Romanos 3:25-27 La Reivindicación de la Justicia de Dios

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)

La Reivindicación de la Justicia de Dios

Una cuestión muy importante serios estudiantes de la Biblia pregunta, "¿Cómo puede Dios ser justo, santo y justo en carácter y pasar por alto, o dejar pasar más sin previo aviso los pecados de los santos del Antiguo Testamento? ¿Cómo pudo pasar por alto intencionadamente sus pecados?" El apóstol Pablo lucha con este problema en Romanos 3:25 cuando se refiere a los santos del Antiguo Testamento que, "en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente." Pablo se va de nuevo a la antigua alianza y ha dicho Dios pasó por alto los pecados en los tiempos del Antiguo Testamento. Dios usó la moderación o la tolerancia como Miró hacia abajo sobre el hombre pecador. Puesto que Dios es un Dios justo, ¿cómo podría "paso por alto" a los pecados cometidos antes  Cristo vino para todavía  seguir siendo un Dios justo y recto?

El apóstol Pablo resume toda la enseñanza del Antiguo Testamento en el carácter santo y justo de Dios cuando declaró: "La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres" (Romanos 1:18). En su acusación contra todos los grandes hombres en el capítulo uno, concluye, "los que practican tales cosas son dignos de muerte" (v. 32). "Por lo tanto, no tienen excusa... Y sabemos que el juicio de Dios justamente contra los que practican tales cosas" (2:1). "porque la paga del pecado es muerte" (6:23). Los tres primeros capítulos resume el carácter justo de Dios y el hecho de que por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios (3:23). 

Pablo nos recuerda del profeta hebreo Ezequiel, quien escribió, "El alma que peque esa morirá" (Ezequiel 18:4). Una vez más, dijo, "La persona que peca, esa morirá" (v. 20). "La impiedad del impío recaerá sobre él" (v. 20). "Por la iniquidad que hizo, morirá" (v. 26). "'Porque yo no quiero la muerte del que muere, dice Jehová, el Señor. ¡Convertíos, pues, y viviréis!" (v. 32).

Obviamente, el pecado es un asunto serio con Dios. Las Escrituras se pueden resumir de la siguiente manera:

    Dios es santo y Él odia el pecado. No puede considerar el pecado.

    Porque Dios es justo y debe castigar a todos  los pecadores culpables.

    A menos que Dios pueda probar que ha castigado a todo pecado, Él ya no es justo.

    Dios derramó su ira sobre todos los pecados en el Calvario.

    Dios ha castigado todos los pecados, y por lo tanto es justo.

Los sacrificios del antiguo pacto y las ofertas nunca fueron capaces de producir un completo perdón de los pecados. No expiaban el pecado. Sus pecados fueron pasados por  alto, cubierto por el momento, y otro sacrificio se haría  por el pecado al día siguiente. No radicalmente podría tratar con el pecado. Está claro que la sangre de los animales no puede hacer esto. Todo lo que hicieron  fue apuntar hacia la llegada del sacrificio perfecto que podría tratar con el pecado, limpiar la conciencia de obras muertas, y reconciliar al hombre con Dios. Por lo tanto, ¿cómo pudo Dios pasar por alto sus pecados? ¿Cómo podía seguir siendo justo y fiel a sí mismo?

Todos los santos del Antiguo Testamento estaban en el cielo sobre el crédito. Abraham, David, Isaac, Jacob, etc. fueron perdonados porque veía a Cristo y el sacrificio que él haría en el tiempo. Hicieron sus ofertas por la fe. Tomaron la palabra a Dios que algún día iba a ofrecer un sacrificio perfecto por el pecado. Se creyó a Dios. La idea central del argumento de Pablo en Romanos 3:24-25 es, "fue su fe en Cristo, que los salvó, tal y como es la fe en Cristo que nos salva ahora."

La respuesta del apóstol Pablo a la cuestión de la justicia de Dios es clara. En la cruz Dios estaba declarando públicamente su propio carácter justo inherente  esencial y en  justicia. Aquí él no se refiere a la justicia imputada  que el da a los creyentes, sino a su propio atributos personales, glorioso. Se refiere a su propia moral esencial, santa, justa y recta en carácter. Dios le dio una demostración pública de que él sigue siendo justo, justo y santo, aunque Él ha declarado que todos los creyentes pecadores son justo en la justicia delante de él. ¿Cómo lo hizo? Dios puso a Jesucristo como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, el paso más antiguo de los pecados cometidos bajo el antiguo pacto (Romanos 3:24-25). Hebreos 9:15 nos enseña lo mismo.

