunto cuántos de estos hombres pusieron  su fe en Cristo.

Los soldados romanos no habrían tenido ningún problema defendiendo la tumba de varios pescadores de Galilea, pero ellos no estaban preparados para seres angelicales  al ver rodar  la puerta de piedra de la entrada.

"Temblaban" indica una acción de gran alcance que los abrumó con miedo paralizante. Estaban aterrorizados. El miedo les paralizó y  "se quedaron como muertos" cuando se encontraban cara a cara con un ángel. En toda su experiencia militar  nunca había experimentado un momento terrible como este.

El mensaje del ángel es Jesús ha resucitado (vv. 5-8)

El ángel dijo a las mujeres: "No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.  No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.  E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos y va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis. Ya os lo he dicho."

El ángel no le dijo nada a los guardias romanos. Se habían desmayado todos. Así que él dirigió su atención a las mujeres. "No tengas miedo" es mejor "dejar de tener miedo." El imperativo indica que las mujeres ya estaban asustadas y les dijo que dejaran de tener miedo. El pronombre enfático "ustedes " se suma al gran énfasis. Empezó por calmar a las mujeres.

Las mujeres vinieron buscando el cuerpo de Jesús, que había sido crucificado. Ellas no estaban buscando a Jesús resucitado. Habían venido a enterrar a los muertos y no había cadáver que enterrar. Tal vez les gustaría atender a esos pobres guardias paganos.

¿No sería interesante y divertido, probablemente, si pudiéramos escuchar las conversaciones en el cielo? ¿Te has preguntado alguna vez lo que los ángeles piensan de las situaciones en las que estamos involucrarnos?

"No está aquí, pues ha resucitado" (v. 6). El énfasis de los griegos es "Dios le levantó de los muertos." Es el mismo pasivo que se utiliza  en el versículo siete. Es casi en tono de burla," como dijo que lo haría." Ocurrió así como Jesús dijo que lo haría.

Jesús había prometido en repetidas ocasiones por lo menos seis meses antes de su muerte que él sería crucificado y luego resucitaría  de entre los muertos.

Mujer Obediente  (v. 7)

"E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos y va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis. Ya os lo he dicho."

Jesús ha resucitado de entre los muertos. Ustedes lo verán  en Galilea.

El ángel repitió su mensaje para enfatizar: "Ha resucitado de entre los muertos" y no sólo que Jesús va delante de vosotros a Galilea, y le estará esperando allí. Pablo nos dice 1 Corintios 15:6 que Jesús se apareció a más de 500 en una ocasión, y esto bien pudo haber sido en Galilea.

Las mujeres eran obedientes. "Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos" (v. 8). Lo hicieron, precisamente, como el ángel les dijo. Se fueron "temblando de asombro" (Marcos 16:8). Tenían miedo, pero estaban muy felices.

Imagine por un momento las mujeres obedientes  despegando en una carrera para decir a los discípulos y en la obediencia que encontraron  a Jesús.

Jesús se encontró con las mujeres (vv. 9-10)

De repente, Jesús se apareció a las mujeres y se acercaron  a él. Ellas lo reconocieron sin ninguna dificultad. Llegaron hasta él y abrazaron sus pies en un acto de adoración. Estas mujeres habían sido las últimas  que se fueron de la cruz  y fueron las primeras en la tumba, y ahora son las primeras en ver a Jesús vivo.

Y he aquí, Jesús les salió al encuentro y las saludó. Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y lo adoraron. Entonces Jesús les dijo: "No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán."  

Estas mujeres "lo adoraron"  significa que atribuyen divinidad con el objeto de adoración.

Al abrazar sus pies,  simbólicamente reconocieron a Jesús como Rey y divino. Dejó en claro  que Él era más que un simple mortal. Cayeron a sus pies y lo abrazaron. Jesús aceptó su adoración. Estas mujeres demuestran  su sumisión a su Señor resucitado en la forma en que los sujetos estaban acostumbrados a rendir obediencia a un rey soberano en el Este.

El apóstol Pablo nos dice que un día vamos a hacer lo mismo porque "para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra;
 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" (Filipenses 2:10-11).

