Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Elección

Las declaraciones relativas a las elecciones en la Biblia expresa la verdad de que la existencia del pueblo de Dios sólo puede explicarse sobre la base del plan de Dios, la voluntad y acción, y no de una serie de resolución humanos.

Esta gran doctrina se expone en el Antiguo y Nuevo Testamento con una gran tensión en la justicia soberana de Dios y la santidad.  La Sabiduría y gracia de Dios están más allá de la comprensión de toda criatura, o entendimiento. Todo lo que podemos hacer es inclinarnos en culto y adoración del gran Dios y Salvador que servimos. Todas las alabanzas y gloria a Él pertenece.

El mundo entero está irremediablemente perdido en el pecado y no puede salvarse por medios humanos. Nadie se salvará, aparte de la gracia redentora de Dios en Jesucristo (Hechos 4:12).

La elección es la elección soberana y amorosa con Dios de los que van a recibir su gracia. No  debe confundirse con la predestinación, que es el propósito eterno para los elegidos 

La elección  implica el divino plan de Dios para la redención

La presuposición del decreto eterno de Dios de la elección es el hecho de que la raza humana ha caído. El hombre se pierde en la esclavitud del pecado y no puede redimirse (Efesios 2:1-3).La Elección implica el plan de Dios de rescate. No se basa en las obras humanas. Es un acto de gracia (Efesios 2:4-7).  La Elección conduce a la "redención por su sangre, el perdón de los pecados" (1:7). Su meta es que seamos "conformes a la imagen de su Hijo" (Rom. 8:29). Los caídos son llamados, justificados y glorificados (Rom. 8:30).

Dios escoge únicamente sobre la base de su libre decisión propia y de su amor no depende de ninguna circunstancia temporal. La elección es una decisión enraizada en la naturaleza perfecta de Dios que se extiende al rededor de todos los valores humanísticos de costumbre. Con majestuosa independencia  Dios pasa por aquellos que son dignos de respeto de acuerdo a las normas del hombre y los presenta como a sus escogidos, a los pobres, los débiles, los ignorantes y despreciados de este mundo (1 Cor. 1:26-31).

El significado de  elección.

La palabra "elección" centros principalmente en el eklectos palabra griega, un adjetivo que significa "el elegido," y en ekloge. Es un sustantivo, lo que significa  "aquello que es elegido" o el objeto de la elección.

A lo largo del Antiguo Testamento, la doctrina de la elección se establece con el aumento de la claridad. Es una enseñanza importante del Antiguo Testamento que Dios eligió a Israel para su pueblo elegido con los privilegios del pacto no por lo que Israel tenía que ofrecer, sino únicamente por la gracia de Dios y su elección soberana (Deut. 4:37; 7: 6-7; 10:15; 1 Reyes 3:8; Isa 44:1-2;. 45:4, 65:9, 15, 22; Ez 20:5;. Amós 3:2; Hechos 13:17; Rom. 9:1-5). La razón por la cual Dios  escogió a Israel se encuentra en Dios, no en Israel. Fue porque Dios amó a Israel. No todo Israel fue de los elegidos, pero sólo un remanente fiel que Dios había escogido (Isaías 1:9; 10:21ss; 11:11, Jer. 23:3; 31:7). Cristo es el elegido Mesías (Isaías 42:1; 1 Pedro 1:20; 2:4, 6; Mateo 12:18). El objetivo final de todas las elecciones anteriores era preparar el camino para que Él sea revelado. Este fue el   rechazado y expulsado por  los hombres que el Señor hace  sus escogidos como piedra angular (1 Pedro 2:4, 6; Sal. 118:22; Isaías 28:16). Dios construye su iglesia sobre sus elegidos (1 Ped. 2:9).

En el Antiguo Testamento, Yahvé es el sujeto y siempre el que elige. El énfasis se pone totalmente en la acción de Dios. El Antiguo Testamento muy consciente y coherente dirige la atención a los actos libres de gracia de Dios que contradice todos los conceptos humanos de los méritos respectivos. Por lo tanto, es un fuerte énfasis en la gracia.

En Romanos 9-11, el apóstol Pablo trata con el rechazo de Israel de los elegidos de Dios, Jesús. Aunque la mayoría se ha perdido, aún queda un remanente (Rom. 11:5, 7; cf 9:11; 11:28). Aun cuando todo parece perdido, durante este intervalo propósito de Dios se extiende a los gentiles (Romanos 11:28-36). La palabra  elección es  más utilizada por los creyentes (Marcos 13:20, 22, 27; Romanos 8:33; Col. 3:12; 2 Timoteo 2:10; 1 Pedro 1:1; 2 Juan 1:13).

