Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La Muerte Sacrificial de Jesucristo

Todo el proceso de la salvación se atribuye en el Nuevo Testamento a la muerte sacrificial de Jesucristo. Es en el momento de la muerte que el fundamento de la salvación está totalmente enfocado. La obra de la salvación fue completada cuando Jesús clamó, "¡Consumado es!" Nada más había que hacer.

El sacrificio de Jesucristo fue un sacrificio expiatorio y la expiación por el pecado. Cristo murió en el lugar del pecador creyente. Cristo sufrió el castigo de los creyentes. Cristo sufrió la ira de Dios por todo lo que su pueblo debía haber sufrido como consecuencia del pecado. "¿Quién pondría algo de carga a  los escogidos de Dios?" No es Dios, porque Él ha justificado el pecador creyente por la sencilla razón de que Cristo murió en su lugar y sufrió su castigo.

C. H. Spurgeon dijo correctamente: "Mi esperanza no es porque yo no soy un pecador, sino porque soy un pecador por quien Cristo murió. Mi confianza no es que yo soy santo, sino  que, siendo pecador, Cristo murió por mí. Mi descanso es, aquí, no en lo que soy, o seré, ni en lo que siento, ni lo que se, sino  en lo que Cristo es y debe ser, - en lo que Cristo hizo, y lo sigue haciendo, como Él está de pie ante aquel trono de gloria. "

Mi esperanza se basa en la sangre de Jesús y la justicia solo. Jesucristo nos salva de la pena soportando indirectamente  la pena a la que fuimos expuestos. "Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición" (Gálatas 3:13).

Por otra parte, en el proceso de redimirnos, él nos compró con su propia sangre y nos hizo libres.

El hombre violó la ley de Dios y cayó bajo la pena del pecado, que es la muerte. "Porque la paga del pecado es muerte. . ." (Romanos 6:23). El pecado del hombre lo ha expuesto a un castigo divino (Rom. 1:18; Isaías 53:6; Jera. 17:9; Salmo 14:3; Rom. 1:18-32; 5:10; 8:7; Col. 1:21). Todos son culpables ante un Dios santo. Sin embargo, el amor de Dios hace  el propicio sacrificio (Rom. 5:6, 8). Dios hizo castigar el pecado, haciendo a su Hijo una maldición (Gálatas 3:13; Romanos 3:25-26; 5:8). Cristo, que fue sin pecado, sufrió vicariamente por los pecadores (2 Cor. 5:21). Su resurrección probó que Él era el Hijo de Dios sin pecado (Romanos 1:4). La resurrección de Jesucristo demuestra que Dios aceptó su vicaria expiación sustitutiva en favor del hombre pecador.

Lo que es muy claro, tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento es que Dios proveyó el sacrificio. La verdad importante se enseña en la Palabra de Dios es que el hombre pecador no hace nada para obtener el perdón. Dios tomó la iniciativa de salvar al pecador de principio a fin. Dios proveyó el único sacrificio aceptable por el pecado. El sacrificio era una obra de Dios para el hombre, no al revés.

Cuando la vida iba a ser entregada, una muerte  ocurrió (Lev. 17:11). El derramamiento de sangre, el don de la vida  simboliza una muerte violenta. El acto central en un sacrificio era él y "sin derramamiento de sangre no hay remisión" (Hebreos 9:22). La muerte de Jesucristo en la cruz provee expiación por el pecador.

Sacrificios levíticos

Una expiación vicaria de los pecados por la víctima, cuya vida se pierde en lugar del pecador que es el único que va a cumplir con la idea de los sacrificios de Levítico.

La vida de los animales impecablemente pura se ofrecía  a un Dios tres veces santo, en lugar del alma pecadora. El significado es obvio que este sacrificio necesariamente implica sufrimiento y el castigo, que se inflige a la bestia a la que se le imputa la culpa y el pecado, no se imparte.

La idea esencial de los sacrificios de sangre  era que la víctima tomaba  el lugar del hombre pecador, lo ha redimido, o pagó por él como un sustituto.

