Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Conforme a la Imagen del Hijo de Dios

Romanos 8:29 da el propósito eterno de Dios Padre para todos los creyentes en Jesucristo. "A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo."

Este maravilloso propósito de Dios no será plenamente efectivos hasta la segunda venida de Cristo cuando Él presente una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante (Efesios 5:27).

Es la imagen de un Cristo glorificado que estamos predestinados a ser conformados. Obtenemos una visión  de lo que será cuando le contemplamos en el Monte de la Transfiguración, y el deslumbrante esplendor de su persona que temporalmente cegó a Saulo de Tarso. El apóstol amado Juan "cayó a sus pies como muerto" cuando lo vi. Él nos ha prometido que "donde yo esté, vosotros también estéis" (Juan 14:3), "para que vean mi gloria que me has dado, pues me has amado desde antes de la fundación del mundo" (Juan 17:24).

Los hijos adoptivos de Dios deben ser obligados a correr con un parecido con el Señor Jesucristo, su cabeza y su hermano mayor. Jesús es el modelo después de lo cual todos los elegidos de Dios deben ser conformada. Adán fue creado a imagen de Dios (Génesis 1:26-27), pero cuando desobedeció y cayó toda su carrera cayó con él. El "engendró un hijo a su semejanza a su imagen" (Génesis 5:3), y se transmite a su descendencia Su dañada, naturaleza caída.

Sin embargo, "de acuerdo con su buena voluntad"  Dios determino renovar su imagen en aquellos a quienes había elegido para su salvación. La imagen del Hijo de Dios se marca sobre todos los hijos de Dios cuando son adoptados en la familia de Dios. El Espíritu Santo da  la vida espiritual y los hace partícipes de la naturaleza divina. El "hombre nuevo" es a imagen y semejanza de Cristo, creado en la justicia.

El hombre nuevo es la obra de Dios, nacido del Espíritu, y tiene el  Espíritu de Cristo morando en él. Un día, el cuerpo del creyente será "semejante a su cuerpo glorioso". En un momento,  extremadamente rápido casi instantáneo como con el movimiento de los  ojos que se cambiará a su semejanza. Será tan rápido como el rayo de luz en los ojos o el parpadeo o "abrir y cerrar." Pero lo importante es que seremos  " cambiado", y no nos deja adivinar lo que seremos transformados.

Todos los que Dios conoció de antemano, los predestinó a ser conformes a la imagen de su Hijo. Al igual que hemos nacido de la imagen del terrenal de Adán, también se hará cargo de la imagen del celestial Adán (1 Corintios 15:49). Cristo "va a transformar nuestros  organismos humilde  a la imagen de su cuerpo glorioso por medio de ese poder por el cual es capaz de sujetar todas las cosas en sí mismo" (Filipenses 3:21, NET). "Cuando Cristo, (vuestra vida), se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria" (Colosenses 3:4, NET).

La meta de Dios es para el creyente ser "conformes " a lo que hoy es verdad de que Jesús es el Señor en la gloria. El Espíritu Santo está obrando en el creyente para  transfórmalo en la semejanza de Cristo, que es sin pecado. El hombre exterior está siendo transformado por el hombre interior, que está en la semejanza de Cristo. Los santos glorificados llevará la expresión externa del carácter de Cristo.

Estamos conformados a la imagen de Cristo en la santidad, porque Cristo es hecho por nosotros santificación. Segunda Corintios 3:18 dice que estamos siendo transformados en la imagen de nuestro Señor de gloria en gloria. "Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor." Ponemos  el hombre nuevo que se va renovando hasta el conocimiento después de él. Cuando la visión de la gloria de Cristo es perfecta, la conformidad será perfecta.  Progresamos de una etapa de gloria a otra. Un día tendremos la conformidad completa a la imagen de Cristo, tanto como  alma y cuerpo.

Contemplando su gloria estamos  cambiando en la misma imagen. La gloria de Cristo es su divina excelencia. Nos transforma en la imagen que vamos a contemplar por el Espíritu Santo. Pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es (1 Juan 3:2). La conformidad a la imagen de Cristo, tal como surge de contemplar su gloria es la visión de que la gloria que nos transforma.

¿De dónde sacamos la visión? Tenemos la visión de la Palabra de Dios. Esta es la razón por la que necesitamos  crecer en el conocimiento de las Escrituras. No hay otro lugar para saber cómo es Dios.

El apóstol Pablo nos dice que Estamos conformados después de Cristo en el sufrimiento.  Tenemos que soportar tribulaciones y sufrir persecución por su causa de la justicia (Filipenses 3:10; Mateo 5:10-12; Juan 15:18-27). El sufrimiento promueve nuestro crecimiento espiritual y la santidad. Es porque compartimos los sufrimientos de Cristo que también compartiremos su gloria. "Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados" (Romanos 8:17, NET).

