Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La Gloria de los Creyentes

El apóstol Pedro vio la posibilidad de que la gloria sobrenatural que está preparada para nosotros en Cristo Jesús. Él escribió: "después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca" (1 Pedro 5:10).

El apóstol Pablo dijo que no ha "ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman" (1 Corintios 2:9). La gloria de Dios está entre estas cosas profundas que Dios ha preparado para su pueblo.

La palabra hebrea para "gloria" significaba originalmente "peso pesado, o importante." Gloria de Dios es su belleza en la santidad. Él es el Dios de la gloria.

En su encarnación, el Hijo de Dios  mostró la gloria que fue del  como del unigénito del Padre (Juan 1:14). La transfiguración de Cristo fue un estallido en abrir su gloria (Mateo 17:1-8). Jesucristo es el Señor de la gloria (1 Cor. 2:8). La gloria de Dios irradiaba de su rostro, y como lo contemplamos nosotros a seremos como Él (2 Cor. 3:18).

La santificación del creyente es descrito como un cambio de gloria en gloria. La glorificación es implícita, el último evento en el cambio de gloria en gloria. La glorificación es la culminación, la consumación, la perfección y la plena realización de la salvación. Se trata de una posición perfecta, incontestable ante Dios. La glorificación es la perfección de nuestra santificación (Efesios 5:27; 2 Timoteo 2:10).

La gloria de que hablaba Pedro es la gloria que le pertenece sólo a Dios.

Dios promete Su gloria para los santos.

Dios invierte las tablas. Nosotros, los que "están destituidos de la gloria de Dios" (Rom. 3:23), se les promete la gloria eterna en Cristo.

El rey David es un buen ejemplo de un pecador que se le prometió  recibir la gloria de Dios. "Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria" (Salmo 73:24). "Porque sol y escudo es Jehová Dios; gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad" (Salmo 84:11). Ninguna cosa buena en el cielo va a ser quitada  de los santos "que andan en integridad."

El Señor Jesucristo sufrió y entró en su gloria. Se sienta a la diestra del Padre en el cielo.

Después de haber sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Cristo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. Vamos a estar con el Señor Jesús en su gloria.

Esta gloria eterna implica toda la persona. Por ejemplo, nuestro cuerpo físico es "siembra en deshonra," pero que "se resucita en gloria" (1 Corintios 15:43). Cuando Cristo regrese, "Él transformará nuestro cuerpo mortal en un cuerpo glorioso semejante al suyo, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas" (Filipenses 3:21). Este frágil, débil, el cuerpo herido, la disminución de humanos que un día se transformará en un cuerpo resucitado perfecto.

Me encanta lo que C. H. Spurgeon escribió acerca de la resurrección del cuerpo del creyente: "El cuerpo de un niño va a estar completamente desarrollado, y los enanos alcanzarán plena estatura. El ciego no se ciega en el cielo, ni el cojo será  detenido, ni el temblor al  paralítico. Los sordos oyen, los mudos  deberán firmar las alabanzas de Dios. No llevaremos a ninguna de nuestras deficiencias o debilidades en el cielo. . . y ninguno de nosotros necesitará un bastón para apoyarse. Allí no se conoce un gemido de dolor o una rodilla débil o un defecto en un ojo. "Los habitantes no dirán más: Estoy enfermo."  

Y continúa, diciendo que será "un cuerpo que será incapaz de cualquier tipo de sufrimiento: no hay corazón palpitante, ningún espíritu  que se hunde, no los miembros doloridos, no hay alma aletargada o preocupan allí. No, vamos a ser perfectamente entrega de todos los males de ese tipo. Por otra parte, será un cuerpo inmortal. Nuestro cuerpo resucitado no será capaz de decadencia, y mucho menos de la muerte. No hay tumbas de la gloria. Bienaventurados los muertos que murieron en el Señor, porque sus cuerpos se levantarán para nunca  conocer la muerte y la corrupción por segunda vez. Sin olor o mancha de la corrupción se mantendrá en aquellos que Jesús  llamará  de la tumba. El cuerpo resucitado será mucho mayor en el poder: se trata de "siembra en debilidad", dice la Escritura, pero que es 'resucitado en poder. ". . . Va a ser un "cuerpo glorioso, y será resucitado en gloria, para que el conjunto de nuestra humanidad participará de esa maravillosa profundidad de la felicidad que se resume en la palabra-'Gloria."  

El santo tendrá un carácter purificado.

