Zacarías 3:8 Mi Siervo, el Renuevo y la Piedra

 

Inicio

Estudios Bíblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

Permita que la Biblia sea su eterno consejero.

 Permanecid en Cristo   bible.gif (4616 bytes)Zacarías 3:8 

Mi Siervo, el Renuevo  y la Piedra

 Zacarías capítulo tres es una visión del  Sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, Él está de pie porque está llevando a cabo sus funciones sacerdotales en representación de la nación de Israel  (Deuteronomio 10:8; 2 Crónicas 29:11). "Esto no Joshua, el hijo de Nunn, a quien encontramos en el libro de Josué. Este Josué es un tipo de sumo sacerdote de Israel que ha de venir, porque él y sus compañeros sacerdotes se dice que son "hombres simbólicos  de lo que vendrá" (v. 8).

Satanás es visto de pie a la diestra de Josué acusándolo ante el ángel de Jehová. La presencia de  Satanás cambio la escena de un sacerdote a un judicial. Por el amor misericordioso de Dios y la elección de Israel, el ángel de Jehová absuelve a Josué. La base de la reprensión es la elección de Dios de Israel. Walvoord y Zuck notan que en la figura que tenemos ante nosotros como "el sumo sacerdote representaba a toda la nación en el Día de la expiación, así que aquí Josué el sumo sacerdote fue acusado y absuelto en nombre de la nación de Israel." La absolución tomó la forma de quitar la ropa sucia (vv. 3-5) y Josué fue  vestido con una ropa limpia.

Hengstenberg notas del Mesías "podría ser representado como el antitipo del sacerdocio, sino la medida en que era efecto de la manera más perfecta que la mediación y la expiación que ha sido más que parcialmente a cabo más  tarde."

El Ángel de Jehová

El ángel de Jehová se identifica como el Cristo pre-encarnado. Él habla como Señor y, sin embargo se distingue de Jehová cuando se dirige a Satanás. Por otra parte, él prácticamente perdona los pecados. "Y Jehová dijo a Satanás. . . El Señor te reprenda, Satanás!" (v. 2). En el versículo cuatro, el Ángel del Señor dice: "Mira que he quitado de ti tu pecado y te he hecho vestir de ropas de gala."

"Escucha pues, ahora, Josué, Sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, pues sois como una señal profética: Yo traigo a mi siervo, el Renuevo.  Mirad la piedra que puse delante de Josué: es única y tiene siete ojos. Yo mismo grabaré su inscripción, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré en un solo día el pecado de la tierra. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, cada uno de vosotros convidará a su compañero, debajo de su vida y debajo de su higuera" (vv. 8-10).

Josué y sus compañeros prefiguran la limpieza futura de la nación. Por supuesto, esta limpieza futura está ligada a la que viene en el futuro con tres títulos mesiánicos. Él es revela aquí como mi siervo, el Renuevo y la piedra.

Mi Siervo

Como el Siervo de Yahvé, sabemos por el profeta Isaías que Jesucristo vino a hacer la voluntad del padre  (Isaías 42:1 del Padre; 49:3-4; 50:10; 52:13; 53:11; Ez 34:23-24). Zacarías probablemente tiene en mente Isaías 52-53 porque dice en el versículo nueve, el Mesías eliminará la iniquidad de la tierra. Él es el Siervo del Señor a causa de su obediencia voluntaria, paciente y perfecto para su Padre (Salmos 40:6-8; Isa 42:1ss; 52:13ss; 49:1-5 53:1 f). En Juan 5:30 Jesús dijo: "No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió."

El Renuevo

Jesucristo es el descendiente de David, rey humilde que traerá el reino de su estado caído y reinará  con poder y gloria (Isaías 4:2; 11:1; Jera. 23:5; 33:15; Zaca. 6:12-13).

"Voy a traer mi siervo del Renuevo," Zemach o literalmente "el brote." Zacarías usa la palabra simplemente como un nombre propio para el Mesías. "Mi siervo renovado" es exactamente lo mismo que Ezequiel "David mi siervo" (Ezequiel 34:23-24; 27:24). La idea viene de Jeremías 23:5; 33:15, donde se da la promesa de que un brote justo o un brote de la justicia se levantará a Jacob. Jeremías utiliza la figura del descendiente de David, que daría lugar a la justicia sobre la tierra y el Poder de Yahvé (cf. Isa. 11:1-2). El Mesías es el brote  como una vara del tronco de Isaí que ha sido cortado, o de raíz-brote de tierra seca. El Poder denota el Mesías en su origen de la familia de David que ha caído en la humillación. El brote crecerá desde su estado original de la humillación a la exaltación y gloria. En Zacarías el sacerdocio profundamente humillado es exaltado por la gracia de Dios en un tipo del Mesías. La eliminación de la iniquidad es la obra exclusiva del Mesías. Los  primeros Judíos admitieron  que "el siervo del Señor, Zemach" significaba el Mesías.

Calvin dijo, "Él compara a Cristo con un brote, porque se presentó en un retoñar, por así decirlo, de la nada, porque su origen fue despreciable."