Cuando Cristo regrese vamos a ser conformes a la imagen del Hijo en  gloria. Seremos glorificados con Él, porque estamos predestinados a ser conformados a Su imagen. Esta imagen de la cual vemos las sombras ahora se perfeccionará en el cielo.  La oración debe ser el Señor apresure el día de tu venida!  Aun así, ven hoy .

Ningún creyente en Cristo Jesús  queda destituido de la salvación. "Si él es justificado, él debe a su debido tiempo ser glorificado," escribió Robert Haldane. "Para ser glorificado es estar completamente conformes a la imagen gloriosa de Jesucristo, cuando le veremos tal como él es, y se hizo semejante a él la glorificación de los santos tendrá su consumación en el día de la bienaventurada.... resurrección, cuando sus cuerpos sean hecho semejante al cuerpo de la gloria de Jesucristo. Cuando ese cuerpo natural, que se siembra en corrupción, en deshonra, en la debilidad, se planteó como cuerpo espiritual sin corrupción, en la gloria, en el poder entonces la muerte será absorbida en la victoria, todas las lágrimas se secaran, el Cordero va a liderar y darles de comer, y Dios será todo en todos" (Romanos).

En Romanos 8:31, el apóstol Pablo habla de esta glorificación como teniendo lugar ya adoptadas, porque tiene la convicción de que "lo que Dios ha decidido a hacer se puede decir que se ha hecho."

¡Cuán preciosos  es que fuimos  llamados a la comunión con Jesucristo! Estamos llamados a ser participantes de Cristo. Compartimos en su vida. Somos miembros de su Cuerpo, su carácter, su sufrimiento y su gloria. Es humillante pensar que estamos llamados a ser partícipes de la gloria de Cristo, el Hijo del Dios viviente" (Romanos 8:17, 23; 2 Tesalonicenses 2:14).

Para que no olvidemos que el apóstol Pablo dice que es la misma naturaleza, siendo el mismo en sustancia e iguales en poder y gloria. Esa es la parte que desafía nuestra fe cuando vemos desde donde Dios nos ha salvado. Estamos siendo constantemente conformados  a su carácter y semejanza.

Efesios 4:13, 19 dice, "hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. . . . . Estos, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron al libertinaje para cometer con avidez toda clase de impureza." La plenitud de Cristo," como la expresión "la plenitud de Dios", es la plenitud, o la plenitud que brota de Él y que Él comunica. La plenitud de Dios es  la excelencia de los que Dios mismo está lleno. La norma a la que el creyente ha de alcanzar es la perfección absoluta. "Así pues, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto" (Mateo 5:48, NET). "Habla a toda la congregación de los hijos de Israel y diles: Santos seréis, porque santo soy yo, Jehová, vuestro Dios" (Levítico 19:2, NET). Dios ha predestinado al creyente a ser perfectos como el hombre, como Dios es perfecto como Dios.

Lo que hemos estudiado es la persona controlada por el Espíritu. Es la persona llena del Espíritu y rendida a Cristo. Es sólo cuando nos hacemos disponibles a Él que nos puede llenar de sí mismo y conforme a Su semejanza.

El apóstol Pablo contempla a toda la iglesia perfecta  delante de Dios. La meta de Dios es que cada creyente llegue a ser perfecto, completo con Cristo. Esta norma no es para unos pocos, sino para todo el Cuerpo de Cristo. No va a ocurrir en esta vida, sino  cuando Cristo entregue su inmaculada iglesia gloriosa cuando regrese.

Clave de las Escrituras

Romanos 8:18, 29; 1 Corintios 15:43-53; Filipenses 3:21; Colosenses 1:28-29; 3:4, 10; Efesios 2:10; 4:13; 1 Juan 3:2; Mateo 5:48; 25:34; Gálatas 4:19; Santiago 1:4; 1 Tesalonicenses 5:23-24; Juan 17:24; 2:19; 12:26

Permaneciendo en  los principios y aplicaciones prácticas

1. Tiene usted hambre y sed del tipo de justicia de Dios?

2. ¿Estarás presentándote al el nuevo hombre que poseen más de la semejanza de Cristo?

3. Jesucristo ha imputado su justicia al creyente (2 Cor. 5:21), y estamos seguros de que el cumplimiento es tan seguro como si ya estamos glorificados (Rom. 8:30).

4. Sólo ellos son los cristianos que son como Cristo en carácter y destino. ¿En qué medida puedo reflejar la gloria del Señor Jesucristo en mi vida diaria?

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.