Zacarías 12:8-10 Luto por el que fue Traspasado

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Zacarías 12:8-10 

Luto por el que fue Traspasado

Dios siempre está trabajando activamente en una relación íntima de amor con su pueblo. El Espíritu Santo es el autor y dador de toda gracia. Es a través de su mediación  independiente que somos capaces de pasar de nuestros caminos egoístas al Dios vivo. No es hasta que el Espíritu Santo nos convence de nuestro pecado que podemos conocer nuestro estado espiritual y las terribles consecuencias de la misma.

El Espíritu Santo gira los ojos de nuestro corazón a Cristo crucificado y ahora al Salvador viviente. Nos honra nuestro sentido de la pobreza espiritual y abrumada por el amor de un Dios infinito santo que se preocupó lo suficiente acerca de nuestro estado pecaminoso y murió por nosotros.

El profeta Zacarías nos dice Yahvé derramará su Espíritu de su gracia sobre la casa de David (12:8-10). En el Antiguo Testamento la economía de los reyes, sacerdotes y profetas fueron ungidos con aceite simbolizando el don del Espíritu Santo. El Ungido del Señor, el Mesías, vino ministeriando con la unción del Espíritu del Señor sin medida. Jesús mismo habló en la oficina citando las palabras de Isaías: "El espíritu de Jehová, el Señor, está sobre mí, porque me ha ungido Jehová. Me ha enviado a predicar buenas noticias a los pobres, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos  y a los prisioneros apertura de la cárcel. . ." (Isaías 61:1; Lucas 4:18). Por otra parte, bajo el nuevo pacto  todos los creyentes en el Mesías tienen  la llenura del Espíritu Santo. Él no da, sin piedad, sino en plena medida como sea  necesaria.

En este gran pasaje el profeta hace una afirmación notable de esos que en el  futuro traspasaran  el Renuevo  y luego buscar en Él y entrar en profundo duelo, como si hubieran perdido a su único hijo.

"En aquel día Jehová defenderá al habitante de Jerusalén; el que entre ellos sea débil, en aquel tiempo será como David, y la casa de David será como Dios, como el ángel de Jehová que va delante de ellos. En aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vengan contra Jerusalén.  'Pero sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito'" (vv. 8-10).

Derramamiento del Espíritu

Este derramamiento del Espíritu Santo nos lleva atrás a la gran profecía de Joel. Keil dice: "El espíritu de la gracia es el espíritu que se produce en la mente del hombre la experiencia de la gracia de Dios. Pero esta experiencia engendra en el alma del hombre pecador el conocimiento del pecado y  culpa, y la oración por el perdón del pecado. . . y esto despierta el dolor y el arrepentimiento. "

Él ministrara amablemente a Israel en su condición de pecado y lo llevará a recurrir a Él en arrepentimiento. El trabajo del Espíritu es para producir el arrepentimiento en el corazón de los rebeldes y para girar los ojos espirituales al Salvador crucificado. El apóstol Pedro dijo: "El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándolo en un madero. A este, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. Nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que lo obedecen" (Hechos 5:30-32).

Traspasando al Siervo

"Mirarán hacia mí, a quien traspasaron" (v. 10).

La idea es de traspasar,  a través del empuje y de matarlo de cualquier manera. El significado del contexto esto significa ponerlo a muerte.

Yahvé, YO SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:14), atravesado por un instrumento de muerte ejercido por los pecadores depravados! YAHVÉ dice: "Y mirarán a mí, a quien traspasaron." Jesús el Mesías dijo, "El Padre y yo" (distinguiendo dos personas) "uno somos" (Juan 10:30). Jesús también dijo: "El que me ha visto a mí ha visto al Padre. . . . Yo soy en el Padre y el Padre en mí. . . el Padre, que vive en mí, él hace las obras. . . . Yo soy en el Padre, y el Padre en mí. . ." (14:9-11). El Señor Dios habla del Mesías como una persona diferente que, sin embargo es uno con él en la esencia integra  e indivisible de Jehová = Yo soy el Señor, el primero y el último (Isaías 48:12). Sin embargo, él mismo llama al Mensajero de Dios el Señor y su Espíritu (v. 16).