Seremos  un día como Cristo en Su perfecta santidad. Cuando él es a través de su obra de santificación progresiva del Espíritu Santo no dejará ningún rastro de pecado en nosotros. No hay ningún objeto de la tentación, sin o dentro, será capaz de tocarnos. Los ojos de un Dios tres veces santo no será capaz de detectar nada censurable o pecaminoso en nosotros. Dios en su gracia redentora que nos han hecho en condiciones de vivir con un Dios Santo. Que le dará gloria a Él por toda la eternidad.

"Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es" (1 Juan 3:2). Vamos a rehacer la imagen de Dios, hecho como nuestro divino Señor, que es lo que el apóstol Pablo dice acerca de la iglesia es el caso de los cristianos. Efesios 5:27, "el primogénito entre muchos hermanos" (cf. 2 Timoteo 2:10).

El santo tendrá la aprobación divina.

Nosotros, los que estamos destituidos de la gloria de Dios un día oírle decir: "Bien hecho, siervo bueno y fiel." "Venid, benditos de mi Padre." Aquellos que eran despreciados y rechazados de los hombres serán aprobados por Dios.

Vamos a ser trofeos de la gracia salvadora de Dios. Vamos a ser espejos que reflejan a Dios, y en  nosotros su gloria será revelada hasta hoy como en un espejo empañado que "damos la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo" como "nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados en la misma imagen de gloria en gloria, solo como en frente del  Señor, el Espíritu" (2 Corintios 3:18). Nuestra gloria será Dios que brilla a través de nosotros para el asombro de todos los principados y potestades y los habitantes de los cielos para su gloria. Salvados por la gracia será nuestro tema. Todo el cielo se asombrará de la gloria divina, que se manifiesta en los pecadores emancipados del pecado y del infierno y herederos de Dios y coherederos con Jesucristo.

Vamos a morar en la presencia inmediata de Dios para siempre.

Vamos a disfrutar de una íntima comunión con el Señor Dios! La presencia de Jehová Dios será nuestra felicidad para siempre. El hecho de que "Él nos ha llamado a su gloria" eclipsa todo lo demás. La gloria de los santos tendrán siempre es una gloria, que Dios mismo puso sobre ellos. Se trata de "su gloria." Es el más rico, la gloria más completa posible.

Vamos a disfrutar de Dios mismo. Él será nuestro gozo. Nuestro Dios será nuestra gloria. "Dios nos ha llamado a su gloria eterna."

El apóstol Pablo hace gran hincapié en el hecho de que cuando Cristo murió, nosotros morimos, que cuando fue sepultado, somos sepultados juntamente con Él, cuando Él resucitó de entre los muertos, resucitamos en él, y subiremos al cielo para reinar con él. Toda nuestra gloria es por Jesucristo y por Jesucristo, y en toda la gloria de Cristo tenemos un compartir. Somos miembros de Cristo, y somos uno con él. En virtud de nuestra unión vital con Cristo, participamos  de su gloria.

Hemos sido llamados a esta gloria.

Dios "nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo Jesús." En su gracia soberana nos ha llamado al arrepentimiento, la fe, la santificación, la perseverancia y gloria. "A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó" (Romanos 8:29-30). "Yo os encargábamos que anduvierais como es digno de Dios, que os llamó a su Reino y gloria" (1 Tesalonicenses 2:12).

Si somos justificados por gracia mediante la fe, que sea glorificado por medio de Cristo Jesús. Llamado, justificado, glorificado.

Dios nos ha llamado a reinar con Cristo en la gloria. El apóstol Pablo dijo a Timoteo que "Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna" (2 Timoteo 2:10). Él estaba alentando a Timoteo a no perder el ánimo. Los inconvenientes menores, "las aflicciones de la luz," que trabajan para nosotros soportar un peso cada vez más excelente y eterno de la gloria. No hay nada que se le compare. Pablo dijo: "pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria" (2 Cor. 4:17; Rom. 8:18). El sufrimiento es temporal, pero la gloria es eterna.

"Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria" (Colosenses 3:4). La promesa es nuestra y Dios nunca olvida sus promesas. Él es fiel.

Dios nos está preparando para esta gloria eterna.

Nosotros somos "vasos de misericordia que había preparado de antemano para gloria" (Romanos 9:23). ¡Qué contraste con los "vasos de ira preparados para destrucción!" (Romanos 9:22). Eso es lo que éramos hasta que Dios en su gracia llegó hasta nosotros y nos salvó. La preparación se inició en la eternidad, cuando fueron elegidos por Dios, y se inició en la regeneración, y que está pasando cada día en el trabajo progresivo de la santificación.