La cosa obvia que  Mateo nos está diciendo es el hecho de que el cuerpo resucitado de Jesús era un cuerpo real. Esta es la cosa real y no una alucinación o visión. Se podía sentir su cuerpo era tan real como la de ellos. No era un espíritu o un fantasma.

El Señor resucitado reforzó el mensaje del ángel de ir y decirles. Entonces Jesús les dijo:

"No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán" (v. 10). La secuencia de eventos continúa. Estas mujeres habían dicho que Jesús estaba vivo, y Jesús había confirmado la verdad a ellas por verle, oír y tocar lo por ellas mismas. Ellas no tenían problemas para aceptar este hecho maravilloso. ¡Jesús está vivo!

Sabemos de la evidencia en los otros evangelios que las mujeres corrieron y encontraron a los discípulos (Lucas 24:9). Sin embargo, los discípulos no respondieron positivamente en un primer momento a su mensaje (vv. 10, 11, 22-25; Marco 16:13).

Jesús se encontró con los discípulos (v. 16-17)

"Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Cuando lo vieron, lo adoraron, aunque algunos dudaban" (vv. 16-17).

Este versículo paralelo puede Marcos 16:15-18 y 1 Corintios 15:6. Este fue probablemente el momento en que Jesús se reunió con más de 500 seguidores. El apóstol Pablo nos dice que la mayoría de ellos todavía estaban vivos cuando escribieron  su carta a la iglesia de Corinto.  Ellos seguían dando testimonio de que ellos lo habían visto vivo.

Los discípulos que habían sido dispersos ​​desde la crucifixión y detrás de puertas cerradas en Jerusalén, hicieron su camino a Galilea y allí vieron  a Jesús con sus propios ojos, y le adoraron. Mateo era uno de ellos y este es su testimonio de esa reunión. La mayoría de las otras apariciones registradas de Jesús vivo después de su muerte tuvo lugar en Judea y Jerusalén.

Algunos "dudaron" o "vacilaron " (v. 17; Cp. Juan 20:24-29). ¿Por qué dudaron? ¿Esta duda tomo lugar antes  de las apariciones de la resurrección? ¿Cuándo ellos albergaron a las dudas?  Fue un momento de duda al principio, hasta que totalmente se dieron cuenta  que era realmente Jesús? Esta   duda era en referencia a los once discípulos o para toda una reunión más grande de los discípulos, tal vez algunos de los 500 que  se refiere  Pablo en (1 Cor. 15:6)? ¿Todos los once de los discípulos le  adoraron  a Jesús a pesar de que algunos de ellos tenían sus dudas? ¿Cómo puede "adorar" si tiene dudas? ¿Quiénes eran los que dudaban? ¿La "duda" y la "adoración" se pueden llevar a cabo al mismo tiempo? Fueron los eventos por separado?

Estos hombres no eran crédulos como se ve en varias Escrituras (Lucas 24:16, 37, 41; Juan 21:4; 20:24-25). Ellos estaban en busca de la verdad. "Cuando le vieron, le adoraron" (v. 17) tal como las mujeres habían hecho (v. 9).

La duda puede ser útil en lugar de un obstáculo para nuestra fe. La duda puede ser un incentivo para profundizar y buscar la verdad y por lo tanto hace que nuestra fe crezca.

La última aparición y ascensión de Jesús al cielo, tuvo lugar en Betania cerca de Jerusalén (Lucas 24:50-53; Hechos 1:9-12; Marco 16:19-20).

Informe de los guardias romanos a las autoridades judías (vv. 11-15)

El cristianismo no tiene nada que ocultar. Es un libro abierto para ser leído por todos. Al igual que la resurrección de los hechos, las palabras de las autoridades que mienten se dijo simplemente. Los soldados estaban tan pronto como las mujeres. ¿Acaso vieron a Jesús vivo? ¿Sabían que estaba vivo? "Algunos de la guardia," fueron  a los sumos sacerdotes. No sabemos qué pasó con los otros.

Mateo explica la fuente de la mentira sobre los discípulos que roban el cuerpo de Jesús. Todo lo que se informó en un estilo de materia-de-hecho.

