Daniel 2, 7, 9, 12 La Venida del Mesías Príncipe

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Daniel 2, 7, 9, 12 

La Venida del Mesías Príncipe

El libro de Daniel es una excelente predicción de la venida del Mesías y el triunfo de su reino mesiánico (2:44-45; 7:7-28; 9:24-27; 12:1-4).

El libro de Daniel contiene los pasajes cruciales fundamentales acerca de Israel y la venida del Mesías, Jesucristo. En estos capítulos se encuentra una de las profecías más dominante de la venida de Cristo que jamás  se haya registrado. La frase "en los últimos días", describe la llegada de la era mesiánica que Dios traerá como el clímax de la historia. Es el momento en que Dios traerá en su reino y toda la historia llegará a su consumación.

Daniel describe los eventos finales en la época actual con su pecado y rebelión dará paso a la "era venidera" en la que el mal será destruido y todos los males enderezados. El reino que viene es su poderoso mensaje.

Haremos todo lo posible para permitir que la Biblia hable por sí misma a medida que se aplican las normas histórico-gramaticales de interpretación y, por tanto, dejar que la Biblia diga  su mensaje eterno.

Hace años, el  amado expositor Harry Ironside dijo: "Donde hay luz, no hay errores." Es mi oración que vemos la luz de la gloria Shekinah de Dios en el rostro de Jesucristo. Que Él nos libre de los errores de la imaginación salvaje fantasía y los abusos de la hermenéutica.

Sólo tengo una orden del día: ¿qué dice la Palabra de Dios dice. Quiero examinar cuidadosamente su Palabra y ser obedientes a su mensaje.

Alguien llama el libro de Daniel "el libro de la Revelación del Antiguo Testamento."

La afirmación en el libro es que el autor Daniel hizo las profecías contenidas en ella y por lo tanto deben ser tomadas en su sentido normal. Daniel vivió alrededor de 620-535 A.C. y escribió su profecía en ese periodo de tiempo viviendo en el exilio en Babilonia.

El libro de Daniel se abre con  Daniel como un joven cautivo en Babilonia. Los eventos se centran en la cautividad de Israel en 583 A.C. cuando la ciudad fue destruida y Nabucodonosor, el rey de Babilonia, llevó a los israelitas que viven en la ciudad de Babilonia y las provincias del imperio babilónico. Daniel es uno de los cautivos que fueron llevados como un adolescente de Jerusalén a pasar el resto de su vida en el exilio en una tierra extranjera. El libro termina con Daniel como un anciano, honrado y respetado como un hombre de Estado, después de haber servido a  varios reyes tanto en los imperios babilónico y Medio-Persa.

Cuatro naciones se refiere simbólicamente en sueños y visiones en Daniel. Se trata de Babilonia (605 a 538 A.C.), Medio-Persia (538-331 A.C.), Grecia (331-146 A.C.) y Roma (146 AC-476 D.C.).

UNA VISIÓN DE LOS REINOS DEL MUNDO FUTURO (2:31-45)

En el capítulo dos de Nabucodonosor, el rey de Babilonia, tenía  algunas pesadillas. Soñó y llamó a sus "magos, prestidigitadores, los hechiceros y los caldeos (astrólogos maestro), para decirle al rey sus sueños" (2:2). Puso el pánico en sus corazones cuando les dijo que "declarar a mí el sueño y su interpretación, "pero no les dijo lo que el sueño era. Lo olvidé. Los consejeros se rebelaron  porque sabían que estaban a punto de la exposición por su engaño. Si fueran realmente capaces, por el poder sobrenatural, para interpretar los sueños, entonces seguramente no habría ninguna diferencia para ellos si el rey recordó el sueño o no. Sus poderes sobrenaturales les daría el sueño olvidados! Por lo tanto, su duplicidad fue expuesta. Cuando ellos fallaron con la revelación del sueño, Daniel le dijo al rey: "Hay un Dios en el cielo que revela los misterios." Este Dios, dice Daniel, "ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que será en los postreros días" (2:29).

Daniel revela e interpreta el sueño del rey Nabucodonosor (2:31-35).

Tú, rey, veías en tu sueño una gran imagen. Esta imagen era muy grande y su gloria, muy sublime. Estaba en pie delante de ti y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce;  sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido.  Estabas mirando, hasta que una piedra se desprendió sin que la cortara mano alguna, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.  Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Pero la piedra que hirió a la imagen se hizo un gran monte que llenó toda la tierra.