Uno de los pasajes más bellos de este tema es 2 Corintios 3:18. "Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor" (2 Corintios 3:18). Ese es el proceso que Dios usa para llevarnos a la gloria con él. No lo permitirá  hasta que  es a través de. La luz del conocimiento de la gloria de Dios está en el rostro de Cristo (2 Cor. 4:6). La grandeza del poder de Dios se revela cuando Dios golpea vasijas y libera su dulce fragancia del Evangelio. Nuestra gloria es para contener a Dios. Somos vasijas rotas. El tesoro, el poder y la gloria es de Dios.

Dios nos pone en nuevas experiencias, que van más allá de nosotros, nos hace perder la esperanza en la carne y nos hace exclamar: "¡Señor, sálvame!" No te desanimes, que rompe las vasijas de barro  por lo que "nuestro hombre interior se renueva día a día." Pues nosotros, que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal (2 Corintios 4:11). La vida de Jesucristo se manifiesta en estas antiguas vasijas de barro. Todo lo que está pasando en esta vida nos produce un enorme peso de la gloria eterna.

Desde el día en que nacimos nuestro cuerpo exterior se ha ido envejeciendo, pero nuestro nuevo yo interior está día a día cambiando a un nuevo tipo de vida que está siendo conformes a la imagen del Señor.

Por el momento, nuestra carga de luz momentánea del sufrimiento está trabajando para nosotros más y más sublimes un eterno peso, pesado de la gloria. Nuestras mentes no se establecen en estas pesadas cargas, sino  en lo invisible, lo eterno. Así es como Dios está obrando en nosotros preparándonos  para vivir con Él por toda la eternidad. Nuestro enfoque  no está en las preocupaciones y el estrés de este mundo, sino en Cristo.

"Si en verdad," dice el apóstol Pablo, "si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados" (Rom. 8:17). Pablo está absolutamente seguro de que cuando él escribe, "si en verdad," o mejor "seguro." Cuando sufrimos con Cristo en su humillación se nos asegura que vamos a estar con Él en su gloria. La cruz lleva a la corona.

Reinaremos con Cristo en la gloria.

El apóstol Pablo dijo: "Si somos muertos con él, también viviremos con él; si sufrimos, también reinaremos con él" (2 Timoteo 2:11-12).

Jesús dijo a sus discípulos: "Y vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. Yo, pues, os asigno un Reino, como mi Padre me lo asignó a mí,  para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel" (Lucas 22:28-30; cf. Mateo 19:28).

El libro de Apocalipsis está lleno de pasajes que hablan de los creyentes reinando con Cristo (Apocalipsis caps. 1, 11, 19, 21).

Estamos siendo preparados para la gloria de Jehová Dios, y puede estar seguro de aquel día glorioso en que lo veremos y estaremos con él. Cristo esta "llevando muchos hijos a la Gloria" (Hebreos 2:10). Puesto que Dios nos ha llamado a la gloria, Él nos está preparando para la gloria, y seremos llevados a la gloria. Jesucristo es el "Capitán de nuestra salvación," y Él nos está llevando a través de su manera, y él nos llevará a la gloria. De hecho, Él traerá a  todos sus hijos con él a la gloria. No habrá excepciones.

"He aquí Yo hago nuevas todas las cosas" (Apocalipsis 21:5). Habrá un nuevo cielo, nueva tierra, y una Nueva Jerusalén. ¿Has sido tu renovado en Cristo?

Escrituras clave

Romanos 3:23; Éxodo 40:34-38; Apocalipsis 4; Juan 1:14; Mateo 17:1-8; 1 Corintios 15:43; 2 Corintios 3:18; 4:11, 17-18; Romanos 8: 17-18, 28-30, 38-39; 5:6-11; 9:23; Colosenses 3:4; 2 Timoteo 2:10, 12; Efesios 2:7; Filipenses 3:21; 1 Tesalonicenses 2:12; 1 Juan 3:2

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La única manera de que "están destituidos de la gloria de Dios" darle la gloria a un Dios santo es mediante la recepción de su gracia salvadora a través de la fe en Jesucristo. Este pensamiento de que podríamos tener comunión con un Dios santo debe hacernos caer y adorarlo con corazón humilde.

2. Dios en la gracia nos da la salvación con la gloria eterna. Es su regalo para todo aquel que se humilla, se arrepienten y creen en Cristo. La vergüenza y la ira eterna de Dios están, aparte de la justicia de Cristo.

3. Puesto que Dios nos ha llamado a la gloria, Él nos está preparando para la gloria, y que un día serás llevado a la gloria.

4. Todas las dificultades y sufrimientos que enfrentamos en esta vida será un día algo que valdrá la pena cuando nos inclinamos a los pies de nuestro Señor y Salvador y "confesar que Jesús es Señor para gloria de Dios Padre" (Filipenses 2:9-11).

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.