El más restringido y  común uso del nuevo Testamento de la elección se refiere a la elección de los individuos para la salvación. Los objetos de elección para la salvación son individual, y nunca ningún sentido de  elección universal (Mateo 22:14; Juan 15:19; Romanos 8:29; 9:13, 15, 18, 22; 1 Tesalonicenses 5:9). Es la manera de Dios de traer al  rebelde, pecador  depravado para responder en fe a Dios.

La elección es el decreto de un Dios soberano que toma una decisión eterna inmutable para elegir a los pecadores depravados que merecen condenación a los que él salvará. Todos los pecadores a causa de su depravación merecen condena. Nadie merece ser salvo. Dios provee la fuente de la salvación en la gracia por medio del sacrificio expiatorio de Jesucristo. El Espíritu Santo aplica la labor regenerativa para lograr un nacimiento espiritual en el creyente. Toda persona que se salva es salvado por la gracia mediante la fe en Jesucristo.

Decreto Soberano Dios

La elección es un decreto soberano, eterno de Dios. Esto era "predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas de conformidad con el propósito de su voluntad " (Efe. 1:11). Dios nos escogió en Cristo "antes de la creación del mundo" (Efesios 1:4). Lo hizo "en el amor" (Efe. 1:5).

La idea básica de la elección es un decreto soberano de Dios a "elegir a cabo" (ek, "de", y Yago, "para elegir"). Dios elige a los que van a ser salvos y los medios de su salvación en Cristo Jesús. Su propósito es que seamos conformados a la imagen y el carácter de Cristo (Rom. 8:29).

Un buen ejemplo se encuentra en la elección de Dios de los creyentes de Tesalónica. Dios los escogió. "Sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido, " (1 Tesa. 1:4). La elección es completamente una expresión del amor de Dios. Todo en nuestra vida cristiana comienza con el amor de Dios y su elección de nosotros. Los creyentes son los elegidos de Dios, porque Él los escogió antes de ellos lo escogieran. "Nosotros le amamos porque Él nos amó primero."

La elección garantiza que la salvación se basa en la voluntad de Dios y no en  los méritos del hombre o de las virtudes. Obliga al hombre pecador a hacer frente a su transgresión y la depravación. Nos obliga a entender los atributos de un Dios santo y justo que no tolerará el pecado. Nosotros no hacemos ningún esfuerzo a dejar nuestros pecados que tan amorosamente llegamos a amar hasta que Dios el Espíritu Santo nos convence y nos humilla. No tenemos ningún deseo de volverse a Él de nuestros pecados hasta que hace su trabajo en nuestra naturaleza no regenerada. La elección  centra nuestra atención en el propósito eterno de Dios para redimir a los seres humanos pecadores. La salvación es enteramente la obra de Dios desde su creación hasta que el creyente se encuentre ante el Padre glorificado en el cielo.

Sólo Dios es la fuente de nuestra elección (Juan 6:37, 44; Efe. 1:4). Ninguna influencia externa que no sea el mismo afecta a las elecciones. Todos los hombres son depravados pecadores y no se diferencian sino por la intervención divina de Dios en gracia. A quienes Dios elige para ser salvo se encuentra dentro de su propia soberanía por sí sola (Rom. 9:11, 16, 18; Efe. 1:4-5, 11). La única causa y la tierra es el amor incondicional de Dios y la misericordia (Juan 3:16; Romanos 9:23; 11:33). Se hace de una manera en la que sólo un Dios santo puede recibir toda la gloria debido a su nombre maravilloso (Efesios 1:6-12).

El fundamento de la elección

El fundamento de la elección se centra en la doctrina bíblica de Dios. Él es el eterno Señor, por encima y más allá del tiempo y el espacio, porque nunca hubo un tiempo cuando el no existía, así que no está sujeto al tiempo y lugar (Mal. 3:16; Romanos 1:20-21; Deut. 33:27; Isaías 57:15). Él es el Creador, Sustentador, y Gobernante del universo. Él es el Señor soberano sobre todos (Daniel 4:34-35; Isa 45:1ss; Rom 9:17ss; Efesios 1:11). Por otra parte, todo lo que Dios hace es de acuerdo a su carácter perfecto y  naturaleza (Jera. 23:6; 33:16; Romanos 1:17; 10:3; 2 Pedro 1:1).