De gran interés es el hecho de que los guardias informaron que "todo eso ocurrió cuando el ángel vino a la tumba." A los líderes judíos se les dio un auténtico testimonio de testigos creíbles que ellos  habían elegido, que estuvieran allí. Habían exigido a los guardias ser romano. Habían exigido el sello de la tumba. Estos guardias testigos  en la tumba dieron  un testimonio de lo que vieron y experimentaron en la tumba! Ellos declararon la verdad de que el cuerpo de Jesús fue retirado sobrenaturalmente  de la tumba.

"Mientras ellas iban, unos de la guardia fueron a la ciudad y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido.  Estos se reunieron con los ancianos y, después de ponerse de acuerdo, dieron mucho dinero a los soldados,  diciéndoles: «Decid vosotros: “Sus discípulos llegaron de noche y lo hurtaron mientras nosotros estábamos dormidos.”  Y si esto lo oye el gobernador, nosotros lo persuadiremos y os pondremos a salvo.»

 Ellos tomaron el dinero e hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy" (vv. 11-15).

Cuando usted consigue un informe de testigo como estos  se ven obligados a decidir aceptarlo o llegar a las racionalizaciones y defensas para sus mentiras. Los líderes religiosos tenían  los datos exactos de la tumba vacía. Ellos sabían que algo extraordinario había sucedido. No había ningún cuerpo en el sepulcro. Si usted no puede producir el cuerpo, entonces su única alternativa es pagar a los soldados con un soborno grande (v. 12). Se les pagó una "suma considerable de dinero." Fue importante. Pero el hecho es claro: el cuerpo no había sido robado.

Los soldados romanos tuvieron que decir: "Estábamos durmiendo mientras estábamos  de servicio como guardias en la tumba y los discípulos de Jesús vinieron  durante la noche y robaron su cuerpo". 

Debe haber habido una considerable cantidad de dinero que pasó ese día a las manos de los soldados romanos para que dijeran r que dormía en el trabajo. Esta fue una grave ofensa militar que habría derribado la más pesado del peno militar romano en ellos.

Si estaban dormidos ellos  no podía saberlo, y si uno de ellos sabía, habría despertado a los otros. De cualquier manera los soldados habrían cometido un delito y habrían  sido sancionados severamente.

El plan de las autoridades judías era más bien débil. Era simplemente sobornar a la guardia. Se les dio una suma considerable de dinero. Sus errores horrorosos los han causado mucho más el de treinta piezas de plata. ¿Cuánto tiempo cree usted que los guardias podían guardar silencio sobre lo que pasó? ¿Serías admitido a dormir en el trabajo como un infante de marina? ¿Habrían admitido en incumplimiento de sus deberes a sus superiores en Roma? Fue una "novia sustancial" para llevar a cabo tal engaño.

Los sumos sacerdotes estaban  preguntando a  los soldados romanos veteranos a firmar su sentencia de muerte. Hubiera sido suicida para decir que estaban dormidos en el trabajo. Nadie hubiera creído eso  por un momento. Mateo debe haber dicho a este evento con una carcajada. Por supuesto, siempre hay aquellos que son crédulos para tal engaño. Los hechos son simples: la tumba estaba vacía y los testigos vieron, oyeron y tocaron  a Jesús.

¿Cómo responderían a sus superiores cuando dijo: ": «Decid vosotros: “Sus discípulos llegaron de noche y lo hurtaron mientras nosotros estábamos dormidos.” " (v. 13)? ¿Cómo saben si estaban durmiendo? La pregunta fundamental sería ¿qué estás tratando de ocultar? ¿Qué estabas  haciendo cuando sucedió esto? Guardias  dormir, simplemente no podían saber lo que pasó con el cuerpo.

El plan que se puso en marcha fue para evitar tal ocurrencia. Los líderes religiosos exigieron que los guardias se quedaran  en la tumba. Los soldados  certifican que el cuerpo estaba en la tumba cuando fue movida  la piedra y el sello de Pilato el sello  de cera caliente en el cable.