El sistema levítico de sacrificio fue la comparación tipológica de la redención por medio de Jesucristo. El sistema de sacrificios judíos se cumplió en Jesús Cristo, una vez sacrificado como el Cordero de Dios "que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). La ofrenda por el pecado se convirtió en el máximo sacrificio. Era el medio por el cual un pueblo pecador se acercó a un santo de Dios. El sacrificio todo se ofrecía a Dios por el derramamiento y la aspersión de la sangre (Lev. 7:11).

El Sacrificio de Jesús  

La muerte de Jesús Cristo es visto en el Nuevo Testamento como el cumplimiento de todo lo que fue prefigurado por el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Los sacrificios eran típicos del sacrificio de Jesús muy superior. Los animales no podía quitar el pecado. El sacrificio de Jesús es superior a los sacrificios del sistema antiguo como el nuevo pacto es superior al antiguo. Este es el enfoque del libro de Hebreos en el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento se refiere a los sacrificios levíticos como de origen divino y obligatoria, pero imperfectos, y sólo un tipo del sacrificio de Cristo. El sacrificio de Jesús fue el sacrificio perfecto y suplantó el viejo sistema de sacrificio del Nuevo Testamento.

La idea central de los escritores del Nuevo Testamento es que el sacrificio realizado por Cristo en la cruz es el sacrificio final perfecto para la expiación del pecado y la salvación de los hombres. El sacrificio de Cristo fue tipificado en los diversos sacrificios del Antiguo Testamento. Por otra parte, el sacrificio perfecto final de Cristo abrogó todos estos sacrificios típicos.

Jesús es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29, 36). B. F. Wescott dijo: "El título que se aplica a Cristo transmite las ideas de sufrimiento vicario, de la presentación del paciente, del sacrificio de la redención, etc." Él es el que vino a hacer "el gran sacrificio por los pecados del hombre." Jesús "sufrió bajo el peso del pecado del hombre."

Punto de vista de Jesús por su muerte

Jesús vio a su propia muerte como un sacrificio por el pecado (Marcos 10:45; Mateo 20:28; Marcos 14:24; Mateo 26:28; Lucas 22:20; 1 Corintios 11:25; Juan 1:29, 36; Apocalipsis 13:8). Ha dado  su "vida en rescate," "para  pagar el precio de la redención."

Su muerte por crucifixión era un sacrificio de expiación por el pecado (Rom. 3:25; 5:9; 1 Corintios 10:16; Efesios 1:7; 2:13; Col. 1:20). Él se identifica como la ofrenda por el pecado (Romanos 8:3; 2 Corintios 5:21), y el Cordero de Pascua (1 Corintios 5:7). Los creyentes son redimidos por la sangre de Jesús (1 Pedro 1:18, 19; 1:2; 3:18), que también es la propiciación y la limpieza (1 Juan 1:7; 2:2; 5:5; Rev. 1:5).

Jesús vio a su propia muerte como la confirmación de la nueva alianza (Ex. 24:3-8). Que él consideraba sus sufrimientos y muerte como el cumplimiento de las Escrituras del Antiguo Testamento. Jesús se refirió a su propia muerte como sacrificio, sobre todo comparándolo con el sacrificio del pacto (Mateo 26:27-28). Jesús dijo: "porque esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para perdón de los pecados" (Mateo 26:28). El apóstol Pablo escribió: "Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: 'Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebáis, en memoria de mí'" (1 Corintios 11:25). El antiguo pacto y sus sacrificios se cumplieron y fue eliminado por el nuevo pacto y su único sacrificio perfecto por el pecado. "Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras" (1 Cor. 15:3). La muerte de Jesucristo fue expiatoria. Fue un cubrimiento a nuestros pecados. Era visto como un sacrificio expiatorio y que se habla en términos de sacrificio.

Comprensión de los apóstoles del sacrificio de Jesús

El apóstol Pedro habla de la muerte de Jesús en términos claros y de sacrificio en 1 Pedro 1:2, 18, 19; 2:21-25; 3:18. El "derramamiento de la sangre de Jesucristo". . . "fuiste . . . redimidos . . . con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación." El énfasis en 1 Ped. 2:21-25 es claramente un sufrimiento vicario en el lenguaje de un sacrificio.