La doctrina de la elección es sin duda relacionada con su santidad. El Señor Dios no pondrá en peligro su justicia.

Administrativamente la elección puede ser vista como el decreto eterno de Dios Padre por el cual ha dado al Hijo a quien Él eligió para  salvación en el Hijo. Es también el decreto eterno de Dios el Hijo para recibir a los que Él redimió por medio de Su sacrificio expiatorio en la cruz. El Espíritu Santo lleva a cabo el decreto eterno de Su regeneración del pecador haciéndole creer en la obra terminada de Cristo, la santificación y la glorificación final en la segunda venida de Cristo.

El libre albedrío del hombre y la elección

Cuando el hombre comienza con el hombre en el pensamiento acerca de la salvación por lo general piensa en la libertad como un absoluto. No hay tal cosa como la libertad absoluta en este mundo. Es siempre relativa. Si empezamos asumiendo libertad para el hombre, nos resulta difícil lograr una adecuada libertad de Dios. Spurgeon sugiere que hay que tener en cuenta que en la conversión de un hombre es muy sensible al hecho de que él tiene que elegir entre Cristo y la incredulidad, entre la vida y la muerte. El creyente está seguro de nada más que eso, es una opción real y verdadera. Sin embargo, después  la misma persona se vuelve más y más maduro espiritualmente es consciente de que incluso los primeros indicios en su propio corazón, que le llevó a escoger a Cristo, fueron obra del Espíritu Santo. Él se vuelve más seguro de que fue elegido en lugar por el que lo escogió. Esta elección hizo  que dependía de amor de Dios y no en su propio esfuerzo para alcanzar a Dios. El recién convertido, naturalmente, piensa en la idea de decidir por Cristo, mientras que el creyente más maduro se da cuenta de la certeza de la elección divina.

Jonathan Edwards dijo que el problema no es con la propia voluntad, porque la voluntad  siempre  elige lo que cree  que es mejor. La voluntad es siempre libre  y siempre elige lo que es justo o lo mejor en cualquier situación.

El problema de la voluntad es lo que Martin Luther denomina "servidumbre de la voluntad." El problema está en nuestra naturaleza moral. Somos "muertos en vuestros delitos y pecados", que se opone a Dios. Nuestros motivos pecaminosos  revalsan de  nuestra naturaleza pecaminosa. El pecador siempre toma  las decisiones equivocadas. Debido a nuestra  caída y naturaleza pecaminosa  nos  resistimos y rechazamos la mejor opción de Dios para  nosotros. Puesto que la voluntad no es más que la mente toma decisiones sobre lo que piensa que es mejor para el individuo es terriblemente influenciada por su depravación. A menos que la gracia de Dios intervenga nadie escoge a Dios o abraza la oferta gratuita de la salvación a través de la obra redentora de Jesucristo. Siempre queremos  nuestra voluntad y nuestra manera y dejamos  a nuestras elecciones pecaminosas que nunca le pediría a Dios por la salvación.

La elección no destruye el valor de las decisiones humanas, sino que da a los pecadores  la capacidad de tomar las decisiones correctas. Sin soberana gracia salvadora de Dios no podemos tomar las decisiones correctas. Nuestro libre albedrío humano estaba dirigido contra Dios, no hacia él. Éramos libres para elegir, pero siempre optamos  por no hacer su voluntad. Tomamos  las decisiones equivocadas que determinan nuestro destino eterno.

Dios no salva a nadie, ni maldice a alguien contra de la voluntad del individuo. La elección de Dios de los pecadores no es contraria a la voluntad humana. Sería un grave error pensar que Dios puede tomar medidas para salvar a los pecadores sólo cuando amablemente le da permiso.

Aquellos individuos que optan por no creer en Jesucristo para la salvación consiguen  exactamente lo que ellos eligen y se merecen. Dios no impone su voluntad sobre ellos.

Para los que van a ser salvos, Dios soberanamente y amablemente cambia sus corazones a través de la obra del Espíritu Santo en la vida de esa persona.  Ellos de buena gana y fácilmente confían en el Señor Jesucristo para la salvación y la vida eterna por su propia elección. Es la soberanía de Dios, y el  poder vivificador que hace que  respondan a su gracia.

La elección es "en Cristo"

El apóstol Juan siempre representa a Cristo como el agente de la elección (Juan 6:70; 13:18; 15:16, 19). Él elige y pone la elección de Dios en vigor. Jesús es el tema explícito en estos versos.

