Números 21:4–9; Juan 3:14–16 La Serpiente de Bronce

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Números 21:4–9; Juan 3:14–16

La Serpiente de Bronce

En Juan capitulo tres, Jesús uso una ilustración histórica para enseñar a Nicodemo acerca de la importancia de creer en su próxima muerte. Jesús le dijo: "Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:14-15).

Dios mando a Moisés hacer una serpiente de bronce y ponerla sobre una asta para curar las mordeduras de las serpientes después de que el pueblo hubo pecado (cf. Núm. 21:4-9). Jesús uso la misma imagen para enseñar que Él debía ser levantado en una cruz para curar los pecados del pueblo. La fe en él da vida eterna a los que se condenen para morir debido a su pecado.

La situación histórica era el último de un número de "apostasías" en los vagabundos del desierto. Cuatro cosas caracterizan esos acontecimientos: la gente de Israel se quejó contra Dios, él envió el juicio sobre ellos, ellos se arrepintieron de su pecado y él los perdonó y los entregó.

La gente de Israel se volvió impaciente en su viaje en el desierto. Se quejaron del "alimento desgraciado" que Dios les proveía (los Números 21:4.5). La gente "habló contra Dios y Moisés." ¡Dios toma nuestro descaro y queja  seriamente! "porqué nos has traído de Egipto para morir en el desierto?" preguntaban. "Porque aquí no hay alimento ni agua, y detestamos este alimento desgraciado." Dios guardaba a dos millones de personas de morir de hambre en el desierto y se quejaban ante él. El "alimento desgraciado" que comían era el mana que Dios proporcionaba para ellos diariamente. En verdad, no era bistec ni cerveza inglesa, sino que los mantuvo vivos y sanos.

Dios envió serpientes venenosas como juicio porque la gente se quejaba otra vez de Dios y Moisés. "Entonces Jehová envió contra el pueblo unas serpientes venenosas que mordían al pueblo, y así murió mucha gente de Israel" (Números 21:6). "La paga del pecado es la muerte." Este hecho aún es verdadero. "El alma que pecare ciertamente morirá." Esta verdad nunca termina, es una ley de la vida.

El pueblo viendo la seriedad de su pecado urgió a Moisés que intercediera en su favor (v. 7). "Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo." Ellos confesaron a Dios su mala actitud y comportamiento. Entonces Moisés oró al Señor para que quitara las serpientes de entre ellos.

Dios entonces instruyo a Moisés y le dijo: "Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá" (v. 8). Este "mirar" significa aun mirar de fe en Dios y creer que El los salva.

"Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía" (v. 9).

La fuerza de este pasaje no está en una sanidad milagrosa sino en una serpiente de bronce como un símbolo de la salvación de Dios ofrecida para todo aquel que quiera verle a Él y vivir.

Jesús tomó prestada la lección objeto de la historia. Él dijo, así como Moisés levantó la serpiente hacia arriba en el desierto, así él, debe ser levantado también de modo que el que crea en él pueda tener vida eterna.

Éste "ser levantado" del Hijo del Hombre es una declaración definida de la muerte que viene de Jesús en la cruz. Él estaba diciendo a Nicodemo que en su  muerte Dios proporcionaría la salvación. Hay un imperativo divino en la muerte de Jesús. El hijo del hombre "debe" ser levantado. Pedro predicó la necesidad de su muerte diciendo: "a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella" (Hechos 2:23, 24). Esta era una opción deliberada y el propósito de Dios era crucificar a Jesús. No era ningún accidente, o el martirio de un buen maestro religioso. Él murió como un acto de Dios. Su muerte era necesaria para nuestra salvación.

La muerte de Jesús es exaltada en la predicación del Nuevo Testamento. "Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios" (1 Corintios 1:18). Hay algo sobre el mensaje de la cruz que palpita, él actúa, él produce resultados. Nos gloriamos en la cruz levantada de Jesús porque es el poder de Dios traer curativo a nuestras almas  enfermas del pecado. "Predicamos a Cristo crucificado." Somos el tema de la predicación apostólica en el nuevo testamento (1:23). Sin esa cruz, morimos una muerte eterna.  

¿Porque levantar en la cruz es tan importante? El apóstol Pablo escribió: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8). En hecho, Cristo murió justo en la época adecuada para nosotros mientras  éramos unos pecadores desamparados (5:6). Él "murió por nosotros." Él "murió por nuestra perversidad." Él murió "en nuestro favor," o "en vez de nosotros." La muerte expiatoria de Jesús  en la cruz es la fundación para el reino de Dios. Simplemente no hay otra manera de ser salvado. "La paga del pecado es la muerte," el apóstol Pablo escribió: Entonces él volvió a decir, "Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 6:23). Una mirada de la fe da vida eterna a los condenados para morir.

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Lo que Jesús enfatizaba era que la salvación viene a aquellos que creen en El. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8–9).

La salvación no viene con una cierta fórmula mágica. Viene por la fe simple, mirando hasta la cruz de Jesús y creyendo que él murió en mi lugar en la cruz. No hay otra manera de la salvación. "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). No hay otro nombre que usted pueda invocar para ser salvado. Ninguna otra persona  en este mundo le dará una relación directa con Dios. Tenga mucho cuidado con el nombre que alguien le sugiera en su oído. Cualquier otro nombre o persona le enviará al infierno.

La salvación viene por gracia con la fe en Jesús Cristo solamente. Cómo es de trágico, pero en la historia de Israel la serpiente de bronce se convirtió en un objeto idólatra de adoración (2 Reyes 18:4) y tuvo que ser destruida en las reformas que hizo el rey Ezequías. La salvación vino no a través de la serpiente en la asta, sino a través de la disposición soberana de Dios. No fueron salvados por lo que vieron, sino por el salvador.

Vivimos en un día en el cual los hombres toman objetos e imágenes sagrados y los convierten en objetos idólatras de la adoración y de la creencia. El objeto de nuestra fe debe siempre ser el señor Jesús.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org