Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

El Agente de la Santificación

Dios santifica al creyente en Cristo Jesús (1 Tes. 5:23). El Espíritu Santo es el agente divino de nuestra santificación. Nosotros cooperamos con Él en nuestra santificación progresiva, pero no nos  santificamos nosotros mismos  (Rom. 15:16; 2 Tes. 2:13; 1 Pedro 1:2; 1 Corintios 6:11).

Uno de los mayores misterios en la vida del cristiano es su santificación. Hemos sido santificados, estamos siendo santificados y seremos santificados. Hemos sido apartados para Dios, y estamos cada vez limpiado de la contaminación del pecado más y más "transformados" a la imagen de Cristo (2 Cor. 3:18).

Es imposible para nosotros, diagnosticar el funcionamiento secreto del Espíritu Santo, aunque debemos ser conscientes de nuestra completa dependencia de él.

Tenemos que cooperar con su actividad en nuestras vidas y darnos  cuenta, al mismo tiempo que no debemos confiar en nuestra propia fuerza de voluntad o propósito. Hemos sido y estamos  siendo salvados por la gracia. Estamos progresivamente santificados por la gracia mediante la fe. Una Santificación bíblica verdadera destaca un sentido de humildad y arrepentimiento, que es la obra del Espíritu Santo.

El proceso de la santificación depende de la muerte y resurrección de Cristo. El poder de la resurrección está disponible para los cristianos a través de la obra del Espíritu Santo. El Espíritu de Cristo resucitado vive en nosotros. El apóstol Pablo describe este proceso en la Segunda a los Corintios 3:17-18. "El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor" (2 Corintios 3:17-18).

El Espíritu Santo nos transforma progresivamente a la imagen de Cristo. Él toma las cosas de Cristo y se los enseña al creyente que ve "como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como  el Señor, el Espíritu" (cf. Juan 16:14, 16; 14:16, 17).

La palabra "santificar" significa "apartar" a dedicar, a consagrarse a Dios, a reconocer como santo, y que pertenecen a Dios. En la santificación del Nuevo Testamento tiene que ver con la entrega de todo corazón a una íntima comunión personal con Dios y ser gobernado por el Espíritu Santo.

Los creyentes no se quedan a vivir la vida cristiana en su propia fuerza y creatividad. El Espíritu Santo mora en ellos y les permite vivir en un nivel que nunca podría alcanzar por sí mismos. El Espíritu Santo ha hecho su hogar permanente en el creyente.

La obra del Espíritu Santo es hacer la vida santa de los cristianos. La característica predominante de cada persona regenerada es la búsqueda de la santidad. Esto no es mecánico o mágico, sino que es causado por el Espíritu de Dios en la comunión diaria con el creyente él se pone a disposición a su huésped permanente. Se trata de un crecimiento progresivo en la santidad que crece en capacidad, en su carácter y la estatura de la madurez en Cristo.

El Espíritu Santo no obra en nosotros, Él vive y trabaja en y a través de nosotros. El Espíritu Santo está obrando en nosotros, estamos disponibles para lo que renueve nuestras mentes para que podamos trabajar en nuestra capacidad total.

Los medios de santificación

El Espíritu Santo es el agente de control y dirección de cada persona regenerada. La santificación del creyente es la "voluntad de Dios", y el Espíritu Santo utiliza diversos medios para santificarnos (1 Tesa. 4:3; 1 Pedro 1:2). Somos santificados por nuestra unión vital con Cristo. De hecho, somos "santificados en Cristo" y Cristo es nuestra santificación (1 Cor. 1:2, 30). El Espíritu Santo usa la Palabra de Dios (Juan 17:17; 1 Tim. 4:5), la sangre de Jesucristo (Hebreos 9:13; 13:12), y "En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre" (Hebreos 10:10). Somos santificados por las decisiones que tomamos (2 Tim. 2:21, 22), y la fe en Cristo (Hechos 26:18).

La persona regenerada es "espiritual" (1 Corintios 2:14, 15; Rom 7:22; 1 Juan 3:9; 5:18; 1:8; 2:1; 5:16; 4:1-4). La Escritura no dice que el cristiano está libre de pecado, pero un nuevo principio se pone en movimiento. "El pecado es destronado en cada persona que está llamado eficazmente y regenerados." El llamamiento eficaz que nos une a Cristo (1 Cor. 1:9), y si estamos unidos a Cristo, estamos unidos a Él en virtud de su muerte y poder de su resurrección. Estamos "muertos al pecado," el viejo hombre ha sido crucificado, el cuerpo del pecado ha sido destruido, y el pecado ya no tiene dominio sobre nosotros (Romanos 6:2-4, 14).

La victoria es nuestra, de una vez por todas por la unión con Cristo (Romanos 6:14; 1 Juan 3:9; 5:4, 18). Esa unión es a través de la eficacia de su muerte y resurrección.

Los cristianos deben presentar sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios (Rom. 12:1; 2 Cor. 6:17; 7:1; Gal. 5:16). La idea básica de la santificación es estar  apartado para un propósito santo.

Estamos en constante dependencia del Espíritu Santo como el agente sobrenatural de nuestra santificación progresiva que funciona dentro de la vida consciente del creyente. El creyente no es pasivo en este proceso.

Porque Dios está obrando en nosotros también nosotros  trabajamos. Se nos exhorta a "ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad" (Filipenses 2:12, 13). Este trabajo de la salvación de nuestra parte es el resultado de la obra de Dios en nosotros. Él hace  el querer y el hacer. Esa es la obra del Espíritu Santo en nosotros. Cf. Romanos 12:1-3, 9-21; 13:8-14; 2 Corintios 7:1; Gálatas 5:13-26; Efesios 4:17-32; Filipenses 3:10-17; 4:4-9; Colosenses 3:1-17; 1 Tesalonicenses 5:8-22; Hebreos 12:14-16; Santiago 1:19-27; 2:14-26; 3:14-18; 1 Juan 2:15-17, etc.

El creyente debe estar  activo en el proceso de crecimiento espiritual, debido a la elevada meta de estar predestinado a ser conformes a la imagen del Hijo de Dios. La santificación involucra a toda la persona en el núcleo de su personalidad, es la consagración de nuestro corazón, mente, voluntad y propósito. Nosotros "somos  renovados  según la imagen de Dios en su conocimiento, justicia y santidad.

Escrituras clave

1 Tesalonicenses 4:3; 5:23; Romanos 15:16; 2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2; 1 Corintios 1:2, 30; 6:11; 2 Corintios 3:17-18; Juan 16:14, 16; 14:16-17; 17:17; 1 Timoteo 4:5; Hebreos 9:13; 13:12; 10:10; 12:14; 2 Timoteo 2:21, 22; Hechos 26:18; 1 Juan 3:9; 5:4, 19; Filipenses 2:12; Romanos 12:1-2

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La santificación implica a todas las personas-cuerpo, mente, voluntad.

2. Somos renovados a imagen de Dios en el conocimiento, la justicia y santidad.

3. Porque Dios está obrando en nosotros entonces nosotros  trabajamos. El Espíritu Santo es el agente divino en nuestra santificación.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.