En los versículos 36 a 40 Daniel interpreta el sueño del rey. Hay cuatro imperios y Babilonia es el primer imperio de Nabucodonosor como la  cabeza. Un segundo reino, que sería inferior a la primera que lo sigue. La  Historia  identifico esto  incluso antes de que el libro de Daniel  fuese cerrado, como el Imperio Medio-persa. Es a su vez es seguido por un tercer imperio que llegó a la escena rápidamente. El capítulo octavo de Daniel revela como el reino de Grecia bajo Alejandro el Grande. El cuarto imperio incluye el Imperio Romano. El libro de Apocalipsis identifica claramente este imperio con la ciudad de Roma. Es significativo que el plazo adoptado por la imagen que cubre todo el tiempo del Imperio de Babilonia de la Segunda Venida de Jesucristo.

Lo notable de este sueño es su final. Un reino final sale de la nada y destruye la imagen enorme. "Estabas mirando, hasta que una piedra se desprendió sin que la cortara mano alguna, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. " (v. 34). No tenía ninguna ayuda humana. Fue por la providencia divina. Es el reino de Dios. El reino final que viene del cielo, como un corte de piedra sin manos y golpea la imagen de lo grotesco y lo destruye es el reino de Dios. Todos los reinos de los hombres terminan en la aparición del reino de Dios. Si tenemos alguna duda de que es rápidamente aclarado en el versículo 44. "En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, "En última instancia el reino de Dios prevalecerá sobre toda la tierra con el monarca a la derecha en el trono. Él será el Señor Jesucristo, el Rey de reyes y Señor de señores. Él es el "bienaventurado y solo soberano" (1 Timoteo 6:15). Él es el rey legítimo de Dios. Propósito eterno de Dios, entonces se llevará a cabo en la tierra como en el cielo (Mateo 6:10). Es el reino de Dios a través del reinado del Mesías (cf. Lucas 1:31-33; Juan 18:33-40). "¡Cuán grandes son sus señales y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno; su señorío, de generación en generación" (Daniel 4:3).

También es significativo que aún no hemos llegado al final del sueño de Nabucodonosor y su significado. Como veremos en esta profecía hebrea del imperio de Nabucodonosor de Babilonia hace tiempo se convirtió en polvo y la gran Babilonia es una desolación deshabitada de ruinas cubiertas con el polvo de los siglos. Sin embargo, sigue siendo el sueño de que este rey soñó que se está cumpliendo por las potencias del mundo político, incluso en nuestros días.

Daniel tiene varias profecías mesiánicas: 2:44, 45; 7:13-14; 9:24-26.

EL "HIJO DEL HOMBRE" VIENE (7:13-14).

Los capítulos dos y siete parecen seguir el mismo patrón general. La mayoría de los estudiosos interpretan las cuatro bestias en el capítulo siete de las mismas naciones que vimos en el capítulo dos, Babilonia, Medio-Persia, Grecia y un comienzo imperio con Roma, pero se extiende hasta la Segunda Venida de Jesucristo. Daniel escribe:

"Miraba yo en la visión de la noche,
 
y vi que con las nubes del cielo
 
venía uno como un hijo de hombre;
 
vino hasta el Anciano de días,
 
y lo hicieron acercarse delante de él. 

 Y le fue dado dominio, gloria y reino,
 
para que todos los pueblos,
 
naciones y lenguas lo sirvieran;
 
su dominio es dominio eterno,
 
que nunca pasará;
 
y su reino es uno que nunca será destruido." 

El "Hijo del Hombre" se refiere aquí no es estrictamente un hombre como los otros hombres, pero parecía como los demás hombres. Se trata de una comparación. Pensamos inmediatamente en la naturaleza divina y humana de Jesucristo, el Dios-hombre. Sus dos naturalezas están perfectamente trabajando juntos. Esta naturaleza divina se refleja en el hecho de que se manifieste "con las nubes del cielo."

Este es el  término Jesús  que se utiliza para identificarse con la humanidad. Habla de Su humildad, la humanidad, la paciencia, así como el triunfo y la victoria. Él usa el término más de 80 veces en los Evangelios como un sustituto para el pronombre "yo" Él la utilizó al hacer grandes pretensiones en los hombres y al referirse a su sufrimiento, muerte y resurrección. Pero también se utiliza al hablar de su futura gloria y de su segunda venida (Mateo 16:27, 28; 19:28; 24:30; 25:31 y Lucas 22:30).