Este Espíritu a través de su apóstol nos revela el verdadero cumplimiento de esta profecía impresionante. Más de 500 años después que el Señor usó un soldado romano como el agente desprevenidos a cumplir esta profecía (Juan 19:34, 37). El hombre no tenía intención de esto, Dios lo hizo. Y el agua y la sangre que corría por el lado de Aquel que había muerto fue probado y  demostrado sin lugar a dudas que estaba traspasado Uno de ellos fue el Príncipe de la Vida, Jehová, justicia nuestra (Juan 19:33; Jeremías 23:6; Hechos 3:15; 1 Juan 5:5-12, 20).            

Es una imagen de la muerte del Yahvé Maleach, que es la esencia misma de Jehová, se hizo hombre en la persona de Jesucristo. Keil y Delitzsch pone de manifiesto el significado, "Como Zacarías varias veces representa la venida del Mesías como una venida de Jehová en su Maleach a su pueblo, que pudo. . . También describe el asesinato de la Maleach como el asesinato de Jehová. E Israel al llegar al conocimiento de su pecado, se lamenta amargamente de este hecho. . . . La persona asesinada, aunque esencialmente es  uno con Jehová, es personalmente distinta del Dios Supremo."

El cumplimiento histórico de esta profecía se encuentra en Juan 19:37, cuando el Hijo de Dios fue crucificado en el Calvario. "Mirarán al que traspasaron." Un soldado atravesó el costado con una lanza mientras él estaba colgado en la cruz. Yahvé fue uno que traspasado o  apuñalado hasta la muerte. Esta perforación con la lanza trajo un punto culminante de la muerte de Cristo. El Mesías fue condenado a muerte como el Siervo sufriente de Yahvé. Sin duda, comparándolo con el cordero de Pascua, Juan cita la Ley diciendo, "No será quebrado hueso suyo" (v. 36).

El duelo de la nación

 El profeta procede para mostrar el resultado de otra cosa asombrosa que tiene lugar en la crucifixión. Los que habían despreciado y rechazado el Renuevo y matasteis al Autor de la Vida y han traído ahora su perforación "mira con atención, con esperanza, con confianza" sobre él, a quien traspasaron. De repente se dan cuenta de la enormidad de su pecado y claman a Dios. El más amargo y profundo lamento la muerte de la nación se pone de manifiesto como la angustia de luto por el primogénito.

Mientras la multitud de curiosos caminaban aquella tarde memorable Lucas nos dice: "Toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho" (23:48).

Hengstenberg dice: "La multitud, que acababa de gritar: ¡Crucifícalo! aquí  se hieren  sus pechos  siendo vencido con las pruebas de la exaltación sobrehumana de Jesús, y lamento por el crucificado, por su propias culpa."

El Espíritu Santo da a la habilitación divina a la gente a "Mirarán al que traspasaron" lo han perforado hasta la muerte. Fue Jesucristo, a quien crucificaron.

La apertura completa del cumplimiento de este pasaje de Zacarías se encuentra en el Día de Pentecostés en Hechos 2:37-41 y en la predicación de los apóstoles en Hechos capítulos 3-5.

El cumplimiento Keil dice no "terminará hasta que el remanente de Israel se vuelvan como el pueblo de Jesús el Mesías, a quien sus padres crucificaron. Por otro lado, los que siguen obstinadamente en la incredulidad le verán al fin cuando regrese en las nubes del cielo, y griten con desesperación (Apocalipsis 1:7; Mateo 24:30)." Esto es con una penetración profunda convicción y el duelo que se llevará a cabo. Pero para muchos será demasiado tarde para ser salvo. 

De acuerdo a Romanos 11:25-29 hay un día en que muchos en Israel reconocerá a su Mesías y se vuelven a él. El cambio en la persona de "llorar por él" a "llorar por mí" es común en la literatura profética. La efusión del Espíritu incita a la gente a llorar por el pecado en privado (v. 10) y público (v. 11).

Este profundo sentido de la pobreza espiritual y luto nos guía a una limpieza de todo pecado, porque la fuente preciosa ha sido abierta.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org