No se puede negar que el cuerpo ya no estaba allí. Habían fracasado como guardias. Podrían haber hablado de la aparición de los ángeles y lo que había sucedido realmente. Pero, ¿quién les creería si hubieran  testificado acerca de ver a los ángeles?

Los soldados se les dice que si la mentira llegara a oídos de Pilato que le pagarían , también. "Si este asunto se escucha ante el gobernador, nosotros le satisfaceremos  y lo mantendremos  alejado de los problemas" (Mateo 28:14). "Y si esto lo oye el gobernador, nosotros lo persuadiremos y os pondremos a salvo.»" (VET). "Vamos a ganarle" (NVI). El "nosotros" es enfático, "lo  vamos a arreglar con él." El historiador Philo expresamente declara que Pilatos era conocido por aceptar sobornos. Esto también fue cierto del Gobernador Félix (Hechos 24:26).

El verbo "satisfacer" o "ganar" implica "con  dinero." Recuerda, Pilato había sido manipulado, y estaba en contra de estos líderes judíos y su decisión de crucificar a Jesús. En el fondo, diciendo: "Vamos a pagarle lo que sea necesario." Los sobornos fluían en todas direcciones.

 "Ellos los guardias tomaron el dinero e hicieron como se les había instruido" (v. 15). No sabemos si Pilato tuvo también su parte de dinero o no.

¿Quiénes son los engañados?

Los principales sacerdotes, dijeron  que Jesús era el engañador (27:63), sin embargo la evidencia es claramente lo contrario. Los propios líderes habían dejado claro que no había ninguna posibilidad de que el cuerpo de Jesús se lo robaran. En el tercer día el cuerpo de Jesús no estaba en la tumba. Él se había ido. Las precauciones tomadas  de los líderes judíos dieron abundante evidencia de la verdad de la resurrección.

Todos los sobornos y la mentira no podían alterar los hechos. El mismo Jesús a quien habían causado a ser condenado a muerte y sellado en la tumba era ya una realidad viva.

"Ninguna  multiplicación de las pruebas podrá convencer a los que están obstinadamente decidido a no creer. . . Los hombres en el enamoramiento de la incredulidad  creeran cualquier historia, sin embargo, imposible," escribe John Broadus.

¿Qué pasó con la mentira, cuando se difundió la noticia de que la gente había visto a Jesús vivo?

Lo importante es esto: Ni los Judíos ni nadie más puede producir el cuerpo de Jesús. Ningún cuerpo fue producido nunca por nadie. La tumba estaba vacía! Y lo sigue estando.

La resurrección de Jesucristo prueba que el pecado ha sido castigado. El pago por nuestra redención ha sido pagado en su totalidad.

El sepulcro está vacío porque Jesús se levantó triunfalmente.

VE Y DILE A EL MUNDO (20:16-20)

John A. Broadus correctamente dice, "La Gran Comisión muestra la verdadera naturaleza del reino mesiánico, como espiritual, y destinado a ser universal." Jesús tiene la autoridad absoluta.

La autoridad soberana de Jesús (v. 18)

"Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra" (v. 18). "Mi Padre celestial me ha dado toda autoridad." Habló como quien ya había entrado en el cielo.

Jesús tiene autoridad absoluta sobre todas las criaturas que viven en el cielo y la tierra. Él es soberano. Él tiene la autoridad de la más completa posible de la voluntad soberana de Dios. Él tiene el poder y autoridad absolutos. No hay limitaciones.

Tenemos que estar vestido con su poder, o vamos a fracasar miserablemente. Toda la autoridad del cielo está detrás de esta comisión.

Mateo comenzó su Evangelio con la llegada del rey real del linaje del Rey David, quien fue crucificado como "Rey de los Judíos", y ha resucitado de los muertos y en su estado glorificado aumentado afirma sin reservas la autoridad suprema en total de  "el cielo y la tierra" como Rey de la Gloria! Ahora está en posesión  en toda la plenitud de señorío sobre el universo entero.

La comisión (v. 19-20)  

"Vaya. . . hacer discípulos "es el mandato  principal de la fuerza imprescindible en esta frase. Los mandatos  para bautizar y enseñar son medios para lograr este objetivo del discipulado.