La gracia de Dios en Cristo es eficaz en la convocatoria que sale e invita a los pecadores a venir a Cristo. El apóstol Pablo nos dice que el pecador es elegido "en Cristo" que es el elegido por Dios por excelencia. Él escogió a su pueblo "en Cristo antes de la fundación del mundo" (Efesios 1:4) y los llamó en el tiempo (cf. 2 Tesa. 2:13, 14) con el fin de que puedan reproducir su carácter al ser hechos. "Conformes a la imagen de su Hijo" (Rom. 8:29).

Mientras el acto de elección tuvo lugar en el consejo eterno de Dios, sus efectos se ven en la transformación de las vidas de los elegidos. Elección implica rescatarnos del pecado y la culpa y recibir los dones de gracia de la salvación. La elección es "en Cristo" y a través de Cristo. Él es también el fundamento de la elección y el fundamento de la salvación, porque Él fue a la cruz y pagó en su totalidad el pago por la justicia de Dios. Por lo tanto Él es el mediador y jefe de todos los elegidos. Los elegidos son los miembros de su Cuerpo, la iglesia.

Pablo enfatiza, "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que nos bendijo con toda bendición espiritual  en los lugares celestiales en Cristo,  según nos escogió en él antes de la fundación del mundo" (Efesios 1:3 , 4). Dios el Padre eligió desde toda la eternidad, pero el eligió en Cristo. Los elegidos son escogidos "en Cristo." Se trata de una unión vital con Cristo.

Sin embargo, la básico para todo lo que Dios no se basa en el rescate que Cristo pagó en su sacrificio en la cruz (Rom. 5:6, 8; 6:2-11; Efe. 2:4-6; Colosenses 3:3, 4). El creyente se ve como co-crucificado, co-sepultados, co-resucitados, y co-ascendió con Cristo. En esta unión vital con Cristo, la redención se efectúa en la elección de Dios el Padre antes de la fundación de la tierra. Es en la salvación de Cristo fue de  una vez por todas  asegurado el rescate por la sangre de Jesús.

El Espíritu Santo aplica la obra redentora de Cristo al creyente (Tito 3:5-7; 1 Pedro 1:23-24; Juan 3:3; 2 Corintios 5:17). "Pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras " (Efesios 2:10). El pecador creyente es creado de nuevo "en Cristo."
"Nuestra esperanza bienaventurada" está a la vista completa cuando los creyentes recibirán cuerpos resucitados y glorificados de pie delante de Dios el Padre en el cielo. Es "en Cristo" que vamos a escuchar la última trompeta y los muertos en Cristo resucitarán incorruptibles (1 Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:22-28, 50-58.).

Evidencia de la elección

Debemos tener cuidado de no permitir que la garantía de la elección se convierta en una falsa sensación de seguridad (Col. 3:12; 1 Tesalonicenses 1:4; 2 Pedro 1:10). Es sólo como  vivimos  la elección se hace evidente  individualmente. La evidencia está en la forma en que vivimos. Dios escogió a los elegidos "para que fuéramos santos y sin mancha delante de él. . . . ser adoptados hijos suyos" (Efesios 1:4-5). A los que antes conoció,  también los predestinó . . .  . . llamó. . . justificó. . . glorificó" (Rom. 8:29-30).

Usted conocerña la elección de Dios por la evidencia de la obra transformadora de la gracia  manifestada en su vida. Si usted tiene confianza en él a continuación, usted sabrá y  experimentará el amor de Cristo. Dios ve el fin desde el principio. Ese "fin" es la conformidad a la imagen de su Hijo. El producto final será glorioso como Jesús en Su carácter y su destino. De ninguna manera la elección fomentará una vida pecaminosa. En todo caso,  promueve un estilo de vida santa que agrade a un Dios santo y justo. La  elección por su propia naturaleza exige la santidad en la vida del cristiano. Si no estamos creciendo en la semejanza de Cristo, no somos salvos  y nos  encontramos  todavía en nuestros pecados.

¿Ha hecho usted  una pausa y dio gracias a Dios el Padre por la elección de su salvación? Nuestra elección es un hecho, no la especulación humana. Se trata de una revelación divina, no es algo a discutir sobre. Nos humilla a la esencia de nuestro ser personal que Dios no nos tiene que salvar, pero lo hizo por su propia voluntad soberana y  gracia. Este hecho impresionante debe hacernos inclinarnos  delante de Dios y alabarle por su gloriosa gracia que Él ha dado libremente a aquellos a quienes Él ama. Nuestra salvación es la alabanza de su gloria. Dios tomó la iniciativa en la prestación de nuestra salvación desde su principio hasta su glorificación.