El apóstol Pablo considera los sacrificios del Antiguo Testamento como los tipos del verdadero sacrificio que Cristo hizo y en base a su teología de la salvación en la muerte de Jesús como un sacrificio. Él usa la expresión "la sangre de Cristo" en el sentido de una muerte sacrificial (Rom. 8:32; Gal. 2:20; Efesios 1:7; Colosenses 1:20). En Efesios 5:2, se nos dice que Cristo "se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. . ." Él nos dice en 1 Corintios 5:7, "nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. , . aun Cristo, el sacrificio sangriento de Jesucristo satisfizo la justicia de Dios y que le permitió ser justo y justificar al pecador creyente que pone su confianza en Cristo" (Romanos 3:25; 5:9; 1 Corintios 10:16; Efe. 2:13). Para Pablo la sangre del sacrificio de expiación salva a los pecadores que creen en Cristo (Romanos 3:24-26; 5:9; 1 Corintios 10:16; Efesios 1:7; 2:13; Col. 1:20; Romanos  8:3; 1 Corintios 5:21; 5:7; Rom. 5:10-11; 8:15, 17).

El nuevo pacto con su sacrificio perfecto

La Epístola de los Hebreos nos dice que Cristo "sufrió la muerte por todo hombre" (Heb. 2:9). El sacrificio y el pacto de Jesucristo son muy superiores a los ritos y los sacrificios levíticos de la Antigua Alianza. Las sombras y los tipos de la Antigua Alianza fueron destituidos  de la realidad eterna en la que se establece el nuevo pacto en la sangre de Cristo. El ofreció un pacto nuevo y mejor con un mejor sumo sacerdote  (Hebreos 8:6-13; 9:1ss.)

Jesús era el sumo sacerdote que ofreciéndose a sí mismo en su propio altar, la cruz del Calvario. Él lo  llevó a cabo en la cruz que fue tipificado en el sacrificio del Antiguo Testamento hecho en el día de la expiación. La muerte sacrificial de Jesucristo es representado en el lenguaje del Antiguo Testamento. Él se ofreció una vez y para siempre,  nunca se repetirá, el sacrificio agradable a Dios el Padre.

Jesús entregó su vida a la muerte (Lev. 17:11). La sangre de Jesucristo es la "sangre del pacto" (Hebreos 9:20; Mateo 26:28). Él es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29), y el "Cordero como inmolado" delante del trono de Dios en el Apocalipsis (Apoc. 5:6, 12). Los santos en el cielo son los que "han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero" (Apocalipsis 7:14). "Ellos han vencido a (Satanás) por la sangre del Cordero" (Apocalipsis 12:11).

La importancia de la "sangre" no puede ser más hincapié en el sacrificio expiatorio de Cristo. La sangre era de suma importancia en el sistema levítico. Nada en el Antiguo Testamento fue limpiado sin el uso de la sangre (Hebreos 9:22). En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote entraba al Santo de los Santos que lleva la sangre del sacrificio (Hebreos 9:7). El lenguaje culminante del sacrificio de Jesucristo se llevó a cabo cuando él entró en el templo celestial "a través de su propia sangre" (Hebreos 9:21ss) "para expiar los pecados del pueblo" (Heb. 2:17). Esto no quiere decir que Jesús repitió en el cielo su único y total sacrificio en la cruz. El sacrificio expiatorio de Jesús en la cruz era equivalente al sacrificio en el Día de la Expiación. Westcott dice que la idea de la limpieza de todo el proceso de quitar el pecado, de la expiación a la santificación. La muerte de Cristo consiguió la limpieza (Heb. 1:3; 9:14, 22, 23; 10:2; 1 Juan 1:7; Ap. 7:14).

El sumo sacerdote judío era el tipo de Cristo, el gran sumo sacerdote bajo el nuevo pacto.

Los sacrificios de la Antigua Alianza no podían quitar el pecado. no tenían poder para producir la transformación moral en el corazón del hombre depravado pecador. Por ello, el sacerdote tenía que venir todos los días ofreciendo sacrificio tras sacrificio. Incluso el sacrificio en el Día de la Expiación tuvo que ser repetido año tras año.

Sin embargo Dios en Su gracia proveyó otro sumo sacerdote que se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por el pecado que nunca más debía repetirse. Tanto el sacerdote y el sacrificio eran santo y perfecto.