La Piedra

Los rabinos, dijeron  la piedra ocupaba el lugar vacío en el Arca de la Alianza en el lugar más santo del segundo templo. Los primeros expositores fueron casi unánimes al referirse a la  piedra como el  Mesías. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos ven la piedra que representa a algo ya existente. Hengstenberg dice: "La piedra sin labrar, que debe ser pulida y tallado por el Señor, es una representación figurativa de la nación y el reino de Dios, descriptivo de su condición humilde presente, y la gloria, que es después de recibirla del Señor," señala Keil." La piedra es el símbolo del reino de Dios. "La piedra representa el reino del rey Mesías.

Sabemos por Daniel el Señor Jesucristo es la trituración de piedras que pasa por encima de los gentiles trayendo el juicio de Dios al final de los tiempos (Daniel 2:44-45). También es una piedra de tropiezo para los incrédulos de Israel (Rom. 9:31-33; cf. Salmo 118:22; Mateo 21:42; 1 Pedro 2:5-6).

La declaración "en una piedra hay siete ojos" (v. 9) se pueden tomar bien en una piedra hay siete ojos, o siete ojos se dirigen a una piedra (Keil). En Apocalipsis 5:6 los siete ojos del Cordero son los siete espíritus de Dios, y con los ojos de Yahvé siete veces, son las radiaciones séptuple del Espíritu de Yahvé (Isa. 11:2) (Keil). Los "siete ojos" en "una piedra" es, probablemente, la sabiduría y la inteligencia de que el Mesías o el Espíritu Santo sobre Él (Isaías 11:2; Apocalipsis 5:6). Los siete ojos indican una visión perfecta y el perfecto conocimiento y las competencias de la que todo lo sabe rey omnisciente.

El que limpia el pecado

El sacerdote mediador en Zacarías apunta al oficial  mediador y la obra expiatoria del Mesías. En última instancia Jesucristo es el que limpia Israel y "quitaré en un solo día el pecado de la tierra" (v. 9). La liberación del exilio demuestra que "Josué y sus amigos estaban fumando palos arrancados por la omnipotencia de la gracia del fuego del juicio merecido." Pero este milagro a puntos más allá de sí a "un acto incomparablemente mayor y mejor de la gracia por el pecado absolutorio de Dios, que sigue siendo en el futuro. "Se ha cumplido en la venida de la Rama." Quitaré en un solo día el pecado de la tierra." Se llevó a cabo en el Calvario cuando Jesús Cristo murió una vez por todas para quitar el pecado (Hebreos 7:27; 9:12; 10:10; 9:12; 10:14; 9:26; Salmo 103:12; Rev. 5:6; Hechos 10:43). La limpieza de pecado se efectuará por el Mesías y no tendrá que ser repetido continuamente, pero se acabará de una vez. El día del final fue en el Calvario.

Keil y Delitzsch nota la línea de pensamiento: "Jehová hará que su siervo Zemach venga, porque va a preparar su reino glorioso, y exterminar a todos los pecados de su pueblo y la tierra a la vez. Por la limpieza que limpia de toda culpa y pecado, no sólo de lo que se apoya sobre la tierra, sino también de la de los habitantes de la tierra, es decir, de toda la nación."

Esto podría referirse a la primera venida de Cristo cuando murió como sustituto al pecador en la cruz pagando nuestra deuda de pecado. Por otra parte, Walvoord dice, "es más probable una referencia al día de su Segunda Venida, cuando al final el futuro del período de la Tribulación  los méritos de su muerte se aplicarán al  Israel creyente (Zacarías 13:1)."

El Renuevo  marcará el comienzo de una época de seguridad y paz. El capítulo se cierra con una imagen de la bendición milenaria que sigue el regreso de Cristo. Pueblo de Dios es visto sentado "debajo de su vid y debajo de su higuera" (v. 10) que indica  seguridad,  paz y  prosperidad a través del reinado del Renuevo de David. "Ese día" parece referirse a todo el tiempo de  bendición que sigue a la venida de Cristo. El Renuevo  es el Príncipe de  paz que trae  paz perfecta para los que invocan su nombre (Romanos 5:1).

Debido a este gran Día de Expiación tenemos el privilegio de los creyentes de llegar al trono de Dios con denuedo por medio de la sangre de Jesús (Hebreos 10:19) y no tienen necesidad de ningún sacerdote humano o mediador (Juan 16:23-27). Cada creyente es ahora un miembro del real sacerdocio (1 Pedro 2:5, 9; Apocalipsis 1:6; 5:10; 20:6). ¡Vamos a ejercer nuestro sacerdocio! Él nos ha lavado y hace nuestra ropa limpia con su sangre.

Es mi oración que permita  que Jesucristo, el Hijo del Dios vivo, el Mesías  se convierta  en el deseo de tu corazón. Él le dará su perfecta paz ahora mismo si usted cree  en él.


(c) 2011 Mensaje por Wil Pounds. Traducción por David Zeledon. 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ABIDE IN CHRIST¿Encuentran lo que Ud quiso en esta página?

 ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

 Selah!  SELAH EN ESPANOL


En casa

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org