La doctrina de la elección nos anima a alabar las maravillas de nuestra salvación por gracia mediante la fe. Es un error pensar en hacer al hombre soberano en la salvación como si Dios sólo puede mirar hacia adelante y hacer su elección si el hombre cree. En ninguna parte de las escrituras se enseña de  la soberanía del hombre. Un énfasis más  en el "libre albedrío del hombre" hace subordinada a Dios que el hombre le acepte. . El hombre responde al llamado eficaz del Espíritu Santo cambia sus actitudes y la rebelión y  regeneración trayendo fe en Jesucristo. El hombre tiene la responsabilidad de creer en Cristo como su Salvador. Eso es inevitable.

El misterio de la acción soberana de Dios y la responsabilidad del hombre está siempre presente en las doctrinas de la salvación (Romanos 9:19; 11:33-36).

La predicación de las buenas nuevas de Jesucristo es indispensable para efectuar la elección de Dios por los pecadores (Romanos 10:14-17; Hechos 18:9-11). Dios escogió a los elegidos "Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad " (2 Tesa. 2:13).

Que sea muy claramente que estas grandes doctrina bíblica  no enseña que si uno es electo, será salvo, independientemente de si es o no cree en Cristo. La Biblia es muy clara: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Juan 3:36).

El objetivo final de la elección

El objetivo final de la elección es la gloria y alabanza de Dios. La Biblia deja muy claro que nuestra elección es "para alabanza de la gloria de su gracia" (Efe. 1:6). Fuimos elegidos "con el fin de  . . .  ser para la alabanza de su gloria" (Efesios 1:12). Todo en el universo se está moviendo a la meta "para traer todas las cosas en el cielo y la tierra juntas  bajo un solo jefe, el Cristo." Somos  trofeos de la gracia de Dios. Dejemos que  nuestra vida sea una manifestación de su misericordia y la alabanza de las riquezas de su gracia salvadora glorioso.

Previo conocimiento

Una de las interpretaciones erróneas es dar a entender que la elección se basó en la presciencia de Dios de la elección que hacen los hombres, con previo conocimiento o conocimiento "de la técnica." Que elimina de forma efectiva cualquier concepto bíblico de la elección. Esto contradice totalmente la idea de la soberanía, y hace caso omiso de la idea básica de la palabra "antes conocida."

El PROGINOSKO palabra griega tiene la idea de "lo que se refiere a favor" o "hacer un objeto de  cuidado", y lleva a la idea adicional de aprobación (cf. Exo. 2:25; Rom 11:2). Más que un simple conocimiento de antemano se tratara. Dios sí tiene un conocimiento previo de las acciones del hombre, pero no  sigue que tales acciones eran la base de la elección de Dios de la persona. El conocimiento previo surgió de la elección incondicional de Dios. Previo conocimiento implica un acto de la voluntad de Dios para llevar a cabo lo que Él sabe. El conocimiento de Dios no puede separarse de su voluntad, y su voluntad no puede estar condicionada por el conocimiento previo de un evento.

Sería incorrecto decir que un hombre es elegido porque  va a creer en Jesucristo. Es cierto, sin embargo decir que cree que porque él es elegido como se enseña en Hechos 13:48. "Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna" (Hechos 13:48). El énfasis está en el consejo divino en las elecciones. "Todos los que habían sido ordenados para vida eterna." Dios lo hizo. Previo conocimiento de fe o  santidad no es la causa de la elección.

La predestinación tiene que ver con nuestro ser como Jesús. Jesús es nuestro hermano mayor, y vamos a llevar la imagen de la familia de Dios. Su objetivo es que nos moldeará en la imagen de su Hijo. Jesús es el mayor en la gran familia de Dios. Él es preeminente.

Elección hecha segura

El reformador puritano Thomas Manton dijo: "Su elección se dará a conocer por su interés en Cristo, y su interés en Cristo por la regeneración en el Espíritu. Todas las ovejas de Dios se ponen en las manos de Cristo, y Él los deja en el cuidado del Espíritu (1 Pedro 1:2)."