"Vayan. . . hacer. . . discípulos. . . bautizar. . . enseñar "son todos imperativos. El trabajo de todos los discípulos es hacer discípulos en todas las naciones.

El evangelio es para todos: "toda autoridad. . . todas las naciones. . . todos a los que he mandado. . . siempre."

En el Evangelio de Mateo un discípulo es tanto un aprendiz y un seguidor de Jesús. El discípulo está siempre aprendiendo, y pone en acción lo que ha aprendido del Maestro de maestros. Se trata de compromiso de todo corazón al Señor Jesús. Él sigue aprendiendo y sigue  hasta el día en que es tomado  a casa para estar con Cristo en el cielo.

La evangelización del mundo depende de nuestro ser obediente al mandato de Jesús al igual que aquellas mujeres que lo vieron que la primera Pascua.

La fórmula trinitaria está clara en este pasaje: "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo." La fórmula es enfática y crucial en el texto. Tenemos que hacer eso con la clara autoridad del Dios Uno y Trino. No hay evidencia de una teología a Jesús solo. La Trinidad entera estuvo involucrada en nuestra salvación (Efesios 1:3-14).  Es el sentido de un nombre, no tres nombres. La Trinidad fue en el bautismo de Jesús (Mateo 3:16-17).

Jesús atribuye la salvación a  la Divinidad. "La resurrección de Cristo fue la obra del Dios uno y trino. El Padre lo resucitó de entre los muertos (Romanos 6:4; Gál. 1:1; 1 Pedro 1:3). Lo mismo hizo el Espíritu (Romanos 8:11; 1 Tim 3:16). Y el Hijo tomó de nuevo la vida que Él había establecido (Juan 10:18; cp. 2:19, 21; 11:25). Dios Padre nos adopta como su hijo y heredero, el Hijo de Dios nos lava en su sangre, y Dios el Espíritu habita en nosotros y nos santifica.

Seguridad de su presencia (v. 20)

"Yo estoy con ustedes siempre (todos los días), hasta el fin del mundo" es la gran teología de nuestro tiempo (cf. Exo. 3:12; José 1:5, 9; Isa 41:10; 43:15). Esto no es una promesa, es una declaración de hecho.

"Yo estaré con ustedes siempre, en todo momento." Él está con nosotros en todas las condiciones y situaciones. ¿Cuánto tiempo tenemos  ante el reconocimiento de Él?

Jesús tiene en cuenta el tiempo transcurrido desde su resurrección hasta el fin del mundo o fin de los tiempos. Él nunca nos dejará. El abandono que experimentó de  Dios nunca nos dejará. Jesús no dijo: "Yo estaré contigo", pero "yo estoy con vosotros." Nada menos que el "yo" es enfático.  Hay certeza, seguridad y tranquilidad  en lo que dice.

Usted tiene un gran compañero a través de tu vida. "Yo estoy con vosotros" esté donde esté Él está allí. Él estará con sus seguidores hasta el final de los tiempos.

Ningún hecho en la historia  encuentra  pruebas sólidas, como la resurrección de Jesucristo. Los hombres no creen porque no quieren creer.  Hay evidencia sólida de que Jesucristo resucitó de entre los muertos y está vivo hoy. La elección es suya, porque " en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). No hay elecciones sin consecuencias eternas.

Jesucristo fue "declarado ser el Hijo de Dios con poder por su resurrección de entre los muertos." Es el sello de la aceptación divina de Su sacrificio por nuestros pecados. La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado. La resurrección completó su obra de expiación y fue sellada  con la aprobación divina (Romanos 4:24s; 8:44; 2 Corintios 5:15; Romanos 10:9-10). Se dice que el Padre ha aceptado el sacrificio perfecto del Hijo como un rescate completo y perfecto para todos los que toman su refugio en Cristo.

Una iglesia no misionero nunca tiene mucho de la presencia de Cristo. La obediencia a todos los mandatos  del Rey son  necesarias si queremos estar delante de Él y son para disfrutar de su sonrisa y sus palabras, " bueno y fiel servidor."

Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí esta un regalo para usted.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2012 por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission.Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org