Dios mismo se explica y declaró su carácter sagrado, cuando en la cruz, su hijo murió como un sacrificio por todos los pecados. Aunque Dios tiene paciencia y tolerancia celebró su sentencia de nuevo en los tiempos del Antiguo Testamento, Él no lo detuvo en la cruz. Expresó toda su santa ira contra el pecado en Jesús. La cruz fue una declaración pública que la justicia de Dios fue satisfecha. Reivindicó su propio carácter eterno de la justicia y santa en la cruz. En la cruz Dios reivindicó lo que había estado haciendo en el pasado como Pasó por alto el pecado bajo el antiguo pacto. En el versículo 26 Él respondió cómo podía pasar por encima de los pecados en el pasado. La respuesta se encuentra todavía en la cruz de Jesús. Todo pecado se trató de una vez por todas en la cruz.

En la cruz Dios declaró su justicia por haber pasado por alto los pecados en su momento de dominio de sí mismo. Él puede declarar su propia justicia entonces, ahora y para siempre en el perdón de los pecados porque Dios derramó su ira sobre todos sus Hijo. La ira de Dios que debería haber llegado a todos los pecadores en la dispensación de edad cayó sobre Su Hijo, Jesucristo en la cruz. Que la ira misma que había de venir sobre ti y de mí a causa de nuestros pecados cayeron sobre Jesús en ese mismo evento histórico en el Calvario. Jesucristo es "el Cordero que fue inmolado antes de la fundación del mundo." Porque Dios sabía que iba a hacer juicio contra todos los pecados a su debido tiempo Él podía postergar el juicio hasta el momento adecuado. Por lo tanto, Dios puede seguir siendo justo y tratar con el pecado como él dice que va a hacer, y aún justificar al pecador creyente.     

Esta es "con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús" (Romanos 3:26). Así es como él podía pasar por encima, o posponer para otro día, el juicio contra los pecados en el pasado.

¿Cómo hace frente  Él a nuestros pecados? ¿Cómo hace frente  Él a nuestros pecados en el futuro? La respuesta sigue siendo la misma -- en la cruz de Jesús. Cristo es la propiciación "por nuestros pecados, y no  sólo por los nuestros sino también por los pecados del mundo entero." Todo pecado se trató de una vez por todas en la cruz de Jesús, la sangre de Jesús cubre todos los pecados de los que creen -- pasado, presente y futuro.

Cristo se ha ocupado de todos los pecados en su propia muerte. Se hizo de  una vez y para siempre. Dios puso todos los pecados en la parte posterior de Jesús. Los pecados que usted y yo aún no lo habíamos cometido se cargaron  en él. Cristo en su muerte por el pecado ya  trato con los pecados que todavía no han cometido. Este es el único medio por el cual Dios nos puede perdonar nuestros pecados. Esta es la única justificación de Dios para perdonar todos los pecados cometidos siempre. Todos los pecados son perdonados por este único motivo. Por lo tanto, Dios puede ser "justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús" (v. 26). La cruz no es sólo la declaración de amor de Dios, sino también la declaración de que Él es un Dios justo y santo. Él es fiel a su carácter sagrado. En la cruz Dios estaba declarando que Él es "la luz y en Él no hay tiniebla alguna." Su amor debe mantenerse en perfecto equilibrio con su justicia.

La cruz es la reivindicación del carácter justo de Dios. Dios puede seguir siendo santo y justo, porque Él ha castigado a los pecados y pecadores en su propio puro y santo Hijo. Dios derramó su ira sobre Cristo. El profeta Isaías dijo: "Él llevó nuestro castigo." "Por su llaga fuimos nosotros curados." Dios castigó el pecado y por lo tanto fiel a sí mismo. Mantuvo su integridad.

Los pecadores son declarados justos gratuitamente por la gracia de Dios, aunque la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre. Por tanto, Dios puede manifestar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados en el último tiempo de la moderación. Dios es justo para perdonar pecados -- pasados, presentes y futuras.

¿Estaba  el apóstol Pablo enseñando  universalismo? ¿Eso significa que todos se guardan automáticamente porque Cristo ha muerto por los pecados del heredero? No. Significa que la prestación se ha hecho en la gracia de Dios por la muerte de Cristo para perdonar, pero sólo aquellos individuos que personalmente creen  en Cristo para salvarlos ellos recibirán el perdón y la salvación. "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Juan 3:36).

¿Ha puesto su confianza en Jesucristo para salvarte de la ira de Dios? ¿Estás disfrutando de su paz y la seguridad de que todos tus pecados han sido cubiertos por la muerte de Jesucristo? Pídele a Jesús Cristo que sea tu salvador personal hoy en día.

Si usted necesita ayuda para llegar a ser cristiano aquí está  un regalo para usted.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org