En el libro de Apocalipsis se le ve en los primeros capítulos de poseer todo el poder en el cielo y en la tierra. Él toma el libro con los sellos y lo abre. Daniel ve esta misma persona viene con las nubes del cielo hasta el Anciano de los Días (cf. Mateo 26:64; Marcos 14:62). Cristo es a menudo asociada con venir en las nubes de los cielos (Mateo 24:30; 26:64; Apocalipsis 1:7; 14:14).

Jesús le dijo al sumo sacerdote, a su juicio, "Usted verá al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo sobre las nubes del cielo." El sumo sacerdote sabía lo que Jesús decía y casi tuvo un accidente cerebrovascular. Esta es la razón por la que votó esa noche para matar a Jesús y lo crucificaron a la mañana siguiente.

En otra ocasión Jesús dijo: "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria" (Mateo 25:31). En ese momento su trono será establecido y todas las naciones se reunirán delante de Él y adorarlo. El Señor Dios tiene el control soberano de la historia.

El reino prometido en Daniel se cumple en la venida de Jesús y el establecimiento de su reino. Es "ahora y aún no se ha" puesto que ya está presente en la venida de Jesús a esta tierra, y llegará a su consumación cuando Él vuelva en gloria en la segunda venida. Nosotros proclamamos el reino de Dios cuando predicamos la muerte de Jesús por nuestros pecados y Su resurrección. Entramos en el reino cuando nos arrepentimos y ponemos nuestra fe en Cristo.

Daniel nos da la seguridad absoluta de que finalmente vendrá un dominio eterno por el Mesías. Es una declaración doble en el versículo catorce: "dominio eterno" y "no pasarán." La declaración paralela refuerza la duración de su Reino," y su reino no será destruido." El reino será establecido por toda la eternidad.

El título de "Hijo del Hombre" tiene profundidades de significado para el sentido profundo de Jesús de la conciencia mesiánica. Este Hijo del Hombre es también el Siervo sufriente de Yahvé quien  reinará  eternamente como el Rey de la gloria.

LA VENIDA DEL MESÍAS EL PRÍNCIPE (9:24-27)

El capítulo noveno de Daniel se encuentra en el contexto del profeta, estadista orando por la profecía de Jeremías sobre los 70 años de exilio en Babilonia. Dios envió al ángel Gabriel en respuesta a la oración del profeta (9:20-23). Registros Daniel lo que Gabriel le dijo:

"Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía y ungir al Santo de los santos. Por lo que se conoce y entiende, que desde la expedición de un decreto para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas, será construido de nuevo, con plaza y foso, incluso en situaciones de emergencia. Luego, después de las sesenta y dos semanas, el Mesías será cortado y no tienen nada, y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Y su fin vendrá con inundación, hasta el fin habrá guerra durarán las devastaciones. Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero en medio de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda de cereal, y la muchedumbre de las abominaciones vendrá el que hace desolar, hasta una destrucción completa, que está determinado se derrame sobre el desolador. "

Setenta Semanas (v. 24)

Dios marca un período específico de tiempo. Incluso se da un punto de partida cuando el período de tiempo va a comenzar. Es un claro caso precisa que registra la historia. Gabriel habla en un lenguaje simbólico. El término hebreo "semanas" significa literalmente "unidades de siete años." Todos los estudiosos coinciden en que las setenta semanas no puede ser jornada ordinaria, sino que debe ser setenta períodos de siete años para  cada uno. Es imposible encontrar cualquier época de la historia judía, pero los días que dura 490, en el que los hechos narrados aquí se pudieron comprobar. El "siete" significa semana al año, siete años a cada semana profética. Las unidades de siete años que designe, no en días o semanas. Aquí los setenta unidades de siete serían igual a 490 años. Daniel había estado estudiando la profecía de Jeremías sobre el período de setenta años de cautiverio y se dio cuenta que el tiempo estaba a punto para el final del cautiverio previsto. Daniel había vivido a través de la cautividad de los judíos y todos estaban orando al respecto, así que era natural para él como para entender estos años. Estas setenta semanas no pueden ser semanas ordinarias, sino que deben ser setenta períodos de siete años cada uno o 490 años, lo que mejor se adapte a su contexto histórico.

En esta revelación a Daniel las 70 semanas describe el corte del Mesías Príncipe que se distinguió nítidamente su primera venida desde el momento de su reinado como rey sobre Israel. Este es el primer paso para hacer referencia al "Mesías" (v. 25). Él es el "ungido." El verbo es Mashach y consiste en la consagración. El pasaje habla de la finalidad, el tiempo y los resultados de su venida. En el Nuevo Testamento el título "Cristo" significa "el Ungido", está construido sobre esta palabra y se refiere claramente a Jesús el Cristo. El Mashach del v. 26 es idéntica a la Mashach nagid del v. 25, "Cristo, que en el pleno sentido de la palabra es el Ungido" (Keil).