C. H. Spurgeon escribe: "John Newton solía contar una historia caprichosa de una buena mujer que dijo, con el fin de demostrar la doctrina de la elección," ¡Ah! Señor, el Señor debió amarme  desde antes de que yo naciera, pues de lo contrario no hubiera visto nada en mí para amarme después "estoy seguro de que es cierto en mi caso. Creo que la doctrina de la elección, porque estoy bastante seguro de que, si Dios no me hubiera elegido, yo nunca lo hubiese  elegido, y estoy seguro de que Él me eligió a mí antes que yo naciera, o de lo contrario no me hubiera escogido después, y él me han elegido por razones desconocidas para mí, porque nunca pude encontrar ninguna razón en mí mismo por qué debería haberme mirado a mí con un amor especial."

Uno de los puritanos observó, "la elección eterna es la fuente de la gracia y la gloria eterna es su consumación."

Los Cánones de Dort dan una buena conclusión de este estudio. "Él decretó darles la verdadera fe en Él, para justificarlos, para santificarla, y, después de haber mantenido con fuerza en la comunión de su Hijo, por último para glorificar, para la demostración de su misericordia y la alabanza de las riquezas de su gloriosa gracia."

La elección es individual, personal, específica y particular. Eso significa que usted tiene que responder a la oferta de la salvación por gracia mediante la fe en Cristo. A  Todo el mundo llamó Dios a la salvación, llamó personalmente. "Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí,[n] y al que a mí viene, no lo echo fuera" (Juan 6:37). Enfática, doble negación, nunca, no, nunca rechazar. El versículo 39 dice que no perderá ni una sola de las que figuran a Él. "Y la voluntad del Padre, que me envió, es que no pierda yo nada de todo lo que él me da, sino que lo resucite en el día final" (Juan 6:40, cf. 10:14-16, 26-30). Elección personal de Dios conduce a la seguridad del creyente y la garantía eterna. Privilegios personales, las bendiciones, la seguridad y la comodidad son para los elegidos de Dios. ¡Reclama tu herencia!

La gracia de Dios se ha manifestado a nosotros en sobreabundancia. Es una gracia de gran tamaño que es más que suficiente para mantenernos a salvo por ahora y la eternidad. Dios ha llegado hasta los pecadores depravados en su sobreabundancia de la gracia y luego añadió más y más a él.

Es humillante  descubrir que fuimos  elegidos antes de Cristo en la eternidad antes de que el universo fue creado. Esa fue la elección eterna de Dios. Dios tiene un nombre inscrito en su corazón para toda la eternidad de cada creyente.

Nuestra seguridad de la salvación se basa en la elección eterna de Dios. ¿Cómo podemos estar perdidos otra vez? ¡Imposible!

Clave de las Escrituras

Juan 6:70; 13:18; 15:16-19; Efesios 1:4ss; Deuteronomio 23:5; 2:1-10; Romanos 8:28-36; 9:19; 11:33-36; 10:14-17

Permanezcamos en  los principios y aplicaciones prácticas

1. Dios es soberano y su soberanía es siempre sabia, santo, bueno y amoroso. Con la elección de un Dios soberano está llevando a cabo su propósito eterno de la redención de la humanidad perdida.  

2. Dios no está obligado a salvar a nadie, pero aquellos que Él salva lo hace por la gracia mediante la fe en Jesucristo (Efesios 2:8-10; Hechos 16:31; 4:12).

3. Misiones Mundial están en el centro del propósito eterno de Dios (2 Pedro 3:9). Nadie será capaz de presentarse ante Dios y decir: "Yo quería ser salvo, pero no resulté electo." Aquellos que no son salvos no son salvos porque no  eligieron ser salvos. Dios es paciente y quiere que todos procedan al arrepentimiento y crean en su Hijo para la salvación.

4. Por elección divina Dios ha escogido a ciertos individuos para salvación y los predestinó a ser conformados al carácter de su Hijo (Efesios 1:4-5; Romanos 8:28-36).

5. La elección es la gracia de Dios en acción. Si estas "en Cristo" y uno con Él? La salvación es enteramente la obra de Dios. Elección dice que Dios está en control de nuestra salvación.

6. La elección siempre implica responsabilidad por parte de los hombres. Las personas se eligen para hacer algo. Debemos vivir una vida santa y sin mancha delante de Dios. Pablo no está enseñando a la perfección sin pecado en esta vida, pero él está llamando a los creyentes a vivir una vida agradable a un Dios que es santo. Pureza en esta vida no es una opción, si usted lo ama usted le obedece.

7. El objetivo final de la elección es para revelar el carácter de Dios como "la alabanza de su gloria."

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.