El corazón de la enseñanza en la Epístola a los Hebreos es que los sacrificios de animales en el sistema levítico no puede expiar el pecado, ya que son designados por el SEÑOR, Dios sólo como un tipo o sombra del gran sacrificio de Cristo (Hebreos 8:7; 10:1).

La clara enseñanza de Hebreos es que los sacrificios del Antiguo Testamento, no podían completamente quitar el pecado (Hebreos 10:3). El sacrificio de Cristo es final, completo y perfecto, ya que está relacionado con el reino celestial y eterno (Heb. 8:1f; 9:1, 24; 10:11). Cristo entró en el cielo mismo con su sacrificio (Hebreos 9:24) y obtuvo la salvación eterna para nosotros (Heb. 7:27; 9:12, 15; 10:10).

¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? (Hebreos 9:14).

El sacrificio de Jesús fue una ofrenda de una vida pura y sin mancha en nuestro nombre y como nuestro representante. Dios" Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

Todos los sacrificios levíticos se repitieron constantemente, porque no tenían eficacia permanente (Heb. 9:6; 10:3f). Sin embargo, el sacrificio de Jesucristo fue hecho de una vez por todas, para  perfeccionar por siempre a los santificados (Hebreos 7:27; 9:12, 25f, 28; 10:12, 14).

El sacrificio de Cristo limpia la conciencia de su pueblo que puedan servir al Dios vivo (Hebreos 9:14; 10:22). Cristo trata con nuestros pecados eficazmente en su asiento profundo en vez de la limitada eficacia de los sacrificios ceremoniales (Heb. 9:9; 10:3). Los sacrificios del Levítico no abrieron  una vía de acceso espiritual a la santa presencia de Dios (Hebreos 9:8). Sin embargo, mostró el camino a Dios por la sangre de Jesús, que era un camino nuevo y vivo que los hombres podían acercarse a Él con seguridad espiritual (Hebreos 10:19f).

Spurgeon dijo, "Si Dios es injusto yo puedo ser condenado, pero si Dios es justo no seré condenado. Así es como el pecador salvado está "delante de Dios." Cristo ha pagado la deuda a su pueblo hasta la última jota y tilde, y recibió el recibo divino, y al menos que  Dios sea  injusto como para exigir el pago dos veces por una deuda, ningún pecador por quienes murió Jesús ni siquiera puede ser echado  en el infierno.  

Puesto que Dios es justo, el pecador que está de pie en Cristo no puede ser castigado. Sin embargo, si usted y yo morimos sin un sustituto divino, debemos  ser castigados.

Escrituras clave

Marcos 10:45; Mateo 20:28; Romanos 3:24-5:21; Efesios 1:7; 2:13-14, 18; 1 Juan 1:7-2:2; 2 Corintios 5:21; Apocalipsis 7:14

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La muerte sacrificial de Jesucristo redime o entrega al creyente de la maldición del pecado (Marcos 10:45; Mateo 20:28). Jesús pagó el precio del rescate con su propia sangre (Rom. 3:24-25). La sangre de Jesús nos ha redimido y esa redención adquiere  justificación. "En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados" (Efesios 1:7).

2. La muerte de Jesucristo hace la reconciliación entre el pecador y un Dios santo. Que nos devuelve a una relación correcta con Dios (Rom. 5:10; Efe. 2:13, 14, 18). La cruz de Cristo es el medio de la reconciliación (Heb. 8:12). Dios ha perdonado al pecador que cree en Cristo, por lo que su relación con Dios es restaurada. A causa de la muerte de Jesucristo es posible que el pecador que cree tenga una relación íntima de amor con Dios Padre.

3. La sangre de Jesucristo es la base del perdón de Dios (Mateo 26:28; Romanos 3:21-5:21). El perdón se basa en la sangre derramada de Jesús (1 Juan 1:7-9).

4. La culpabilidad del creyente es eliminada por el sacrificio perfecto  de Jesucristo (Heb. 2:15).

5. El pecador creyente tiene una relación correcta delante de Dios. Él es absuelto o justificado. Hemos sido educados en una posición correcta delante de Dios por la muerte de Jesús (2 Cor. 5:21).

6. La sangre de Jesús limpia el pecador (1 Juan 1:7; Apo. 7:14, Hebreos 1:3; 9:14, 22-23; 10:2).

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.