Seis objetivos

Hay varias cosas que se llevará a cabo durante los 490 años. Aquí tenemos la suma total de todo lo que Dios prometió hacer a los hombres.

         Terminar la  transgresión 

         Poner fin al pecado

         Expiar la iniquidad

         Traer la justicia eterna

         Sellar la visión y la profecía

         Ungir el lugar santísimo

Los acontecimientos durante estas  70 "semanas" los períodos se han dividido en tres segmentos. En siete "semanas" o años 49, el muro de Jerusalén será reconstruido y lograr la restauración. Esto comenzó en el 445 A.C. (Nehemías 2) cuando el decreto fue emitido por el rey Artajerjes. Historiadores seculares todos dan la fecha de 445 A. C. Ese es el punto de partida para el mismo periodo del año 490. Es evidente que la historia confirma el cumplimiento de esta predicción cuando la ciudad de Jerusalén fue reconstruido.

Luego siguió un segundo período de 62 semanas de años, o 434 años, cuando el Mesías Príncipe, será cortado y no tienen nada. Añadir 434 años a los 49 años y tiene 483 años hasta la llegada del "ungido, un príncipe." El "ungido" es "el Mesías Príncipe." Desde la salida a la reconstrucción de Jerusalén hasta la venida del Príncipe Mesías sería 483 años. Se inició en 445 A.C. y se completa en la muerte de Jesucristo en la cruz. Jesús fue 30 a 33 años de edad cuando las 69 unidades de siete proyectos fueron completados. Este es otra predicción de la muerte de Cristo en el Antiguo Testamento. Cristo en su muerte hizo expiación por el pecado (Isaías 53:10; Romanos 5:10; 3:21-22; Jeremías 23:5-6) El Mesías fue rechazado por su propio pueblo y no en ese momento recibe el reino que pertenece a Él como el Hijo de David. Entonces la nación que rechazó al Mesías fue destruido en el año 70 D.C. cuando los romanos quemaron Jerusalén. Jesús profetizó la destrucción del Templo y la ciudad de Jerusalén (Lucas 19:41-44; 21:24).

En la destrucción del Templo de los soldados romanos se enfadaron tanto por los obstinados y desafiante judíos  que desobedecieron  a sus generales y quemaron el templo, el derretimiento del oro y la plata  se corrió por las grietas entre las piedras del templo. Para llegar al metal precioso a los soldados sobornó a la piedra y además cumple la predicción de Jesús de que no quedaría  piedra  sobre piedra.

El propósito de la venida del Mesías será para quitar los pecados del pueblo (v. 24a). Sabemos por la historia que Jesucristo pagó el castigo por el pecado del hombre en la cruz del Calvario. Los tres primeros frente a la eliminación del pecado y sus consecuencias. Esto es lo que Jesús hizo por nosotros al morir en la cruz.

Jesús "fue quitada la vida  y nada ya le quedará" (v. 26). Este "corte " viene de una palabra que significa "cortado a talar, cortar en pedazos, significa estar desarraigada, destruida, aniquilada, y denota por lo general un tipo de muerte violenta..." (Keil y Delitzsch). Él recibió una corona de espinas en lugar de una corona real del Rey. Le dieron una caña rota en lugar de un cetro real. Fue colgado en una cruz cruel sangrienta en lugar de estar sentado en un trono de gloria. Sin embargo, en la crucifixión "hizo expiación por el pecado." La primera parte de los logros se cumplió cuando Jesús fue "cortado" en la cruz. "Vino a los suyos y los suyos no le recibieron" (Juan 1:11; cf. Isaías 53:8: Marcos 9:12; Lucas 24:26).

Entonces Gabriel le dijo a Daniel, "El pueblo de un príncipe que ha de venir  destruirá la ciudad y el santuario,  su final llegará como una inundación,  y hasta el fin de la guerra  durarán las devastaciones" (v. 26) . Eso ocurrió con la completa destrucción de Jerusalén por el general Tito en el año 70. Cf. Mateo 24:2; Marcos 13:2: Lucas 19:43.

Las 70 semanas 

¿Qué pasa con el resto de una semana o siete años? Hemos llegado hasta a 483 años fuera de los 490 años.

Algunos estudiosos, toman  la última "semana" como teniendo lugar ya adoptadas, su aplicación a la primera venida de Cristo. El corte del Mesías es seguido por la destrucción de Jerusalén y del Templo, a continuación, por desolación hasta el fin. Tito logró la destrucción de Jerusalén y el Templo en el año 70. Esta interpretación  ve su propósito y realización en la muerte sacrificial de Cristo.

Otros estudiosos vista de  la última "semana" o siete años como en un compás de espera. Nada en la historia de Israel aún no han cumplido con estos restantes siete años de la profecía de Daniel. No hay ninguna cuenta en los Hechos para indicar que este período terminó. La semana 70 no ha llegado todavía. Estamos a la espera de los acontecimientos de la última semana de ocurrir. La única conclusión es que los siete restantes años sigue siendo el futuro y estamos esperando la última semana para empezar. Todo lo que se ha logrado a través de la muerte de Cristo para hacer expiación por la iniquidad. Sin embargo, el "trayendo  la justicia perdurable" se cumplirá en el Reino del Milenio. La "unción de los lugares más santos" podría referirse a la dedicación del lugar santísimo en el templo milenario (Ezequiel 41-46), o la entronización del Mesías como el Rey de reyes en el Milenio.

Si esta visión es correcta, entonces "el príncipe vendrá " es una referencia al Anticristo, que hará un pacto firme con muchos por una semana, incluyendo un pacto con Israel que permita la restauración de los sacrificios en el Templo de Jerusalén (cf. v. Marcos 13:14;; 27; 24:15-21 Mateo 21:20 Lucas, 2 Tesalonicenses 2:1-12). En medio de ese período de siete años, el Anticristo romperá su pacto y detendrá los sacrificios. Establecerá sus propias reglas malvadas y de religión (v. 27b;. cf. Apocalipsis 19:20). La derrota del Anticristo por el Señor Jesucristo dará lugar al inicio del Reino Milenario.

 AUN ASÍ, VEN SEÑOR JESÚS

Cuando va a tomar su lugar? Nadie lo sabe! El mensaje de las Escrituras es que estemos listos para el regreso de Cristo. Profecía de la Biblia como regla evita la creación de fechas en el futuro. Cuando escuchas a alguien en la radio o la televisión, o en el periódico o en su último libro especular sobre las fechas y los códigos, detente  y recuerda  que nadie sabe cuándo viene. Sólo el Padre celestial sabe cuándo. Cualquier ajuste de la fecha es una tontería. Es una señal definitiva de que el individuo o grupo son  como  los adivinos de Nabucodonosor.

Debido a esta gran profecía de Daniel que  ya se ha cumplido en parte en la exactitud precisa sobre la primera venida de Jesucristo, podemos estar seguros de que el resto de esta profecía será la forma más precisa y plenamente cumplido cuando regrese. Vamos salgamos  de la logística hasta su conocimiento y el poder soberano (Hechos 3:17-21). Desde las primeras 69 semanas han sido perfectamente cumplidos de acuerdo a la profecía de Daniel, estoy seguro de que trabajará en su propia manera perfecta en  el tiempo restante "semana" a su entera satisfacción.

Si esperamos demasiado poco de la profecía encontraremos  poco en ella. Usted no puede ver mucho de Cristo en Su Palabra.

Dios está constantemente en movimiento hacia la meta final en su trato con los hombres. Al estudiar las palabras de Moisés y los profetas hay que  tener en cuenta el significado y la importancia  que va mucho más allá de su propio sentido normal (cf. Lucas 24:44 y siguientes). Señalan más allá de sí mismos para su cumplimiento en Cristo y la Buena Nueva de su salvación. Jesús les dijo a dos de sus discípulos después que resucitó de los muertos: "Estas son las palabras que os hablé estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos. Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras" (Lucas 24:44-45, NET).

Al igual que la interrupción temporal del reloj de cuenta atrás del lanzamiento de misiles, el reloj de Dios a Israel  se reanudara  de nuevo. Al parecer, ha habido "un endurecimiento parcial, a Israel hasta la plenitud de los gentiles ha llegado en él, y así todo Israel será salvo desde el punto de vista del evangelio, (Israel) son enemigos por causa de vosotros, pero a partir de... el punto de vista de la elección de Dios que son amados por causa de los padres, porque los dones y la vocación de Dios son irrevocables" (Romanos 11:25-29).

¿Estás listo para su regreso? Aun así, ven Señor Jesús.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org